Descargar 65.61 Kb.


Fecha de conversión19.10.2018
Tamaño65.61 Kb.

Descargar 65.61 Kb.

Forma lógica, nombres y descripciones



Unidad 9

Forma lógica, nombres y descripciones







Índice esquemático
1. INTRODUCCION

2. LA NOCION DE FORMA LÓGICA



3. NOMBRES

4. DESCRIPCIONES

5. HECHOS Y VERDAD

6. LA CRÍTICA A LA TEORÍA DE LAS DESCRIPCIONES






1. INTRODUCCION

Cuando se considera la filosofía del lenguaje de B. Russell, lo primero que hay que tener en cuenta es que sus opiniones lingüísticas están inextricablemente entrelazadas con otras tesis, epistemológicas u ontológicas, que forman el conjunto de su sistema filosófico. Es más, es preciso advertir que los análisis lingüísticos de B. Russell forman parte de soluciones a problemas filosóficos y, por tanto, no son meros expedientes introductorios o preliminares a dichos problemas. Según B. Russell, los análisis lingüísticos carecían de valor en cuanto mera propedéutica filosófica eran inútiles cuando no estaban dirigidos propiamente a la solución teórica de problemas lógicos o filosóficos de carácter sustantivo.

Por otro lado, hay que hacer notar también que estos análisis lingüísticos no estaban fundamentados en una teoría sistemática acerca de lenguaje, como en el caso de L. Wittgenstein, por ejemplo. Russell no desarrolló una filosofía del lenguaje en ese sentido, aunque en definitiva sus propuestas se basan en tesis filosóficas sustantivas acerca del lenguaje y de su relación con el conocimiento y la realidad.

Una tesis filosófica que Russell compartió con Wittgenstein es la de que el análisis de la estructura del lenguaje constituye una vía válida para la comprensión de la estructura de la realidad. Y esa es la razón de que, en muchas ocasiones, los problemas lógico-semánticos se hallen expuestos y resueltos en contextos epistemológicos u ontológicos. En particular, la concepción medular de la filosofía de B. Russell en su período maduro, la del atomismo lógico, impregna las tres disciplinas, semántica lógica, teoría del conocimiento y ontología.

Por lo que se refiere a la teoría del lenguaje, Russell mantuvo dos tesis generales, referentes respectivamente a la relación del lenguaje con la realidad y al aprendizaje lingüístico. Estas tesis son el realismo semántico y el principio de aprendizaje por familiarización (acquaitance).

Dicho brevemente, el realismo semántico de Russell consiste en su identificación de la teoría del significado con la teoría de la referencia, identificación que implica que el significado de una expresión es la entidad a la cual sustituye. Russell mantuvo, al principio de su evolución filosófica, una teoría referencialista radical, que sostenía que a cada categoría lógico-lingüística le debía corresponder una categoría ontológica: «Todo lo que puede ser objeto del pensamiento, o puede aparecer en cualquier proposición verdadera o falsa, o puede ser considerado como tal, lo denomino término... Entre los términos es posible distinguir dos clases, a las que respectivamente denominaré cosas y conceptos. Los primeros son los términos que indican los nombres propios, los otros los indicados por el resto de las palabras» (Principles of Mathematics, pág. 44). En esta última clase de términos, los conceptos, admitió propiedades y relaciones. Posteriormente, Russell moderó su realismo radical, evolucionando hacia posturas semánticas más matizadas.

Por otro lado, el principio de aprendizaje por familiarización postula que el significado de una expresión se aprende o adquiere cuando se conoce la entidad a que ésta sustituye. Saber el significado de una expresión está pues estrechamente relacionado con el conocimiento de la realidad y éste, a su vez, con la naturaleza de la realidad misma. La teoría del significado depende de las teorías ontológicas y epistemológicas en el sentido de que, según sea la estructura asignada a la realidad y a nuestro conocimiento de ella, así será la estructura lógica del lenguaje y su significado.

El atomismo de Russell postulaba que la realidad es descomponible en elementos últimos, irreductibles. Estos elementos últimos no tienen carácter físico, sino lógico, son entidades inanalizables por el pensamiento y constituyen los significados genuinos de las expresiones nominales puras. El resto de los significados será compuesto a partir de ellos, por lo menos en un lenguaje ideal o lógicamente perfecto.

El problema fundamental que se ha planteado acerca de esta noción de lenguaje lógicamente perfecto, que Russell heredó de G. Frege, es el de si tal lenguaje era concebido como una descripción de lo que es esencial en cualquier lengua, lo que debe poseer para ser significativa, o lo que todo lenguaje debería ser para ser plenamente significativo. En definitiva, se ha discutido si Russell propuso su teoría como un conjunto de afirmaciones verdaderas de cualquier lengua, o solamente ciertas tesis sobre una particular idealización. Los comentaristas de la obra de Russell han concluido que los puntos de vista de éste se acercaban más a esta segunda posibilidad: el lenguaje lógicamente perfecto es una idealización necesaria para la reflexión filosófica, porque en ella se hace transparente la relación del lenguaje con la realidad y la estructura de ambos. Ahora bien, el lenguaje natural es utilizado de forma significativa cuando ese uso se sujeta a las pautas del lenguaje lógicamente perfecto: «No es que haya un lenguaje lógicamente perfecto, o que nosotros nos creamos aquí y ahora capaces de construir un lenguaje lógicamente perfecto, sino que toda la función del lenguaje consiste en tener significado y sólo cumple esa función satisfactoriamente en la medida en que se aproxima al lenguaje ideal que nosotros postulamos» (Introducción al Tractatus de L. Wittgenstein, págs. 12-13).


LA NOCION DE FORMA LOGICA
El interés de Russell en el análisis lingüístico tiene dos aspectos. Por un lado, se trata de una motivación lógico-matemática, pues ese análisis podría, según él, contribuir a solucionar problemas de fundamentación en las disciplinas formales. Por otro, la finalidad es filosófica, puesto que, según Russell, enteros edificios conceptuales (como la ontología de Leibniz) están basados en un análisis lógico-gramatical deficiente: «la influencia del lenguaje en la filosofía ha sido, creo yo, profunda y casi nunca reconocida. Si no hemos de ser mal orientados por su influencia, es necesario ser conscientes de ella, y preguntarnos deliberadamente hasta qué punto es legítima. La forma sujeto-predicado, con la metafísica sustancia-atributo, es un caso ilustrativo... Debemos estar en guardia sobre si nuestra lógica no ha de llevarnos a una falsa metafísica» «Logical atomism»). El análisis correcto de la estructura lógica del lenguaje tendrá pues un doble efecto: aclarará los fundamentos lógicos de la matemática y conducirá a una teoría ontológica adecuada.

Del mismo modo que en la teoría de G. Frege, y quizás por el mismo motivo (su formación matemática), Russell sostuvo que el lenguaje ordinario es un lenguaje imperfecto, no sólo porque es inútil para la expresión precisa del pensamiento, sino también porque es engañoso, en el sentido de que induce a errores y oculta su auténtica estructura. Las deficiencias del lenguaje común se distribuyen en dos niveles: en el sintáctico y en el léxico. En el caso de éste último, el lenguaje común es ambiguo (por ejemplo, las ambigüedades que introducen las diversas acepciones del verbo ser), vago (contiene predicados de alcance indeterminado) y contundente (porque hace aparecer como significativas oraciones que, analizadas lógicamente, no lo son en absoluto). Pero sus deficiencias sintácticas son, con mucho, más perniciosas que las léxicas. Son estas deficiencias las que conducen a errores filosóficos graves, sustentando aparentemente sistemas equivocados, como el monismo, o induciéndonos a errores categoriales, como el de considerar los cuantificadores como parte del sujeto del enunciado.


La principal tarea de la filosofía es, de acuerdo con esta concepción, el análisis del lenguaje para poner de relieve su auténtica estructura lógica. Pero este análisis no es un ejercicio gratuito (como Russell reprochó al que practicaban los filósofos del lenguaje común), sino que es la médula del reconstruccionismo filosófico, la tarea que consiste en mostrar la forma en que el lenguaje se corresponde con la realidad. El análisis ha de estar dirigido a mostrar la forma lógica del enunciado, entendida ésta como la estructura formal de las relaciones entre sus componentes, esto es, haciendo abstracción de consideraciones acerca de su naturaleza, o de formas gramaticales preconcebidas. Desde ese punto de vista, es evidente que no todos los enunciados se atienen a la estructura sujeto/predicado. Por considerar un ejemplo sencillo, 'Zaragoza está entre Madrid y Barcelona' es un enunciado relacionar en el cual no se adscribe sin más una propiedad a un objeto, sino que de tres objetos se afirma simultáneamente que se encuentran en una determinada disposición.
El método para obtener la forma lógica de un enunciado es el de descomponerlo en sus genuinos elementos y, luego, sustituir éstos por variables (individuales o predicativas). El resultado es un esquema enunciativo expresado en un lenguaje lógico (habitualmente el de primer orden). Pero, para aplicar este método, es preciso tener una teoría sobre qué es un componente genuino de un enunciado y sobre los tipos de enunciados posibles.
Comenzando por lo segundo, Russell dividió los enunciados (o proposiciones, como él las denominaba) en atómicos y moleculares. Los enunciados atómicos son los enunciados inanalizables, esto es, aquellos cuyos constituyentes, y las relaciones que los unen, son tan simples que no es posible descomponerlos. «Pasando de los hechos atómicos a las proposiciones atómicas, se llamará 'predicado' a la palabra que expresa una relación monádica o cualidad; y la que exprese una relación cualquiera de orden superior será, por lo general, un verbo (a veces un verbo únicamente, a veces toda una frase). En cualquier caso, el verbo constituye, por así decirlo, el nervio central de la relación. A las restantes expresiones que intervienen en las proposiciones atómicas, palabras que no sean predicados ni verbos, podrá llamárselas sujetos de la proposición. Habrá un sujeto en una proposición monádica, dos en una diádica, etc. Sujetos de una proposición serán las palabras que expresen los términos o extremos de la relación expresada por la proposición en cuestión» («La filosofía del atomismo lógico», pág. 162).

Las proposiciones atómicas se distinguen por dos cosas; por una parte, se corresponden o representan hechos atómicos, hechos imposibles de analizar lógicamente, consistentes en disposiciones de entidades particulares; por otra, porque constituyen a su vez los elementos con los que se articulan las proposiciones moleculares. Las proposiciones atómicas no incluyen conectivas lógicas, pero mediante ellas pueden unirse para formar proposiciones complejas. Característicamente, una proposición atómica está formada por uno o más argumentos (sujetos, según Russell) y un predicado que se les aplica o que los une. Esta concepción de la proposición atómica no se diferencia de la de Frege a no ser por una cosa. Frege admitía que argumento o sujeto de un enunciado podía serio cualquier expresión completa, nominal, que refiriera a un objeto. En cambio, Russell no admitió que todas las expresiones nominales fueran nombres en sentido lógico y, por ello, muchos enunciados considerados por Frege como simples eran proposiciones complejas para Russell.


NOMBRES
La teoría de B. Russell sobre los nombres se deduce de dos tesis, una epistemológica y otra semántica. La tesis semántica es que los nombres auténticos, los nombres lógicamente propios, tienen como función la de referir a entidades particulares: «Las únicas palabras que en teoría son aptas para referirse a un particular son los nombres propios» («La filosofía del atomismo lógico» -FAL-, pág. 162). La tesis epistemológica es que el único conocimiento posible de los particulares es un conocimiento directo, por familiarización: «Un nombre, entendido en su estricto sentido lógico de palabra cuyo significado es un particular, sólo podrá aplicarse a algún particular directamente conocido por el que habla, puesto que no es posible nombrar nada de lo que no se tenga conocimiento directo» (FAL, pág. 163).
Para entender esta teoría, hay que comprender previamente qué es lo que entendía Russell por entidad particular, y por qué sólo es posible referirse a ellas mediante nombres propios. Según Russell, un particular es una entidad simple de la cual no sabernos nada, en el sentido de no tener conocimiento de verdades acerca de ella, y que se presenta de manera directa a la experiencia. De acuerdo con esta noción, la mayor parte de los objetos con los que tratamos en la vida cotidiana no son entidades simples, sino complejas: «Desde luego, todos los objetos corrientes de la vida ordinaria dan la impresión de ser entidades complejas: cosas tales como mesas y sillas, panes y peces, personas, principales y potestades parecen todas ellas entidades complejas: Sócrates, Picadilly, Rumanía, el Día de Reyes o lo que gusten de imaginar, cosas a las que ustedes asignan nombres propios son todas ellas entidades aparentemente complejas. Dan la impresión de constituir sistemas complejos presididos por un cierto tipo de unidad, unidad que nos induce a hacerlas objeto de una denominación singular» (FAL, pág. 152). Para Russell, los objetos últimos de nuestra experiencia son datos de los sentidos (sense data) y los objetos en sentido ordinario no son sino colecciones de datos sensoriales, constituidos por ciertas leyes asociativas. De ahí que el conocimiento de los objetos corrientes sea un conocimiento por descripción, un tipo de conocimiento que supone el conocimiento de verdades o la intervención de procesos de inferencia. El objeto es constituido en el proceso de su conocimiento a partir de los datos de los sentidos, así que en modo alguno es una entidad simple a la que se accede directamente: «Mi conocimiento de la mesa es del tipo que denominaremos 'conocimiento por descripción'. La mesa es 'el objeto físico que produce tales y cuales sensaciones de los sentidos'. Esto describe la mesa por medio de los datos de los sentidos. A fin de saber cualquier cosa en absoluto acerca de la mesa, debemos conocer verdades que la relacionen con cosas con las que estamos familiarizados: debemos saber que tales y tales sense data son producidos por un objeto físico. No existe ningún estado mental en el que aprehendamos directamente la mesa; todo nuestro conocimiento de la mesa es realmente conocimiento de verdades, y la cosa real que es la mesa no nos es, en sentido estricto, conocida en absoluto» (Los problemas de la filosofía, pág. 47 de la edición original).

En consecuencia, dadas sus tesis epistemológicas, Russell concluyó que las expresiones que denominan objetos no son auténticos nombres propios, en el sentido de que no se refieren a entidades simples, sino expresiones complejas que son susceptibles de análisis. Por tanto, es preciso distinguir entre los nombres propios ordinarios y los nombres lógicamente propios. Los primeros denominan entidades complejas, a pesar de su carácter aparentemente elemental, mientras que sólo los segundos se refieren a entidades directamente conocidas. Este es uno de los puntos en que Russell llegó a conclusiones parecidas a las de Frege, pero por diferentes caminos: «Los nombres de que comúnmente nos servimos, como 'Sócrates', no son en realidad otras cosas que descripciones abreviadas; más aún, lo que éstas describen no son particulares, sino complicados sistemas de clases o series... Nosotros no conocemos directamente a Sócrates y, por tanto, no podemos nombrarlo. Cuando empleamos la palabra 'Sócrates', hacemos en realidad uso de una descripción. Lo que pensamos al decir 'Sócrates' podría traducirse por expresiones como 'el maestro de Platón', 'el filósofo que bebió la cicuta' o 'la persona de quien los lógicos aseguran que es mortal', mas no emplearemos ciertamente aquel nombre como un nombre en sentido propio» (FAL, pág. 163).


Con respecto a la teoría de Frege, Russell sostuvo la tesis similar de que los nombres propios habituales son en realidad descripciones implícitas pero, en cambio, a diferencia de él, mantuvo que existe una clase de nombres lógicamente propios, que están conectados directamente con la experiencia, sin intermedio de las propiedades que mencionan las descripciones. Estos nombres lógicamente propios se identifican con los pronombres demostrativos de tipo neutro: «Las únicas palabras de que, de hecho, nos servimos como nombres, en el sentido lógico de¡ término, son palabras como 'esto' o 'aquello'... Supongan que decimos 'esto es blanco'. Si convienen en que 'esto es blanco', refiriéndome al esto que ven ustedes, estarán usando 'esto' como un nombre propio» (FAL, pág. 163). Pero esta identificación no funciona en todas las ocasiones, puesto que ese tipo de pronombres también puede utilizarse para designar objetos: «Si tratan de aprehender el sentido de la proposición por mí expresada al decir ‘esto es blanco' ya no podrán usarlo como tal. Si se refieren a este trozo de tiza en cuanto objeto físico, ya no estarán usando 'esto' como un nombre propio. Sólo cuando usen 'esto' como un nombre propio. Sólo cuando usen 'esto' refiriéndose estrictamente al objeto inmediatamente presente a sus sentidos, funcionará de hecho aquel vocablo como un nombre propio» (FAL, pág. 163).

En resumen, la teoría epistemológica de Russell está estrechamente relacionada con su tesis de que la mayor parte de las expresiones nominales, incluyendo las descripciones y los nombres propios ordinarios, pertenece en realidad al conjunto de las expresiones incompletas. Las expresiones nominales incompletas pueden designar objetos individuales, pero esos objetos individuales no son sino unidades, 'ficciones lógicas', de clases de datos de los sentidos y, por consiguiente, no son constituyentes genuinos de hechos atómicos. En el lenguaje lógicamente perfecto que imaginaba Russell, las expresiones nominales lógicamente propias sólo podrían ser utilizadas por el hablante para referirse a sus propios datos de los sentidos, en presencia de aquello que los provoca. Como los datos de los sentidos de un individuo son literalmente inaccesibles a otro individuo, parece que la conclusión que se sigue del uso de un lenguaje de esta clase sería la privacidad lingüística, esto es, la tesis de que el significado de las expresiones de un hablante sólo es conocido por él, difiriendo del significado de esas mismas expresiones para otro hablante.


DESCRIPCIONES
De la teoría de los nombres que Russell mantuvo se siguen dos conclusiones lógico-semánticas: 1) los nombres propios en sentido ordinario no son sino descripciones abreviadas, por lo que se puede unificar la explicación del significado para ambas categorías, y 2) ni los nombres propios en sentido ordinario ni las descripciones tienen un significado simple y autónomo: sólo adquieren significado en el seno de los enunciados de que forman parte. Así pues, Russell se vio abocado a proponer un análisis que explicitara la forma lógica y la semántica de tales tipos de expresiones; este análisis es su teoría de las descripciones.

La teoría de Russell sobre las descripciones se entiende mejor si se contrasta con ciertos problemas con los que se enfrentaba la semántica fregeana de sentido/referencia y sus posibles consecuencias. De hecho, Russell llegó a proponerla tras haber criticado (en su artículo «Sobre la denotación», 1905) las alternativas ofrecidas por el propio Frege y por Meinong.

Según se vio en el capítulo anterior, la concepción básica de G. Frege sobre la estructura lógica del enunciado (simple) distinguía entre un elemento funcional, el predicado, y uno o varios argumentos (los sujetos). El valor de la función era la referencia del enunciado, su valor de verdad. Pero sucedía que, en ocasiones, el valor de la función quedaba sin definir cuando se consideraban enunciados del lenguaje natural. Eso sucedía cuando alguno de los argumentos (sujetos) de¡ enunciado carecía de referencia, en ese caso no se producía la predicación, ni en consecuencia se obtenía un valor de verdad como referencia.

Aunque B. Russell mantuvo también la distinción entre expresiones completas e incompletas, su clasificación es diferente de la de Frege. Según Russell, la mayor parte de las expresiones son incompletas, en el sentido de que no tienen significado por sí mismas. No sólo las expresiones funcionales, como Frege había mantenido, sino también la mayoría de las expresiones nominales son incompletas en ese sentido.

Por otro lado, para Frege, las cuestiones del sentido y la referencia de un enunciado eran hasta cierto punto independientes. Un enunciado puede tener sentido careciendo de referencia. En cambio, para Russell, el hecho de que un enunciado sea significativo es condición suficiente para que ese enunciado sea verdadero o falso; no existen enunciados significativos que carezcan de referencia en el sentido fregeano.

Además, B. Russell pensaba que Frege y Meinong se habían equivocado al creer que, en la mayor parte de las ocasiones, la estructura gramatical coincide con la estructura lógica. Según Busseli, esto no sucede casi nunca si se tiene en cuenta que el sujeto, que es generalmente una expresión nominal compleja, no es en modo alguno un argumento. Lo que Frege y Meinong creían sobre esto les había llevado, según Russell, a la errónea consecuencia de admitir, en el caso de las expresiones nominales no referenciales, o bien que su referencia es arbitraria (el conjunto vacío, propuso Frege en alguna ocasión), o bien que su referencia es una entidad no existente, pero de algún modo subsistente (como propugnó Meinong): «Meinong, por ejemplo, argumenta que podemos hablar de 'la montaña de oro' y 'el cuadrado redondo' y además que podemos formular proposiciones verdaderas de las cuales esas expresiones son los sujetos; por tanto, deben poseer algún tipo de ser lógico, ya que de lo contrario las proposiciones en las que aparecen carecerían de significado. En tales teorías, me parece a mí, se echa en falta aquella consideración por la realidad que debe conservarse incluso en los estudios más abstractos. La lógica, diría yo, no debe admitir un unicornio más de lo que pueda hacerlo la zoología» (Introduction to mathematícal philosophy, págs. 168-169).

En cualquier caso, las dos alternativas que se deducían con respecto a la semántica del enunciado eran igualmente inaceptables para Russell que, ni deseaba admitir oraciones significativas sin valor de verdad, ni que la atribución de ese valor fuera una cuestión arbitraria. El defecto de las soluciones anteriores residía, según Russell, en pensar que el enunciado versa sobre algo que es referido por la expresión nominal sujeto, esto es, en confundir el sujeto gramatical son el sujeto lógico. En cambio, si se analiza el sujeto gramatical, deshaciendo su complejidad, se evitan las consecuencias indeseables de las teorías de Frege y de Meinong.

La teoría de las descripciones de B. Russell es esencialmente una propuesta para el análisis de los sintagmas denotativos definidos, expresiones referenciales determinadas, una propuesta que anula su complejidad y las sitúa en una categoría semántica diferente de la de las expresiones nominales. De acuerdo con Russell, admitir que todas las expresiones descriptivas funcionan como nombres y denotan algo tiene dos inconvenientes principales. En primer lugar, no permite diferenciar entre enunciados como 'el autor de Waverley era Scott' y 'Scott era Seott' puesto que, como el enunciado es acerca de un individuo, podemos sustituir la expresión nominal sujeto por otra correferencial. Además, cuando el individuo referido no existe, parece violarse el principio de tercio excluso. De acuerdo con este principio, o bien una oración es verdadera, o lo es su negación. Pero, si la expresión nominal de una oración carece de referencia, como en 'el actual rey de Francia es calvo', ni este enunciado ni su negación, 'el actual rey de Francia no es calvo' son verdaderos, lo que es imposible si se acepta el principio antedicho.

De lo que se trata, según Russell, es de hacer explícito el auténtico uso de estas expresiones. De acuerdo con este uso, la expresión denotativa determinada conlleva dos afirmaciones diferentes, la existencia¡ y la unicidad de lo existente. Esto es, cuando alguien afirma

(1) El actual rey de Francia es calvo

está afirmando en realidad tres cosas:

(2) Existe un individuo que es rey de Francia

(3) Existe sólo un individuo que es rey de Francia.

(4) Ese individuo es calvo


Frege había observado que, cuando se habla literalmente, se supone que las expresiones referenciales tienen efectivamente referencia. Lo que hizo Russell fue manifestar tal supuesto en la forma lógica del enunciado: «De acuerdo con la tesis que propugno, una frase denotativa es esencialmente parte de una oración, y no posee, al igual que la mayoría de las palabras aisladas, una significación propia» «Sobre la denotación», pág. 41). La expresión que en (1) desempeña la función de sujeto queda analizada de tal modo que se hace explícito su contenido existencial. La consecuencia más relevante de este análisis, con respecto al análisis semántica de Frege, es que (1) ya no sería una oración carente de valor de verdad, sino sencillamente falsa. En efecto, al analizar (1) como la conjunción de tres oraciones, una de las cuales es una afirmación de la existencia de lo referido por la expresión nominal, (1) es falsa cuando lo es uno de sus componentes, a saber, (2).

Un problema que tuvo que solucionar B. Russell en relación con este análisis es el que plantea la negación de (1):

(5) El actual rey de Francia no es calvo

que queda convertida, si se le aplica la teoría de las descripciones, en

(6) Existe un individuo y sólo un individuo que es rey de Francia y ese individuo no es calvo

que seria también una oración falsa por la misma razón que (1). No obstante, apelando una vez más al principio de tercero excluido, o bien (1) o bien (5) ha de ser verdadera.

La solución de Russell a esta dificultad consiste en afirmar que existe una doble forma de interpretar una oración negativa como (5). En primer lugar, se puede negar internamente, de tal modo que equivale a (6). En segundo, puede negarse externamente, como en (7).
(7) No es cierto que haya un y sólo un individuo que sea rey de Francia y que ese individuo sea calvo
La interpretación externa hace que (5) sea verdadera cuando la expresión nominal sujeto no tiene referencia, quedando así a salvo el principio lógico de tercero excluido. Además, esta interpretación externa predice correctamente la equivalencia entre (8) y (9):
(8) El actual rey de Francia no existe

(9) No es cierto que exista el actual rey de Francia


Una consecuencia interesante de la teoría de las descripciones de Russell es que las oraciones afirmativas similares a (1) implican la afirmación de la existencia de lo referido por sus expresiones nominales sujeto, al contrario de lo que sucede con las correspondientes oraciones negativas (en sentido externo). Dicho de otro modo, cuando un hablante afirma un enunciado como (1) se compromete con la existencia de lo referido por la expresión nominal, pero no cuando lo niega.

Hay que hacer notar el contraste entre las teorías de Frege y Russell, en lo que se refiere a estos supuestos o compromisos exístenciales, como se han dado en llamar. De acuerdo con el primero, los supuestos existenciales son una condición necesaria para la asignación de referencia a las oraciones, aunque son ajenos al pensamiento que el enunciado expresa. Según el segundo, en cambio, los supuestos existenciales son parte del significado de las oraciones y han de ser reflejados de forma explícita cuando se pretende describir su estructura semántica y/o lógica.

Desde el punto de vista semántica, la principal consecuencia de la teoría de las descripciones es que los sintagmas determinados quedan excluidos de las expresiones nominales; no son directamente referenciales ni designan componentes genuinos de lo que una oración significa. Y, aunque no se suele indicar, lo mismo se aplica a la categoría que, según Russell, es equivalente a la de las descripciones, la categoría de los nombres propios ordinarios.

Desde el punto de vista ontológico, la teoría de las descripciones supone una radical economía en las entidades admitidas por la teoría semántica. Ya no es preciso invocar entidades subsistentes (Meinong) o entidades arbitrarias (Frege) como referencias de expresiones descriptivas vacuas. La conversión de la expresión descriptiva vacua en una afirmación existencial (de unicidad) de un referente permite prescindir de categorías ontológicas extrañas. Lo único que es preciso admitir como existentes son los componentes genuinos de lo referido por el enunciado; según Russell, datos de los sentidos y propiedades y relaciones. Son estas entidades las que configuran la sustancia del mundo, los hechos.


HECHOS Y VERDAD
El objetivo final de Russell al proponer sus teorías de las expresiones descriptivas era el de eliminar un obstáculo esencial a su teoría del significado y, de paso, a su epistemología. Según la primera, el significado de una expresión nominal propia es la entidad a la que sustituye; el significado de una expresión predicativo la propiedad o relación que designa, y el significado de una expresión oracional el hecho que representa. En la teoría semántica de Russell no se admite, pues, la dualidad sentido/referencia introducida por Frege: se trata de una teoría referencialista pura (aunque Russell modificó sus planteamientos a lo largo de su vida). Por otro lado, de acuerdo con su teoría epistemológica, el conocimiento que tenemos de la realidad es en última instancia reducible a conocimiento por familiarización, conocimiento directo de los componentes de la realidad, de los constituyentes del hecho atómico. Ambas teorías, consideradas conjuntamente, ofrecen una concepción general de la relación del lenguaje con la realidad, del enunciado con el hecho, del nombre con lo nombrado. Esta concepción general es una concepción atomista y realista. Atomista porque sostiene que la realidad está constituida por elementos últimos, los hechos atómicos, y porque asimismo mantiene que el lenguaje es analizable hasta que se llega a sus elementos finales, los enunciados atómicos. Realista porque afirma que la relación semántica básica, la que dota de significado al lenguaje, es una relación de correspondencia entre el lenguaje y la realidad, siendo ésta independiente de aquél (de nuestros sistemas de creencias en general). Esta relación de correspondencia se expresa a través de dos relaciones que ligan al lenguaje con el mundo: nombrar y representar. Nombrar es la relación propia de los nombres; representar la de los enunciados. Si se atiene uno a la primera, se advierte que la relación es unívoca, esto es, que «en el caso de un nombre, sólo cabe una relación posible con lo que denomina. El cometido de un nombre estriba exactamente en nombrar un particular; si no lo hace, no se tratará en modo alguno de un nombre: será un mero sonido. No puede darse pues un nombre desprovisto de aquella peculiar relación en que consiste la denominación de una cosa determinada” (FAL, pág. 149).
En cambio, los enunciados no nombran, ni siquiera los valores de verdad (como en la teoría de Frege). Solamente representan, y de una peculiar forma: «Es muy importante no pasar por alto determinadas observaciones como, por ejemplo, la de que las proposiciones no son nombres de hechos... resulta completamente evidente que una proposición no es el nombre de un hecho, por la simple razón de que hay siempre dos proposiciones en relación con cada hecho» (FAL, pág. 149). Esto es, la relación del nombre con lo nombrado, relación unívoca, uno-uno, es completamente diferente de la relación del enunciado con lo que representa, relación dos-uno. Cada hecho está en relación con dos enunciados, uno de los cuales es la negación de¡ otro: «A cada hecho corresponden dos proposiciones, la una verdadera y la otra falsa, y nada hay en la naturaleza del símbolo que nos indique cuál es la verdadera y cuál la falsa» (FAL, pág. 149). Los hechos determinan la verdad de las proposiciones, pero en sí mismos no son ni verdaderos ni falsos. Las que son verdaderas o falsas son las creencias, y los objetos de las creencias son los enunciados o proposiciones. En toda creencia hay implicado un enunciado; una creencia consiste en la afirmación de (o la disposición a afirmar) que un enunciado es verdadero, o falso. Como lo que hace verdadero un enunciado es la existencia de un hecho, la creencia de que un enunciado es verdadero es equivalente a la de que se da un cierto hecho. Pero la afirmación de que se da un hecho no es un nombre del hecho. Russell llegó a considerar la posibilidad de admitir hechos negativos, pero no pareció llegar a una conclusión tajante al respecto. No creyó que 'no p' fuera lo mismo que decir 'p es falso', proposición en la que se afirma que p no se da. Para averiguar si ‘no p' es verdadera no habría que buscar un hecho negativo que la verificara, sino sencillamente examinar el mundo para ver si p forma parte de él. Si no lo es, 'no p' es verdadera, y falsa en caso contrario.

Aunque Russell no lo advirtiera en FAL, su análisis de las proposiciones moleculares resuelve el problema de los enunciados negativos. De acuerdo con este análisis, una proposición molecular (formada por varias proposiciones atómicas) no expresa un hecho, ni su verdad o falsedad depende de la existencia de ese hecho: «No creo que se derive dificultad alguna de suponer que la verdad o falsedad de la proposición 'p o q', lejos de depender de un hecho singular y objetivo al que llamar disyunción, depende de dos hechos, uno de los cuales corresponderá a p y otro a q» (FAL, pág. 172). Las proposiciones negativas son una especie de proposiciones moleculares porque la partícula negativa no forma parte del predicado, sino que se aplica al conjunto de la oración. Pero, aunque Russell vio claro esto, no extrajo la conclusión de que 'p' y 'no p' no eran del mismo rango lógico. Y ello le llevó a un callejón sin salida, en el que no tuvo más remedio que admitir a regañadientes los hechos negativos como parte de la realidad.


LA CRITICA A LA TEORIA DE LAS DESCRIPCIONES
La teoría de las descripciones de B. Russell constituyó durante mucho tiempo un paradigma filosófico prácticamente incuestionado. Sólo después de casi cincuenta años fue sometida a crítica con argumentos que reconsideraban las tesis de G. Frege como fundamento. El alcance de las críticas, formuladas en un conocido artículo de P. F. Strawson («Sobre la referencia», 1950), sólo quedó precisado posteriormente, en la polémica que tales críticas suscitaron. Sin embargo, en un primer momento, no resultaba claro si Strawson criticaba la teoría de las descripciones por ser un intento de regular o regimentar las expresiones nominales de¡ lenguaje común, o por constituir una descripción inadecuada del funcionamiento semántico de tales expresiones. En todo caso, es evidente que, mientras Strawson estaba interesado sobre todo en la función que en el lenguaje natural desempeñan las expresiones nominales, B. Russell había centrado su análisis en la estructura lógica de tales expresiones. Esta diferencia de objetivos y de intereses quizás determinó una cierta incomunicación entre las respectivas posturas que no se eliminó hasta que el problema de los supuestos existenciales alcanzó dimensiones más generales.
La conclusión del artículo «Sobre la referencia" era desalentadora para alguien que, como Russell, estuviera interesado en la estructura lógica del lenguaje natural: no existe en éste una lógica exacta, es decir, no hay nada en las expresiones utilizadas habitualmente que permita asignarles una forma lógica que persista inalterable en todo contexto y uso. La propia teoría de las descripciones es una prueba de este hecho general, según Strawson. De acuerdo con él, si nos atenemos al funcionamiento real de estas expresiones descriptivas en el lenguaje natural, se llega rápidamente a una conclusión fatal para la teoría de las descripciones: en el lenguaje común existen oraciones a las que, a pesar de ser significativas, no es posible asignar un valor de verdad.

B. Russell había argumentado la necesidad de la teoría de las descripciones sobre el hecho de que, en la mayoría de las ocasiones, el sujeto gramatical y el sujeto lógico de una oración no coincidían. Y no coincidían porque el sujeto lógico debía ser, de acuerdo con la teoría, un nombre lógicamente propio, un nombre cuyo único significado es figurar en la oración en lugar de un particular. Las críticas de Strawson comienzan por rechazar la existencia de los nombres lógicamente propios y, por tanto, la necesidad semántica de la teoría de las descripciones. Según este filósofo, no existen nombres lógicamente propios en el lenguaje natural, porque no existen categorías lingüísticas que, por el mero hecho de figurar en oraciones significativas como sujetos, aseguren la existencia de un referente. Strawson rechazó pues la estrategia de Frege-Russell que consiste en afirmar que, en las oraciones significativas en que el sujeto es una descripción, tal descripción no es el sujeto lógico de la oración. De acuerdo con su ejemplo, 'el actual rey de Francia es sabio' no es una oración que sirva, a quien la usa, para hacer una afirmación sobre la existencia de¡ rey de Francia. Y para ilustrar su argumentación hace las siguientes distinciones (que luego fueron moneda corriente en la semántica filosófica): a) una oración, b) un uso de una oración, c) una proferencia de la oración, distinción que se extiende también a las expresiones como parte de los enunciados. Strawson hizo notar que las oraciones no son en sí mismas verdaderas o falsas, sino que son usadas para hacer afirmaciones verdaderas o falsas, entre otras cosas. Las expresiones denotativas tampoco refieren a nada por sí mismas, sino que son los hablantes de una lengua los que las utilizan para referirse a determinadas entidades. De lo cual se sigue que: a) una misma oración puede ser utilizada para hacer afirmaciones verdaderas o falsas, y b) una misma expresión nominal puede ser utilizada para mencionar o referir cosas diferentes,

Teniendo en cuenta estas observaciones, Strawson creyó que estaban justificadas las siguientes críticas a la teoría de las descripciones de B. Russell:

1) El significado de una expresión nominal (que, si es algo, ha de ser algo fijo) no puede ser el objeto o particular que designe, puesto que esa realidad puede variar dependiendo de las circunstancias en que se utilice la expresión nominal. Por ejemplo, la expresión nominal 'el rey de Francia' tiene un significado fijo independientemente de que en un momento designara a Luis XIV y en otro a Luis XV.


2) Una expresión nominal puede ser, pues, sujeto de una oración significativa, aunque no le corresponda de hecho una referencia en ese momento. Si una expresión es utilizada para referirse a una determinada entidad y tal referente no existe, la oración no pierde su sentido, pues éste no depende de que exista tal referente.
De estas observaciones concluyó Strawson que, en el lenguaje común, existen oraciones que son significativas cuya verdad o falsedad no se plantea. la asignación de valor veritativo requiere ciertas condiciones que, cuando no se cumplen, no hacen menos significativa una oración. Una de esas condiciones es que el uso que se hace de la expresión nominal sea correcto, esto es, que en ese uso le corresponda a la expresión nominal una referencia. Mientras que la verdad de una oración o el hecho de que sus expresiones componentes tengan una referencia es una función de¡ uso que se hace de tal oración y expresiones, no sucede lo mismo con el sentido que corresponde, por así decirlo, a otro nivel.

¿Cuál es, entonces, la relación que, según Strawson, se da entre ‘el actual rey de Francia es sabio' y la referencia de su expresión sujeto? En su respuesta a esta cuestión, Strawson estableció lo que posteriormente sería el núcleo de la noción de presuposición: «Decir 1el rey de Francia es sabio' es, en alguno de los sentidos de 'implicar', implicar que hay un rey de Francia. Pero este es un sentido muy especial y poco común de 'implicar'. 'Implicar' en este sentido no equivale ciertamente a 'entrañar' (o 'implicar lógicamente'). Y esto se hace notar por el hecho de que, cuando en respuesta a su aseveración, decimos (como debemos) 'no hay ningún rey de Francia' no podemos decir que estamos contradiciendo la afirmación de que el rey de Francia es sabio. Ciertamente, no estamos diciendo que sea falsa. Estamos más bien dando una razón para decir que la cuestión de si es verdadera o falsa simplemente no se plantea» «Sobre la referencia», pág. 110 en la ed. en castellano de G. Parkinson, ed. 1968).

Así pues, el argumento de Strawson fue básicamente el mismo de Frege. Según Strawson, contradecir 'el actual rey de Francia es sabio' es afirmar su negación y esa negación no alcanzaría a lo que es implicado (en el sentido no lógico). En «Sobre la referencia» se señala por primera vez lo que puede constituir un criterio para diferenciar entre lo que es implicado en sentido lógico de la que es implicado en sentido no lógico o, como se dirá después, presupuesto. Ese criterio, con las nociones que pretendo distinguir, no fue elaborado hasta 1952 por Strawson (en su obra Introduction to logical theory), en el contexto de su revisión de la lógica aristotélica tradicional a la luz de la lógica formal moderna. Allí volvió sobre la cuestión de los supuestos existenciales de las expresiones denotativas, afirmando que se produce un tipo especial de contradicción cuando se unen los enunciados que los suponen con la negación de tales supuestos: «Es contradictorio unir E con la negación de E' si E' es una condición necesaria simplemente de la verdad de E. Es un tipo diferente de absurdo lógico unir E con la negación de E' si E' es una condición necesaria de la verdad o falsedad de E. La relación existente entre E y E' en el primer caso es que E implica E'. Necesitamos un nombre diferente para designar la relación existente entre E y E' en el segundo caso; digamos, corno lo hicimos anteriormente, que E presupone E'» (introducción a una teoría de la lógica, pág. 206).
De acuerdo con esta definición de la relación entre un enunciado y sus supuestos existenciales, todos esos supuestos son al mismo tiempo implicaciones del enunciado, pero no todas las implicaciones son supuestos existenciales. Que se den éstos es necesario para que al enunciado le sea asignable el valor de verdad, lo verdadero o lo falso, y por eso son implicados tanto por el enunciado como por su negación.
Es necesario señalar que Strawson extendió (en su obra de 1952) su análisis semántico de los supuestos existenciales a enunciados cuantificados, cuyos componentes incluyen expresiones como 'todos', 'ningún', 'algunos', etc. Según él, todas estas expresiones conllevan supuestos existenciales y, por tanto, los enunciados en que figuran están sometidos a las mismas condiciones si es que han de tener un valor de verdad.

El análisis de Strawson en (1952) va pues más allá de las críticas que B. Russell había formulado a Frege. Ya no se trata de que las descripciones (o las expresiones nominales) que desempeñan la función de sujeto en ciertas oraciones puedan ser referencialmente vacías y planteen problemas a la hora de la asignación veritativa, sino de que todas las expresiones denotativas que figuran como sujetos o argumentos de las oraciones plantean esos problemas, con mayor o menor agudeza. En particular, se producen problemas graves cuando los supuestos existenciales no son implicados por la forma lógica de los enunciados a que están asociados, como sucede en el caso de los enunciados universales o en los que comienzan con descripciones definidas. En estos casos, el análisis de la forma y del funcionamiento lógico del lenguaje natural entra en conflicto, según Strawson, con la teoría formal de la lógica, demostrando que en realidad ésta es incapaz de reflejar el comportamiento de aquél: la teoría lógica, por lo menos en la forma que tenía en la época de Russell, estaba según Strawson obsesionada con la tesis de que todo enunciado ha de ser verdadero, falso o sin sentido, lo que obligaba a proponer análisis que desvelaran la auténtica forma lógica. Ahora bien, según Strawson, la forma gramatical no es engañosa, sino que hay que entenderla desde el punto de vista funcional. La expresión sujeto tiene como función referir a un determinado objeto y el predicado adscribir una propiedad a ese objeto. Estas funciones que desempeñan tanto el sujeto como el predicado tienen condiciones de realización y, si dichas condiciones no se dan, las funciones no se cumplen. Cuando esto último sucede, la oración no constituye un enunciado, esto es, una entidad lingüística susceptible de ser verdadera o falsa.



Según Strawson, la incapacidad para mantener una distinción clara entre oración y enunciado y, correlativamente, entre sentido y referencia, es otra de las causas de los errores de la teoría de las descripciones. Las oraciones pueden tener significado sin que por ello constituyan necesariamente enunciados, es decir, sean verdaderas o falsas. Para que una oración tenga significado «es suficiente que sea posible describir o imaginar circunstancias en las que su uso tendría como resultado un enunciado verdadero o falso. Para que una expresión referencia¡ tenga significado no es necesario que, en cada una de las ocasiones en que es usada, haya algo a que haga referencia» (Introducción a una teoría de la lógica, pág. 217). Sólo cuando la oración se usa, y se hace un enunciado con ella, es cuando la oración adquiere propiamente una referencia fregeana, y lo mismo sucede con las expresiones nominales denotativas. El significado de una oración y de una expresión referencial está constituido por «el conjunto de convenciones lingüísticas» que permiten hacer enunciados con aquélla y efectuar referencias con éstas. La crítica de la teoría de las descripciones quedó ampliada y precisada de este modo en los años cincuenta, siendo sustituida por la teoría de los supuestos existenciales.

Similar:

Forma lógica, nombres y descripciones iconNombres, nombres y nombres El Heraldo de México
Concanaco impugnara negativa de economía, no realizará asamblea y esperará fallo de amparo en curso
Forma lógica, nombres y descripciones iconSeminario “medicion de la economia. Teoria y practica”
Su utilización en los diagnósticos, descripciones y verificación de hipótesis es una constante en la vida académica y profesional....
Forma lógica, nombres y descripciones iconCurriculum dg
Discussione della tesi “Prospettive della logica giuridica: la logica deontica” e laurea con lode
Forma lógica, nombres y descripciones iconPrograma de Estudio de la asignatura: Matemática I
Introducción a la lógica. Lógica proposicional. Notaciones y conectivos. Operaciones proposicionales. Condiciones necesarias y suficientes....
Forma lógica, nombres y descripciones iconDesarrollo (local): ¿ de qué estamos hablando
En la tercera parte se apunta a la lógica de la dinámica inicial o de la primera fase del desarrollo, que es siempre territorial,...
Forma lógica, nombres y descripciones iconProf. Ana Singlan Filosofía 5to año Nocturno Liceo Manuel Rosé
Esto es, el razonamiento hace abstracción del contenido, de lo que se dice, y atiende simplemente a la estructura de ese contenido...
Forma lógica, nombres y descripciones iconLa lógica de las ciencias sociales
En mi ponencia sobre la lógica de las ciencias sociales me propongo partir de dos tesis que expresan la contradicción existente entre...
Forma lógica, nombres y descripciones iconTraductora Autónoma
Marketing: Videos, documentos, descripciones de artículos
Forma lógica, nombres y descripciones iconEl reconocimiento de los derechos y el uso de nombres en el sistema de nombres de dominio de internet
La Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (ompi) es una Organización establecida por tratado que cuenta con 177 Estados...

Página principal
Contactos

    Página principal



Forma lógica, nombres y descripciones

Descargar 65.61 Kb.