Descargar 39.93 Kb.


Fecha de conversión13.05.2018
Tamaño39.93 Kb.

Descargar 39.93 Kb.

Fecha: Julio-Agosto 1995 titulo de la revista: Ruta-100 titulo: La Crisis de 1994 y el Informe Anual del Banco de México [*] autor: Antonio Ruiz Porras [**], Cristian Leriche Guzmán [ ] indice analitico: Economía Nacional


NUMERO: 70


FECHA: Julio-Agosto 1995

TITULO DE LA REVISTA: Ruta-100

TITULO: La Crisis de 1994 y el Informe Anual del Banco de México [*]

AUTOR: Antonio Ruiz Porras [**], Cristian Leriche Guzmán [***]

INDICE ANALITICO: Economía Nacional

EPIGRAFE:


Financiar un déficit "temporal " que resulta ser fundamental puede implicarles a las autoridades (y a la economía) cuantiosas pérdidas. Esencialmente, las autoridades monetarias venden grandes cantidades de sus reservas internacionales al bajo precio existente, solamente para tener que comprarlas de nuevo después (cuando se dan cuenta que el déficit es fundamental y devalúan en consecuencia su moneda doméstica) a un precio mucho mayor.
Miltiades Chacholiades (1990)
ABSTRACT:
El proceso que culminó en la crisis de diciembre de 1994 fue complejo y tuvo una amplia gama de elementos que le dieron origen, entre ellos incongruencias en el modelo de política económica, así como la escasa visión de los encargados de la política monetaria y cambiaria. En este artículo se revisa el punto de vista del Banco de México en su Informe Anual respecto de cómo se generó este proceso y la manera en que se encadenaron una serie de acontecimientos de orden coyuntural para desembocar en la crisis que actualmente vivimos.
TEXTO:
Introducción
En 1982 el modelo de crecimiento económico de sustitución de importaciones, entró en crisis. El incremento de las tasas de interés internacionales, la salida de divisas y la caída de los precios del petróleo, se conjuntaron para hundir al país en la devaluación y recesión económicas. Esta situación inició la "década pérdida" en México, en donde se buscó alcanzar la reestructuración y modernización industrial a partir de insertar a la economía mexicana dentro del mercado mundial. Ello implicó un nuevo esquema de desarrollo basado en un sistema teórico fundamentado en las corrientes de pensamiento en boga durante los años ochenta y profundamente preocupado por la forma de inserción de México en la escena internacional. En su sentido principal, este modelo continuará en la administración salinista y en la actual.
Se impuso el modelo conocido como "neoliberal" en donde se priorizó el desenvolvimiento de las fuerzas del libre mercado alrededor de una lógica de liberalización y apertura económicas bajo la cual el Estado progresivamente disminuiría su papel de interventor en la economía para asumir únicamente el de rector de ésta.
Este modelo en su versión heterodoxa inició en diciembre de 1987 bajo el nombre de "Pacto de Solidaridad Económica" (PSE). Este estuvo sometido a una continua serie de reestructuraciones, renombramientos y modificaciones. Así se redujo la inflación de niveles de tres dígitos a uno, se sanearon las finanzas públicas y se presentó un crecimiento pequeño del PIB durante 1987 y 1994. La economía se liberalizó y el comercio exterior del país se diversificó. Fue suscrito un acuerdo comercial para crear el mayor mercado a nivel mundial, mediante el Tratado de Libre Comercio (TLC) y nuevamente hubo perspectivas de desarrollo y crecimiento sustentables fincadas en el arribo de la inversión extranjera, que llegó a sobrepasar las estimaciones más optimistas. Se afirmó que la economía mexicana había vuelto a la senda del crecimiento.
Paralelamente a este panorama tan halagüeño durante el salinato, se dieron crecientes déficit en cuenta corriente (explicados como el resultado de que el país presentaba una situación ideal para invertir), aunados a una fuerte caída de los salarios reales. Esta situación de exceso de gasto y menor participación de los salarios dentro del ingreso agudizó los niveles de concentración del ingreso, lo cual se tradujo en el crecimiento de los niveles de depauperización de la población.
Pese a ello, se esperó que el ganador de las elecciones presidenciales a celebrarse en agosto de 1994, no enfrentaría, a diferencia de sus tres antecesores, los efectos de una crisis económica incontrolable que exigiera un nuevo programa de sacrificios. Sin embargo, los hechos demostraron la carencia de fundamento de esta aseveración. El estallido social y los cataclismos políticos sacudieron las bases del sistema social, político y económico. La rebelión chiapaneca en enero, el asesinato del candidato presidencial del PRI en marzo, la renuncia del Srio. de Gobernación en junio y el asesinato del Secretario General del PRI, así como las posteriores declaraciones de su hermano (a la sazón Subprocurador General de la República), a partir de septiembre, el discurso de toma de posesión del Dr. Zedillo en diciembre, los errores del Dr. Serra Puche exsecretario de Hacienda, junto a las expectativas devaluatorias que los inversionistas mostraban desde fines de marzo de 1994, ocasionaron la fuga de capitales que desembocaría en la devaluación primero y la crisis económica después.
Los hechos que fueron considerados como catalizadores de la crisis fueron el anuncio de la ampliación de la banda cambiaria por parte del entonces Secretario de Hacienda, Jaime Serra Puche, el 19 de diciembre y el retiro del Banco de México del mercado cambiario tres días después.
Este panorama plantea las siguientes cuestiones: ¿cuáles fueron las causas que dieron origen a esta crisis?, ¿cuáles fueron, si las hubo, las bases que determinaron las políticas monetaria y cambiaria que se siguieron durante 1994? ¿qué podemos aprender de esto? Para ello se exponen las causas que originaron la crisis según el Banco de México, así como las políticas monetaria y cambiaria seguidas por la institución en 1994.
Los orígenes de la crisis
Según se desprende del Informe Anual 1994 del Banco de México, la devaluación y posterior crisis económica estuvieron ligadas a dos razones: a) Los acontecimientos políticos que produjeron salidas masivas de capitales, y b) La postergación en la salida del mercado cambiario del Banco de México como consecuencia de la decisión de los miembros integrantes del "Pacto" en el mes de diciembre. [1]
En lo que a la primera se refiere, destaca que para contrarrestar las fugas de capital que se presentaron tras los acontecimientos políticos se procedió a emitir Tesobonos para sustituir a los Cetes como instrumentos de captación de inversión extranjera a fin de evitar la fuga de reservas. [2] Por lo concerniente a la segunda, se menciona que desde el 19 de diciembre la Comisión de Cambios acordó abandonar el régimen cambiario basado en una banda de flotación, para pasar a una situación en donde el tipo de cambio se determinaría mediante el libre juego de la oferta y la demanda de divisas. Esta posición tras ser anunciada a los miembros del "Pacto" no procedió, aunque sí se accedió a ampliar el techo de la banda de flotación de la moneda a partir del día siguiente. Esta medida no tuvo éxito, el día 22 el Banco de México tuvo que salir del mercado de cambios tras haber perdido aproximadamente seis mil millones de dólares, según algunas estimaciones, en únicamente dos días.
Lo anterior se resalta en el Informe con el objeto de mostrar que la política monetaria y cambiaria seguida por la institución fue en todo momento la adecuada. El no seguimiento de sus recomendaciones el día 19 hizo que la devaluación se precipitara el 22. En consecuencia la crisis tuvo origen en agentes exógenos a la política monetaria.
Esto impone preguntarse entonces, ¿cuál fue el manejo de la política monetaria y cambiaria seguida por el Banco de México durante el período inmediato anterior a la crisis? La siguiente sección intentará responder a esta pregunta.
El manejo de la política monetaria y cambiaria
A partir de 1987 la finalidad de la política monetaria del Banco de México ha radicado en controlar la inflación teniendo como ancla al tipo de cambio y manejando la base monetaria. Por ello ha existido una estrecha vinculación en la operatividad de ambas políticas. En 1994, esto se reflejó en los ajustes de la política monetaria ante las variaciones del tipo de cambio (ocasionadas por el alza de las tasas de interés externas y la inestabilidad política interna). Razón última por la cual la política monetaria se mantuvo sujeta al tipo de cambio.
Considerando esto, en esta sección se exponen las características de ambas políticas bajo la idea de que constituyeron las dos partes de una misma estrategia destinada a abatir la inflación.
Política cambiaria
En el mercado de cambios, la paridad se mantuvo flotando en una banda predeterminada diariamente la mayor parte del año. Si bien el peso se devaluó durante este período, lo hizo en una magnitud muy pequeña. Entre el primero de enero y el 19 de diciembre el peso se depreció en 12.6% considerando al dólar interbancario como patrón de referencia (ver Gráficas I y II). Sin embargo, como consecuencia de los acontecimientos anteriormente mencionados, la banda de flotación se amplió el 20 de diciembre en 15.3%, para pasar al régimen de flotación dos días después. Esto con el objetivo de alcanzar bajos niveles de inflación, crecimiento económico rápido y sostenible, así como una reducción gradual del déficit de la cuenta corriente de la balanza de pagos. [3]
Gráfica I. Indice de Tipo de Cambio Real (Base 1990)[H-]
Gráfica II. Indice de Tipo de Cambio Real 1994-1995 (Base 1990)[H-]
En lo que se refiere a factores externos que coadyuvaron a agudizar la depreciación del peso mexicano en el mes de diciembre destacan el incremento del 75% de la tasa de fondos federales de EUA (15 de noviembre de 1994) y el mayor incremento esperado para el 20 de diciembre, fecha en que habría una nueva reunión de los miembros de la Reserva Federal estadounidense. Esto produjo que la adquisición de acciones a través de sociedades de inversión abiertas y de alto riesgo se desplomara. La reducción del precio de los bonos y la consiguiente venta de Cetes redujo el nivel de reservas, lo cual causó presiones devaluatorias en contra de la moneda nacional y el encarecimiento del costo de financiamiento externo. [4]
Por otra parte, los acontecimientos políticos internos desde antes habían creado un clima de incertidumbre que disminuyó la reserva de divisas de 28 mil 321 millones de dólares al día de la muerte de Colosio, a alrededor de 17 mil un mes después, magnitud que según las autoridades del Banco de México se mantendría en promedio hasta noviembre. Lo que representó una pérdida de casi 11 mil millones de dólares desde abril.
Esto generó una serie de reacciones internas de considerable magnitud. Así durante el lapso en que se fugó el volumen de divisas anteriormente mencionado, la tasa de interés interbancaria (TIIP) había pasado de 10.93 a 21.125 %. Por ello los acontecimientos externos e internos jugaron un papel de especial importancia para determinar la política monetaria y cambiaria a seguir. Posteriormente se fugarían, según el Informe del Banco de México, 2 mil y medio millones de dólares como consecuencia de la renuncia del Secretario Carpizo (24 de junio de 1994) y 3 mil y medio millones más tras las declaraciones de Ruiz Massieu en torno a la muerte de su hermano.
Para el 19 de diciembre de 1994, el total de reservas internacionales ascendió a 10,457 millones de dólares. Lo cual implicó que las reservas disminuyeran en más de 60% en menos de nueve meses. En particular este día, se registró una desbordada demanda de moneda extranjera como consecuencia de las acciones del EZLN, que obligó a la Comisión de Cambios a declarar que era imperativo abandonar el régimen cambiario a los representantes del "Pacto", acción que, como se mencionó antes, no fue tomada en cuenta y que tuvo que adoptarse tres días después cuando las reservas eran menores a los cinco mil millones de dólares.
Política monetaria
La política adoptada en 1994 tuvo como objetivo evitar la expansión de la base monetaria para evitar la inflación y la devaluación de la moneda mediante el ajuste diario de la base monetaria [5] de acuerdo a la demanda esperada.
Se intentó que las fugas de divisas fueran controladas al interior de la economía incrementando el crédito interno neto vía el mercado de dinero, con la finalidad de inyectar liquidez y mantener estable la base monetaria. Por ello se indica que el aumento del crédito interno a fines de 1994 ocurrió porque cayeron las reservas. [6] En este contexto se menciona que la disminución de las tasas de los Cetes, registrada entre agosto y noviembre, fue una medida tomada debido a que esta tasa de interés es un indicador pobre de la postura de la política monetaria. [7]
Ante esta situación, la creciente emisión de Tesobonos registrada desde abril tuvo como finalidad disminuir las presiones que se registraron en el mercado cambiario. Esto como resultado de que si el gobierno se hubiese negado a satisfacer la demanda de dichos instrumentos las reservas internacionales habrían disminuido con mayor velocidad y la revaluación del dólar se hubiera dado antes con sus consecuencias inflacionarias. [8] (véase Gráfica III)
Gráfica III. Cetes vs. Tesobonos 1993-1995[H-]
Así el condicionamiento de la política monetaria ante la cambiaria fue dado bajo la idea de que los embates por los que atravesaba el país en 1994 eran de carácter transitorio y de origen exógeno. Esto hace concluir a las autoridades de la banca central mexicana que su desempeño fue el adecuado antes, durante y después del 19 de diciembre.
Lo anterior obliga a reconocer cómo están constituidas las bases sobre las cuales se fundó el modelo de política monetaria y cambiaria seguidas por el Banco de México para desenvolverse en medio de la crisis. La siguiente sección se encargará de ello.
Síntesis y crítica a la explicación del Banco de México
Podemos sintetizar la posición del Banco de México respecto a las causas de la crisis cambiaria en los siguientes puntos:
1. Las bases de la llamada economía real en 1994 eran sólidas, se elevó la inversión, la productividad aumentó, y las exportaciones manufactureras crecieron a uno de los ritmos más altos del mundo.
Existen elementos importantes de cambio estructural que son sólidos en la argumentación neoliberal de menos Estado y más mercado asimismo el crecimiento económico moderado y sostenido de los últimos años de los ochenta y principios de los noventa, permitirían apoyar esta hipótesis.
No obstante, los productos de largo plazo son cuestionables y no permiten afirmar que el país tenga bases sólidas para enfrentar los retos del siglo XXI. Por tanto, el bienestar que se observa en un núcleo pequeño de la sociedad, se conforma como una isla en medio de las carencias de lo básico y de la pobreza.
2. La evolución del nivel general de precios se presentaba satisfactoria al lograrse niveles de un dígito de inflación (en 1994 fue de 7.1%).
La obsesión sobre el comportamiento del nivel general de precios, significó dos problemas sustanciales. Uno, el control de los salarios y los sueldos; y el otro, la instrumentación básica a través de utilizar el tipo de cambio como ancla del programa anti-inflacionario. Ambos aspectos redundan en dificultades posteriores de crecimientos estable y sostenido en el mediano plazo.
3. El déficit en cuenta corriente fue el resultado de la creciente entrada de capitales internacionales al país, complemento del insuficiente ahorro interno privado.
El déficit en cuenta corriente de la balanza de pagos medido como proporción del Producto Interno Bruto (PIB), pasó de 6.47% en 1993 a 7.7% en 1994; en cambio, la entrada neta de capitales en esos mismos años significó del PIB el 9.01% y 3.09%, este último porcentaje es producto de un incremento en la inversión extranjera directa (IED) de 82% contra una caída de la inversión extranjera de cartera en 72%. Este último tipo de inversión que está ligada a los movimientos especulativos de los mercados financieros internacionales, pasó de 29 mil millones de dólares (mmdd) en 1993 a 8 mmdd en 1994.
Esto significa que mientras que el déficit en cuenta corriente en 1993 se sobrefinanció con capitales de inversión de cartera cuya naturaleza es volátil ampliándose la reserva internacional en 6.04 mmdd, al siguiente año el déficit continuó siendo gigantesco y las reservas internacionales cayeron entre enero y septiembre de 1994 en 8.78 mmdd y durante el último trimestre de ese año en 10.11 mmdd (es decir, que en total durante 1994 las reservas internacionales cayeron en casi 19 mmdd importe que fue 2.37 veces la entrada por concepto de IED). Así la idea de que la entrada de capitales generaba su propio déficit en cuenta corriente por lo menos para el año crucial de 1994 no se cumple.
Por ello, la percepción del Banco de México de que "al crecer rápidamente la inversión en nuestro país aumentaba el déficit en cuenta corriente y también la acumulación neta de capital productivo, esto último no obstante que simultáneamente la tasa de ahorro interno disminuía", y que en conclusión "el flujo hacia México de ahorro externo fue la razón del déficit en cuenta corriente y que el destino de ese ahorro fue la importante acumulación de capital observada en la economía mexicana durante los últimos años", muestra una infatigable confianza en la automaticidad de los ajustes del mercado y una fidelidad a toda prueba sobre las supuestas estabilidades de las funciones de la demanda de dinero.
Como observó recientemente el Director Gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI): "la crisis mexicana demostró de manera impresionante el curso que pueden tomar las cosas cuando un país baja la guardia y permite que sean los mercados los que dicten las reglas con una muy, pero muy pesada". [9]
4. La sobrevaluación del tipo de cambio no fue un elemento sustantivo dado que las exportaciones manufactureras crecieron entre 1990-1994 en 73%, contra niveles inferiores de los países desarrollados y de América Latina.
La sobrevaluación del tipo de cambio no fue la causa de la devaluación, pero sí influyó en las expectativas devaluatorias que ya existían en los inversionistas desde marzo y abril de 1994, como el propio Banco de México lo consigna.
5. La percepción del Banco de México de que existían bases estructurales sanas, lo condujo a realizar políticas de respuesta coyuntural, como la de sustituir Cetes por Tesobonos en lugar de realizar un ajuste adecuado monetario y cambiario.
La parte crucial fue la sustitución de cetes por petrobonos en el año 1994. La Secretaría de Hacienda y el Banco de México lo permitieron porque se tenía la percepción de que el problema era transitorio y que otro tipo de estrategia implicaba el quiebre del programa anti-inflacionario.
Como subrayó Camdessus en la nota citada, "grandes déficit de cuenta corriente son peligrosos particularmente cuando son (...) financiados por flujos de capital de corto plazo." Y señala que de haberse tenido la información publicada oportunamente, el ajuste hubiese sido de un costo mucho menor.
Cabe señalar que este proceso estuvo muy lejos de ser una política económica pura y alejada de intereses particulares. Existieron presiones de los inversionistas extranjeros, como se deriva de un artículo del Wall Street Journal, publicado por el Reforma a mediados del año pasado. En este artículo [10] reseñan los autores que administradores de importantes fondos de inversión sugirieron a principios de abril de 1994 a los hacedores de política cambiaria y monetaria de México que en vez de devaluar emitieron tesobonos para cubrirse de una caída del peso mexicano. La emisión de tesobonos significó cubrir a los inversionistas de posibles pérdidas y quizás, temporalmente mientras pasaban las elecciones y terminaba el sexenio de Carlos Salinas de Gortari.
La devaluación antes de la emisión masiva de los tesobonos significaba en los hechos el fracaso de la política económica del período y el repunte inflacionario, pero el efecto social hubiese sido menor porque aún habían reservas internacionales. El dramático ajuste que actualmente vivimos es producto de una grave falla de no tomar decisiones a tiempo.
6. El Banco de México considera que su modelo de política monetaria era correcto, pero fracasó debido a los inesperados acontecimientos delictivos y políticos, así como elementos exógenos financieros como las alzas de las tasas de interés en los Estados Unidos.
Una de las cuestiones más graves del discurso oficial "moderno" es confundir la narración de historias con la cosa real. En las ciencias sociales existe una proclividad a "demostrar que la conducta que parece ser perjudicial y mal adaptada es útil y, además, se le debe explicar en términos de su utilidad. (...). Con cierto ingenio siempre se puede contar una historia en que las cosas son puestas en posición invertida". [11]
El caso de la política económica en México es un ejemplo singular. Cuando le cuestionaron a Camdessus que el préstamo sin precedentes a México de 17 mmdd, quizás alentara a otros países a seguir políticas riesgosas, el Director Gerente del FMI contestó que: "reducir en 10 puntos reales los salarios de sus gentes (...) permitir tal sufrimiento humano (...) permitir que aproximadamente un millón de personas pierdan sus empleos(...) no, definitivamente; "no aceptarían las condiciones necesarias para producir tal préstamo". [12]
La política económica de México o de cualquier país, se realiza con base en un modelo y por lo tanto abstracto, pero se aplica en la realidad compuesta de fenómenos sociales que son una unidad de lo político, lo social y lo económico, etc., es claro que la situación nacional a fines de marzo de 1994 era distinta a la de meses antes, y el asesinato del candidato priísta a la presidencia significaba una ruptura a las reglas del juego político y de la lucha por el poder. Tales circunstancias debieron ser suficientes para percibir que los supuestos efectos transitorios eran insostenibles.
Asimismo, a la difícil relación de la política con la economía vigente desde principios del año 1994, se le trató de compensar con capitales en extremo volátiles como los fondos de inversión internacionales, con ello la situación se hizo explosiva. Si a eso se le suma el cambio de tendencia de las tasas de interés en los Estados Unidos, la estrategia debió ser modificada en su base.
Existe una amplia bibliografía sobre la precariedad de los capitales internacionales de corto plazo y la necesidad de hacerles frente de manera razonable. "La bondad de la política económica no debe evaluarse sólo sobre la base del acceso a los flujos de capitales externos, sino más bien por la capacidad de las autoridades para defender la estabilidad macroeconómica y los incentivos para que los agentes tomen decisiones sobre la base de metas de mediano y largo plazo". [13]
La defensa de la estabilidad macroeconómica de los hacedores de política económica en México fue audaz y poco precavida, el importe de Tesobonos en poder de empresarios y particulares superaba el nivel de las reservas internacionales en julio de 1994, de modo tal que la percepción de los inversionistas de una devaluación era clara y firme (ver Gráfica IV).
Gráfica IV. Tesobonos vs. Reservas Internacionales 1993-1995[H-]
Reflexión final
Los costos sociales de postergar un ajuste estamos viviéndolos ahora. Más inflación, menos crecimiento y desempleo son producto de favorecer un tipo de inserción internacional acrítico y poco responsable. Se requiere un cambio de política económica que permita recuperar el terreno perdido.
CITAS:
Notas
[*] Agradecemos el apoyo prestado de la Lic. Martha Estrada, Ayudante de Investigación, así como a la Sra. Angélica Suárez secretaria del Area.
[**] Ayudante de Investigación del Depto. de Economía, DCSH, UAM-A.
[***] Profesor Titular del Depto. de Economía, Jefe del Area de Estado y Política Económica, Depto. de Economía, DCSH, UAM-A.
[1] Banco de México, Informe anual 1994, pág. 61.
[2] Los Tesobonos son valores gubernamentales emitidos por la SHCP y colocados a través del Banco de México. Su precio unitario es de un mil dólares indexados al tipo de cambio de ventanilla y devengan además una tasa de interés. Esto origina que su rendimiento esté dado por el grado de depreciación de la moneda nacional más la tasa de interés del mismo título.
[3] Banco de México, op. cit., págs. 53 y 54.
[4] Este efecto se puede ver por ejemplo, en la banca de desarrollo y fomento nacional que durante el sexenio pasado obtuvo una importante cantidad de recursos vía organismos internacionales de crédito como lo fueron el Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo. Así, en el caso de Nacional Financiera entre 1987 y 1993, del total de recursos manejados por dicha institución, entre el 49.96 y el 80.55% provinieron de fuentes externas (Ortiz, Raúl y Antonio Ruiz. "El papel de la banca de desarrollo en México: El caso de Nacional Financiera S.N.C. 1988-1994").
[5] La base monetaria está constituida, por el lado de sus fuentes, tanto por el crédito interno como por las reservas internacionales (dólares) mantenidas por el Banco Central; también es denominada a veces como "dinero de alto poder", ya que por el lado de sus usos, se constituye por las monedas y billetes en manos del público y los depósitos de la banca en el Banco de México.
[6] Banco de México, op. cit., pág. 64.
[7] Ibid, pág. 67.
[8] Banco de México, ibid, pág.69. En este sentido resulta importante mencionar que el nivel de reservas se mantuvo estable alrededor de los 17 mil millones de dólares, entre finales de abril y noviembre de 1994. El Informe del Banco de México se expresa así: "Por tanto, resulta lógico que las autoridades financieras hayan recurrido y utilizado los instrumentos a su alcance, a fin de coadyuvar a sobrepasar una situación que justificadamente podía considerarse como transitoria." pág. 70.
[9] Camdessus, Michel. "La crisis de México ya es un problema manejable", en Excélsior, México, mayo 23 de 1995.
[10] Craig Torres y Thomas V. Vogel, "Algunas asociaciones de inversionistas influyen en países en vías de desarrollo" en Reforma, México, junio 14 de 1994.
[11] Elster, Jon. Tuercas y Tornillos. Barcelona, Gedisa, 1940, pág. 17-18.
[12] Camdessus, M., "Resuelta, la crisis mexicana", en La Jornada, México, mayo 23 de 1995.
[13] Titelman y Uthoff, "Afluencias de capitales..." p. 27.

Similar:

Fecha: Julio-Agosto 1995 titulo de la revista: Ruta-100 titulo: La Crisis de 1994 y el Informe Anual del Banco de México [*] autor: Antonio Ruiz Porras [**], Cristian Leriche Guzmán [ ] indice analitico: Economía Nacional iconFecha: Marzo-Abril 1995 titulo de la revista: Resistencia Social seccion fija: Economía Nacional autor: José Vargas Mendoza [*] titulo
Titulo: Las Relaciones Cambiarias del Peso Frente al Dólar Norteamericano y la Problemática Actual del Valor Externo de la Moneda...
Fecha: Julio-Agosto 1995 titulo de la revista: Ruta-100 titulo: La Crisis de 1994 y el Informe Anual del Banco de México [*] autor: Antonio Ruiz Porras [**], Cristian Leriche Guzmán [ ] indice analitico: Economía Nacional iconNumero: 12 fecha: Julio-Agosto 1986 titulo de la revista: La Deuda, Dilema sin fin seccion fija: Bibliografía autor: Rosario Maríñez [*]
Titulo: Selección Bibliohemerográfica Sobre la Crisis Económica, Deuda Externa y Alternativas de Política Económica
Fecha: Julio-Agosto 1995 titulo de la revista: Ruta-100 titulo: La Crisis de 1994 y el Informe Anual del Banco de México [*] autor: Antonio Ruiz Porras [**], Cristian Leriche Guzmán [ ] indice analitico: Economía Nacional iconNumero: 25 fecha: Septiembre-Octubre 1988 titulo de la revista: Proceso Electoral 1988 indice analitico: Aeroméxico autor: Ana María Conesa R. y Eduardo Larrañaga S. [*] Titulo: El Derecho de Huelga en Quiebra
El caso de Aeronaves de México, S. A., es un claro ejemplo de lo anterior. Esta vez se recurrió a la normatividad mercantiles procedimiento...
Fecha: Julio-Agosto 1995 titulo de la revista: Ruta-100 titulo: La Crisis de 1994 y el Informe Anual del Banco de México [*] autor: Antonio Ruiz Porras [**], Cristian Leriche Guzmán [ ] indice analitico: Economía Nacional iconNumero: 48 fecha: Junio 1992 titulo de la revista: Bosques indice analitico: Sector Social autor: Eckart Boege [*] titulo: Selva Extractiva y Manejo del Bosque Natural: Las Selvas del Sureste de México
Istimos en este momento histórico a la degradación acelerada de la mayoría de los ecosistemas que caracterizan nuestro patrimonio...
Fecha: Julio-Agosto 1995 titulo de la revista: Ruta-100 titulo: La Crisis de 1994 y el Informe Anual del Banco de México [*] autor: Antonio Ruiz Porras [**], Cristian Leriche Guzmán [ ] indice analitico: Economía Nacional iconNumero: 64 fecha: Septiembre-Octubre 1994 titulo de la revista: La Productividad en la Encrucijada seccion fija: Bibliografía autor: Ana Ivonne Rivas García, Oscar Meneses Fernández titulo
Titulo: Evolución de la Productividad Total de los Factores en la Economía Mexicana (1970-1989), Secretaría de Trabajo y Previsión...
Fecha: Julio-Agosto 1995 titulo de la revista: Ruta-100 titulo: La Crisis de 1994 y el Informe Anual del Banco de México [*] autor: Antonio Ruiz Porras [**], Cristian Leriche Guzmán [ ] indice analitico: Economía Nacional iconNumero: 36 fecha: Julio-Agosto 1990 seccion fija: Bibliografía autor: J. R. Ramírez
Titulo: Lechuga, Jesús y Fernando Chávez (Coords.). Estancamiento Económico y Crisis Social en México 983-1988, Ts., Uam-a, México,...
Fecha: Julio-Agosto 1995 titulo de la revista: Ruta-100 titulo: La Crisis de 1994 y el Informe Anual del Banco de México [*] autor: Antonio Ruiz Porras [**], Cristian Leriche Guzmán [ ] indice analitico: Economía Nacional iconNumero: 6 fecha: Junio-Julio 1985 indice analitico: Empresarios autor: Rosario Mariñez
Titulo: Selección de Material Bibliohemerográfico Sobre la Burguesía, los Empresarios y sus Organizaciones
Fecha: Julio-Agosto 1995 titulo de la revista: Ruta-100 titulo: La Crisis de 1994 y el Informe Anual del Banco de México [*] autor: Antonio Ruiz Porras [**], Cristian Leriche Guzmán [ ] indice analitico: Economía Nacional iconNumero: 62 fecha: Mayo-Junio 1994 titulo de la revista: Chiapas y la Cuestión Indígena indice analitico: Tenencia de la Tierra en Chiapas autor: Ma. Eugenia Reyes Ramos [*], Alvaro F
Chiapas no han podido conducir una política agraria de fondo y se han concretado a dar respuestas de corto plazo a los conflictos...
Fecha: Julio-Agosto 1995 titulo de la revista: Ruta-100 titulo: La Crisis de 1994 y el Informe Anual del Banco de México [*] autor: Antonio Ruiz Porras [**], Cristian Leriche Guzmán [ ] indice analitico: Economía Nacional iconTitulo de la revista: México-Estados Unidos
Titulo: Gilly, Adolfo el Cardenismo, una Utopía Mexicana, Cal y Arena, México, 1994
Fecha: Julio-Agosto 1995 titulo de la revista: Ruta-100 titulo: La Crisis de 1994 y el Informe Anual del Banco de México [*] autor: Antonio Ruiz Porras [**], Cristian Leriche Guzmán [ ] indice analitico: Economía Nacional iconNumero: 16 fecha: Marzo-Abril 1987 titulo de la revista: La Bolsa de Valores seccion fija: Bibliografía autor: Rosario Maríñez titulo: Los Títulos de El Cotidiano Sobre Capital Financiero
Alcocer, Jorge. "El desplome financiero mexicano", en: Cuadernos Políticos, núm. 40, Edit. Era, México

Página principal
Contactos

    Página principal



Fecha: Julio-Agosto 1995 titulo de la revista: Ruta-100 titulo: La Crisis de 1994 y el Informe Anual del Banco de México [*] autor: Antonio Ruiz Porras [**], Cristian Leriche Guzmán [ ] indice analitico: Economía Nacional

Descargar 39.93 Kb.