Descargar 54.22 Kb.


Página1/7
Fecha de conversión23.06.2018
Tamaño54.22 Kb.

Descargar 54.22 Kb.

Filosofía para niños y anarquismo


  1   2   3   4   5   6   7


filosofía para niños y anarquismo

Félix García Moriyón


Desde sus orígenes, Filosofía para Niños ha mostrado un serio compromiso con la democracia. Aunque se trata de un programa ambicioso con un amplio abanico de objetivos educativos, su finalidad básica ha estado vinculada a la posible contribución del sistema educativo a la formación de ciudadanos libres, dotados de las destrezas cognitivas y afectivas que constituyen un prerrequisito de una democracia genuina (Lipman, 1977).

Los primeros pasos de FpN se dieron a finales de los años sesenta en el siglo pasado, una época de turbulencias educativas. Muchos ciudadanos de Estados Unidos estaban bastante preocupados con la calidad de su sistema educativo y buscaban nuevos enfoques para la educación. El objetivo era elevar los estándares educativos para alcanzar un nivel más aceptable. Era también una época de confusión política y social, en la que se daban al mismo tiempo grandes temores y grandes esperanzas en todo el mundo. Fue un período de una elevada actividad política, con gente luchando por un mundo mejor. Los países colonizados alcanzaban la independencia y autonomía, los jóvenes buscaban modos alternativos de vida y una sociedad más democrática, los negros luchaban por sus derechos sociales en Estados Unidos y las mujeres reclamaban un reconocimiento total en el campo social, político y laboral.

Durante esos años difíciles, Matthew Lipman desarrolló las ideas básicas que abrieron el camino a la creación del currículo de FpN. Su idea básica, sencilla pero fecunda, fue vincular la filosofía y la educación. A continuación aplicó esta tesis fundamental a los objetivos de la educación en sociedades democráticas, o en sociedades que se presentan a sí mismas como democráticas. Siguiendo algunas ideas básicas puestas de manifiesto por Dewey y otros filósofos de Estados Unidos, Lipman aceptó la creencia de que en la medida en que queramos vivir en sociedades democráticas serán necesarias personas autónomas y solidarias, capaces de pensar por sí mismas de un modo crítico, cuidadoso y creativo, siempre dispuestas a cooperar con los demás. Ese tipo de personas solo puede desarrollarse si las formamos desde el primer momento de su proceso de socialización en la práctica de las destrezas y disposiciones básicas que se necesitan para lograr esos estándares democráticos (García, 2002).

La contribución más innovadora de Lipman fue proponer que la filosofía se convirtiera en un ingrediente básico en el currículo escolar. Su tesis era que la filosofía desde sus orígenes en Grecia había realizado un gran esfuerzo en el ámbito de la calidad y rigor del pensamiento. En ese aspecto había efectuado una apreciable aportación a la democracia. Lipman no se quedaba en dicha constatación sino que daba un paso más y mantenía que los niños antes de la adolescencia podían hacer filosofía pues poseían las destrezas que se necesitan para filosofar. Es más, los niños poseían la capacidad de asombro y curiosidad que pueden activar la reflexión filosófica mostrando además un interés especial por los conceptos fundamentales propios de la tradición filosófica, como son la verdad, la bondad, la belleza, la realidad y la identidad personal. Si hacemos filosofía con niños pequeños desde que tienen tres o cuatro años de edad, crecerán como personas autónomas y cooperativas al tiempo que desarrollan una actitud crítica y abierta ante el mundo en el que viven. Desde esta perspectiva, la educación es una condición necesaria, aunque no suficiente de las sociedades democráticas. Se necesitan muchas más cosas para cumplir con los ideales democráticos en las sociedades actuales. La educación realiza una contribución fundamental al empoderamiento de los niños. Se trata de una herramienta potente para ayudar a la gente a superar las desigualdades sociales, desarrollando sus propias capacidades tanto cuanto sea posible de tal modo que puedan adquirir el estatus social que se merecen de acuerdo con su esfuerzo personal. De este modo, el sistema educativo ofrece a los estudiantes un medio perfecto para romper las limitaciones sociales.

No todos los enfoques o estilos educativos cumplen con las exigencias propias de una sociedad democrática. De hecho, el sistema académico normal está sesgado habitualmente a favor de una socialización y normalización de los jóvenes a quienes fuerza para que se sometan a las normas sociales sin prestar especial atención a sus necesidades individuales. Tampoco se concede especial atención a las habilidades de pensamiento superior críticas, creativas y cuidadosas que los niños van a necesitar para hacer frente a los problemas propios de una sociedad abierta. Y lo que todavía es más grave: mientras que mantiene que está orientado por la igualdad de oportunidades, en realidad el sistema escolar legitima las desigualdades sociales existentes. Freire, un educador contemporáneo de Lipman, estableció una distinción clara entre el concepto bancario de educación y el modo crítico de educar a los niños y los jóvenes. Lipman, que siempre manifestó su proximidad a las ideas de Freire, puso el énfasis en la relación que existe entre un modo específico de enseñar y la democracia. Transformar la clase en una comunidad de investigación es un rasgo central en el programa de filosofía para niños. El nuevo papel del profesor como facilitador de un diálogo filosófico representa otro rasgo distintivo del estilo educativo de la manera que tiene Lipman de entender la educación democrática.


Catálogo: fedens -> IMG -> doc
  1   2   3   4   5   6   7

Similar:

Filosofía para niños y anarquismo iconRelación anarquismo – individuo
El anarquismo nace inherentemente individualista, dado que es un compendio de ideas filosóficas, éticas y políticas que persiguen,...
Filosofía para niños y anarquismo iconAnarquismo y utopía en el pensamiento de Luce Fabbri y Rafael Barrett
La resignación de los de abajo. El anarquismo como liberación de todo determinismo
Filosofía para niños y anarquismo iconVersion amigable para niñas y niñOS
Están ustedes por leer un documento que es muy importante para las niñas, los niños y los jóvenes de todo el mundo
Filosofía para niños y anarquismo iconFilosofía del anarquismo españOL
Poner en duda o relativizar la originalidad del movimiento libertario español es incurrir en una visión abstracta de su esencia y...
Filosofía para niños y anarquismo iconPadel los niños de Bernuy que quieran recibir clases de pádel lo podrán hacer en las instalaciones de Espacio Tierra en el Sotillo. Las tarifas a aplicar serán las siguientes: De a 10 niños: 21,50€ / mes De a niños: 8,50€ / mes De a niños
Los niños de Bernuy que quieran recibir clases de pádel lo podrán hacer en las instalaciones de Espacio Tierra en el Sotillo
Filosofía para niños y anarquismo iconGlosario sobre autismo
Listado de conductas autistas. (Krug, Arick y Almond, 1980). Forma parte del asiep. Su objetivo es diferenciar a los niños con autismo...
Filosofía para niños y anarquismo iconHistoria del Mundo Contemporáneo II parte
El anarquismo es la única fuerza política de masas. Este es el gran problema. La única fuerza política capaz de movilizar a las masas...
Filosofía para niños y anarquismo iconFilosofía- 1° B. D. El surgimiento de la Filosofía
Qué es lo que llevó a los hombres a filosofar? Para comprender el surgimiento de algún tipo de saber en necesario relacionarlo con...
Filosofía para niños y anarquismo iconDesarrollo, Pobreza y Bienestar: problemas de la Economía y la Filosofía Práctica
Filosofía, en especial de la Ética y la Ética Aplicada, como en el de la Economía, la Sociología, la Antropología. Este trabajo pretende...
Filosofía para niños y anarquismo iconHistoria de la filosofía Vol
Versión española de la última edición italiana de la storia della filosofia, de Nicolás Abbagnano, publicado por utet

Página principal
Contactos

    Página principal



Filosofía para niños y anarquismo

Descargar 54.22 Kb.