• Available in
  • Reuniones Anuales Junta de Gobernadores del Grupo del Banco Mundial Discurso de Robert B. Zoellick Presidente del Grupo del Banco Mundial

  • Descargar 66.99 Kb.


    Página1/9
    Fecha de conversión20.10.2018
    Tamaño66.99 Kb.

    Descargar 66.99 Kb.

    El Grupo del Banco Mundial después de la crisis


      1   2   3   4   5   6   7   8   9

    El Grupo del Banco Mundial después de la crisis”




    http://web.worldbank.org/archive/website01290/web/images/shim.gif

    http://web.worldbank.org/archive/website01290/web/images/shim.gif










    Available in: English, 日本語, русский, Bahasa (Indonesian), Türkçe, العربية, 中文, Français, Português, Deutsch







    http://web.worldbank.org/archive/website01290/web/images/shim.gif

    Reuniones Anuales

    Junta de Gobernadores del Grupo del Banco Mundial Discurso de

    Robert B. Zoellick Presidente del Grupo del Banco Mundial

    Estambul, Turquía 6 de octubre de 2009

    El Grupo del Banco Mundial después de la crisis”

    Señor Presidente, señores Gobernadores, distinguidos invitados:

    Gracias por asistir a estas Reuniones Anuales. Deseo expresar mi especial agradecimiento al presidente de la Junta de Gobernadores, Nguyen Van Giau y a Agustín Carstens por su labor a la cabeza del Comité para el Desarrollo. Agustín y yo hemos estrechado cada vez más nuestros lazos de trabajo en los últimos dos años. Siento un profundo respeto por sus aptitudes como ministro y como líder serio, y me he beneficiado mucho con su colaboración y amistad. Esta es la última reunión de Agustín en calidad de presidente del Comité para el Desarrollo, aunque sé que en el futuro voy a querer apelar a su consejo y buen criterio.

    Espero con interés trabajar con el ministro Al-Khalifa, de Bahrein, quien ha aceptado gentilmente asumir la presidencia del Comité. El ministro Al-Khalifa y yo hemos trabajado juntos antes cuando desempeñábamos distintas funciones, y me complace que haya aceptado prestar su colaboración en este momento crucial.

    También quiero agradecer a mi colega, Dominique Strauss-Kahn. Nuestras dos instituciones han colaborado estrechamente durante el último año, y he valorado mucho su clarividencia, pragmatismo y sentido del humor.

    También deseo expresar mi agradecimiento al Gobierno y al pueblo de Turquía, quienes han sido anfitriones ejemplares de nuestras Reuniones Anuales de este año. Ha sido un placer ver esta ciudad fascinante de un país que ha alcanzado tantos logros. Sobre todo, agradecemos al maravilloso pueblo de Estambul y Turquía.

    Quisiera aprovechar esta oportunidad para recordar al ex presidente del Banco Mundial, Robert McNamara, quien dirigió al Banco y sentó las pautas para sus actividades durante 13 años increíbles. Trajo a esta institución gran energía junto con su firme convicción de que los problemas del mundo en desarrollo podían solucionarse. Dejó un formidable historial: la lucha por erradicar y prevenir la ceguera de los ríos; el primer préstamo del Banco para fines de nutrición; el interés especial en los pobres de las zonas rurales; el aumento del financiamiento para el sector agrícola; la publicación del primer Informe sobre el desarrollo mundial, y la apertura de las relaciones entre el Banco y China en un momento decisivo para el desarrollo de ese país, todo lo que se debe tanto a su clarividencia como a su liderazgo.

    Robert McNamara reorientó la atención del Grupo del Banco Mundial hacia el objetivo de superar la pobreza en todo el mundo. Continúa siendo nuestra misión primordial en la actualidad, y asegura la vigencia del legado del Sr. McNamara para el desarrollo internacional y el Grupo del Banco Mundial.

    Cuando hablé con el Sr. McNamara en sus últimos años, él recordaba con afecto al extraordinario personal del Grupo del Banco Mundial, una verdadera colección de talentos de todas las culturas y lugares. Sus sucesores han expresado el mismo reconocimiento y quiero sumar mi agradecimiento al de ellos. Quienes trabajan en el Grupo del Banco Mundial se han puesto a la altura del desafío de la crisis durante el último año, con energía, creatividad y una gran claridad de objetivos, en beneficio de los países clientes y las poblaciones a los que tenemos el privilegio de servir.

    Sentimos mucho pesar por el reciente fallecimiento del ministro Futa, de la República Democrática del Congo. Quisiera sumarme al Presidente en hacer llegar mis condolencias a su familia y al Gobierno de su país.

    Quisiera también expresar mi más sentido pésame a la familia del ex ministro de Finanzas de Japón, el señor Nakagawa.

    ***** ***** *****

    Hace un año, nos reunimos en momentos agitados. En la actualidad, esa turbulencia está lejos de haberse aquietado.

    Como resultado de la crisis mundial, estimamos que habrá 90 millones más de personas viviendo en condiciones de pobreza extrema a fines del próximo año; hasta 59 millones más de personas perderán sus empleos este año, y tal vez mueran entre 30 000 y 50 000 bebés más en África al sur del Sahara.

    Detrás de estos números hay historias de seres humanos:

    — Aoy Puon es una obrera de una fábrica de ropa de Camboya. Desde el momento en que se desencadenó la crisis, su salario mensual se ha reducido a la mitad. En la actualidad no puede ganar lo suficiente como para enviar dinero a su familia, que depende de los ingresos que ella obtiene. En el curso del año pasado han tenido que cerrar 48 fábricas de ropa de Camboya; han perdido sus puestos de trabajo 62 000 personas, y el 90% de ellas son mujeres. A Aoy ahora le preocupa que ella vaya a perder su trabajo.

    — Zagd es un pastor de Mongolia, donde la crisis financiera ha provocado la caída del precio del ganado. Mientras tanto, el costo de los alimentos aumenta a diario, de manera que Zagd ya no cuenta con los recursos necesarios para poder comprar harina, arroz o azúcar. Los pastores como Zagd no reciben dinero de una pensión ni beneficios sociales; el único recurso del que pueden valerse, en cambio, ante la reducción de los ingresos es reducir el consumo. Como dice un pastor: “No compro azúcar porque es cara. No consumimos hortalizas. No salimos, por lo tanto no necesitamos mucha ropa… En el invierno no compramos leña ni carbón”. — Lindiwe tiene 28 años y vive en un barrio de viviendas precarias de África meridional. Es seropositiva y tiene tuberculosis. En un dispensario de una ONG que brinda tratamiento para estas enfermedades la rechazaron porque los fondos de los donantes se han agotado como consecuencia de la crisis financiera, y la ONG se ha quedado sin medicamentos. Las perspectivas de conseguir más fondos son sombrías: una encuesta reciente del Banco Mundial y Onusida permitió determinar que en uno de cada cinco países en desarrollo se registraron reducciones de los programas de tratamiento antirretrovírico, y se prevé que en 33 países el impacto se agravará en el próximo año. A Lindiwe se le está acabando el tiempo. Ella afirma: “Tengo miedo de morir y dejar sola a mi hijita”. Puestos de trabajo perdidos y vidas destruidas, niñas que se ven obligadas a abandonar la escuela, familias que deben decidir qué comida se saltearán todos los días, niños malnutridos, progreso humano perdido, a veces irremediablemente...

    Mientras hablamos de la recuperación, nos rodea el dolor personal de la pobreza.

    En ciudades, poblados, valles y llanuras; en las calles principales, y en las comunidades que no tienen calles, escuchamos el mismo estribillo: “No permitan que esto suceda otra vez”.

    Lamentablemente, no podemos hacer esa promesa. No podemos hacer que el mundo no sufra crisis. Es más, si hay algo seguro en nuestro futuro es que habrá otro cataclismo. Sin embargo, con liderazgo y cooperación podemos aprender las lecciones que nos dejó la última crisis y mirar hacia el futuro.

    Debemos poner la mira más allá de las respuestas en situaciones de emergencia, y hacerlo en las medidas encaminadas a “reconstruir para hacerlo mejor”, medidas que puedan perdurar. La tarea depende de quienes estamos hoy reunidos en este salón. La cooperación en momentos de crisis es lo más fácil. El desafío consiste en seguir cooperando una vez pasado el peligro de caer en el abismo.




      1   2   3   4   5   6   7   8   9

    Similar:

    El Grupo del Banco Mundial después de la crisis iconJim Yong Kim, presidente del Grupo Banco Mundial Reuniones Anuales de 2017 Washington, dc, Estados Unidos Texto preparado para la intervención
    ...
    El Grupo del Banco Mundial después de la crisis icon3. Banco Mundial (BM)- destinado a ofrecer préstamos de infraestructura a la Europa de posguerra
    Inmediatamente después de finalizada la Segunda Guerra Mundial Estados Unidos vio la necesidad de propiciar la reintegración de las...
    El Grupo del Banco Mundial después de la crisis iconDocumento del Grupo del Banco Mundial exclusivamente para uso oficial informe No. 103738-gt banco internacional de reconstrucción y fomento corporación financiera
    Este documento es de distribución restringida y puede ser utilizado por los receptores únicamente para el desempeño de sus obligaciones...
    El Grupo del Banco Mundial después de la crisis iconTiempos Violentos. Neoliberalismo, globalización
    Transnacionalización, crisis y el papel del Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial
    El Grupo del Banco Mundial después de la crisis iconLa educación superior según el informe del grupo de trabajo del banco mundial y la unesco
    A conocer el Informe elaborado por “The Task Force on Higher Education and Society”
    El Grupo del Banco Mundial después de la crisis iconToma de protesta
    Development (hiid) de la Universidad de Harvard. También ha fungido como Investigador Visitante en el Fondo Monetario Internacional...
    El Grupo del Banco Mundial después de la crisis iconDocumento del Banco Mundial
    Este documento es de distribución restringida y puede ser usado por sus destinatarios únicamente para la realización de sus tareas...
    El Grupo del Banco Mundial después de la crisis iconLa crisis del capitalismo y la importancia actual de Marx 150 años después de los Grundrisse
    Marx predijo la naturaleza de la economía mundial en el comienzo del Siglo XXI, sobre la base de su análisis de la "sociedad burguesa",...
    El Grupo del Banco Mundial después de la crisis iconMarco de alianza con el pais
    Este documento es de distribución restringida y podrá ser usado por personas solo en el ejercicio de sus funciones oficiales. Su...
    El Grupo del Banco Mundial después de la crisis iconParidad del poder adquisitivo
    La globalización económica, como proceso de integración que tiende a crear un solo mercado mundial, se inició después de la Segunda...

    Página principal
    Contactos

        Página principal



    El Grupo del Banco Mundial después de la crisis

    Descargar 66.99 Kb.