Descargar 91.12 Kb.


Página4/6
Fecha de conversión21.06.2018
Tamaño91.12 Kb.

Descargar 91.12 Kb.

El caso de la pesquería gandiense: crisis de legitimidad y alternativas de gestión


1   2   3   4   5   6

El caso de la pesquería gandiense: crisis de legitimidad y alternativas de gestión


En España, la gestión de las pesquerías costeras se basa en un modelo mixto donde la acción centralizada del Estado (Ministerio y Comunidades Autónomas) se articula con la auto-organización de los pescadores en el seno de las Cofradías (Franquesa, 2005), que actúan como órganos de consulta y colaboración con la administración. Estado y autonomías establecen el marco normativo general para el conjunto de la administración pesquera y son las cofradías las que, además de canalizar hacia la administración las demandas y reivindicaciones del sector, organizan y regulan el acceso a los recursos (Alegret, 1999)10. Sin embargo, y a pesar del peso que estas instituciones han tenido en la gestión de recursos pesqueros, su papel en los procesos de elaboración y toma de decisiones es cada vez más insignificante. La situación de crisis que atraviesan las pesquerías mundiales, que se supone requiere soluciones globales y homogéneas, la distancia entre lo local y el centro de unas políticas que trascienden el ámbito nacional, la hegemonía de la economía y de la biología como detentadoras legítimas del saber, los procedimientos cada vez más complejos para acceder y entender a los centros de decisión… están mermando sustancialmente la capacidad de incidencia efectiva de los pescadores, garantes últimos de la sostenibilidad pesquera.

La conciencia de crisis en las pesquerías es ampliamente reconocida por los pescadores. Esta crisis se percibe, por una parte, como crisis ecológica y social, pero, por otra, acaba desembocando –como veremos– en una crisis de legitimidad de las instituciones y la Administración a ojos de los pescadores. Efectivamente, se trata de una crisis ecológica, de la cual se sienten responsables:



  • El pescado… Lo que es pescado aquí hemos notado que se va, se va. Desaparece, porque vamos haciéndonos con él. Todos. Porque nadie vamos a poner, todos vamos a sacar…

  • Aquí los pescaors son muy avariciosos todos. Aquí, la avaricia rompe el saco. Nosotros, todos a quemar la mar. Puedo 90 piezas, yo 110. Si llevas un poco más no pasa nada, pero no lleves el doble, porque así estamos acabando con la mar. Nosotros mismos estamos acabando con la mar. Siempre es igual.

Y también de una crisis social, pues se perciben amenazados como grupo por una administración y unas políticas –e incluso una sociedad11- que les da la espalda:

  • Parece que, yo me inclino a pensar un poco mal, pero parece que quieran englobarlo todo, a grandes barcos y esta flota pequeña, cada vez nos están dando más para que desaparezca, para el gobierno, no sé si es que no le rendimos mucho económicamente al gobierno. Es más, a lo mejor los problemas que traemos, que si subvenciones, que si problemas, que si gasoil… que les damos más quebraderos de cabeza a la vez que no generamos como Pescanova y estas empresas de alto copete de pesca. Así lo veo yo, no sé si me engaño.

  • Leyes. Pues ¿qué quieren? Para mí, hacértelo difícil, como para decir acurrete ya y retírate, que molestas.

Estas crisis ecológica y crisis social se retroalimentan y desembocan en la “tragedia de los comunes”, reforzando así la justificación de académicos, políticos y técnicos, bien para la intervención del gobierno en el manejo de los recursos, bien para la implantación de sistemas de derechos de propiedad privada sobre su uso, a pesar de que la aplicación de una u otra han mostrado ampliamente su fracaso de cara a la sostenibilidad12. Y es que la simplificación de otras muchas circunstancias en este tipo de análisis juega un papel decisivo en la sobre-explotación de recursos naturales, circunstancias que van mucho más allá de un simple proceso egoísta de toma de decisiones racionales. Se desprecian las capacidades de organización y auto-regulación de los usuarios, pese a que ellos mismos dependen de esos recursos mantenidos en común; se infravaloran sus posibilidades para actuar colectivamente y lograr un mejor manejo de los recursos, olvidando que buena parte del conocimiento básico del recurso y de las motivaciones para usarlo de forma sostenible residen en los propios usuarios13. En definitiva, se desprecia un capital social que poco a poco va viendo mermada su capacidad de acción e incluso su misma existencia.

  • Y ves que no hay ningún interés en que la pesca... o sea, es que quieren cargarse la pesca, así de claro te lo digo, porque todas las ayudas que se dan, desde, ya no sólo desde la administración española, sino desde Bruselas, tienden a ayudas para desguaces a la flota, ya no dan ayudas para modernizar la flota, dan ayudas para que la gente se jubile de la mar, o sea, están propiciando todo para que cada vez haya menos embarcaciones, y nada, y que esto se acabe.

Pero esa misma conciencia de crisis también les empuja a lidiar contra la tragedia de los comunes recurriendo a su experiencia concreta, ya sea cooperando con la administración, ya esquivándola cuando se sienten amenazados. De hecho, buena parte de las prácticas dirigidas hacia la sostenibilidad de las pesquerías que están actualmente establecidas en la legislación fueron normas (algunas escritas y otras no) acordadas entre los mismos pescadores a través de la Cofradía que, con el tiempo, han sido recogidas y formalizadas por la administración.

  • Porque entonces [hace 25 años] aquí hay mucha cantidad. Creímos conveniente poner un cupo, porque los mercados los reventábamos cuando había mucho género y entre nosotros, las cofradías, sobre todo esta de Gandía, es la que decidió el hacer un cupo de captura y nos fue bien en aquel momento porque a menos quilos sacabas el mismo dinero que el de que explotando recursos.

  • Se había desmadrado la cosa, se había desmadrado la cosa. La cofradía pidió a la Conselleria que pusiera un límite para trabajar el pulpo y desde entonces se respeta.

Es cierto, y cada vez más, que las instituciones políticas encargadas de la gestión pesquera, tanto a nivel europeo como nacional (Administración Central y Comunidades autónomas), reconocen el papel fundamental que juegan los pescadores y sus organizaciones (las cofradías). Es cierto, también, que los pescadores reconocen que necesitan de la administración para proteger sus intereses, habida cuenta de que las cofradías han perdido en buena medida el control sobre sus asociados.

  • La cofradía lo ha intentao mil veces [el control de la sobre-pesca]. Pero se han reído de la cofradía. Pero la cofradía… es la administración la que tiene que hacer algo. Cuando hay un problema, la cofradía informa a la administración: “oye, mira, este barco está pasando aquí”… Se le ha dicho una vez, dos veces: “oye, no hagas esto, te estás burlando de nosotros”.

Pero, en todo caso, lo que parecen percibir los pescadores es que el papel que les otorgan los poderes públicos es un papel meramente formal que no se traduce en una participación real (gobernanza, si se quiere).

  • Es que la ley europea…pero la ley europea la habéis aprobado vosotros, que nosotros ya dijimos que no, consultad con nosotros primero, consultad con nosotros. […] Es que… no estamos en Europa. Yo he estado en el parlamento europeo; hace muchos años, y me acordaré toda la vida, que yo estuve con el director general de las cajas de ahorros, por, una persona que sabe hablar y tal, yo no, yo hablo de pesca.

Lo que se trasluce en todas las entrevistas es una fuerte pérdida de legitimidad de las administraciones públicas, que se hace más profunda cuanto más se aleja el centro de decisión.

  • La Administración… Sí, te da ayudas por un lado y te quitan por otro. Realmente nada, te ayudan, sí, pero luego te quitan lo que quieren. Ellos hacen y deshacen. Ellos, desde Madrid o Bruselas o Valencia, es igual, no es gente marina. Dicen esto se hace así, y no tienen ni idea. Lo primero sería que se enseñasen.

  • Como los políticos que llegan y no tienen ni idea. Ponen las leyes y no conocen el tema. Y eso es normal.

La falta de transparencia de las decisiones, la incomprensión de las normas o la homogeneización de las regulaciones abre una brecha de confianza entre administración y administrados que se hace cada vez más difícil de cerrar. Y, sin la implicación de estos administrados, cualquier medida de sostenibilidad pesquera está condenada al fracaso, ya que su legitimidad se desvanece: la gestión sostenible de los recursos del mar implica la necesaria aceptación y puesta en práctica de la misma.

  • Si no saben ni para qué ponen las leyes. Ahora, por ejemplo, están con el tema de la contaminación, pegando palos de ciego, que me parece muy bien que la radiquen totalmente. Pero, por ejemplo, el tema que para mear, en la tellina, nos obligan a salir a tres millas de la costa para mear, ¡pero si todo el mundo sabe que lo primero que hace la gente al entrar a la playa es mear!

  • Y lo que pasa en la comunidad europea es que es como si todos los mares fueran iguales. A ellos les da igual que estés en el Cantábrico que en el Atlántico y no es lo mismo. Y ellos se cogen a la normativa de un tío que se sienta en unos despachos y dice eso tiene que ser así y punto.

La confianza en las instituciones no se sustenta en la mera imposición de normas y regulaciones. Todo lo contrario: las imposiciones han ido provocado un mayor distanciamiento de los pescadores, que las sortean en mayor o menor medida. La respuesta gubernamental ante esta situación ha sido el reforzamiento de los controles y del estricto cumplimiento de las normas, provocando en mucho casos el empeoramiento de la situación y, en otros muchos, un alto coste económico (Alegret, 2002). Reconocer e integrar sus conocimientos podría ser un primer paso para cubrir esa brecha de legitimidad. Es cierto que son cada vez más los estudios que reconocen la contribución de este tipo de conocimientos (denominados conocimientos ecológicos tradicionales -CET-) a la gestión de los recursos naturales y a la conservación de la biodiversidad. Son muchos los analistas que muestran la importancia del CET para salvar las lagunas de conocimiento existentes en temas tales como la dinámica de poblaciones marinas, las rutas bénticas y pelágicas, la identificación de espacios y lugares, la meteorología, las corrientes marinas, las respuestas adaptativas a cambios ambientales, etc. (García Allut, 1999a y b, Mackinson, 2001, Bergmann et al., 2003, Belda et al., 2008, Basurto, 2008). A pesar de ello, todavía son muchos los investigadores que consideran el conocimiento ecológico tradicional como pseudociencia, cuando no algo meramente anecdótico. Una situación que además se retroalimenta: al ver marginados los sistemas de conocimiento local por el conocimiento científico dominante, los pescadores pasan de ser sujetos activos, capaces de mejorar sus propias condiciones, a convertirse en sujetos pasivos y dependientes del Estado, empresas, expertos e intermediarios, de modo que no sólo sus conocimientos, sino también ellos mismos, se ven relegados a la impotencia e invisibilidad.

  • ¿La arena? Por mucha arena que pongan… ¿quién ha decidido poner arena a estas playas? ¿Quién decide que se haga la regeneración? Que pregunten a alguien que conozca. ¿Quién lo ha decidido, quitar la playa de aquí y ponerla allí? Supongo que el arquitecto, que conoce la playa de ir con sus hijos… ¡que pregunten! Igual que si tienen un problema, que seguro que van al abogado. Que pregunten a uno que sepa. Ponemos la arena ahí y solucionado. Eso no va así. El año que viene, otro temporal y se va.

  • Nosotros conocemos el mar. No lo que nos dicen los biólogos. Ellos creen, nosotros sabemos, porque lo conocemos desde las épocas de la guerra que ya lo trabajábamos. Lo hemos discutido, pero es igual. Nunca tienes razón.

Los saberes de los pescadores, en tanto que conocimientos tradicionales, han generado un intenso debate en torno a la idea de si son realmente indicados para la conservación y, si esto es así, se plantea también cómo evoluciona dicho conocimiento. Diversos autores defienden la tesis de que el desarrollo de la conservación comienza con una experiencia de limitación, es decir con una crisis de recursos (Johannes, 2002). Otros, en cambio, otorgan un mayor papel a los conocimientos ecológicos tradicionales de uso y manejo de recursos desarrollados a lo largo del tiempo. Pero la lectura pausada de las entrevistas sugiere que la aparente oposición entre ambos modelos -depletion crisis model y ecological understanding model (Turner y Berkes, 2006)- puede reencaminarse en una misma dirección. Desde luego, parece evidente que, en la actualidad, se está viviendo una experiencia de limitación de recursos:

  • Antes, recuerdo pesqueras de un día de 50 o 60 kilos de lenguado, eso hoy es inalcanzable. Hoy en día, 10 kilos como mucho. Antiguamente, 80-90 kilos de sepia, lenguado y llevando la mitad de redes que ahora.

Pero no es menos cierto que las conexiones personales que poseen los pescadores con el ambiente natural, a la vez que proveen oportunidades de aprendizaje, cumplen un papel importante en la motivación para proteger el entorno. Ellos tienen una perspectiva particular de concebir la naturaleza, una concepción que podría contribuir al desarrollo de prácticas para un manejo de los recursos en forma sostenible, favoreciendo la diversidad biológica y socio-cultural. Lo cual no quiere decir que en todo momento la conservación biológica y medioambiental sea su principal preocupación, especialmente en momentos de crisis de subsistencia, pero es quizás en estos momentos cuando sus conocimientos puedan conjugar ambas preocupaciones.

  • Las paradas… Que dicen paramos un mes y ¿qué mes paran? El que no tiene pescado. Eso no es, tiene que parar cuando desova el pescado. Pero claro, como son estos meses que es cuando se paga… La merluza desova en junio, julio, claro, no paran. Son detalles que no, no se pueden arreglar. Mira, yo lo que hacía con el mero… El mero es fijo, si tiene una cueva no se mueve de allí, si se hace grande cambia de cueva, entonces ese pescado no lo toca nadie, si no es el trasmallo. Yo el mero siempre lo dejaba para diciembre. No porque fuese más grande, ¡si tarda 8 años en crecer! El mero cambia, de joven es hembra y de mayor, macho. Yo me esperaba a navidad o a agosto que sale bien el precio. Y sacabas unos ejemplares grandes, 18-22 kilos, machos siempre.

  • Este año se ha visto más pulpo que nunca. Porque… son mis lógicas, mucho tiempo. Porque a mí viene el biólogo y me dice “eso no son huevas de pulpo”, y yo les digo a ellos que sí. Yo digo que sí y ellos que no. Pues al haber menos pescao… el pulpo, cuando cría, cría muchas huevas, entonces el pescao antes se lo comía, si se salvaban tres ahora se salvan 15. Esa es mi lógica, si luego es o no es…

Es evidente que las comunidades tradicionales se han ido adaptando continuamente a las circunstancias -ecológicas, sociales, económicas- desde su formación. Una combinación de sus conocimientos sobre la conservación, sus prácticas y creencias puede conducir a la sofisticación cada vez mayor de la comprensión ecológica de las instituciones sociales (Miret et al., 2012; Berkes, 2012). Por supuesto que las poblaciones locales pueden tener su propia visión sobre qué constituye el uso legítimo de los recursos y que esta visión puede no coincidir con la de los planificadores. En este punto, el papel que jugarían las cofradías sería esencial al actuar como mecanismo de resolución de conflictos además de aportar legitimidad al sistema. De hecho, las cofradías forman parte del capital social de la pesca tradicional en España, un capital que, como señala Ostrom (1994, 2001), es difícil de construir a través de intervenciones externas, pero que en España existe y se articula desde hace siglos a través de estas instituciones. Su desgaste y deslegitimación no es fruto de su uso, sino más bien, como destaca esta autora, de su desuso: las sucesivas políticas pesqueras han ido vaciando de contenido y sentido las cofradías, sustituyéndolas progresiva e inexorablemente por una gestión pesquera cada vez más alejada de los pescadores y sus instituciones. Esto ha influido en la percepción que los pescadores tienen de la gestión y política pesquera, la cual –como hemos visto-carece de legitimidad para ellos y la aboca al fracaso.

Catálogo: files -> congress
congress -> Brasil en un mundo de crisis
congress -> Conflicto de racionalidades: el caso del proyecto de hidroaysén en la patagonia chilena
congress -> La crisis permanente de las clases populares: condiciones de trabajo y vida en la vega media del río segura (murcia)
congress -> Prensa deportiva y economía política: la evolucion historica del diario marca
congress -> La prostitución en el país de origen: el caso de las brasileñAS
congress -> Crisis y trabajo social: recuperando el sentido de la profesióN
congress -> Reflexión en torno a la moda: la experiencia de ocio frente al consumo amaya Sánchez-Contador Uría
congress -> La participación política y el 15m jaime Minguijón Pablo
congress -> Ambulantaje: aproximación antropológica al fenómeno mercadológico en el centro histórico de ciudad de méxico
congress -> ¿Locura o decisióN “racional” y económica?
1   2   3   4   5   6

Similar:

Gestión pesquera y sostenibilidad ecológica en el puerto de gandíA: el papel de los pescadores y sus instituciones iconIndicadores de resultados de la Comisión de Pesca del Estado de Michoacán
Asesorar técnicamente a las organizaciones de pescadores y a los productores acuícolas, promoviendo unidades de producción demostrativas...
Gestión pesquera y sostenibilidad ecológica en el puerto de gandíA: el papel de los pescadores y sus instituciones iconEconomía ecológica y contabilización biofísica: el caso de la economía colombiana y su comercio exterior
Economista, Universidad del Valle, Colombia, Magíster y PhD en Ciencias Ambientales, opción Economía Ecológica y Gestión Ambiental,...
Gestión pesquera y sostenibilidad ecológica en el puerto de gandíA: el papel de los pescadores y sus instituciones iconInstituciones involucradas en la gestion ambiental
Los procedimientos de Gestión Ambiental, permiten alcanzar los objetivos establecidos en una política ambiental, promoviendo la organización...
Gestión pesquera y sostenibilidad ecológica en el puerto de gandíA: el papel de los pescadores y sus instituciones iconGestión económica en la industria tema 1: función financiera
Estado, de los fondos que necesita para cumplir sus objetivos y de los criterios con que dispone de sus activos. En otras palabras,...
Gestión pesquera y sostenibilidad ecológica en el puerto de gandíA: el papel de los pescadores y sus instituciones iconFacultad: Ciencias Económicas asignatura: Ecología y medio ambiente
El problema básico que estudia es la sostenibilidad de las interacciones entre el subsistemas económicos y el macro sistema natural....
Gestión pesquera y sostenibilidad ecológica en el puerto de gandíA: el papel de los pescadores y sus instituciones iconBases para una ecología política (observatorio de ecología política de attac madrid)
La privatización de la gestión de estos bienes y recursos naturales, los procesos acumulativos y especulativos ponen en riesgo la...
Gestión pesquera y sostenibilidad ecológica en el puerto de gandíA: el papel de los pescadores y sus instituciones iconNp snp señala que actual regulación pesquera no ha cumplido sus objetivos
Dos años después de su implementación, consumo humano de anchoveta ha caído drásticamente
Gestión pesquera y sostenibilidad ecológica en el puerto de gandíA: el papel de los pescadores y sus instituciones iconTarea: Lectura de 3 artículos relacionados a la tc del sitio de Bahía de Los Ángeles, notas tomadas durante la investigación, citas de los artículos. Artículo aspectos descriptivos de la actividad pesquera en la región de bahía de los
Aspectos descriptivos de la actividad pesquera en la región de bahía de los ángeles
Gestión pesquera y sostenibilidad ecológica en el puerto de gandíA: el papel de los pescadores y sus instituciones iconRealizado: prof. VERA CORREIA prof. Yaneth romero
Analizar la economía ecológica como disciplina que persigue la incorporación de las variables ambientales a los modelos de gestión...
Gestión pesquera y sostenibilidad ecológica en el puerto de gandíA: el papel de los pescadores y sus instituciones iconPolítica económica comercial ee. Uu. – Perú: importación del atún peruano (1952)
Estado y de las corporaciones americanas activas en el Perú. El estudio de la industria pesquera de ee. Uu y la naciente industria...

Página principal
Contactos

    Página principal



El caso de la pesquería gandiense: crisis de legitimidad y alternativas de gestión

Descargar 91.12 Kb.