Descargar 34.73 Kb.


Página1/4
Fecha de conversión23.10.2018
Tamaño34.73 Kb.

Descargar 34.73 Kb.

El Salvador: Resumen de la maquila y libre comercio


  1   2   3   4

EL SALVADOR


ENERO DE 2004


Por: Aída Carolina Quinteros

Grupo de Monitoreo Independiente de El Salvador

El mes de enero, se dio por cerrado el capitulo inconcluso de Costa Rica en el CAFTA. La negociación tardó más de lo previsto, pero gracias a ello, Costa Rica consiguió algunas ventajas sobre sus pares centroamericanos. Según el Ministro de Economía de Costa Rica, se consiguió una exclusión técnica a la papa y a la cebolla y condiciones de desgravación muy ventajosas para el arroz, todos productos sensibles para ese país y con productores organizados muy activos y que han tenido durante todo el tiempo de la negociación una actitud beligerante en la defensa de sus intereses (EDH 30/1/04). Además, junto con Nicaragua fueron los únicos países que consiguieron TPL para prendas de lana utilizadas por su industria de confección de ropa. Sin embargo, los productores no quedaron satisfechos. Especialmente los arroceros expresaron que el acuerdo será la ruina para su sector y que por esta razón, se unirán con los sindicatos para oponerse a la ratificación del CAFTA en la Asamblea. El Presidente de la Corporación Arrocera calificó la negociación como un fiasco (EDH 28/1/04).


En enero, además, se dio inicio a otra fase más del CAFTA, que incluye la divulgación nacional a los empresarios y la del cabildeo en los EUA. En canto a la divulgación el Ministerio de Economía y la Oficina del Sector Privado para las Negociaciones Comerciales Internacionales (ODASP), iniciaron un mecanismo de consulta con al menos 54 sectores productivos del país, para explicar como quedaron luego del Acuerdo y ganar las simpatías de estos sectores. Como veremos más adelante, este esfuerzo no siempre resultó exitoso. Asimismo, el Ministro de Economía anunció su intención de mantener reuniones periódicas con representantes de la Asamblea Legislativa para convencerles de las supuestas bondades del tratado.
Paralelamente, se ha iniciado el cabildeo con congresistas y otros sectores estadounidenses para ganar votos para el CAFTA. En un inicio, esta tarea corrió en manos del Ministro de Economía y del Embajador de El Salvador en Washington. Pero muy rápidamente, las tres compañías de cabildeo contratadas, se hicieron cargo del trabajo. Estas empresas ya habían trabajado antes durante el proceso de la negociación y el gobierno prevé que den buenos resultados para conseguir apoyos para su acuerdo. Las razones de esta esperanza, por parte del gobierno, tienen que ver con lo invertido en ellas. La contratación de estas firmas ha costado al Estado salvadoreño un poco más de un millón de dólares, que han sido pagados con fondos propios y donaciones del BID, por ejemplo.
La prensa nacional reportó que esta primera gira de cabildeo, ratificó apoyos de parte de algunos congresistas republicanos y de las gremiales empresariales que estuvieron más ligadas a la negociación, como la Asociación Americana de Productores de Ropa y Calzado (AAFA, por sus siglas en inglés), y el Comité de Emergencia para el Comercio Americano (ECAT, por sus siglas en inglés). LPG 22/1/04.
Como ya se había mencionado anteriormente en los reportes del mes de noviembre y diciembre, los congresistas de los EUA no están para nada abiertos a la ratificación del CAFTA. La “vía rápida” o “fast track” para las negociaciones, aprobada en julio del 2002 pasó con apenas un voto de ventaja y no es previsible que el acuerdo haya ganado muchas más simpatías en el congreso de los EUA luego de las negociaciones. De hecho, la debilidad del acuerdo laboral y la preocupación por la pérdida de empleos en los EUA ha hecho aún más difíciles las oportunidades de que este tratado sea aprobado. Organizaciones como Human Rights Watch, han llamado enérgicamente a que este acuerdo no sea ratificado y al parecer, algunos sectores dentro del congreso están dispuestos a acoger este tipo de demandas.
Por otro lado, EUA se encuentra en un año preelectoral y en estos momentos no es fácil para la administración Bush presentar al Congreso un tratado que genere controversias y que potencialmente, pudiera restarle votos. De hecho, la administración Bush está bastante atrasada en la presentación del CAFTA al Congreso, probablemente porque aún no cuenta con los votos suficientes para su aprobación. Una vez presentado, el CAFTA sale del control del gobierno y pasa a manos de los congresistas que siguen escépticos sobre la conveniencia o no de aprobarlo. Una vez en el Congreso, habrá 90 días para que éste delibere sobre su aprobación y el gobierno deberá acelerar sus cabildeos. Si el CAFTA se presenta en un mal momento (como parece ser el actual), la administración se vería en medio de una batalla que podría significarle un desgaste, justo en los momentos en que está centrada en la reelección.
Por el lado de la oposición demócrata, el apoyo a este tratado podría significar una pérdida de votos para su partido, ya que algunos de sus socios históricos y uno de sus más importantes apoyos (los sindicatos) se han manifestado en contra del TLC. En suma, las actuales circunstancias, la ratificación del tratado por parte del congreso de los EUA se vuelve un tanto incierta. Como manifestó el Embajador de El Salvador en Washington, se reconoce que el TLC tiene adversarios con influencias que podrían afectar la no ratificación del Tratado.
Algunos de estos adversarios son los sindicatos de la AFL CIO, que representan cerca de 13 millones de trabajadores, han manifestado que el tratado podría significar un mayor desplazamiento de mano de obra hacia esta región y conlleva una potencial pérdida de empleo; los grupos de activistas de derechos humanos que expresan que los derechos humanos están poco protegidos en el tratado y que generarían mayor explotación para los y las trabajadoras centroamericanas; los empresarios azucareros de los EUA que se sienten amenazados por el aumento de las cuotas para la importación de azúcar centroamericana; los textileros que temen que el tratado les genere pérdidas en su negocio (ya que la región ha incrementado su cuota para usar tela que no sean de origen estadounidense). LPG 9/1/04.
Pero además del contexto estadounidense, hay otros elementos que han originado mayores descontentos entre el sector empresarial regional y que complican aún más los procedimientos previstos: los documentos escritos, no reflejan lo acordado en las reuniones. EUA, unilateralmente ha modificado los términos del acuerdo negociado en el 2003. En el rubro de lácteos, por ejemplo, se han modificado las cantidades a importar y los términos de desgravación. En el documento se eliminaron los requisitos de desempeño que mantenía el queso cheddar y EUA amplió el número de dígitos para clasificar las medidas arancelarias, con lo cual reduce el mercado para los productos CA (LPG 24/01/04) y los productores se ven peligro de ser desplazados por los productores estadounidenses, ya que no existirían restricciones a la importación. En el caso del arroz, la cuota de importación acordada casi se ha duplicado, pasando de 3000 a 5000 toneladas y esto ha generado desconfianzas y descontentos en el empresariado local.
El azúcar, producto “ganador” del CAFTA, también se vio en aprietos ante los intentos estadounidenses de cambiar los acuerdos en el último momento. Los EUA pretende ahora añadir una cláusula para suspender el ingreso de azúcar centroamericana sin previo aviso y sin una justificación. A cambio, ofrece compensar a los azucareros con azúcar estadounidense que puede ser vendida en la región. Un empresario que se expresó a la prensa en anonimato dijo: “Lo que acordamos no era así de extremo. Si es así, no lo vamos a aceptar. Sería grabe para el sector” LPG 30/1/94. En suma, pese a que se dio todo por terminado en diciembre 2003, la negociación del TLC aún no acaba.
Para otros temas, como el laboral, existen plazos sin colocar, procedimientos no acabados, entre otros detalles inconclusos (EDH 30/1/04). En el caso del acuerdo ambiental, se continúa con las discusiones sobre los mecanismos de implementación del Acuerdo, especialmente en lo relativo a la participación ciudadana, que aún no se termina de definir. El Ministerio de Economía y Sociedad Humanitaria de los EUA anunció una serie de proyectos orientados a fomentar producciones orgánicas y otra serie de medidas amigables con el medio ambiente (EDH 30/1/04).
El CAFTA exige desde ya requisitos para los productores nacionales que difícilmente podrán llenar. Los productores de aves, por ejemplo, sostienen que tienen un período de 10 años para desarrollar la capacidad de exportar a los EUA, bajo las medidas fitosanitarias y de competitividad que se requieren en aquel país. Sin embargo, pese a que los niveles arancelarios de los UA ya son bajos para este producto, ningún país centroamericano ha logrado exportar aves a los EUA y a nivel mundial, existen solamente 5 países a los que sí se les recibe este producto.
¿Podrá la industria y el agro nacional ponerse en condiciones de competir con los productos EUA en algunos años? No es difícil contestar que este escenario es casi imposible de realizar. Sin tomar en cuenta el tema de los subsidios estadounidenses, las trabas no arancelarias como las medidas fitosanitarias y la nueva ley de bioterrorismo son lo suficientemente serias como para cuestionar la posibilidad de los productotes agrícolas salvadoreños de incursionar en el mercado estadounidense. Por ejemplo, Las sanciones por incumplimientos a la ley de bioterrorismo son cada vez más fuertes.
Por otro lado, y sembrando siempre desconfianza, enero dio a conocer otras medidas sorpresivas como los cambios en los textos ya negociados, beneficiarse del CAFTA requeriría, según FUSADES de al menos 5 medidas, casi todas ellas sin muchas posibilidades de implementarse en el corto plazo: Búsqueda de nuevas áreas productivas e incentivos para nuevas actividades de exportación, ampliación de los nexos con la comunidad salvadoreña en el exterior y para ello se propone que el gobierno trabaje en procurar expandir sus derechos legales en el país (como el ejercicio del voto, por ejemplo), motivar el retorno de algunos emigrantes y facilitarles acceso a servicios financieros en los EUA. Asimismo, FUSADES propone superar los obstáculos que existen a la integración centroamericana, mejorar la competitividad de los sectores productivos nacionales y aprovechar la estabilidad macroeconómica que ya tiene el país (LPG 6/1/04).
Leyendo la historia, es posible ver que los temores de los productores agrícolas no son para nada infundados. En el NAFTA, por ejemplo, luego de 10 años de libre comercio, existe una coincidencia entre defensores y detractores del TLC de que el NAFTA ha impactado negativamente en el agro mexicano, especialmente el sector de granos básicos que tiene que ver con la seguridad alimentaria: maíz, fríjol, trigo, cebada, arroz, sorgo, soya, carnes y derivados. El déficit comercial agroalimentario se cuadruplicó pasando de 581 millones de USD para 1995, a 2,148 millones USD en el 2001. En el caso del maíz, el asunto es aún más dramático: México había sido autosuficiente en la producción de maíz, pero entre 1995 y el 2001, se convirtió en el principal importador de este bien en América Latina y se dejaron de cultivar 1.6 millones de hectáreas de graos básicos por causa de la introducción de granos básicos importados (Rubio, Opinión LPG 12/1/04).
Por otro lado, ya se comienzan a expresar las preocupaciones sobre lo que el CAFTA significa en otras áreas, además de la comercial y productiva. Un asesor del Ministerio de Hacienda confirma que, debido al CAFTA, el país dejará de percibir cerca de 50 millones de USD en aranceles en los próximos 10 años, y eso que el impacto para ES será menor que el que habrá en otros países ya que las tasas impositivas del país para importaciones ya son muy bajas (EDH 2/1/04). Esta pérdida se da en momentos en que el déficit fiscal en El Salvador es cada vez más grande y donde el endeudamiento ya ha llegado a niveles insostenibles.
“La insostenibilidad del nivel actual de endeudamiento externo de El Salvador obligará tarde o temprano a una reforma tributaria cuyo fin primario sea el incremento de los ingresos del fisco. Esa tendrá que ser la orientación de la política fiscal del país en los próximos años, la que deberá de ir acompañada de un cambio radical de orientación en la política de inversión extranjera (para atraer algo más que maquilas) y de toda una estrategia de impulso real a las exportaciones…” Entrevista con Sebastián Edwards. EDH 17/1/04.
La industria salvadoreña también está en mal estado para enfrentar la competencia que se avecina con el CAFTA. No tanto la competencia con bienes industriales estadounidenses, sino más bien asiáticos. La Asociación Salvadoreña de Industriales ASI manifestó que el sector industrial salvadoreño no logra levantar a producción. Para el Presidente de esta gremial los factores que impiden el crecimiento de este sector son: la competencia desleal (especialmente de productos asiáticos importados), mejores condiciones para establecerse en otros países del área (al menos 10 empresas del rubro de alimentos y bebidas se establecieron en otros países vecinos) y una falta de claridad sobre las políticas de apoyo a la industria (la ASI no encuentra un planteamiento serio sobre la industria en ninguna de las plataformas políticas para las elecciones de este año). Los sectores más desfavorecidos son las dedicadas a metal mecánica, calzado, confección y productos plásticos (LPG 13/1/04).
En medio de tanta controversia no es de extrañar la férrea oposición que el CAFTA ha generado en diversos sectores. “El TLC polarizó a los ticos” anuncia la prensa nacional al destacar el descontento de los productores de arroz en ese país y la oposición de los sindicatos de seguros y del sector de telecomunicaciones, que han salido afectados por el TLC (EDH 27/1/04). En Guatemala, por otro lado, los mismos empresarios están acusando al gobierno saliente de haber negociado en contra de los intereses de importantes sectores productivos tales como los de telecomunicaciones, porcicultores, productores de arroz, fármacos genéricos, entre otros (EDH 2/1/04).
Los sindicatos aglutinados en la Plataforma Sindical Común Centroamericana anunciaron nuevamente, su posición al CAFTA, aduciendo que el mismo sólo representa más pobreza para los países. Asimismo, demandan mayor consulta por parte de los gobiernos y anunciaron un plan de acciones de protesta para evitar que el tratado sea ratificado por los congresos de los países.
En medio de este descontento, el tratado no sólo sigue su curso, sino que se siguen sumando otras iniciativas de libre comercio. En el mes de enero, se reanudaron las discusiones para agilizar el Plan Puebla Panamá, se continuaron las discusiones sobre el TLC con la UE, los países andinos buscan su TLC con los EUA, República Dominicana comienza su negociación con este país también, y se reanudaron las negociaciones por el TLC entre CA y Canadá. En este último caso, las negociaciones se habían suspendido por no lograr acuerdo en la inclusión de productos de zonas francas (Canadá argumenta que siendo productos subsidiados deberían quedar excluidos del TLC) ni sobre las normas de origen para el café y el azúcar. El Ministro de Economía de El Salvador sostuvo que ahora que EUA aceptó los productos de zonas francas, Canadá no tendrá más remedio que admitirla igual. Sin embargo, este asunto aún es tema de discusión (EDH 10/1/04).
La ropa de maquila en CA sigue siendo un tema ofensivo dentro de los TLC con EUA y Canadá. La Asociación Salvadoreña de la Industria de la Confección (ASIC) prevé un alza en las inversiones en este sector. Según la gremial, los primeros 6 meses del año serán de exploración por parte de inversionistas mexicanos y canadienses, pero esperan acaparar un buen número de nuevos inversores en el resto del año, que vendrían a favorecerse de las bondades del CAFTA.
Según el Ministro de Economía de El Salvador, las ventajas que ha obtenido la industria local de confección son las siguientes (EDH 12/1/04):
  1   2   3   4

Similar:

El Salvador: Resumen de la maquila y libre comercio iconEl Salvador: Resumen de la Maquila y Libre Comercio
No obstante, el Ministerio de Economía, aceptó que mencionado crecimiento ha sido moderado y colocó como las causas, los altos precios...
El Salvador: Resumen de la maquila y libre comercio iconPoder ejecutivo secretaria de economia
Acuerdo¬¬*por el que se da a conocer la Decisión No. 6 de la Comisión de Libre Comercio del Tratado de Libre Comercio entre la República...
El Salvador: Resumen de la maquila y libre comercio iconLey de fomento y desarrollo de la actividad exportadora y de maquila
Listado de requisitos a presentar ante la Dirección de Servicios al Comercio y a la Inversión del Ministerio de Economía
El Salvador: Resumen de la maquila y libre comercio iconNumero: 40 fecha: Marzo-Abril 1991 titulo de la revista: Tratado de Libre Comercio seccion fija: Bibliografía autor: Jacqueline Ochoa Méndez [**] titulo: Relaciones Comerciales México-Estados Unidos: El Acuerdo de Libre Comercio [*]
Titulo: Relaciones Comerciales México-Estados Unidos: El Acuerdo de Libre Comercio [*]
El Salvador: Resumen de la maquila y libre comercio iconEl tratado de libre comercio
La visita de Robert Zoellick, representante comercial de Estados Unidos, en agosto de 2003, marcó el punto de partida para la suscripción...
El Salvador: Resumen de la maquila y libre comercio iconRelaciones comerciales México- costa Rica
El Tratado de Libre Comercio suscrito entre México, El Salvador, Guatemala y Honduras entró en vigor para los tres primeros el 5...
El Salvador: Resumen de la maquila y libre comercio iconPublicado en el Diario Oficial de la Federación el 4 de octubre de 2011
Iales producidos u obtenidos fuera de la zona de libre comercio para que determinados bienes textiles y del vestido reciban el trato...

Página principal
Contactos

    Página principal



El Salvador: Resumen de la maquila y libre comercio

Descargar 34.73 Kb.