Descargar 1.33 Mb.


Página9/22
Fecha de conversión07.03.2019
Tamaño1.33 Mb.

Descargar 1.33 Mb.

Frère françois


1   ...   5   6   7   8   9   10   11   12   ...   22
La presente carta será comunicada al Capítulo general y se guardará una copia en los archivos de la Casa-Madre.

Deseo, mi querido Hermano, que esta medida produzca efecto saludable en usted y en toda la Sociedad. Que usted consiga, al ingresar en el grupo de los novicios, adquirir las virtudes que les son especialmente recomendadas y adquirir el verdadero espíritu de esta Sociedad de los Hermanitos de María. ¡Que todos nuestros Hermanos conserven siempre el espíritu y el carácter de esta Sociedad sin jamás renegar de su hermoso título ni perder sus santos privilegios! Con esta dulce confianza, soy con todo afecto siempre muy sincero,

Su abnegado Hermano. Hermano François, Superior”.

Cada uno puede hacer sus comentarios, pero lo más extraordinario es que el H. Athanase, debido, tal vez, a la influencia de algún amigo, no se rebeló y, el 17 de junio, envió la respuesta siguiente:

“Sin examinar más a fondo si las cosas que yo he dicho o escrito han tenido todo el vinagre, toda la amargura y toda la gravedad que el Capítulo ha creído encontrar, me resigno con respetuosa sumisión a sufrir la pena a que usted me condena. Me someto con plena voluntad a estas privaciones que, así lo espero, me serán tenidas en cuenta ante el soberano Juez y que me preservarán de muchas otras faltas.

Tratar de justificarme y decir cómo, por qué y de dónde han venido las cosas cuya pena asumo yo solo, sería algo que me llevaría demasiado lejos y que me obligaría a faltar a la caridad; la penosa impresión que toda mi persona sufriría daría lugar a una segunda gastritis. Abandono, pues, todo entre las manos de Aquel que sonda los corazones y las entrañas; pues sólo Dios, en cuya misericordia infinita me arrojo con toda la confianza de que soy capaz, ha tenido pleno conocimiento de mis pensamientos y los de los otros.

Se ha dicho que, desde ahora, quedarían prohibidas las visitas entre los Hermanos; cada uno lo verá como quiera, pero a mí me alegra, me alegra mucho y os puedo asegurar, Muy Querido Hermano, que nadie, por muy larga o corta que sea mi vida, le podrá decir, sin faltar a la verdad, que el H. Athanase ha dicho o escrito al más joven como al más anciano de los Hermanos la más mínima cosa contra la autoridad de los Superiores o contra las reglas más difíciles de observar.

A partir de este día, hago un pacto con mi lengua y me siento tanto más impelido a hacerlo, cuanto que el conocimiento adquirido de la poca confianza que hay que tener en los que desde hace mucho tiempo y en cualquier ocasión, me hacían partícipe de sus confidencias y se decían mis mejores amigos, me prueba la verdad de este pasaje de la Imitación de Cristo: “Quienes hoy están a favor vuestro, pueden estar mañana contra vos”.

Estos son, Muy Querido Hermano Director General, los primeros efectos producidos en mí por su muy honorable carta del 13 de los corrientes, pero que he recibido ayer a mediodía.

Termino, Muy Querido Hermano, suplicándole a usted y a los Queridos Hermanos Asistentes, me concedan el perdón por el escándalo del que me consideran culpable, y rogándoles acepten mi más profundo respeto y mi entera sumisión para cuanto les plazca ordenarme. Hermano Athanase”.

Estas dos cartas son testimonio de una época de fe bastante extraordinaria. Por una parte, el H. François se atreve a una acción que, hoy, parece inadmisible, de una firmeza intransigente, pero acompañada, con toda seguridad, de oración y penitencia para que el remedio produzca fruto saludable, lo que no era evidente. El H. Avit nos dice que la carta del Superior y el tiempo empleado en leerla (el H. François debe estar muy emocionado) produjeron penosa impresión en la asamblea. “Todos, añade, compartían la indignación del Reverendo contra el culpable, pero se preguntaban por qué esta lectura en sesión general y durante el debate sobre los sufragios por los difuntos. Muchos capitulares suponen que se quiere ahogar la discusión y obtener voto favorable del Capítulo para el texto tal como estaba preparado. El Reverendo, al ver que los espíritus estaban alterados, levantó la sesión y el “Régimen” se retiró muy preocupado”.

“En la sesión siguiente, ya con los espíritus calmados, el texto sobre los sufragios fue votado tal como se puede leer en las Reglas comunes”.

Los días 15 y 16 de junio fueron, sin duda, todavía bastante angustiosos para el H. François, pero la respuesta del 17 le devolvió la calma y, el 19, escribía al H. Athanase la carta siguiente:

Mi Querido Hermano,



Al escribirle por segunda vez, me encuentro en parecidas disposiciones a las de San Pablo al redactar la segunda carta a los corintios cuando les dice: “Aunque os he entristecido con mi carta, no estoy enfadado, pero sí lo estuve antes”; siento alegría, no de su tristeza, sino de que la tristeza anterior ha sido según Dios y la pena que le hemos causado no ha sido negativa para usted, pues la tristeza según Dios produce penitencia estable para la salvación, mientras que la tristeza según el mundo provoca la muerte al excitar en el alma movimientos de cólera, murmuración y venganza (2 Co 7.7).

Al dolor, la inquietud y el fastidio han seguido el gozo, la dicha y la paz al ver en su respuesta que mi primera carta ha producido el efecto deseado, que la ha recibido como buen religioso y que se ha comprometido a no verse de nuevo en el caso de recibir de sus Superiores otra parecida.

Este jueves, 17 de junio al atardecer, aniversario del traslado de las reliquias de San Priscilien he recibido su carta y, al día siguiente, fiesta del Sgdo. Corazón de Jesús, he comenzado mi respuesta que termino hoy, sábado, bajo la protección de la Sma. Virgen.

Espero, lo mismo que usted, que el soberano Juez, que sondea los corazones y las entrañas y que ve hasta lo más oculto, tendrá en cuenta las disposiciones con las que acepta las privaciones que le son impuestas y que producirán los efectos que deseo para su bien y el de la Sociedad.

En cuanto a los sentimientos de los Hermanos a su respecto, le puedo asegurar que están llenos del más vivo interés y del más sincero afecto hacia usted. Me han hablado en su favor en público y en privado; han orado, se han interesado por usted y han dado muestras de solicitud y caridad verdaderamente fraternales, tratando de excusarle, en la medida de lo posible, y solicitando perdón y gracia en el caso de que su valor y virtud no estuvieran a la altura al recibir mi carta. Experimentarán, pues, un gran y sensible consuelo al ver que el mal que temían no se ha producido y que entre todos hemos conseguido lo que deseábamos en estas circunstancias en que el deber y la caridad han sido nuestros guías.

Le recomiendo, pues, desterrar de su corazón cualquier sospecha, toda frialdad e indignación, en una palabra cuanto pudiera herir la caridad y el amor fraterno, y poderse acercar así con más confianza al altar, presentar su ofrenda y unirse al Dios de paz y caridad, en cuyo amor le dejo con el afecto más cordial.


1   ...   5   6   7   8   9   10   11   12   ...   22

Similar:

Frère françois iconBasilio et le monde meilleur
Le présent cahier se base sur le dossier sur le Frère Basilio trouvé dans les archives du Mouvement pour un Monde Meilleur (mmm)
Frère françois iconIntroducción crítica al sistema de
François Chevalier (1944). "Les municipalités indiennes en Nouvelle Espagne, 1520 1620", en Anuario de Historia de Derecho Español,...
Frère françois iconRevolución industrial en inglaterra a final de siglo XVIII
Lectura 12: Bergeron, Louis, François Furet y Reinhart Koselleck (2004), La época de las revoluciones europeas, 1780-1848, México:...
Frère françois iconDesarrollo del pensamiento
Isidore Marie Auguste François Xavier Comte (Montpellier, Francia, 9 de enero de 1798 † París, de septiembre de 1857). Se le considera...
Frère françois iconIsidore Marie Auguste François Xavier Comte mejor conocido como Augusto Comte nació el 18 de enero en Montpellier
Francia. Para Comte era necesario que la sociedad estuviera organizada y esto podría ser posible gracias al mando de “una élite de...
Frère françois iconDesarrollo del sector aeronáutico en el estado de Querétaro. Brenda Yaaxnic Vázquez Mata
México, François Hollande y Enrique Peña Nieto. Con una inversión de 400 millones de pesos, el campus se conformó con la participación...
Frère françois iconÁfrica sin deuda
Comisión Deuda de Attac Francia; coautor con François Mauger de La Jamaïque dans l’étau du fmi, L’Esprit frappeur, París, 2004; con...
Frère françois iconCiclos programados joachim lafosse, la quiebra de los valores philip seymour hoffman en el recuerdo
Thierry y François, dos jóvenes egoístas que viven a sus expensas a pesar de que han alcanzado hace tiempo la edad de abandonar el...