• CONCEPTOS ESTRATEGIAS

  • Descargar 435.37 Kb.


    Página9/23
    Fecha de conversión10.03.2019
    Tamaño435.37 Kb.

    Descargar 435.37 Kb.

    El "Género en el Mainstream" es una propuesta conceptual, metodológica y técnica, que consolida los mejores avances y logros q


    1   ...   5   6   7   8   9   10   11   12   ...   23
    OBJETIVOS OBJETIVOS


    POLÍTICAS PLANES PROYECTOS



    CONCEPTOS ESTRATEGIAS
    La estrecha interconexión que se da en este proceso, que requiere sin duda una consideración más acabada, por los momentos nos orienta en el entendimiento de todo lo que supone la inserción adecuada de los criterios de género para tener los resultados que esperamos en materia de igualdad. Si las políticas no son género sensitivas no es posible esperar estrategias y proyectos que lo sean. Y si fuese el caso que determinados proyectos se diseñasen en el marco de políticas refractarias a los criterios de género, es casi seguro que su ejecución real enfrentará obstáculos poderosos.
    De hecho, el tema de las políticas en general, exige capacidades teórico técnicas que se han venido desarrollando con gran especificidad y eficiencia en la disciplina conocida como “Análisis de políticas”, que se define como “la actividad de crear conocimiento sobre y en el proceso de formación de las políticas”.31 Esto significa que el Análisis de Políticas, como disciplina necesaria en la totalidad del proceso que éstas suponen y requieren para su mayor eficiencia, comprende una metodología que integra un sistema de pautas y procedimientos para crear, evaluar críticamente y comunicar conocimiento relevante sobre las políticas que apoye la solución de los problemas que su proceso pudiese mostrar.
    Esta información que debería tenerse muy en cuenta en el proceso de las políticas públicas con enfoque de género, abarca cinco tipos mayores:


    1. ¿Cuál es la naturaleza del problema?

    2. ¿Cuales han sido los cursos de acción de las políticas en el pasado y cuales han sido sus resultados?

    3. ¿De qué manera estos resultados han contribuido en la solución del problema?

    4. ¿Qué otras alternativas de políticas están disponibles para enfrentar el problema y que resultados se estiman respecto a ellas?

    5. ¿Qué alternativas deben ser ejecutadas?

    La respuesta a estas cinco preguntas proporciona información sobre los problemas a los cuales se dirigen las políticas, su futuro, las acciones, el resultados y el desempeño de los instrumentos. Los procedimientos involucrados en la metodología son igualmente cinco: definición, predicción, prescripción, descripción y evaluación. Esta metodología es particularmente importante en el tema que nos ocupa, que ha sido tratado, como lo demuestran muchas de las propuestas disponibles a escala internacional, regional y nacional, desde una perspectiva que adolece de ausencia de visión sistémica pese a las tendencias maximalistas que se observan en algunas de ellas.


    Si bien se han hecho esfuerzos de evaluación y consiguiente corrección de algunas de estas fallas,32 persisten en las políticas públicas dirigidas a solventar los problemas vinculados a las desigualdades de género numerosos vacíos de contenido y procedimiento que no son monitoreados o evaluados sistemáticamente, lo cual permite que algunos errores e ineficiencias se sigan reproduciendo en su formulación y ejecución. Y es principalmente por esta razón por la que insistimos en la necesidad de dar atención mejor fundamentada, conceptual, metodológica y técnicamente a esta aspecto.
    c) La discusión sobre el principio de Igualdad y sus implicaciones en la ciudadanía y los derechos de las mujeres.
    La palabra Igualdad ha tenido un significado esquivo en la historia. Como ha dicho Amelia Valcárcel33 siempre produce cierto escozor. Ha resultado a la larga de la historia humana una idea, para muchos, incómoda. La discusión sobre el tema es antigua. San Pablo parece haber sido el primero en enunciarla dentro de la doctrina cristiana, pero su discusión en el campo de la filosofía se remonta a los Sofistas, quienes la enunciaron sin mucho éxito como lo demuestra la historia, que ha sido una historia de exclusiones por muchos motivos y entre ellos, pertenecer a uno u otro sexo, ha sido la más universal de las razones para fundamentar desigualdades sempiternas.
    Es un tema amplio, fundamental para el problema que nos ocupa, ya que una estrategia de institucionalización del enfoque de género se dirige, nada más ni nada menos que a conmover los cimientos doctrinarios e ideológicos de la sociedad humana de los últimos cinco mil años, aproximadamente, en torno a este principio. No es este el espacio para desarrollar antecedentes ni curso de la historia de los esfuerzos humanos a favor de la igualdad en general o de la igualdad de géneros en particular, pero es necesario señalar aun cuando sea puntualmente, algunos de los avances que soportan el tipo de propuesta como la que nos ocupa.
    El contexto en el cual se debate actualmente el principio de Igualdad abarca varias disciplinas: Filosofía Moral y Política, Filosofía Del Derecho, Doctrinas Jurídicas, y de Derechos Humanos. Y en cada una de ellas son variadas las tendencias y los criterios al respecto. La Filosofía Política proporciona conceptos fundantes de los cuales, de alguna manera, se nutre el resto de las disciplinas; y en su contexto actual no hay duda que las transformaciones que la reflexión ha registrado sobre todo desde el último tercio del siglo XX son esenciales como soporte para la aspiración de igualdad que han venido desarrollando algunos movimientos sociales como el feminismo.
    El sentido que actualmente prevalece con relación a la igualdad deja claramente sentada la equivalencia humana al margen de las diferencias. Esto ha sido un golpe mortal al Ethos del sistema patriarcal, el cual fundamentó la desigualdad de géneros en las diferencias biológicas de varones y mujeres y a partir de ella construyó un sistema de practicas discriminatorias de las mujeres cuyo propósito era consolidar la subordinación en todos los planos. Nuevas concepciones sobre la Justicia, la Libertad y otros principios han puesto en entredicho las bases de la Modernidad construida sólidamente sobre los supuestos kantianos de una igualdad universal cuyo simple enunciado es razón suficiente para hacernos a todas y todos iguales. Las evidencias que muestra la realidad donde la igualdad nominal está muy distante de lo que ocurre en los hechos, han puesto en jaque el igualitarismo nominal.
    La igualdad es actualmente un principio cuya interpretación filosófica y política esta mediada por el criterio de la diferencia, asunto que ha repercutido en el seno del feminismo hasta dar lugar a una prolongada discusión hasta el punto de separar dos tendencias: el feminismo de la igualdad y el feminismo de la diferencia.
    El tema de la aceptación de la diferencia obliga a estar atentas y atentos a las diversas interpretaciones que se pueden originar desde ese supuesto, ya que pudiese ocurrir que aun con la aceptación de la validez de la diferencia, el patrón masculino puede continuar siendo dominante y representar el paradigma al cual hay que igualar. Se podría pretender que las mujeres en el esfuerzo de lograr la igualdad fuesen orientadas a lograr una igualdad respecto a patrones determinados por la perspectiva masculina. No sería un asunto de llegar a ser equivalentes a los hombres sino ser “como” los hombres. Catherine MacKinnon señala que el desafío de la igualdad no es solo lograr que las mujeres accedan a los derechos de los que han sido excluidas, sino que su propio patrimonio histórico identitario, su condición de género, sus valores, conocimiento, experiencia y prioridades, sean asumidas como una parte equivalente o del mismo peso que la masculina, en las realidades donde intervienen y sean consideradas con valor potencial para enriquecer el panorama del desarrollo humano. No es llegar a ser iguales en un mundo masculino que sigue excluyendo lo femenino, sino relevar lo femenino como otra voz, una voz diferente, como diría Carol Gilligan,34 con derecho y poder equivalentes para expresarse y verse reflejada en los productos colectivos.
    Por otra parte, la igualdad de hombres y mujeres con relación a derechos, responsabilidades y oportunidades, no puede ser tomada como un asunto exclusivamente de mujeres, pues afecta e involucra a ambos y es un asunto de derechos humanos, sin el cual no es posible hablar del desarrollo y democracia como procesos auténticamente centrados en los seres humanos. Esto convierte a la igualdad de géneros en un indicador y en una precondición para ambas situaciones. Tampoco hay que entender que la igualdad hace idénticos a unas y otros: son diferentes pero su sexo no determina sus derechos, obligaciones, ni sus oportunidades y en ellos su diversidad debe ser considerada cualitativa y cuantitativamente. 35
    El interés de las y los teóricos, como de las y los operadores y activistas en torno al tema de la igualdad de géneros, ha puesto en claro asuntos muy sustantivos que son claves para el tema de la institucionalización del enfoque de género. Por las limitaciones impuestas a este trabajo, que nos impiden desarrollar los alcances de la vital discusión que internacional e interdisciplinariamente se está dando en torno a la igualdad y otros temas conexos como los de equidad, igualdad de oportunidades, acciones afirmativas o positivas, derecho antidiscriminatorio y otros, nos concretaremos a señalar, a manera de síntesis los aspectos más significativos que en nuestro criterio y por las experiencias conocidas hasta el presente, son los que mejor pueden fundamentar una reflexión y propuesta para el tema de políticas de igualdad o políticas con enfoque de género:


    • El principio de Igualdad tiene como principio complementario política y jurídicamente al principio de No Discriminación.36




    • No basta la Igualdad de Derechos o Igualdad Nominal o De Jure, la verdadera Igualdad es la que se produce en los hechos, como efectuación real de la Igualdad.




    • La Igualdad de Hecho o Igualdad Sustantiva puede exigir la aplicación de Acciones Afirmativas o Medidas de Acción Positiva o también llamadas Medidas de Discriminación Inversa.




    • La Igualdad de Oportunidades para ser efectiva debe ser claramente definida en sus alcances. Si la Igualdad de Oportunidades sólo se concibe como Igualdad de acceso no garantiza la verdadera Igualdad. Para que la Igualdad de Oportunidades sea efectiva debe incluir las previsiones que garantizan simultáneamente igualdad de acceso e igualdad de resultados. Lo que quiere decir que la Igualdad de Oportunidades debe asegurar que todas y todos quienes tienen acceso al proceso que puede conducir al disfrute o ejercicio de un derecho humano consagrado, efectivamente contarán con los medios y recursos para alcanzar el fin contenido en el derecho en cuestión.




    • Una auténtica política de Igualdad de Oportunidades exige el empleo de la Discriminación Inversa mediante la aplicación de las Medidas de Acción Positiva que son mecanismos de eliminación y/o corrección de discriminaciones y desigualdades, para potenciar el logro de la Igualdad Sustantiva.

    Un tratamiento adecuado del principio de Igualdad y sus implicaciones en una sociedad orientada hacia valores androcéntricos es esencial cuando se quieren tener políticas realmente género inclusivas, ya que a menudo, se observan numerosas interpretaciones erróneas que pueden dar lugar al fracaso de las iniciativas de igualdad. Entre ellas las más comunes parecen ser:




    • Que se entienda la Igualdad exclusivamente como Igualdad de Jure. Es el caso de los gobiernos que piensan que la sola existencia de las leyes de Igualdad (Igualdad de Jure) basta para tener los resultados en los hechos.

    • Que se entienda la Igualdad como la creación de condiciones similares para hombres y mujeres en los hechos. Lo cual niega la posibilidad de dar respuesta a las especificidades de las necesidades e intereses de hombres y mujeres.

    • Cuando crea normas dirigidas a garantizar la Igualdad con base en una pauta o criterio masculino o que responde a intereses, necesidades u objetivos masculinos, lo cual excluye automáticamente la consideración de la diferencia. O cuando disminuye el valor pertinencia legitimidad de los puntos de vista, criterios o intereses femeninos.

    • Cuando la norma o el programa no crea condiciones que permitan articular los mundos publico y privado que conduzcan a reconciliar las actividades propias de la vida familiar con la vida en los espacios públicos (trabajo, comunitario, político).

    • Cuando la Igualdad no se refleja coherentemente en la estructura de poder y de toma de decisiones.

    • Cuando vulnera la libre elección.

    • Cuando la política de Igualdad tiene menos prioridad como política.

    • Cuando bajo la existencia de la política, las crisis afectan más a las mujeres que a los hombres.

    El tema de las políticas con enfoque de género tiene además exigencias más estructurales dentro del marco institucional general del Estado, que plantean la necesidad de darles adecuada jerarquía y posición coherente e integrada dentro del espectro de las políticas estatales, tal como aparece en el Anexo 5.
    Por otra parte la Igualdad es un punto capital cuando se habla de ciudadanía, ya que ésta es definida por el ejercicio efectivo en los espacios públicos, de los derechos y deberes que el ordenamiento jurídico de una sociedad prescribe para los hombres y mujeres bajo su alcance político. Casi todas las constituciones de los países democráticos establecen la Igualdad como uno de los principios fundamentales de la ciudadanía, entendida como igualdad ante la Ley, que es decir igualdad en los derechos consagrados jurídicamente. De manera tal que en el proceso de definición de las políticas estatales o gubernamentales hay que considerar las implicaciones que para la equivalencia ciudadana de hombres y mujeres tienen las reflexiones sobre la igualdad de géneros. Los derechos en su conjunto son el contenido mismo de la ciudadanía que es un concepto histórico. Tales derechos consagrados son capacidades garantizadas y respaldadas por el Estado para dotar a las y los ciudadanos de fundamentos legales para actuar frente a los poderes y organizaciones del Estado.
    La capacidad -el derecho- en si misma no supone automáticamente su ejercicio. La acción efectiva de ejercer los derechos es lo que algunos denominan ciudadanía sustantiva y otros ciudadanía activa.37 Esta es una concepción que se opone a la consideración nominal de la ciudadanía como un status meramente formal, establecido en la norma sobre la base de ciertos criterios de inclusión y exclusión y que está refrendado por el Estado. Se trata de una concepción de la ciudadanía como una práctica y en este sentido, es evidente que el ejercicio real de la ciudadanía por parte de las mujeres es un indicador destacado de la existencia de una igualdad de hecho. Para las mujeres, su progreso en: a) la “ciudadanía civil”, vinculada a la libertad y los derechos de propiedad y los vinculados al parentesco, filiación, nombre, residencia y semejantes, b) en la "ciudadanía política" expresada en los derechos a elegir. a ser electa y a organizarse políticamente, c) en la "ciudadanía social", relacionada con la educación, la salud, la seguridad, la cultura, y d) la “ciudadanía económica” relacionada con el empleo, salario, agremiación, etc., han sido expresión de los avances y obstáculos en el plano de la Igualdad.
    3. Requerimientos de una estrategia para la institucionalización del enfoque de género en las políticas públicas.
    Hemos señalado que el objetivo de la institucionalización, su propósito principal es la igualdad y la estrategia es colocar los criterios de género en la corriente principal de las decisiones, lo que llamamos género en el mainstream. Para lograr este propósito es necesario considerar los requerimientos que esta tarea supone en varios contextos y las dificultades que es necesario enfrentar, ya que se trata de un proyecto, fundamentalmente de naturaleza política y de largo plazo, con exigencias igualmente políticas y técnicas.
    Pese a los excelentes desarrollos alcanzados en las tecnologías de este tipo de estrategia, los beneficios para las mujeres aun no son todo lo concreto que deberían ser, en proporción a los esfuerzos. La naturaleza de los asuntos (issues) de género es compleja, tienen un alto grado de impregnación política e ideológica y reciben la carga de la diversidad de las concepciones y demandas de los numerosos grupos de interés (stakeholders) que actualmente, en cualquier sociedad, activan en torno al propósito de lograr políticas de igualdad.38 También influye el hecho de que en la mayoría de las organizaciones hay fuertes resistencia al mainstream de género. Tal como señalamos en apartes anteriores este es un tema ampliamente documentado, que demuestra que tales resistencias sean evaluadas y consideradas en las acciones a desarrollar.
    Las tensiones que supone este proceso generalmente hace que se planteen serios desequilibrios entre el avance en leyes, planes y otros instrumentos de política, incluso en producción de abundante data sobre desigualdades, que no se traduce en beneficios visibles o que son limitados, sin cambios realmente sustantivos en las estructuras más potentes que preservan la discriminación contra las mujeres. Esto es en parte debido al hecho de que las transformaciones al interior de la dinámica cotidiana de las practicas y la cultura institucional, o no se atiende o se hace de manera lenta o ineficiente. Esto da gran relevancia a las presiones políticas externas para lograr que internamente las culturas organizacionales, las practicas y las actitudes personales al interior de las instituciones cambien efectivamente.
    En los requerimientos que posee una estrategia como la señalada hay que distinguir diversos planos. Nos referiremos a ellos brevemente y son sintéticamente los siguientes:


    1. Requerimientos metodológicos generales

    2. Definición de criterios fundamentales en materias críticas

    3. Áreas de intervención para la institucionalización

    4. Cambios probables que supone el proceso.

    5. Capacidades necesarias para institucionalizar el enfoque de género

    6. Diagnóstico y enfrentamiento de las resistencias

    a) Requerimientos metodológicos generales: La institucionalización exige un enfoque estratégico de manera definitiva, dado el carácter desafiante y el cambio cultural que en última instancia se propone. Esto significa que para la operación es necesario crear diversas factibilidades. No basta tener, como a veces se piensa, la factibilidad económica, es necesario considerar otras. En síntesis, las factibilidades a tomar en cuenta son: factibilidad política, factibilidad financiera, factibilidad Administrativa y factibilidad socio cultural


    1   ...   5   6   7   8   9   10   11   12   ...   23

    Similar:

    El \"Género en el Mainstream\" es una propuesta conceptual, metodológica y técnica, que consolida los mejores avances y logros q iconMarco conceptual para una propuesta tecnica de consultoria sobre implementacion de sistemas nacionales de garantias en latinoamerica primera reunión tecnica del fondo andino de garantias
    Marco conceptual para una propuesta tecnica de consultoria sobre “implementacion de sistemas
    El \"Género en el Mainstream\" es una propuesta conceptual, metodológica y técnica, que consolida los mejores avances y logros q iconGuía metodológica para la formación de formadoras/es en género, economía y liberalización comercial
    Matriz para el análisis de historias de vida desde la perspectiva de género y los derechos humanos 24
    El \"Género en el Mainstream\" es una propuesta conceptual, metodológica y técnica, que consolida los mejores avances y logros q iconEl factor competencial como elemento dinamizador del emprendimiento por razón de género: Una aproximación metodológica a su estudio

    El \"Género en el Mainstream\" es una propuesta conceptual, metodológica y técnica, que consolida los mejores avances y logros q iconInforme Trimestral de Avance y Logros de Proyecto Información básica del Proyecto
    Sellos de Igualdad de Género: Sistema de Gestión de Igualdad de Género en las Empresas y Organizaciones
    El \"Género en el Mainstream\" es una propuesta conceptual, metodológica y técnica, que consolida los mejores avances y logros q iconIntroducción conceptual
    Como en otras revoluciones, la Globalización viene acompañada por una serie de avances tecnológicos, (la informática, las tics) que...
    El \"Género en el Mainstream\" es una propuesta conceptual, metodológica y técnica, que consolida los mejores avances y logros q iconDesafio Creativo Cooperativo
    A partir de estas ideas se generó una técnica específica para áreas de Indumentaria donde los proyectos son el eje central y directriz...
    El \"Género en el Mainstream\" es una propuesta conceptual, metodológica y técnica, que consolida los mejores avances y logros q iconCibergrafía: propuesta teórico metodológica para el estudio de los medios de comunicación social cibernéticos
    Además es necesario elaborar un referente a partir del cual clasificar el nuevo producto, el cual debe apuntar al desarrollo de una...
    El \"Género en el Mainstream\" es una propuesta conceptual, metodológica y técnica, que consolida los mejores avances y logros q iconEscuela de birmingham
    Son un grupo de pensadores que no comparten una unidad común metodológica o técnica, pero sí se basan todos en un interés político...
    El \"Género en el Mainstream\" es una propuesta conceptual, metodológica y técnica, que consolida los mejores avances y logros q iconLa conquista
    Los relatos en nahuatl nos dicen que la Toltecáyotl abarcaba los mejores logros del ser humano en sociedad: artes y urbanismo, escritura,...
    El \"Género en el Mainstream\" es una propuesta conceptual, metodológica y técnica, que consolida los mejores avances y logros q iconAsistencia tecnica para incorporar el enfoque de genero en normas e intrumentos de la planificacion nacional y territorial
    Contratación de los servicios para la consultoria “asistencia tecnica para incorporar el enfoque de genero en normas e intrumentos...

    Página principal
    Contactos

        Página principal



    El "Género en el Mainstream" es una propuesta conceptual, metodológica y técnica, que consolida los mejores avances y logros q

    Descargar 435.37 Kb.