Descargar 0.96 Mb.


Página17/44
Fecha de conversión25.03.2018
Tamaño0.96 Mb.

Descargar 0.96 Mb.

- Costos estimados en base a precios de mercado o a precios de cuenta


1   ...   13   14   15   16   17   18   19   20   ...   44
2 - Costos estimados en base a precios de mercado o a precios de cuenta
Una vez admitida la necesidad de proceder a la estimación de los costos económicos de las actividades productivas energéticas como instrumento de la planificación integral del sector, se plantea el interrogante referido a si tales costos deben ser calculados en base a precios de cuenta o a precios de mercado de todos los recursos insumidos en dichas actividades.
La necesidad de recurrir a los precios de cuenta resulta del reconocimiento de que las condiciones de funcionamiento de los mercados concretos muestran serios apartamientos de las correspondientes al modelo ideal de la competencia perfecta que, dentro de ciertos supuestos, conduce a precios de eficiencia económica compatible con el óptimo global en la asignación de los recursos de que dispone una sociedad.
Es ampliamente conocido que, de acuerdo con el modelo teórico neoclásico, tales precios son coincidentes con los costos marginales de oportunidad y reflejan las escaceses relativas de los diferentes recursos productivos y, por tanto, de los bienes que con ellos se producen.
Sin embargo, en la práctica resulta imposible "reconstruir" ese conjunto de precios de eficiencia. Es por ello que en la literatura referida a los métodos (de Costo-Beneficio) para la evaluación económica de proyectos se proponen diferentes aproximaciones a aquellos precios de cuenta. Los métodos más recomendados para el cálculo de esos precios de cuenta se basa en el uso de los precios de frontera, de manera directa para los bienes comercializables y de modo indirecto para aquellos que no lo son.
Este enfoque parte de suponer, de modo más o menos explícito, que los precios internacionales constituyen una buena aproximación a los precios de eficiencia o que, en todo caso se determinan en condiciones más cercanas a las del modelo ideal de la competencia perfecta que los que resultan de los mercados internos de los países en desarrollo afectados por múltiples interferencias y distorsiones de toda naturaleza.
Es claro que escapa al alcance de estas notas realizar un análisis pormenorizado de este tipo de metodologías de determinación de precios de cuenta, que incluso se han planteado como base la determinación de los precios de las diferentes fuentes de energía en los países de desarrollo desde una perspectiva sectorial integrada (30).
Lo que interesa discutir aquí son los fundamentos mismos de ese tipo de metodologías. En primer lugar es importante señalar que un procedimiento riguroso para la determinación de los precios de cuenta para una economía dada requeriría de la existencia de una función social de bienestar y de un conjunto de restricciones ligadas con las funciones de producción y la disponibilidad de los recursos (31). Es evidente que, si fuera posible la definición de esa función social de bienestar ello requeriría del uso de juicios de valor acerca del bienestar relativo de los componentes de la sociedad (afectando o no la distribución de la riqueza). También es obvio que cualquier modificación que se introduzca en esa función o en la definición de las restricciones, implicaría un cambio en los precios de cuenta o de eficiencia resultantes. Esto significa que la noción de "asignación eficiente de los recursos" tiene un carácter esencialmente político (debido a esos juicios de valor) y guarda una fuerte dependencia de las condiciones internas de producción y de la dotación de recursos a nivel nacional.
Aún cuando la realización de un ejercicio de este tipo resulta prácticamente imposible debido a la gran complejidad política y técnica, la sola enunciación de las características de su planteo pone en evidencia el verdadero significado de ese tipo de precios.
En segundo término, es importante remarcar que resulta muy difícil compatibilizar la metodología de estimación de los precios de cuenta basada en el uso de los precios de frontera con el fundamento teórico provisto por la teoría neoclásica del equilibrio general o con el tipo de óptimo planteado precedentemente. Dicha compatibilidad supone poder demostrar que los precios internacionales constituyen una aproximación aceptable a los "precios de eficiencia" del modelo ideal de la competencia perfecta. Esto a su vez implica la total integración y ausencia de fenómenos de poder en los mercados mundiales e, indirectamente, la total apertura de las economías nacionales.
Sin embargo, esta imagen contrasta notablemente con la presencia predominante de estructuras oligopólicas u oligopsónicas y de precios que en muchos casos incluyen beneficios supernormales bajo la forma de rentas o cuasirentas de carácter monopólico. En función de ello, la posibilidad de reconciliar los precios de cuenta derivados de este tipo de métodos no parece tener fundamentos serios.
En tercer término, los precios internacionales tienden a reflejar condiciones de producción o de dotación de recursos y de demanda (patrones de consumo y distribución del ingreso) que difícilmente habrán de corresponderse con las condiciones imperantes en una economía en vías de desarrollo y por tanto no resulta claro en qué sentido puede considerarse que los precios de cuenta definidos en función de esta metodología habrán de constituir señales más adecuadas para la asignación de los recursos a nivel nacional.
No cabe duda que las crecientes tendencias hacia la globalización de los mercados ha provocado un progresivo acercamiento de los precios internos de los bienes comercializables a los precios de frontera. Sin embargo, es claro que este fenómeno de globalización es impulsado simultáneamente por los grandes grupos económicos transnacionales que, a través de ese fenómeno, pueden optimizar sus operaciones sobre el espacio mundial, y por el auge de las políticas neoliberales impulsadas por los gobiernos nacionales.
Sin embargo, ello no significa que estas tendencias habrán de ser beneficiosas para los países en vías de desarrollo.
También es cierto que, dentro de ese contexto de creciente globalización resulta de particular importancia la comparación de los costos internos de producción (calculados en base a los precios de los mercados domésticos) con los precios de frontera a fin de examinar el grado de competitividad de bienes producidos internamente. Pero, esto significa que los precios de frontera constituyen variables que deben ser tomadas en cuenta como indicadores de referencia, pero que los elementos fundamentales para reflejar las condiciones de producción y las dotaciones relativas de recursos a nivel interno (así como las características de la demanda social y la distribución del ingreso) viene dada por los precios domésticos. Es claro que estos últimos están afectados por una serie de "imperfecciones" e interferencias pero, tampoco podría afirmarse válidamente que los precios internacionales están totalmente libres de dichas imperfecciones.
En suma, dada la naturaleza del problema resulta totalmente imposible demostrar la superioridad de cualquier solución para la búsqueda de precios de cuenta que permitan inducir una asignación "eficiente" de los recursos , especialmente si además se tiene en cuenta que esa noción encierra necesariamente el uso de juicios de valor.
En función de ello parece más importante, desde la perspectiva de comparaciones de costos en términos relativos, que en el cálculo de dichos costos se adopten criterios metodológicos razonablemente uniformes que esta discusión acerca de la utilización de precios del mercado interno o ese tipo de precios de cuenta, que además suponen otra serie de dificultades en sus procedimientos concretos de estimación (32).
En consecuencia parece preferible optar por el uso de los precios de mercado, apelando a los precios de importación únicamente cuando constituyan un costo efectivo, ya sea dentro del horizonte adoptado para el cálculo de costos o en un plazo mayor si resulta necesario para considerar el punto temporal de agotamiento de la disponibilidad interna de recursos no renovables.
Sin embargo, en el caso de los energéticos que sean claramente comercializables resulta importante determinar los precios de frontera que sean relevantes, tanto por su significación como costos de oportunidad a nivel microeconómico-empresario, como para examinar el grado de competitividad de las correspondientes actividades productivas desde la perspectiva sectorial global.


1   ...   13   14   15   16   17   18   19   20   ...   44

Similar:

Instituto de Economía Energética iconEficiencia energética en sistemas eléctricos cómo encarar acciones de eficiencia energética en la empresa
Nombre del curso: “eficiencia energética en sistemas eléctricos cómo encarar acciones de eficiencia energética en la empresa”
Instituto de Economía Energética iconLa aglomeración del stock de capital en la industria energética y su influencia en el crecimiento económico regional españOL
Localización del capital productivo de la industria energética en las regiones españolas
Instituto de Economía Energética iconLa crisis del petróleo y la necesidad de una política energética
La crisis del petróleo y la necesaria adopción de una política energética y petrolera
Instituto de Economía Energética iconOrden de 17 de octubre del departamento de industria, comercio y desarrollo, por la que se convocan para el ejercicio 2003, ayudas en materia de ahorro y diversificación energética, uso racional de la energíA
Convocatoria de ayudas en materia de ahorro y diversificación energética, uso racional de la energía, aprovechamiento de los recursos...
Instituto de Economía Energética iconEficiencia Energética
Pib. Es decir, muestra la cantidad de energía necesaria para producir una unidad de pib en la economía
Instituto de Economía Energética iconTitulacióN: licenciado en economia o lade
Servicio Navarro de Empleo le informa que el Instituto de la Juventud de España (injuve), en colaboración con el Instituto Nacional...
Instituto de Economía Energética iconFormato de Declaración de Intereses de los miembros del Consejo Consultivo del Instituto Federal de Telecomunicaciones
Licenciatura en Economía con mención honorífica, Instituto Tecnológico Autónomo de México (itam, 1995)
Instituto de Economía Energética iconAyuda casa cultura/010
Del instituto municipal de cultura, a quien en lo sucesivo se le denominará “el instituto”, el presente convenio es para el efecto...
Instituto de Economía Energética iconCarrera de Especialización en la Estructura Jurídico-Económica de la Regulación Energética

Instituto de Economía Energética iconInstituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico A. C
Doctor en Ciencias Políticas por la Universidad Católica de Lovaina- bélgica y Doctor en Economía por el Instituto de Altos Estudios...

Página principal
Contactos

    Página principal



- Costos estimados en base a precios de mercado o a precios de cuenta

Descargar 0.96 Mb.