Descargar 198.33 Kb.


Página1/21
Fecha de conversión27.03.2018
Tamaño198.33 Kb.

Descargar 198.33 Kb.

Escenarios condicionantes para la economia uruguaya en el 2018


  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   21

ESCENARIOS PARA LA ECONOMIA URUGUAYA EN LAS PROXIMAS DOS DECADAS: UNA APROXIMACIÓN

Gustavo Bittencourt

Diciembre 2003

Documento de trabajo N° 16/03

Departamento de Economía - Facultad de Ciencias Sociales

Universidad de la República


1. Introducción: el barquito a la deriva
Uruguay lleva ya más de cuatro décadas sin encontrar un modelo de desarrollo. Cinco años de recesión que nos harán cerrar el 2003 con una caída acumulada de casi un quinto respecto a lo que el país producía en 1998, coronan una larga etapa histórica de crisis recurrentes, con una tasa media de crecimiento del PBI real de 2.0% anual entre 1960-2003, lo que significa aproximadamente un 1.4% si se consideran la cifra por habitante.
En el contexto internacional el desempeño económico uruguayo de largo plazo merece una calificación muy negativa. ¿Debe extrañarnos que muchos uruguayos, en particular jóvenes, no crean en el país y emigren? Los nacidos en la década del sesenta y las generaciones posteriores no hemos llegado a conocer la sensación de vivir con relativa seguridad económica. Luego de esa experiencia de estancamientos o movimientos espasmódicos, crecimientos muchas veces significativos pero siempre seguidos de abruptas caídas, la imagen de que el país camina sin rumbo, sin perspectivas claras de desarrollo, tiene que haber calado muy hondo en toda la sociedad.
Existe una expectativa creíble de que la situación mejore en los años inmediatos, así que podemos confiar en que entre 2004 y 2005 aumente el ingreso real por habitante por vías más “sanas” que la expulsión de población. Pero corresponde preguntarse: ¿puede esta reactivación darnos esperanzas respecto al futuro en el mediano y largo plazo? ¿Son las bases sobre las que se está apoyando la reactivación actual sostenibles en el tiempo?
Una visión estratégica de desarrollo que tienda a romper con ese pasado, debería plantearse, por lo menos, los siguientes tres objetivos: i) crecer sostenidamente, lo que implica moderar la volatilidad del crecimiento y la vulnerabilidad externa, ii) con tasas superiores a las de los Países Centrales, reduciendo por lo tanto la brecha de ingreso real por habitante que separa a la región respecto al mundo “rico”, y iii) con efectos distributivos progresivos, es decir que la mayoría de la población participe de ese crecimiento.
En este artículo se fundamenta la idea de que un modelo tradicional, al estilo “Pradera, Frontera, Puerto”, resulta insuficiente para alcanzar estos tres objetivos en tanto representa la continuidad de una inserción internacional del país que inhibe su desarrollo. Siquiera para poder crecer sostenidamente (objetivo i) se requiere una visión estratégica que vaya más allá de la apuesta exclusiva a los recursos naturales, que apunte a incorporar inteligencia en los productos que el país se ofrece a si mismo y al mundo, y a potenciar de modo permanente la capacidad innovadora.
Este documento pretende difundir y poner en discusión un ejercicio prospectivo abierto con el objeto de ilustrar esta última afirmación. Siguiendo la línea de un trabajo realizado por la Facultad de Ciencias Económicas y de Administración en el Convenio entre la Universidad de la República y UTE a inicios de los noventa, en un Convenio similar con OSE realizado diez años después, durante el 2001 un extenso equipo coordinado por el Ec. Pedro Barrenechea, a partir de informes de un conjunto de consultores sectoriales, de visitas a Intendencias de todo el país y entrevistas con instituciones representativas de cada localidad, además de una actualización de la Matriz de Insumo Producto (MIP) a un año base de 1998, realizamos algunas estimaciones prospectivas para la economía uruguaya en 20181. El procedimiento consistió en establecer previsiones para la economía mundial y regional, seleccionar una serie de consultores que realizaron una presentación sobre las posibilidades máximas y mínimas de expansión de las exportaciones de sus respectivos sectores (un resumen de elaboración propia de dichas presentaciones se incluye en el Anexo 1), revisar luego la consistencia de estas estimaciones sectoriales entre si, determinar algunos parámetros para una posible MIP en 2018 (o del proceso 2001-2018) y trasladar por esa vía el crecimiento de las exportaciones a tasas de crecimiento del PBI. En aquella oportunidad diseñamos dos escenarios para la economía uruguaya en 2018-2020, que en el presente trabajo se desagregan a cuatro trayectorias posibles.
Es importante resaltar que este trabajo no pretende proyectar el futuro, sino promover una discusión acerca de cuáles son las condiciones que pueden generar mejores o peores desempeños productivos de largo plazo. Además, se pretende sintetizar y ofrecer al conocimiento público un esfuerzo colectivo que el autor considera interesante, al que le fueron realizados numerosos ajustes.
Para poder pensar en escenarios alternativos para la economía uruguaya en las próximas décadas es necesario establecer primero escenarios para la economía mundial y para las economías de la región2. Como es claro que nuestro barquito navega en un inmenso y tormentoso mar, acompañando una flota que no es de las mejores del mundo, pensar el futuro requiere de cartas de navegación adecuadas y alguna idea de hacia donde se dirige el transatlántico que encabeza la flota. La sección dos muestra cuáles son los tendencias productivas de los países de la región y fundamenta que la integración regional para nuestro país ya está instalada. La tercera sección analiza brevemente algunos posibles escenarios para la economía mundial. La cuarta sección resume dos escenarios posibles para las mayores economías integrantes del MERCOSUR. La quinta sección combina estos dos escenarios de la región, con dos diferentes actitudes de la sociedad uruguaya hacia la innovación, la diversificación productiva y el cambio tecnológico. El documento finaliza con algunas reflexiones sobre lo que se considera aspectos más relevantes para que nuestra economía se dirija hacia los mejores escenarios mencionados.
2. Integrados en una flota con serios problemas para enfrentar las tormentas de la economía mundial
El modelo de desarrollo basado en la industrialización con elevada protección, relativamente exitoso en Brasil, pero ineficaz en Argentina y Uruguay para avanzar en los tres objetivos mencionados, expresó su agotamiento en las crisis recurrentes de balanza de pagos causadas principalmente por la escasa competitividad que alcanzaron los sectores industriales, que fueron el motor del crecimiento orientado hacia dentro en el período anterior.
Cuadro 1. Tasas de crecimiento anual PBI real 1960-2003

(regresión logarítmica)



Período

Argentina

Brasil

Uruguay

Mundo

1960-1970

2.6

7.3

1.2

5.1

1970-1980

1.5

7.8

3.0

3.7

1980-1990

-0.7

3.0

1.0

3.4

1990-2003

1.9

2.6

1.9

3.5

1960-2003

1.5

4.7

2.0

3.7

Volatilidad: desvío estándar de tasa de crecimiento

1960-2003

6.0

5.0

4.4

1.6

Fuente: elaboración propia sobre datos de FMI- EFI (Varios) y FMI-WEO (2003)
El cuadro 1 muestra los desempeños comparados de largo plazo de los tres países, colocando como referencia a la economía mundial. Argentina y Uruguay, países que disponían al inicio del período de un nivel de ingreso por habitante notoriamente superior a Brasil, presentan una insuficiencia dinámica que acentúa la “brecha de subdesarrollo”, es decir su distancia con respecto a una economía mundial que crece con más velocidad. La elevada volatilidad es un problema muy serio para las economías rioplatenses (una medida de las oscilaciones del crecimiento triplica y duplica a la tasa media del período en Argentina y Uruguay, y multiplica por 4 y por 3 a la volatilidad media de la economía mundial, respectivamente). Por su parte, Uruguay período tras período tiende a converger en su crecimiento con Argentina, llegando a pegarse desde 1993-94, al punto que las estimaciones del FMI (y otras proyecciones privadas) suponen que Uruguay crecerá a la misma tasa que Argentina en el año 2004 (Ver Gráfico 1).

Fuente: Id. Cuadro 1.


Por estas y otras razones, corresponde sostener como hipótesis que la dinámica de la economía uruguaya en el futuro dependerá de que las economías vecinas resuelven los obstáculos al crecimiento económico y de que los agentes económicos locales (y entre ellos con particular relevancia el Estado) sean capaces de aprovechar las oportunidades que ese entorno dinámico provea. Si la región se mueve lentamente o se estanca, dado el avance de la integración, parece poco probable que la economía uruguaya pueda despegar con una dinámica propia altamente diferenciada, aunque cierto tipo de configuración productiva puede ser apto para imprimir un significativo dinamismo, aún en un contexto regional tendencialmente recesivo. Por lo tanto, la economía mundial es un factor clave para imaginar la evolución posible de la economía uruguaya, por sus impactos directos pero especialmente por el modo en que condiciona el crecimiento del conjunto de las economías del MERCOSUR.
Según se fundamenta en otro trabajo en curso3, Brasil es la potencia industrial de la región y sus perspectivas de crecimiento parecen favorables en el mediano plazo. La industria brasileña podría estar cerca de completar un largo ajuste productivo que cumple ya casi dos décadas de iniciado, hacia un modelo industrial más competitivo y viable. Presenta núcleos empresariales dinámicos (nacionales y extranjeros), con predisposición a la inversión4 y a la actualización tecnológica, que aunque con todavía bajos coeficientes de exportación, ha logrado alguna inserción internacional en sectores tecnológicamente intensivos. El avance de estos grupos industriales podría brindar la base competitiva para contener los problemas endémicos y estructurales de la balanza de pagos; a la vez de tirar desde la punta al conjunto de la economía, permitiendo una gradual reducción de la heterogeneidad que la industria, la economía y la sociedad de este país presentan como uno de sus rasgos más impactantes.5
Sin embargo, aún para el caso brasileño que presenta condiciones históricas favorables, las características actuales de la globalización reproducen (modificadas, pero no esencialmente) las hipótesis básicas de una posición periférica dentro de un modelo Centro Periferia tal como Raúl Prebisch6 las señalaba hace más de cinco décadas (ver Recuadro 1), e imponen restricciones a la expansión productiva a la salida del largo ajuste industrial iniciado en 1986-87. Argentina y Uruguay no han seguido un modelo sostenible y por lo tanto creíble de desarrollo industrial, que permita alentar expectativas de inversión más allá de los sectores fuertemente intensivos en recursos naturales y/o productores de insumos de uso difundido, es decir un modelo que permita diversificar sostenidamente sus exportaciones agregando valor. Estos países se han diversificado hacia Brasil (y Uruguay hacia Argentina), y por lo tanto la puesta en marcha del proceso de crecimiento conjunto depende crucialmente de que Brasil logre modificar su inserción internacional y que este factor le permita una dinámica interna elevada y sostenible.
El tipo de especialización exportadora actual no ofrece esas características. La misma se encuentra fuertemente basada en sectores intensivos en recursos naturales de baja elasticidad ingreso en las economías centrales, en los que adicionalmente, nuestras economías son incapaces de afectar positivamente la formación de sus precios en el mercado internacional. El consecuente correlato de esa especialización exportadora está constituido por una estructura productiva que puede conducir a una trampa de bajo crecimiento, tanto por el escaso dinamismo de largo plazo de estos productos en los mercados mundiales y el deterioro de los términos de intercambio, como la dispar evolución tecnológica que estos sectores presentan en relación con el tipo de especialización productiva de las economías desarrolladas o las asiáticas.7
3. La globalización comercial y productiva a fines del siglo XX y la economía mundial del futuro próximo
A efectos de imaginar futuros probables de la economía mundial en las próximas dos décadas, resulta necesario caracterizar algunos de los hechos estilizados más importantes de dos fenómenos que ocurren de modo simultáneo y fuertemente interrelacionados: la expansión del comercio mundial y el proceso de trasnacionalización. En ambos fenómenos la ubicación de los países de América Latina, y en particular los del MERCOSUR, difiere en gran medida respecto a los casos “paradigmáticos” de los países recientemente industrializados del Sudeste de Asia, o aún respecto a los países de Asia Emergente.
Para simplificar, dejamos de lado en este primer ejercicio algunos de los principales problemas actuales de la economía mundial que tienen que ver con resultantes del proceso de globalización financiera, pese a considerarlos de primordial importancia en la determinación de las relaciones externas de los países de la región, especialmente en el momento actual. Por ejemplo el modo en que EUA resuelva sus déficits estructurales (fiscal y de balance comercial); la forma en que los países de la Unión Europea resuelvan sus políticas macroeconómicas, o el impacto de ambas cuestiones sobre la relación Euro-Dólar, afectarán de modo determinante importantes cuestiones comerciales y la disponibilidad y costo de los recursos financieros para los países de la región. En el Anexo 2 se presentan algunas reflexiones primarias al respecto.




  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   21

Similar:

Escenarios condicionantes para la economia uruguaya en el 2018 iconLos condicionantes del paisaje agrario
Además de los condicionantes de tipo físico: relieve, clima, suelo, agua los condicionantes humanos son esenciales
Escenarios condicionantes para la economia uruguaya en el 2018 iconConsejo 2018 Ginebra, 17-27 de abril de 2018
Propuesta de incorporación del desarrollo de la economía digital en las metas estratégicas generales del plan estratégico de la uit...
Escenarios condicionantes para la economia uruguaya en el 2018 iconG-0095/2018 México D. F., a 14 de Junio de 2018
Acuerdo que modifica al diverso mediante el cual se establecen medidas para restringir la exportación o la importación de diversas...
Escenarios condicionantes para la economia uruguaya en el 2018 iconObservaciones generales
Alineación del Programa Estatal de Innovación en la Economía 2013-2018 con los objetivos y ejes rectores del ped 2013 2018
Escenarios condicionantes para la economia uruguaya en el 2018 iconRoberto bisang
Artículos para comprender el cambio de estructuras y la toma de decisión empresaria en escenarios complejos
Escenarios condicionantes para la economia uruguaya en el 2018 iconLa era de la abundancia y sus condicionantes
Este texto explora la naturaleza de esta tendencia, cómo nos afecta, qué transformaciones podemos esperar en el futuro y para definir...
Escenarios condicionantes para la economia uruguaya en el 2018 iconLicenciatura en comercio internacional (presencial) 1er cuatrimestre 2018
Tenemos el agrado de presentarles el cuadernillo con las ofertas académicas para el primer cuatrimestre de 2018, correspondientes...
Escenarios condicionantes para la economia uruguaya en el 2018 iconPactos, protocolos y el protagonismo de actores políticos locales: impases y condicionantes para el acceso a bienes y servicios de salud en la línea de frontera del arco sur
Documento para su presentación en el VIII congreso Internacional en Gobierno, Administración y Políticas Públicas gigapp. (Madrid,...
Escenarios condicionantes para la economia uruguaya en el 2018 iconAgaete en el siglo XVIII – Pedro Quintana Andrés
Moya, Las Garzas, Silva, Anzofé. Los condicionantes geográficos influyeron en el atraso económico de amplias áreas de la comarca,...
Escenarios condicionantes para la economia uruguaya en el 2018 iconFondo para la promocion de la economia local y la competitividad de los sectores productivos
Nuevo Texto actualizado 1ra. Convocatoria añO 2018 para la presentacion de proyectos

Página principal
Contactos

    Página principal



Escenarios condicionantes para la economia uruguaya en el 2018

Descargar 198.33 Kb.