• Modelo estructural-funcional.

  • Descargar 52.75 Kb.


    Página1/7
    Fecha de conversión01.07.2018
    Tamaño52.75 Kb.

    Descargar 52.75 Kb.

    El funcionalismo estructural de Robert Merton


      1   2   3   4   5   6   7

    El funcionalismo estructural de Robert Merton
    Mientras Talcott Parsons es el teórico estructural funcional más notable, fue su discípulo Roben Merton quien desarrolló algunos de los enunciados más importantes del funcionalismo estructural en sociología (1949/1968). Merton criticó algunos de los aspectos extremos e indefendibles del funcionalismo estructural. Pero al mismo tiempo desarrolló una perspicacia conceptual que contribuyó a perpetuar la validez del funcionalismo estructural.
    Modelo estructural-funcional.
    Merton criticó lo que consideraba que eran los tres postulados básicos del análisis funcional. El primero atañe a la unidad funcional de la sociedad. Este postulado sostiene que todas las creencias y prácticas culturales y sociales estandarizadas son funcionales para la sociedad en su conjunto, así como para los individuos que a ella pertenecen. Esta perspectiva implica que las diversas partes de un sistema social deben tener un grado alto de integración. Sin embargo, Merton mantenía que aunque este postulado se verificaba en las pequeñas sociedades primitivas, no ocurría así en el caso de sociedades más grandes y complejas.
    El funcionalismo universal constituye el segundo postulado, que presupone que todas las formas y estructuras sociales y culturales estandarizadas cumplen funciones positivas. Merton señalaba que este postulado contradecía lo que ocurría en el mundo real. Era evidente que no toda estructura, costumbre, idea, creencia, etcétera, cumplía funciones positivas. Por ejemplo, el nacionalismo fanático podía ser altamente disfuncional en un mundo en el que proliferan las armas nucleares.
    En tercer lugar figura el postulado de la indispensabilidad, que sostiene que todos los aspectos estandarizados de la sociedad no sólo cumplen funciones positivas, sino que representan también partes indispensables para el funcionamiento del todo. Este postulado conduce a la idea de que todas las funciones y estructuras son funcionalmente indispensables para la sociedad.
    Ninguna otra estructura o función podría funcionar mejor que la que de hecho se encuentra en cada sociedad. La crítica de Merton, de acuerdo con Parsons, era que al menos debíamos admitir que existían diversas alternativas funcionales y estructurales que podían adecuarse a la sociedad.
    Merton afirmaba que todos estos postulados funcionales se fundamentaban sobre supuestos no empíricos basados en sistemas teóricos abstractos. Como mínimo, la responsabilidad del sociólogo es examinar empíricamente cada uno de esos supuestos. La creencia de Merton de que la verificación empírica, no los supuestos teóricos, era crucial para el análisis funcional, le condujo a desarrollar su «paradigma» del análisis funcional como guía para la integración de la teoría y la investigación.

    Merton especificó claramente que el análisis estructural-funcional debía partir del estudio de los grupos, las organizaciones, las sociedades y las culturas. Afirmaba que todo objeto susceptible de análisis estructural-funcional debía «representar una cosa estandarizada (es decir, normada y reiterativa)» (Merton, 1949/1968: 104). Tenía en mente cuestiones tales como «roles sociales, normas institucionales, procesos sociales, normas culturales, emociones culturalmente normadas, normas sociales, organización grupal, estructura social, mecanismos de control social, etcétera» (Merton, 1949/1968: 104).


    Los primeros funcionalistas estructurales solían centrarse casi exclusivamente en las funciones que cumplían una estructura o institución social para otra. Sin embargo, para Merton estos analistas solían confundir los motivos subjetivos de los individuos con las funciones de las estructuras o las instituciones. El funcionalista estructural debía centrarse en las funciones sociales más que en los motivos individuales. De acuerdo con Merton, las funciones se definían como «las consecuencias observadas que favorecen la adaptación o ajuste de un sistema dado» (1949/1968: 105). No obstante, hay un claro sesgo ideológico cuando uno se centra exclusivamente en la adaptación o el ajuste, porque invariablemente se trata de consecuencias positivas. Es importante señalar que un hecho social puede tener consecuencias negativas para otro hecho social. Para rectificar esta grave omisión del funcionalismo estructural temprano, Merton desarrolló la idea de disfunción. Del mismo modo que las estructuras o las instituciones podían contribuir al mantenimiento de las diferentes partes del sistema social, también podían tener consecuencias negativas para ellas. Por ejemplo, la esclavitud en el sur de los Estados Unidos tuvo claras consecuencias positivas para los habitantes blancos del sur tales como la disposición de una oferta de mano de obra barata, el soporte de la industria del algodón y el estatus social. También tuvo disfunciones, tales como la casi total dependencia de los habitantes del sur de la economía agraria y su falta de preparación para la industrialización. La persistente disparidad entre el norte y el sur de Estados Unidos en lo que atañe a la industrialización puede deberse, al menos en parte, a las disfunciones de la institución de la esclavitud en el sur.
    Merton también enunció la idea de las no funciones que definía como consecuencias irrelevantes para el sistema sometido a estudio. Entre ellas figuraban, por ejemplo, las formas sociales que constituían «supervivencias» de tiempos pasados. Si bien probablemente tuvieron consecuencias positivas o negativas en el pasado, en la sociedad contemporánea carecían de efecto significativo. Un ejemplo (aunque algunos pueden disentir) podría ser el Movimiento Cristiano de la Templanza de las Mujeres.
    Para responder a la cuestión de si las funciones positivas sobrepasan a las disfunciones o viceversa, Merton desarrolló el concepto de saldo neto. Sin embargo, jamás podremos sumar las funciones positivas, por un lado, y las disfunciones, por otro, y determinar objetivamente cuáles superan a las otras, porque los asuntos sometidos a estudio son tan complejos y se basan en tantos criterios subjetivos, que resulta difícil hacer un cálculo y sopesar de manera objetiva. La validez del concepto de Merton reside en el modo en que orienta al sociólogo cuando estudia una cuestión de cierta importancia. Regresemos al ejemplo de la esclavitud. La pregunta es si la esclavitud fue más funcional o más disfuncional para el sur. Pero es una pregunta muy general que oscurece otra serie de cuestiones (por ejemplo, que la esclavitud fue funcional para grupos como los blancos poseedores de esclavos).
    Para solventar este tipo de problemas Merton desarrolló la idea de que había varios niveles de análisis funcional. Por lo general, los funcionalistas se habían limitado al análisis de la sociedad en su conjunto, y Merton señaló con claridad que también era necesario estudiar las organizaciones, las instituciones o los grupos. Retomemos el ejemplo de las funciones de la esclavitud para el sur. Para estudiar la cuestión es preciso diferenciar varios niveles de análisis y plantearse las funciones y las disfunciones de la esclavitud para las familias negras, para las blancas, para las organizaciones políticas negras, las organizaciones políticas blancas, etcétera. En términos del saldo neto, la esclavitud fue probablemente más funcional para unas unidades sociales y más disfuncional para otras. Abordar la cuestión en estos niveles más específicos nos facilita el análisis de la funcionalidad de la esclavitud para el sur en su conjunto.
    Merton también introdujo los conceptos de funciones latentes y funciones manifiestas. Estos dos términos constituyen una contribución relevante al análisis funcional. En general, las funciones manifiestas son intencionadas, mientras las funciones latentes son no intencionadas. La función manifiesta de la esclavitud, por ejemplo, fue el aumento de la productividad económica del sur, pero cumplió también la función latente de producir una gran infra clase que hizo que se elevara el estatus social de los sureños blancos, tanto ricos como pobres. Esta idea guarda relación con otro concepto de Merton: las consecuencias imprevistas. Las acciones tienen consecuencias previstas y no previstas. Aunque todos somos conscientes de las consecuencias previstas, para identificar las consecuencias imprevistas se requiere del análisis sociológico; de hecho, algunos pensadores señalan que este es el verdadero objeto de la sociología. Peter Berger (1963) ha llamado a este estudio el «desenmascaramiento», o el descubrimiento de los efectos reales que surten las intenciones declaradas.
    Merton especificó que las consecuencias no previstas y las funciones latentes no eran lo mismo. Una función latente es un tipo de consecuencia imprevista, que es funcional para un sistema determinado. Pero existen otros dos tipos de consecuencias imprevistas: «las que son disfuncionales para un sistema determinado, entre ellas las disfunciones latentes», y «las que son irrelevantes para el sistema, al cual no afectan ni funcional ni disfuncionalmente... las consecuencias no funcionales» (Merton, 1949/1968: 105).
    En su esfuerzo por clarificar aún más la teoría funcional, Merton señaló que una estructura podía ser disfuncional para el sistema en su conjunto y, no obstante, seguir existiendo. Sin embargo, estas formas de discriminación cumplen también disfunciones incluso para el grupo para el que son funcionales. Los hombres padecen la discriminación a la que someten a las mujeres; asimismo, a los blancos les perjudica su propia conducta discriminatoria hacia los negros. Puede afirmarse que estas formas de discriminación perjudican a los mismos que la ejercen porque su comportamiento discriminatorio perpetúa la improductividad de una enorme cantidad de personas y agudiza el conflicto social.
    Merton mantenía que no todas las estructuras son indispensables para el correcto funcionamiento del sistema social. Algunas partes de nuestro sistema social pueden ser eliminadas. Esta idea hace que la teoría funcional supere otro de sus sesgos conservadores. Al admitir que ciertas estructuras pueden eliminarse, el funcionalismo admite el cambio social intencional. Nuestra sociedad, por ejemplo, podría seguir existiendo (e incluso mejoraría) si se eliminara la discriminación que sufren diversos grupos minoritarios.

    Catálogo: trabajos
    trabajos -> Falcultad de ccsse departamento Académico de ccsse-universidad Nacional de Piura Resumen
    trabajos -> Solvencia intertemporal del sector público nacional: argentina 2004-2016 1
    trabajos -> Análisis descriptivo de la calidad de la licenciatura en economíA (uncuyo) frente a un cambio curricular
    trabajos -> La llanura padana
    trabajos -> Las clases de economia
    trabajos -> Trabajo de economía Actividad 3: Sistemas económicos [corrientes económicas]
    trabajos -> México y su economía política de la americanización
    trabajos -> Esfuerzo fiscal de las provincias argentinas
    trabajos -> 50° jornadas internacionales de finanzas públicas universidad nacional de cordoba
    trabajos -> La economía política del cambio tecnológico en la sociedad rural latinoamericana: Discurso y prácticas de la mecanización de L
      1   2   3   4   5   6   7

    Similar:

    El funcionalismo estructural de Robert Merton iconModelo agregado de crecimiento neoclásico (Solow)
    Robert Merton Solow es un economista estadounidense, nacido en New York, que obtuvo el Premio Nobel de Economía en 1987 por sus contribuciones...
    El funcionalismo estructural de Robert Merton iconConvergencia y cambio estructural
    Es decir, pueden existir mecanismos que favorezcan la convergencia en productividad de acuerdo con el modelo neoclásico. Sin embargo,...
    El funcionalismo estructural de Robert Merton iconEl método estructural en economía
    En este capítulo explicaremos brevemente en qué consiste la estrategia metodológica que utilizaremos, el análisis estructural, tratando...
    El funcionalismo estructural de Robert Merton iconIteso – Departamento de Filosofía y Humanidades. Licenciatura en Filosofía y Ciencias Sociales Análisis Estructural y Coyuntural. Primavera 2010. Crónica de La Jornada – Agente Estado mexicano
    Análisis Estructural y Coyuntural. Primavera 2010. Crónica de La Jornada – Agente Estado mexicano
    El funcionalismo estructural de Robert Merton iconCentro de información bancaria y económica
    Banco Mundial (BM), Robert B. Zoellick, instó hoy
    El funcionalismo estructural de Robert Merton iconIteso – Departamento de Filosofía y Humanidades. Licenciatura en Filosofía y Ciencias Sociales Análisis Estructural y Coyuntural. Primavera 2010. Crónica de La Jornada – Agente: Opinadores en La Jornada
    Análisis Estructural y Coyuntural. Primavera 2010. Crónica de La Jornada – Agente: Opinadores en La Jornada
    El funcionalismo estructural de Robert Merton iconLabour Start
    Di Nikki Tait in London, George Parker in Brussels and Robert,Anderson in Stockholm
    El funcionalismo estructural de Robert Merton iconBibliografia y ligas
    Mapas estratégicos. Convirtiendo los activos intangibles en resultados tangibles Kaplan, Robert S.; Norton, David P
    El funcionalismo estructural de Robert Merton iconA bibliography of Literary Theory, Criticism and Philology
    Aaronson, Doris, and Robert W. Rieber, eds. Annals of the New York Academy of Science 263 (1975)
    El funcionalismo estructural de Robert Merton iconOther linguists and philologists (e-f)
    Eagleson, Robert D., rev ed. A shakespeare Glossary. By C. T. Onions. 3rd ed. Oxford: Oxford up, 1986

    Página principal
    Contactos

        Página principal



    El funcionalismo estructural de Robert Merton

    Descargar 52.75 Kb.