Descargar 19.29 Kb.


Fecha de conversión23.10.2018
Tamaño19.29 Kb.

Descargar 19.29 Kb.

Foro Regional Zona Sur



Foro Regional Zona Sur

Mérida 20 de julio 2010

Propuestas al Foro Regional de Análisis sobre el Marco Jurídico de la Cultura en México

Secretaría de Cultura de Quintana Roo


Señoras y señores Diputados de la LXI Legislatura y miembros de la Comisión de Cultura.

Maestra Consuelo Sáizar, Presidenta del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes.

Embajador José María y Campos, Director General del Inah.

Maestra Teresa Vicencio, Titular del Instituto Nacional de Bellas Artes.

Licenciado Renán Guillermo González, Director del Instituto de Cultura de Yucatán y señores funcionarios del Gobierno de Yucatán, nuestros amables anfitriones:

Señoras y señores titulares y representantes de las instituciones culturales del Sur de México.


Quintana Roo es una de las entidades con mayor crecimiento poblacional, con una fuerte y constante corriente migratoria y por lo tanto, con un marcado dinamismo social y cambiante comportamiento cultural.
La población maya, hasta hace treinta años representaba en Quintana Roo el 60% del total de la población; hoy únicamente representa el 21%. Este es un dato duro para explicar la movilidad poblacional y los enormes retos que tenemos en materia cultural.
La diversidad es nuestra materia prima y la principal característica de nuestra identidad cultural.

Esta situación, sumado a que nuestra economía se basa principalmente en una de las más acabadas mercancías que produce la globalización: el Turismo, hace que en Quintana Roo las manifestaciones culturales transiten entre lo tradicional y lo posmoderno de manera clara y exigente.


La modificación del Artículo cuarto Constitucional es una gran oportunidad para que el estado y nuestras instituciones nos comprometamos a estar atentos y dispuestos a que la reforma sea viable y aplicable a nuestras realidades particulares, nos obliga a ser creativos e innovadores en nuestros programas y ser más eficientes con nuestra sociedad.
En Quintana Roo, atendemos con interés la convocatoria de realizar un Foro Estatal de Análisis sobre el Marco Jurídico de la Cultura. Difundimos la convocatoria en toda la geografía estatal y logramos la asistencia y participación de treinta intelectuales, académicos, artistas y promotores culturales.
Los resultados del Foro Estatal, realizado el pasado 12 de julio, son los que enseguida escucharán:
La Cultura, la que tiene más de 500 definiciones, pero que institucionalmente la concebimos como un sistema ordenado de significados y de símbolos en cuyos términos tiene lugar la integración social, no puede ser una ciencia experimental en busca de leyes, sino una ciencia interpretativa en búsqueda constante de significados. Trabajamos los significados y los quehaceres sociales sobre la Cultura, donde el Arte es parte de la Cultura, no es algo independiente, ni tampoco toda ella.
Para nosotros, lo mismo es Cultura un ritual milpero maya, una obra poética, un conocimiento empírico y ancestral, un lienzo pictórico, una lengua originaria, que una ópera wagneriana.
Y también tenemos presente que la cultura es anterior a las instituciones; no se genera por ellas, no existe a partir del estado, en todo caso se le promueve y difunde.
Por lo anterior, es importante tener presente en el contexto de este Foro Regional de Análisis del Marco Jurídico de la Cultura en México, que ésta comienza a ser intervenida por el estado a partir del siglo XIX. Fue con el gobierno del primer Presidente de México independiente cuando se crea el Museo Nacional Mexicano, que es el antecedente del Museo Nacional de Antropología, el que acumula objetos que son productos del hombre. Fue la primera acción gubernamental en torno a la Cultura.
Posteriormente vendrían ideas y acciones de hombres que transformarían el quehacer gubernamental en instituciones y en grandes proyectos. Así hay que recordar al juarista Gabino Barreda y su amplia visión sobre la educación laica y de la Cultura; al porfirista Justo Sierra y su impulso a la obligatoriedad de la Educación Básica y a los intelectuales revolucionarios José Vasconcelos y Alfonso Reyes que cimentaron el modelos del nacionalismo cultural.
Desde el siglo XIX y principios del XX, México vio la acción del estado con la construcción de museos, bibliotecas, academias y escuelas de artes y oficios, instituciones y recintos como el Conservatorio Nacional de Música y el Palacio de las Bellas Artes.
Aquellas primeras acciones estaban enfocadas a la educación y a las Bellas Artes con el espíritu positivista del progreso. Lo indígena aparecía en la escultura y la pintura y en el discurso se le dedicaba la intención civilizatoria. Algo había de tradicionalismo patrimonialista.
Entre el romanticismo y el modernismo surgen las primeras interpretaciones idiosincráticas del Arte Mexicano, que se ven reflejadas en las obras de Manuel Gutiérrez Nájera, Ramón López Velarde, Saturnino Herrán y José María Velasco. Los primeros grupos de intelectuales y artistas estaban fascinados por la universalización de la Cultura.
Así comenzaron a trazarse los primeros rasgos de una Política Cultural en nuestro país, que tenían ligeras réplicas en algunas y principales ciudades de la llamada provincia.
Pero es con la llamada época posrevolucionaria, que llega hasta el gobierno de Lázaro Cárdenas, donde el estado consolida su intervención en la Cultura. Hay que recordar a José Vasconcelos y su labor en la educación pública, las bibliotecas y las Bellas Artes. Se crea en esos tiempos el instituto Nacional de Antropología e Historia, el Departamento de Bellas Artes y la Ley sobre la Protección y Conservación de Monumentos y Bellezas Naturales.
Con Manuel Ávila Camacho se crea en instituto Nacional Indigenista, iniciando el estado con una política de integración del indígena al progreso nacional, sin reconocer la diversidad cultural y étnica.
La segunda mitad del siglo pasado conoció la construcción de los grandes museos y por primera vez el Gobierno Nacional intenta la organización de la Cultura a través de una Subsecretaría de Cultura, que dependía de la Secretaría de Educación Pública. Entonces la Cultura era planeada, organizada y dirigida a través del INBA, la Dirección de Culturas Populares, las bibliotecas, la promoción cultural y la televisión educativa. Algo había de estatismo populista.
Como sabemos, en 1988 se crea el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes. A partir de este hecho, la cultura se promueve, se fomenta y se coordina. Con la llegada del Conaculta, las instituciones culturales de los Estados se transforman y comienzan a compartir programas y a recibir mayores apoyos de la Federación.
Desde entonces, el reto de los Estados y sus instituciones culturales es mantener programas y proyectos novedosos e interesantes que representen la particularidad y la iniciativa de cada entidad. Si esto se logra junto con la sociedad, se estará en el camino de la democratización cultural.
En gran medida, la modificación al artículo cuarto Constitucional, realizada en abril del año pasado, donde se reconoce el derecho de toda persona a acceder a la Cultura y a todos los bienes y servicios que presta el estado en esta material, es un avance en el modelo paradigmático de la democratización cultural. Con el acceso igualitario de todos al disfrute de los bienes culturales se pueden exigir, dentro de las garantías individuales, que el estado nacional proteja el Patrimonio Cultural Tangible e Intangible y se popularicen las manifestaciones de las Bellas Artes.
Por lo anterior, y tomando en cuenta que la Cultura existe independientemente de las políticas del estado, pero que tampoco se desconoce la trayectoria y la existencia de la intervención del estado en la Cultura como parte de las garantías individuales y de la igualdad ciudadana, los intelectuales, académicos, artistas y promotores culturales quintanarroenses que opinaron y propusieron en la jornada de análisis sobre el Marco Jurídico de la Cultura, celebrado el pasado 12 de julio, en la ciudad de Chetumal, enuncian los siguientes puntos:


  1. Que dentro de los temas Legislación Cultural y Derecho de Acceso a la Cultura, se propone:

  1. Que debe existir una Ley General de Cultura que reglamente el “Acceso a la Cultura y al disfrute de los bienes y servicios que presta el estado en la materia, así como el ejercicio a sus derechos culturales”, dicha Ley, “Los mecanismos para el acceso y participación a cualquier manifestación Cultural”.

  2. Dado lo complejo, amplio y diverso que es el sector cultural, con múltiples agencias, institutos, dependencias y fideicomisos a coordinar y las más de 42 leyes, reglamentos, acuerdos, amén de los convenios internacionales en lo que se desenvuelve el Marco Jurídico del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, es necesario que la Comisión de Cultura de la LXI Legislatura asuma la tarea de trabajar en una iniciativa de Ley reglamentaria del párrafo noveno del artículo cuarto Constitucional, donde puedan armonizarse todas las instancias jurídicas que hoy hacen difícil y hasta inexpugnable, entre otras razones, al acceso a los bienes culturales para la mayoría de los mexicanos.

  3. Que en esta nueva ley reglamentaria, el estado garantice un presupuesto anual suficiente a la promoción, difusión, investigación y capacitación cultural. Que su monto se distinga claramente dentro de esta ley, donde se destine un presupuesto anual fijo no menor al 0.5% del producto interno bruto del país, algo acorde con un país que ocupa el 13° lugar en las economías mundiales y que requiere de una mayor inversión en el factor humano y social.

  4. Que una acción que debe acompañar el esfuerzo legislativo en lo antes señalado, es el establecimiento de un Consejo Nacional de Evaluación de las Políticas Culturales, que cuente con las herramientas necesarias para la construcción de indicadores que permitan a la sociedad medir, evaluar y conocer los avances en al cumplimiento de los programas.

  5. Que las Constituciones locales se adecúen a este cambio en la reforma Constitucional Federal y se revisen las leyes y normas culturales locales para su mejor sintonía y buen cumplimiento.




  1. Que en el tema de Responsabilidad de las Empresas para la Promoción y el financiamiento de la Cultura:

  1. Se especifiquen los instrumentos fiscales y hacendarios para poder establecer convenios de colaboración, financiamiento y/o apoyo entre las instituciones culturales del estado y la iniciativa privada.

  2. Que las industrias culturales del libro y el cine tengan políticas claras y concretas para los estados federativos. Específicamente: que se incremente la presencia de librerías, teniendo una en los principales municipios de cada estado y que se apoye la edición de una revista cultural en cada estado, teniendo como principio la publicación de materiales de calidad que sean dictaminados por un comité editorial, integrado por representantes institucionales y de la sociedad civil.

  3. Que en caso del cine, se formen unidades audiovisuales en cada institución estatal, previa capacitación del Instituto Mexicano de la Cinematografía en la elaboración de guiones, filmación y edición de materiales culturales.



  1. Que en el tema de Regulación Artística en Planes y Programas de Estudio:

  1. Se realicen las modificaciones en leyes, reglamentos y acuerdos a nivel federal para que el Sistema Educativo Nacional contemple en la currícula de Educación Primaria, Secundaria y Media Superior, la Educación Artística de manera obligatoria. Que en esta estrategia educativa se combine armónicamente lo nuevo y lo clásico, las nuevas manifestaciones del arte y lo propio de los usos y costumbres; de esta manera se respondería a las actuales circunstancias de la globalización y la interculturalidad.

  2. Que la actual reforma constitucional permita las condiciones para la creación de un fondo de publicaciones históricas y artísticas que dé cabida a textos de Historia y Bellas Artes Regionales.

  3. Que el Instituto Nacional de Bellas Artes asesore en la creación de carreras de profesionales asociados en Artes en los Estados, que supervise y coadyuve en el diseño curricular, en la capacitación y valide y certifique las capacidades de los egresados.

  4. Que se fomente la educación en la Cultura. Que se eduque en la Cultura los valores éticos de la sociedad. Para ello se debe apoyar la extensión Cultural en las Universidades, aumentando el presupuesto para actividades artísticas y crear condiciones para formar profesionales en las Artes.




  1. Que en el tema de Patrimonio Cultural Material e Inmaterial:

  1. Se aceleren los inventarios del Patrimonio Cultural Intangible de los Estados y se integre un Registro Nacional.

  2. Que se establezca una mejor vinculación entre las comunidades y las instituciones culturales donde quede claro que la desigualdad económica no es sinónimo de desigualdad cultural, para con ello lograr una relación intercultural horizontal que evite la visión paternalista hacia las comunidades.

  3. Que se diversifiquen las acciones que permitan la preservación del Patrimonio Cultural Material e Inmaterial. Son necesarios nuevos proyectos nacionales que promuevan las lenguas indígenas, las historias comunitarias y regionales, las técnicas de producción tradicional y el sistema de creencias y saberes populares. Proyectos existentes como el Programa de Apoyo a las Culturas Municipales y Comunitarias deben ser reforzados.

  4. Que se protejan los derechos de propiedad intelectual colectiva de las comunidades y grupos indígenas en lo referente a sus conocimientos y relaciones con la naturaleza y en la producción de sus artesanías. Esta acción debe llevarse hasta el régimen de patentes y con ello combatir la piratería de tradiciones y conocimientos populares que actualmente se les extrae por ser de “dominio público”.


Muchas gracias.

Similar:

Foro Regional Zona Sur iconLa Cooperación Sur-Sur Regional: desafíos políticos, conceptuales y operacionales Jornadas para el intercambio de reflexiones y percepciones informe final fagaburu, Debora – Malacalza, Bernabé – Rampinini Anahí
La Cooperación Sur-Sur Regional: desafíos políticos, conceptuales y operacionales
Foro Regional Zona Sur iconConstrucciones, redes y resistencias: estudio económico-político de la agricultura orgánica y ecológica de la zona centro y sur de Chile. Daniel Sandoval-Nazal
Magister en Desarrollo Humano Local y Regional, ider, Universidad de la Frontera, Chile; Centro de Desarrollo Urbano Sustentable,...
Foro Regional Zona Sur iconRelator í a los desafíos para el desarrollo sostenible en la panamazonía II encuentro amazónico del foro amazonía sostenible y articulación regional amazónica (ara) y VI encuentro del foro amazonía sostenible
Sérgio Guimarães – Instituto Centro de Vida
Foro Regional Zona Sur iconSistema unico de compensacion regional sucre
Así, la puesta en marcha de la nueva moneda supone un avance hacia la necesaria independencia regional financiera y la complementariedad...
Foro Regional Zona Sur iconPrimer Foro Regional Ambiental de Organismos de Cuenca para países de América Latina

Foro Regional Zona Sur iconI foro europeo del sur
Son tiempos de acabar con la austeridad! ¡Es tiempo de democracia y solidaridad!
Foro Regional Zona Sur iconSe les llama Araucanos, aucaes, moluches, pampas y poblaron la zona central del actual Chile (zona adndina) y de Argentina
Los mapuches (del autónimo mapuche) o araucanos, nombre dado por los españoles, son un grupo étnico amerindio que habita principalmente...
Foro Regional Zona Sur iconPlan Marco de Desarrollo Territorial
Laja. Esta consultoría fue adjudicada al Centro de Educación y Tecnología para el Desarrollo del Sur (cet sur) por el Programa de...
Foro Regional Zona Sur iconDiscurso de la Presidenta de la República de Croacia en el Foro Económico Argentino-Croata
Foro Económico Argentino-Croata. Agradezco a nuestros estimados anfitriones y a todos quienes, de un modo u otro, contribuyeron a...
Foro Regional Zona Sur iconMercosur/cmc/dec
Foro de estudios del mercosur para la integración energética del cono sur de américa

Página principal
Contactos

    Página principal



Foro Regional Zona Sur

Descargar 19.29 Kb.