Descargar 27.35 Kb.


Página5/5
Fecha de conversión18.05.2018
Tamaño27.35 Kb.

Descargar 27.35 Kb.

Independencia de Haití


1   2   3   4   5
Toussaint Louverture

Fue entonces cuando los enfrentamientos dieron un giro radical. Leger-Félicité Sonthonax, el alto comisionado francés de orientación jacobina, ante el peligro de perder definitivamente la colonia a manos de los ingleses, decidió convocar a los negros en su defensa, para lo cual decidió abolir la esclavitud el 29 de abril de 1793, aunque tal medida supusiera una extralimitación en las funciones que tenía encomendadas. La decisión de Sonthonax provocó una seria fractura en el interior del movimiento negro, ya que un sector de los rebeldes rechazó las medidas adoptadas y prefirió mantener su alianza con los españoles. Toussaint Louverture, uno de los líderes revolucionarios más lúcidos e importantes, aceptó la llamada francesa y se incorporó a las filas galas con 4.000 hombres. Los mulatos también se dividieron. Mientras unos se plegaron a la posición francesa, los más ricos mantuvieron su unión con los blancos y apoyaron la intervención militar británica. La retirada del apoyo de los negros fue fatal para los intereses españoles, ya que les supuso el rápido abandono de las posiciones conquistadas en Saint-Domingue. La desaparición de la tensión en uno de los frentes le permitió a los franceses ocuparse sólo de los británicos. La derrota española se confirmó por la Paz de Basilea de 1795. De acuerdo con sus cláusulas, los españoles recuperaron las posesiones perdidos en la guerra a cambio de otorgar a los franceses el control del sector oriental de la isla. La guerra con los británicos duró cinco años más, al cabo de los cuales las bajas de los invasores ascendieron a 25.000 hombres y se hicieron insoportables. La guerra consolidó el ascenso de Toussaint, que en 1796 fue ascendido a general de brigada y al año siguiente a general de división. En poco tiempo se confirmó como el principal poder de la colonia. El poderío de Toussaint fue claramente evidente en abril de 1798, a consecuencia de la retirada británica, cuando el general Maitland negoció un tratado secreto con el líder negro, por el cual los británicos se comprometían a abandonar la isla a cambio de concesiones comerciales. Durante la negociación, Maitland le garantizó la protección británica si Toussaint seguía el camino de la independencia. Pero el haitiano que no confiaba excesivamente en los británicos prefirió seguir gobernando en nombre de Francia, aunque esto supusiera mantener los vínculos coloniales. Toussaint estableció relaciones con los Estados Unidos e intentó recuperar la producción azucarera y normalizar la situación económica y política. Para ello mantuvo el sistema de plantación, devolvió las plantaciones a los antiguos propietarios que permanecían en la isla y obligó a los negros a retornar a sus empleos tradicionales. Los mulatos, encabezados por el general André Riagaud, se resistieron a ser gobernados por un negro, rebelándose en febrero de 1799. De este modo comenzó un nuevo enfrentamiento, esta vez entre negros y mulatos. La superioridad numérica de los negros y las dotes militares de Toussaint les permitieron ganar la sangrienta guerra que se prolongó durante un año y medio. En agosto de 1800 los mulatos fueron derrotados y Rigaud tuvo que abandonar la isla. Consolidado en su posición, Toussaint intentó reactivar la economía, para lo cual optó por mantener de un modo férreo el sistema de plantación sobre la base de sus planteamientos anteriores. Los antiguos esclavos trabajarían como asalariados. El producto de las cosechas se partiría en cuatro, la mitad para la Hacienda en concepto de impuestos y los dos cuartos restantes se dividirían entre los trabajadores y a los patronos a partes iguales. En octubre de 1800 Toussaint sancionó un código que regulaba la totalidad del sistema agrario vigente. La llegada de Napoleón al poder, y su deseo de rehacer el imperio colonial francés, afectó directamente la posición de Toussaint. Napoleón pretendía utilizar los recursos de las colonias para financiar sus guerras europeas, pero para ello requería un Haití que controlara totalmente la isla de La Española (en contra del Tratado de Basilea), a pleno rendimiento y con los negros nuevamente sometidos a la esclavitud. Toussaint aparecía como un serio obstáculo que debía ser removido. Pero la sagacidad del dirigente haitiano le permitió anticiparse a las decisiones de Napoleón. Para ello invadió la parte española de la isla y el 26 de enero de 1801 ocupó la ciudad de Santo Domingo, ante la consternación de los españoles de la ciudad y de los numerosos franceses que allí habían buscado refugio. Rápidamente procedió a la unificación de todo el territorio insular y tras nombrar diversos funcionarios y disponer las medidas necesarias para la reactivación económica retornó al occidente de la isla, dispuesto a afrontar su defensa. Napoleón se negó a aceptar el orden impuesto por Toussaint y tras conseguir que España le devolviera la Luisiana lanzó una poderosa flota de más de 80 embarcaciones y 58.000 soldados, al mando del general Victor-Emmanuel Leclerc, cuñado de Napoleón, contra La Española para someterla militarmente. A principios de 1802 la flota francesa arribó a la isla y rápidamente se desencadenó una ofensiva simultánea en varios puntos de la isla, que hizo retroceder a los negros. Los franceses se apropiaron de Santo Domingo y de las principales poblaciones de la parte occidental de la isla y en junio de ese año capturaron a Toussaint que falleció en su cautiverio francés en 1803, adonde había sido enviado junto con su familia. Superado el momento inicial de desánimo, los negros se reagruparon bajo el mando de Jean Jacques Dessalines, uno de los lugartenientes de Toussaint, y del general Henri Cristophe. La lucha fue sumamente sangrienta y los negros adoptaron la táctica de la tierra arrasada, destruyendo todo lo que encontraban a su paso, con el fin de dificultar el aprovisionamiento de las tropas galas. La fiebre amarilla también atacó a los franceses, a tal punto que a fines de 1803 tuvieron que abandonar la isla dejando atrás innumerables bajas y 7.000 prisioneros. De acuerdo con las cifras oficiales francesas, se perdieron en la campaña de Santo Domingo más de 50.000 hombres, entre ellos el propio general Leclerc. Los negros decidieron abandonar las tácticas más contemporizadoras de Toussaint, ante la imposibilidad de llegar a ningún acuerdo con Francia. El 1 de enero de 1804 Dessalines y sus seguidores proclamaban la independencia de Haití (el nombre amerindio de La Española). Siguiendo el ejemplo de Napoleón, Dessalines se proclamó emperador, pero en 1806 sería fusilado. Con posterioridad, el Norte y el Sur del país se separaron bajo gobiernos diferentes. El Norte, con centro en Cap Haitien, fue gobernado por Henri Cristophe, que luego de hacerse coronar, reinó como Henri I, entre 1806 y 1820. Su reinado fue sumamente duro y severo, lo que terminó generando una gran rebelión en 1820, momento en el que se suicidó. El Sur fue puesto bajo el control de Alexandre Petion, el "presidente de la República de Haití", que gobernó entre 1808 y 1818. Se trataba de un mulato educado en Francia, de talante liberal, que permitió el florecimiento de las libertades en su territorio. Su pésimo manejo de la economía condujo el país a la ruina. Petion fue sucedido por Jean Pierre Boyer, que tras el suicidio de Cristophe, reunificó la isla.
Fuente bibliográfica: http://www.artehistoria.jcyl.es
1   2   3   4   5

Similar:

Independencia de Haití iconHaití y la independencia hispanoamericana
Haití ya no permanecerá aislado entre sus hermanos. Los principios de de Haití influirán en todos los principios del Nuevo Mundo”...
Independencia de Haití iconHaití, un terremoto que dura siglos
Notas para entender lo que pasa en Haití, un año después del terremoto y más allái
Independencia de Haití iconSituacion en haiti al 23 de junio de 2004
La crisis en haiti y las condiciones para una salida exitosa: perspectivas para los próximos meses
Independencia de Haití iconLa mayoría de estas personas practican una agricultura de subsistencia
Haití que en la República Dominicana. De todas las consecuencias que acabamos de mencionar, la que se deja sentir con más virulencia...
Independencia de Haití iconInforme Misión Haití
Al igual que la primera misión, la segunda fue igualmente coordinada y organizada por hic y el Comité de Solidaridad México-Haití...
Independencia de Haití iconRéne Préval se encamina hacia la presidencia de Haití
El ex primer ministro del gobierno de Jean Bertrand Aristide, Réne Préval, dio un importante paso hacia la reconquista de la presidencia...
Independencia de Haití iconCatálogo de libros de la biblioteca de la aecid expuestos con motivo de la jornada de cooperación con haití

Independencia de Haití iconPuerto Príncipe Septiembre de 2005 proyecto de fundación de fe y alegría en haití contenido
Viii. Actividades y resultados previstos de la acción de fe y alegría a corto y mediano plazo
Independencia de Haití iconDos historias dos destinos
...
Independencia de Haití iconPuntos generales
Resumen de Víctor Bulmer-Thomas, La historia económica de América Latina desde la independencia, caps. IX y X

Página principal
Contactos

    Página principal



Independencia de Haití

Descargar 27.35 Kb.