Descargar 1.33 Mb.


Página14/22
Fecha de conversión07.03.2019
Tamaño1.33 Mb.

Descargar 1.33 Mb.

Frère françois


1   ...   10   11   12   13   14   15   16   17   ...   22
Rezad, pues, por mí… y me esforzaré cada día para adquirir esas cualidades y cumplir bien mi tarea” (4).

Al final de junio de 1854, dirige a los Hermanos una circular firmada por los Capitulares y que, en lo esencial, trata de enmarcar el trabajo de las tres sesiones en el pensamiento del Padre Champagnat. Es una manera de recordar a los contestatarios que, incluso los puntos exteriores: hábito y alimentación, son del Fundador, como lo es también el gobierno por un superior vitalicio, ayudado por los Asistentes, Visitadores, Directores y Subdirectores. “No teníamos que discutir estos principios, sino acogerlos y aceptarlos tal como nuestro piadoso Fundador nos los dio. Sólo su desarrollo y aplicación podían ser objeto de nuestras meditaciones” (5).

CAPÍTULO 36

1 – AFM 31.02 .104 y AFM 31.02.111.

2 –El H. Pascal es una vocación muy parecida a la del H. François. Mismo sentido cristiano de la familia, misma piedad de niño, mismo celo, mismo amor a María. Jean-Marie Gaudin, nace en Bois d’Oingt (Rhône). Está muy bien dotado, pero debido a la pobreza de su familia, sólo puede asistir a clase “durante las sesiones nocturnas”, excepto los dos años que preceden a su primera comunión, que recibe, también, a los 10 años. El Párroco de Ars le revela su vocación religiosa y, en noviembre de 1841, ingresa en el noviciado a los 17 años. De cristiano fervoroso pasa a religioso más fervoroso aún, bajo el nombre de H. Pascal.

Una de sus preocupaciones es el reclutamiento del que señala los principios: buscar candidatos, observarlos, inculcarles el amor a María, a la inocencia y por lo tanto a los sacramentos. Cuando alguno de sus alumnos deja la escuela (a los 12 o 13 años) adoptar todos los medios que inspiran el celo y la prudencia para contactar con los padres, rezar mucho y observar gran discreción, salvo con el párroco y los padres. El H. Pascal pide se conserve copia de los informes sobre los candidatos y que se le envíe un ejemplar para poder actuar a su vez.

Su carrera será corta. Muere en 1867.

3 –Es el término que figura en las Constituciones de los Hermanos Maristas de 1852 p. 118 (ed. de 1869).

4 –En las notas del H. Augustalis, A.G.

5 –Circ. 2, p. 193.

CAPÍTULO 37

Desplazamientos

Hacia el final del Capítulo, se llegaba a la decisión de abandonar el noviciado de Vauban (1) para ser reemplazado por Hautefort, en la Dordogne. Esto suponía inaugurar la Provincia del Sud-Ouest que vería un muy rápido desarrollo. Hautefort, no muy bien situado, no iba a durar mucho y sería reemplazado por Cublac, pueblo donde se implantó Notre-Dame de Lacabane.

Pero se preparaba otro desplazamiento más importante: Saint-Genis-Laval destinado a reemplazar a l’Hermitage y convertirse en la nueva casa-madre. Por muy gigantesca que ahora nos parezca, resultaba necesaria para una congregación que, sólo en 1853, fundaba 31 nuevas escuelas.

Todo empezó en 1852, con la visita del alcalde y el párroco de Saint-Genis-Laval para pedir la apertura de una escuela primaria. Sugerían la existencia, en su pequeña ciudad, de una propiedad llamada le Montet, como sitio ideal para una congregación en pleno auge: a dos pasos de Lyon, pero disfrutando de un real aislamiento. Su adquisición tuvo lugar el 1 de julio de 1853. La decisión se vio favorecida por el hecho de que en l’Hermitage ya estaban muy apretados. Alguien recuerda: “éramos tantos novicios que no sabían dónde alojarnos” (2).

¿Se planeaba abandonar l’Hermitage, el gran relicario del Padre Champagnat? La verdad es que la cuestión había sido planteada, caso de encontrar un lugar cercano, algo menos húmedo, en el municipio de Izieux. El H. Avit cuenta haber disuadido a los consejeros de escoger este lugar demasiado expuesto al viento. Pero ahora, tras haber optado por la región de Lyon, el H. François ofrecía una justificación mucho más tranquilizadora en su circular del 24 de febrero de 1854 (3).

Nos parece, decía, que esta obra (el traslado de la casa-madre) viene de Dios, que es Él quien la ha preparado y quien nos coloca en la necesidad de emprenderla. Sabemos que ya estaba en el pensamiento de nuestro piadoso Fundador quien, varios años antes de su muerte, había ya hecho gestiones en favor de una casa en lugar más sano y más cerca de Lyon. Además, y aunque esta obra esté muy por encima de nuestras fuerzas y nuestros recursos, la emprendemos confiadamente, persuadidos de que Dios la hará salir adelante, pese a las dificultades, casi insuperables, que se nos presentan hoy”.

El lugar, desde luego, era maravilloso: terreno plantado de viñas donde, con tiempo despejado, se llegaban a ver los Alpes. Había agua. Se podría crear una granja y cultivar mucho más terreno que en l’Hermitage.

En 1855, otra circular anuncia el inicio de los trabajos que van a durar 4 años. El arquitecto es el Sr. Bresson. Los planos son hechos y rehechos bastantes veces. El H. Louis-Marie supervisa la obra. Respecto al dinero, se buscará con una política de austeridad, con préstamos y ventas.

Desde 1853, se había vendido la Grange-Payre, propiedad legada al Padre Champagnat por la Srta. Fournas, 20 años antes. Al haber en la propiedad de Montet un pequeño castillo, en él se alojaron algunos Hermanos trabajadores y estudiantes y el Sr. Bellier, misionero de Valence, su capellán.

En 1858, toda la casa será ocupada antes del final de las vacaciones. La gran capilla se construirá 5 años más tarde.

El H. François no tenía ningún motivo para abandonar l’Hermitage antes que los demás, tanto más cuanto debía preparar su viaje a Roma a primeros de 1858. Comunicaba, de vez en cuando, noticias de la marcha de las obras y solicitaba la generosidad de los Hermanos para llenar el vacío producido en las finanzas del Instituto.

CAPITULO 37

1–Tras la salida de los Hermanos de Vauban, Mons. de Margerie, obispo de Autun y propietario del castillo, iba a decidir su demolición. Se probará sucesivamente en Digoin, Bois-Sainte-Marie, Charolles y Paray-le-Monial, antes de decidirse por Hautefort.

2–El H. Ausonius, ingresado en el noviciado en 1854, escribe en su testimonio (positio introductionis causae, p. 70): “Éramos tan numerosos que teníamos que dormir en el granero y, a veces, sobra la paja”. En 1857, se habla de más de 100 novicios (positio p. 306), lo que justifica también la construcción de Saint-Genis-Laval.

3 –Circ 2, p. 188.

CAPÍTULO 38

Y Oceanía

En 1855, ya son cinco las Provincias: Notre-Dame-de l’Hermitage, Saint-Paul-Trois-Châteaux, La Bégude, Beaucamps y lo que se llama la Provincia de Périgueux, con Hautefort. Pero no conviene olvidar un 6º sector: Oceanía.

En estas islas lejanas, los Hermanos forman comunidad con unos 70 Padres. Los caracteres y puntos de vista no siempre son fáciles de armonizar.

Existen los santos, como el Padre Chanel con sus numerosas virtudes y en perfecta comunión con el H. Marie-Nizier en Futuna (1). Pero hay también un Mons. Bataillon quien, fiel a su nombre, es capaz, si hace falta, de ponerse al mando de un ejército tribal y obligar al enemigo a pedir la paz, pero, capaz también, de gobernar a golpe de tambor a los Hermanos y Hermanas bajo su dependencia. También tenemos a un Mons. Pompallier no siempre abierto al diálogo (2). Ya en 1842, el H. Francisco había recibido una carta bastante amarga del H. Florentin: “El recuerdo del tiempo pasado en la congregación de los Hermanos me proporciona siempre una nueva alegría y no puedo hablar de l’Hermitage sin sentir emoción. Me pasa lo mismo con Nueva Zelanda. No se lo puedo ocultar siendo mi Superior, pero admiro los sentimientos de los que envidian nuestra suerte. Hay algo que me ha contrariado mucho y me lo hará siempre: es el hecho de no poder llevar la sotana, ni siquiera los domingos; la he dejado para siempre al dejar la Sociedad. Hacer nuevas reclamaciones a este respecto ante Monseñor, me parecerían inútiles. Pensaba que podría hacer la clase y el catecismo ayudando a los Padres misioneros; pero mi empleo se reduce al de sirviente… No me quejaría de esta situación de haberla conocido al salir de Francia, de donde salí, como usted sabe, más por obediencia que por propia elección. Además, si fuera voluntad de Dios que volviera a l’Hermitge, sólo la muerte o la obediencia me impedirían hacerlo” (3).

Los misioneros están, quizás, un poco olvidados en el mundo de los Hermanos de Francia. Desde luego, los sucesos importantes, como el martirio del H. Hyacinthe en 1847, son bien comunicados por circulares, pero resulta difícil mantener correspondencia regular que mantenga informados de cuanto ocurre en los antípodas.

Ahora bien, hacia 1854, los Hermanos Misioneros se enteran de que el Padre Colin ya no es Superior de los Hermanos, que éstos forman una congregación del todo independiente. “Entonces, ¿qué pasa con nosotros?”, piensan los de Oceanía, formados en l’Hermitage y muy conscientes de seguir siendo Hermanitos de María. Hay interpretaciones para suponerlos parte de la congregación de los Padres. En general, y pese a algunos roces ya evocados, sus relaciones con los Padres siguen siendo buenas, pero constituye un verdadero choque el pensar que ya no pertenecen a la familia de Champagnat. Con gran alegría, reciben en ese momento una circular asegurándoles ¡que no se les olvida y siguen siendo considerados como Hermanos de l’Hermitage!

“Mi corazón, dice uno de ellos, se estremeció de gozo, Reverendo Hermano, al recibir su circular y la carta aneja. Lo necesitábamos para levantar nuestros corazones abatidos, pues, al no tener noticias de nuestros Hermanos de Europa, algunos decían que ya no pertenecíamos a los Hermanos de l’Hermitage” (4).

Es un poco el caso del niño adoptado por una excelente familia, pero que se entera de que debe renunciar a sus padres, que él sabe vivos, y a los que ha perdido de vista.

“Si supiera, escribe el H. Claude-Maríe (5), cuán queridas son sus cartas para nosotros, pobres desterrados en estos parajes lejanos, ¡ay!, no sería tan parco y emplearía más tiempo para contarnos lo que ocurre en la Sociedad de María que amamos como a la niña de nuestros ojos. ¡Cuántas veces me he dicho con tristeza: tal vez, ya no perteneces a esta congregación tan amada, y por eso te han olvidado. Se lo ruego, Muy Honorable Hermano, haga cesar esta aprehensión y muéstreme que se digna contarme todavía entre sus Hermanos” (6).

A su vez, otro Hermano escribe desde Nueva Zelanda. “Hemos recibido las circulares que ha tenido lo bondad de enviarnos. Nos han causado una gran alegría y han sido motivo para un redoblamiento de fervor. Sus muy preciosas cartas, Mi Reverendo Hermano, son para nuestros corazones como el rocío para las plantas resecas por los ardientes calores del mediodía. Las leemos y las volvemos a leer, nos las pasamos unos a otros. Nos gusta repetir los nombres de los Hermanos mencionados, sobre todo los conocidos y, en especial, los que ya han pasado a una vida mejor, dejando tras ellos el perfume de una vida santa y muy religiosa” (7).

El tierno espíritu del H. François no podía permanecer impasible a estas llamadas, lo que le dio ocasión para una larga circular repleta de noticias interesantes.

N.D. de l’Hermitage, 27 de enero de 1857.

Mi Querido Hermano (8):



Me entero con gozo de que ha recibido mis circulares y me propongo enviarle desde ahora todas aquellas que le puedan interesar. No piense, Mi querido Hermano, que nos olvidamos de nuestros queridos Hermanos de Oceanía. Cuanto nos recuerda su memoria nos es querido y precioso; sus cartas son leídas con el mayor interés; son cartas de familia. Y son tanto más interesantes cuanto vienen de tan lejos y no tenemos otros medios de comunicación.

Por la circular enviada verá que nuestra Sociedad es ya muy numerosa y está muy extendida… Este año he tenido gran satisfacción en el retiro del Nord. Ha sido muy edificante. Los Hermanos son allí numerosos (150). Me he encontrado varios Hermanos ingleses muy interesantes.

La Sra. Condesa de La Grandville, fundadora del noviciado, ha hecho construir una hermosa capilla y agrandado notablemente la casa. Además del noviciado, hay un internado con más de 100 alumnos. Su director actual es el H. Aidant. El H. Louis-Bernardin se ha visto obligado a dejar el Nord, por su delicada salud, y le hemos destinado a La Côte-Saint-André donde ya había estado. Reemplaza al buen H. Léon, fallecido el año pasado en olor de santidad y que todos echan de menos. Esta escuela va bien y proporciona, de vez en cuando, algunos buenos novicios para la Sociedad. El H. Jean Marie (9) sigue en el Midi; dirige una escuela en Provence donde hay mucho bien por realizar. Este buen Hermano ha adquirido una gran reputación de sabiduría y santidad en la región, de manera que cuenta con el afecto, la admiración y la confianza de todos. Desde hace varios años, trato de asistir a los retiros de la Provincia de Saint-Paul-Trois-Châteaux; cada vez me veo edificado por su piedad, docilidad y abnegación. En el último retiro había más de 300…


1   ...   10   11   12   13   14   15   16   17   ...   22

Similar:

Frère françois iconBasilio et le monde meilleur
Le présent cahier se base sur le dossier sur le Frère Basilio trouvé dans les archives du Mouvement pour un Monde Meilleur (mmm)
Frère françois iconIntroducción crítica al sistema de
François Chevalier (1944). "Les municipalités indiennes en Nouvelle Espagne, 1520 1620", en Anuario de Historia de Derecho Español,...
Frère françois iconRevolución industrial en inglaterra a final de siglo XVIII
Lectura 12: Bergeron, Louis, François Furet y Reinhart Koselleck (2004), La época de las revoluciones europeas, 1780-1848, México:...
Frère françois iconDesarrollo del pensamiento
Isidore Marie Auguste François Xavier Comte (Montpellier, Francia, 9 de enero de 1798 † París, de septiembre de 1857). Se le considera...
Frère françois iconIsidore Marie Auguste François Xavier Comte mejor conocido como Augusto Comte nació el 18 de enero en Montpellier
Francia. Para Comte era necesario que la sociedad estuviera organizada y esto podría ser posible gracias al mando de “una élite de...
Frère françois iconDesarrollo del sector aeronáutico en el estado de Querétaro. Brenda Yaaxnic Vázquez Mata
México, François Hollande y Enrique Peña Nieto. Con una inversión de 400 millones de pesos, el campus se conformó con la participación...
Frère françois iconÁfrica sin deuda
Comisión Deuda de Attac Francia; coautor con François Mauger de La Jamaïque dans l’étau du fmi, L’Esprit frappeur, París, 2004; con...
Frère françois iconCiclos programados joachim lafosse, la quiebra de los valores philip seymour hoffman en el recuerdo
Thierry y François, dos jóvenes egoístas que viven a sus expensas a pesar de que han alcanzado hace tiempo la edad de abandonar el...