Descargar 23.96 Kb.


Fecha de conversión01.06.2018
Tamaño23.96 Kb.

Descargar 23.96 Kb.

Historia Universal General I (Antigua), Departamento de Historia, Facultad de Humanidades, unmdp



-Historia Universal General I (Antigua),

Departamento de Historia, Facultad de Humanidades, UNMDP.

-Ciro F.S.Cardoso, Siete miradas sobre la antigüedad. Brasilia, UnB, 1994, cap.I, “Unidad y diversidad en el antiguo Oriente Próximo”, pp. 39-61.

-Traducción: Mgr. Juan Ferguson


-Grandes Características Estructurales del Antiguo Oriente Próximo

(Capítulo I, p. 39-61)
Punto II.- La organización económico-social
La economía política del antiguo Oriente Próximo está tan atrasada en su constitución como cuerpo coherente de conocimientos y teorías, que tal vez no sea exagerado decir que todavía no surgió. Los sistemas explicativos disponibles acostumbran a cubrir una proporción reducida de los fenómenos que deberían esclarecer, las fuentes son insuficientes para muchos elementos esenciales y no permiten la construcción de series cuantificadas; pero quizás se deba mencionar antes que nada la concentración de la mayor parte de los esfuerzos de los especialistas en otros sectores de la investigación: la historia política (y especialmente dinástica) y la historia religiosa siempre se quedan con la parte del león en las investigaciones de la Antigüedad próximo-oriental. Finalmente, dado su carácter limitado, los estudios económicosociales están muy mal distribuidos en el tiempo y en el espacio: así, por ejemplo, conocemos mucho mejor las estructuras económicosociales mesopotámicas y egipcias que las de Siria o del reino hitita; y si tomamos el caso de la Baja Mesopotamia, conocemos mejor el período de la tercera dinastía de Ur y la época Paleobabilónica -o sea, la última parte del tercer milenio a.C. y la primera mitad del milenio siguiente- que el período casita (segunda mitad del segundo milenio a.C.).

Siendo así, síntesis globales se vuelven especialmente arriesgadas y de difícil elaboración. Aquí nos limitaremos a presentar cierto número de “lógicas” económicosociales distintas, perceptibles conjuntamente -si bien que en proporciones muy diferentes y que varían en el tiempo- en la larga historia de las economías y sociedades antiguas del Próximo Oriente; y lo haremos de forma bastante abstracta. (...)

La mejor conocida y tal vez la más importante de las lógicas económicosociales identificables en las sociedades en estudio es la “palacial-aldeana”, o, si se prefiere, la “tributario-aldeana”. Presente en mayor o menor medida en todas las sociedades urbanas regionales, surgió como un efecto de la urbanización y de la aparición del Estado sobre las aldeas que se habían originado en el Neolítico al estabilizarse la agropecuaria sedentaria. Tales aldeas pudieron subsistir y aún continuar gozando de una cierta autonomía administrativa y judicial estrictamente local; también mantuvieron la autosuficiencia derivada de la unión de un artesanado grosero con las actividades agropecuarias, así como diversos mecanismos de cohesión y solidaridad, aunque sin duda no fuesen igualitarias e incluso hayan perdido cualquier forma de propiedad colectiva sobre el suelo (según parece, mucho más temprano en Egipto que en Mesopotamia).

Sin embargo, la urbanización desembocó en el surgimiento de complejos económicos estatales, bajo el control del palacio real y en ciertos casos también de los templos, como centros de una nueva forma de organización de la riqueza y del trabajo sociales. La economía pasó a basarse en la concentración, transformación y redistribución de los excedentes extraídos por los templos y palacios a los productores directos -en su mayoría todavía miembros de las comunidades aldeanas- mediante coacción fiscal, configurando de esta manera tributos in natura y corveas, esto es, trabajos forzados por tiempo limitado para actividades civiles y militares. Esto ponía de manifiesto la división social y la especialización del trabajo, con el surgimiento de especialistas de tiempo completo (artesanos altamente calificados, sacerdotes y burócratas dependientes de los templos y palacios), una diferenciación fuertemente jerárquica de la sociedad y, por lo tanto, una situación mucho más compleja que la del neolítico. La economía estatal -pues, tanto los palacios como los templos eran parte integrante del aparato del Estado- y la de las comunidades aldeanas tenían funcionamientos intrínsecos cuyas estrategias eran diferentes entre sí, y aún contradictorias: la articulación de los dos sectores no se daba sin roces y conflictos (casi siempre mal conocidos y documentados, puesto que las fuentes que se generaban en las sociedades próximo-orientales eran monopolio de los sectores urbanos y en especial de los propios palacios y templos).1

Llevada hasta sus últimas consecuencias, la lógica tributario-aldeana implicaría el control estatal del comercio exterior (habiendo comerciantes serían funcionarios públicos), el transporte y los intercambios internos serían hechos por vía administrativa y no mercantil, no existiría la propiedad privada -existiendo solamente el usufructo de propiedades estatales por parte de los funcionarios como remuneración de sus servicios (“propiedades de función”). Pero incluso en el Egipto faraónico, aquel de entre las grandes civilizaciones que más se aproximó del modelo teórico de la lógica tributario-aldeana (sobre todo durante el tercer milenio a.C.), esta última nunca existió históricamente en estado puro.

Un análisis comparativo llevaría a distinguir lo que podríamos llamar de padrones diferenciales de concentración y estabilidad de los sistemas palaciales y templarios. En los valles fluviales caracterizados por una agricultura de irrigación altamente productiva y por densas poblaciones, pudieron surgir enormes y durables complejos económicos administrados por los palacios y por los templos, pues, aunque estuvieran basados en la explotación de numerosísimas aldeas, la extracción de riquezas que los sustentaba no agotaba los recursos disponibles. En contraste, en Siria, Creta y Micenas, por ejemplo, no existieron complejos templarios, y los complejos palaciales, a pesar de ser mucho menores en términos absolutos que los de Egipto y Baja Mesopotamia, fueron más inestables y menos duraderos: es que, en regiones de población menos densa y con una agropecuaria menos productiva debido a razones ecológicas, aún siendo menores, tales complejos tenían un peso excesivo sobre los recursos disponibles.2

Una segunda lógica económicosocial discernible en el Próximo Oriente desde el tercer milenio a.C. es la que corresponde a la “gran economía familiar o individual”. Su aparición puede ligarse históricamente a variados desarrollos. El más estudiado es el surgimiento de lucros privados en lo relativo al comercio de larga distancia -aún cuando fuera hecho bajo la égida y la supervisión del Estado-, y también al préstamo con interés. Tales actividades permitieron que grandes funcionarios, sacerdotes y comerciantes invirtiesen sus lucros en tierras y esclavos (en especial domésticos), y constituyesen una red de labradores dependientes, arrendatarios o contratados por salario para períodos muy limitados de tiempo. Este proceso surge mucho más temprano y con mucho más fuerza en Asia Occidental (y en especial en Mesopotamia) que en Egipto, lo que probablemente se deba a que la constitución de ciudades-Estado se dio antes en el primer caso, en contraste con la precoz centralización monárquica del caso egipcio. Otro mecanismo conocido que estuvo vinculado a la aparición de grandes economías privadas fue el del arrendamiento en dos niveles: personas ricas e influyentes arrendaban grandes extensiones de tierras palaciales o templarias e, inmediatamente, las subarrendaban en pequeños lotes, constituyendo así una clientela. Esto ocurrió tanto en Egipto como en Mesopotamia a partir del segundo milenio a.C. De esta misma época data otro proceso, conocido en Siria: la apropiación privada de aldeas enteras y de la tributación sobre ellas por parte de miembros de las cortes reales y comerciantes prestamistas. Hay también casos comprobados de formación de patrimonios agrarios familiares o individuales por medios diversos: obtención de propiedades de función, donaciones estatales (por ejemplo, en Egipto, de dominios funerarios), arrendamiento y, más tarde, compra de tierras.3

En tercer lugar, otra lógica perceptible es la de la “pequeña economía familiar o individual”. En efecto, se constata la presencia de labradores (propietarios o arrendatarios) gozando de una considerable autonomía económica y estabilidad en el acceso a la tierra, quienes trabajan lotes poco extensos con mano de obra familiar y, a veces, con el refuerzo de uno u otro esclavo o de trabajadores alquilados; y también pueden verse -más en Asia Occidental que en Egipto- artesanos independientes no ligados a las manufacturas o actividades palaciales y templarias. Igualmente en este caso, los orígenes de esta situación parecen haber sido diversos. En la Mesopotamia, los lotes dados en usufructo o arrendamiento a cambio de servicios por el palacio o por los templos, podían ser apropiados de manera privada por sus ocupantes en épocas tumultuosas. En Egipto, a partir del Reino Nuevo (comenzado a mediados del segundo milenio a.C.), la constitución por primera vez de un ejército profesional llevó a la remuneración del servicio militar mediante pequeñas parcelas de tierra, y con el tiempo también otras funciones pasaron a ser así distribuidas. En la Mesopotamia, en Siria-Palestina y tal vez en la Grecia micénica -pero en todos estos casos se trata apenas de una interpretación entre otras posibles-, se puede entrever un evolución que de una propiedad verdaderamente comunal, pasando por la propiedad de grupos de parientes, condujo a la propiedad privada de extensión variable sobre la tierra.4

Finalmente, mencionemos la `lógica´ “esclavista”. Aunque la esclavitud del Próximo Oriente manifestase siempre características diferentes de la grecorromana posterior -en especial el hecho de que los esclavos tuvieran personalidad jurídica, una economía propia y ciertos derechos reconocidos-, y aún cuando jamás hayan sido los esclavos la base de las relaciones de producción en términos de la sociedad global, en ciertas ocasiones, ligadas en especial al apogeo de las expansiones imperiales que posibilitaba la esclavización de numerosos prisioneros de guerra y la obtención de esclavos a través de tributos impuestos a los pueblos extranjeros dominados, se nota el uso de esclavos sobre todo en la economía palacial y templaria. Así ocurrió, por ejemplo, durante los auges imperiales egipcio (siglos XV a XII a.C.) y asirio (siglos IX a VII a.C.).5

El estudio de la forma en que las transformaciones de las fuerzas productivas humanas y técnicas afectaron las relaciones sociales de producción, así como el de las lógicas económicosociales que acabamos de mencionar, todavía es incipiente en el caso del Próximo Oriente antiguo. Sin embargo, tal vez sea posible oponer la larga fase del bronce (en el caso de Egipto precedida, en tiempos históricos, por un período del cobre), aproximadamente de 3000 hasta 1200 a.C., a la posterior fase del hierro (en que Egipto sólo comenzó a penetrar en el siglo VII a.C., con gran atraso en relación al Asia Occidental). La época del bronce -metal caro y relativamente poco utilizado en la producción (en especial casi ausente del sector mayoritario de la economía, el agrícola)- aparece marcada por el apogeo de dos sistemas palaciales y templarios. La mayor parte de los intercambios internacionales se hacía bajo el control estatal, o aún bajo la forma de dones y contradones entre los gobernantes. La difusión del hierro, popularizando el equipo metálico, la adopción del dromedario (mucho más eficiente que los mulares para las rutas del desierto), y tal vez ciertos avances técnicos de la navegación marítima inauguraron una fase en que el comercio y la propiedad privados se expandieron mucho, tanto socialmente como en lo que se refiere a la extensión de las rutas mercantiles ya la gama de productos comercializados (no sólo materias primas y artículos de lujo, como también productos de uso corriente). Declinaron entonces los sistemas palaciales, y se dieron las condiciones para el apogeo de los pueblos comerciantes por excelencia, como los fenicios.6



1- Cf. Liverani, Mario “Il modo di produzione”. En: Moscati, Sabatino, op.cit.. II. L´economia., Turín, UTET, 1976, pp.3-126; Zaccagnini, Carlo “Modo di produzione asiatico e Vicino Oriente antico”, Dialoghi di archeologia, III, 1981, pp.3-65.

2- Cf. Liverani, Mario “Ville et campagne dans le royaume de Ugarit. Essai d´analyse économique”. En: Dandamayev, M.A. et al., compiladores, Societies and languages of the ancient Near East. Studies in honour of I.M.Diakonoff, Warminster, Aris &Phillips, 1982, pp.250-258.

3- Faltan estudios de conjunto (...).

4- Ver Szlecheter, Émile “Le droit égyptien dans le cadre du droit comparé (droit babylonien)”. En: Théodorides, A. (comp.), Le droit égyptien ancien, Bruxelas, Institut des Hautes Études de Belgique, 1974, pp.207-216; Liverani, Mario “Communautés rurales dans la Syrie du Iie millénaire a.C”. En: Théodorides, A. et alii, Les communautés rurales. II. Antiquité, Paris, Dessain et Tolra, 1983, pp.147-185.

5- Ver Bakir, Abd El-Mohsen, Slavery in Pharaonic Egypt, El Cairo, Institut Français d´Archéologie Orientale, 1952, pp.109-123; Diakonoff, M.I. “Main features of the economy in the monarchies of ancient Western Asia”, En: Finley, M.I. (comp.), The ancient empires and the economy. Troisième conférence internationale d´histoire économique, Paris/Haya, Mouton, 1969, vol.III, pp.29-30.

6-Cf. Liverani, Mario `”he collapse of the Near Eastern regional system at the end of the Bronze Age: the case of Syria”. En: Rowlands, Michael et al, comps., Centre and periphery in the ancient world. Cambridge, Cambridge University Press, 1987, pp.66-73.


Similar:

Historia Universal General I (Antigua), Departamento de Historia, Facultad de Humanidades, unmdp iconLos nidos de la democracia
Dr. Miguel Ángel Taroncher, Profesor Adjunto, Área Teórico Metodológica, Departamento de Historia/ / CeHis, Departamento de Historia,...
Historia Universal General I (Antigua), Departamento de Historia, Facultad de Humanidades, unmdp iconCurriculum vitae manuel herrero sánchez índice
Facultad y Departamento actuales: Facultad de Humanidades, Departamento de Geografía, Historia y Filosofía (Área de Historia Moderna),...
Historia Universal General I (Antigua), Departamento de Historia, Facultad de Humanidades, unmdp iconFacultad de Humanidades y Ciencias de la Educación Licenciatura en Historia 2017 Unidad curricular: Historia Moderna
Corrientes historiográficas: Historia de las mentalidades. Teoría de la recepción. Historia del cuerpo. Historia de Género. Historia...
Historia Universal General I (Antigua), Departamento de Historia, Facultad de Humanidades, unmdp iconBibliografía básica
J. Alvar y otros, Manual de Historia Universal Historia Antigua, Madrid, Historia16, 1992
Historia Universal General I (Antigua), Departamento de Historia, Facultad de Humanidades, unmdp iconAsí, en la Facultad de Letras, a mediados de los años cuarenta, se crean por primera vez las siguientes cátedras: Introducción a la Historia Universal, que fue asignada a Alberto Tauro del Pino
La formación académico-profesional del estudiante de Historia en la Facultad de Letras y Ciencias Humanas de la unmsm en los años...
Historia Universal General I (Antigua), Departamento de Historia, Facultad de Humanidades, unmdp iconCompendio de la Historia universal
Versión castellana por Juan B. Enseñat, individuo correspondiente de la Academia Española de la Historia
Historia Universal General I (Antigua), Departamento de Historia, Facultad de Humanidades, unmdp iconFacultad de ciencias humanas departamento de historia historia de los fundamentos del mundo
La asignatura tiene como fundamento mostrar el mundo medieval en su diversidad, complejidad política, económica, socio-cultural y...
Historia Universal General I (Antigua), Departamento de Historia, Facultad de Humanidades, unmdp iconCurriculum Vitae Amelia Almorza Hidalgo
Profesora Sustituta Interina del Departamento de Geografía, Historia y Filosofía, Área de Historia Moderna, curso 2015 – 2016. (18...
Historia Universal General I (Antigua), Departamento de Historia, Facultad de Humanidades, unmdp iconElaboracion de itemes para el examen cuatrimestral correspondiente
La parte de la historia que estudia la vida del hombre que vivió ante de la invención de la escritura se llama: a Proto-historia,...
Historia Universal General I (Antigua), Departamento de Historia, Facultad de Humanidades, unmdp iconOportunidades de estudio en alemania
Economía, Derecho, Teología, Artes y Humanidades (Historia, Historia del Arte, Relaciones Internacionales, Ciencia Política, Literatura,...

Página principal
Contactos

    Página principal



Historia Universal General I (Antigua), Departamento de Historia, Facultad de Humanidades, unmdp

Descargar 23.96 Kb.