Descargar 219.25 Kb.


Página1/12
Fecha de conversión20.10.2018
Tamaño219.25 Kb.

Descargar 219.25 Kb.

El Estado benefactor mexicano: nacimiento, auge y declive (1822-2000)


  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   12

El Estado benefactor mexicano: nacimiento, auge y declive (1822-2000)

Viviane Brachet-Márquez (El Colegio de México)


En: Riesco Manuel (editor), Social Policy in a Development Context. Latin America. A New Developmental Welfare State in the Making? (Draft paper prepared within the UNRISD Research Area ‘Social Policy in a Development Context’), Ginebra, Suiza, United Nations Research Institute for Social Development, UNRISD, 2004

http://cep.cl/UNRISD/Papers/Mexico/Editing/Mexico_Paper.rtf

En Europa occidental del Norte, el estado benefactor (EB) nació como consecuencia de las luchas de los grupos subalternos (obreros, campesinos, mujeres) dentro de Estados consolidados desde hacía siglos, y que se estaban abriendo, lentamente, hacia estos grupos como consecuencia de las protestas, movimientos, huelgas y diversos tipos de acción colectiva que éstos organizaron (Esping Andersen, 1991; Hicks, 1999; Huber y Stevens, 2001). Con la adquisición, en el siglo XX, del sufragio universal, ellos empezaron a ocupar centros de poder dentro de la dinámica democrática, obteniendo, en alianza con otros (principalmente campesinado y clases medias), servicios públicos y derechos a programas de bienestar. Claro esta, existieron diferencias en este desarrollo entre países de corte liberal como la Gran Bretaña, los de tradición estatista como Francia, Alemania, Italia o los países escandinavos (Huber, Ragin y Stevens, 1993). Pero grosso modo, puede afirmarse, sin ser marshaliano, que en Europa occidental, fue más o menos continua la trayectoria que conducía de la obtención de derechos cívicos fundamentales a la adopción de programas públicos tendientes a reducir las desigualdades y proteger las familias de las altibajos del mercado laboral.

En cambio, en los países marcados por el colonialismo y una inserción tardía en el mercado internacional, aunque casi todos los EBs empezaron a desarrollarse a partir de la posguerra, no se siguieron trayectorias continuas ni etapas previsibles. Para América Latina, y particularmente para México, esto se debió a que las reivindicaciones laborales asociadas con la revolución industrial y el avance del capitalismo coincidieron con etapas a la vez tempranas y cruciales de la formación y consolidación de los Estados, por lo que deben analizarse en relación con tales procesos, como intento hacerlo aquí en el caso de México.

Fue marcadamente diferente el origen del EB en los países iberoamericanos marcados por el colonialismo español y una inserción tardía en el mercado internacional: aunque la industrialización arrancó desde el último cuarto del siglo XIX, con la construcción de los ferrocarriles y la internacionalización del mercado, esto había sucedido a una escala mucho menor, y en contextos políticos marcadamente militaristas, autoritarios e inestables. Por consiguiente, lejos de haber sido empujados desde abajo por las clases subalternas, las jóvenes repúblicas de Iberoamérica parecían haber seguido una trayectoria de desarrollo, tanto industrial como del EB, impulsado desde arriba, motivado por una racionalidad productivista pura. En este panorama desaparecieron las fuerzas y alianzas populares que hubieran propiciado avances en el EB, haciendo inclusive responsables de retrasos en este proceso a los pocos y breves regímenes populistas, por las demandas desproporcionadas (en relación con los recursos disponibles) que se suponía que éstos habían despertado entre las masas.

En América Latina, por consiguiente, el desarrollo industrial no fue acompañado del surgimiento de regímenes democráticos, por lo que se vuelven inaplicables para esta región las explicaciones que respaldan el desarrollo del EB en Europa occidental. ¿Sería, entonces, que para explicar este fenómeno en Iberoamérica, sólo nos quedaría la tesis de la “lógica de la industrialización” según la cual todo proceso de industrialización exige y contiene en si mismo las condiciones para el desarrollo del EB (citas)? En tal caso, ¿cómo podríamos explicar que las trayectorias económicas de los países de la región hayan sido tan diversas? Al mirar las trayectorias del desarrollo industrial en Latinoamérica y otras regiones del tercer mundo, parece dudoso que haya tal cosa como una lógica universal de la industrialización. Si la hubiera, no tendríamos ninguna dificultad para equiparar la restauración Meiji en Japón con el Porfiriato mexicano o la Prusia imperial, porque bajo esta hipótesis, podríamos descubrir detrás de las acciones estatales los mismos imperativos traducidos en políticas económicas y sociales con matices poco diferentes por líderes tan distintos como, Bismark o Porfirio Díaz.

En cambio, si partimos del supuesto de que no hay una, sino muchas trayectorias de industrialización, y ninguna con una “lógica” arriba de los factores internos y externos que históricamente construyeron la realidad de cada país, entonces el problema debe plantearse en términos distintos. Sin menospreciar el rol de la apertura de los mercados internacionales, de la inversión extranjera ni de los esfuerzos de organismos internacionales, tales como la OIT, y más tarde el IMF y el BM por impulsar determinadas políticas sociales en Latinoamérica, nos incumbe explicar el surgimiento y desenvolvimiento del EB dentro de la lógica del desarrollo históricos de las naciones latinoamericanas. De esta manera, lejos de esconderse detrás de un fenómeno que por universal nunca fue homogéneo. el por qué y el cómo de este fenómeno se vuelve inteligible dentro de las dinámicas de la formación y transformación de estas naciones,

En este trabajo presento el caso de México. Argumento que el EB mexicano fue producto del proceso de formación del Estado postindependiente, y posteriormente de la consolidación y transformación del Estado nacido de la Revolución de 1910. Se consideran cuatro etapas fundamentales en este proceso: 1) Independencia, Reforma y República Restaurada (1822-76); 2) Porfiriato (1877-1910); 3) EB posrevolucionario ascendente (1917-1982); y 4) EB posrevolucionario neoliberal (1982-2003). La argumentación descansa en las fuentes históricas que establecen las principales etapas del desarrollo de las políticas sociales por un lado, y las enfocadas en la transformación del Estado mexicano, por otro. Por lo tanto, el valor del trabajo no estriba en descubrir hechos nuevos, sino hacer una nueva lectura de los ya establecidos en la doble óptica de formación del EB, y formación y consolidación del Estado mexicano de la posrevolución.


  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   12

Similar:

El Estado benefactor mexicano: nacimiento, auge y declive (1822-2000) iconEstado civil: casado nacionalidad: mexicano
Lugar y fecha de nacimiento: alvarado centro, perteneciente al municipio de alvarado, veracruz. El dia 18 de agosto de 1986
El Estado benefactor mexicano: nacimiento, auge y declive (1822-2000) iconGuerra del Estado Mexicano contra Ayotzinapa; Lucha de Hegemonías. José Fidel Sánchez Juárez Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (buap) Puebla, México. Resumen
Resumen: Lo que significa la agresión a los estudiantes de Ayotzinapa para el modelo de Estado Nacional Mexicano que construye el...
El Estado benefactor mexicano: nacimiento, auge y declive (1822-2000) iconDel Estado nuestro al Estado: redes de poder y evolución fiscal en Salta durante el auge agroexportador de la Argentina 1880-1
...
El Estado benefactor mexicano: nacimiento, auge y declive (1822-2000) iconClase 10: Los "años dorados" Síntesis
Tercer Mundo. Finalmente concluiremos presentado a la primera crisis de la energía que cierra un período de la historia económica...
El Estado benefactor mexicano: nacimiento, auge y declive (1822-2000) iconBárbara fluxá. Proyecto cápsulas fuentes. Bibliografía augé, Marc (1993)
Augé, Marc (1993): Los “no lugares”, espacios del anonimato: una antropología de la sobremodernidad. Barcelona, Gedisa
El Estado benefactor mexicano: nacimiento, auge y declive (1822-2000) iconIteso – Departamento de Filosofía y Humanidades. Licenciatura en Filosofía y Ciencias Sociales Análisis Estructural y Coyuntural. Primavera 2010. Crónica de La Jornada – Agente Estado mexicano
Análisis Estructural y Coyuntural. Primavera 2010. Crónica de La Jornada – Agente Estado mexicano
El Estado benefactor mexicano: nacimiento, auge y declive (1822-2000) iconSesión nº 2275 del Consejo jefes de estado o de gobierno sta. Maria da Feira, 19 de junio de 2000 y sesiones nº 2274 y 2277 del Consejo ecofin sta. Maria da Feira, 18-20 de junio de 2000
Grecia el de marzo de 2000, el Consejo, reunido en su composición de Jefes de Estado o de Gobierno, con ocasión de su debate celebrado...
El Estado benefactor mexicano: nacimiento, auge y declive (1822-2000) iconLa complicidad o la ignorancia del estado mexicano en la formación educativa de los sujetos

El Estado benefactor mexicano: nacimiento, auge y declive (1822-2000) iconDesde los años 80’ con el auge liberalizador, y particularmente desde los 90’, se viene constatando un auge de inversión de las
Quién sabe? A lo mejor esto es lo que el siglo XXI tiene guardado para nosotros. El desmantelamiento de lo que es grande. Grandes...
El Estado benefactor mexicano: nacimiento, auge y declive (1822-2000) iconTeotihuacan: “el lugar donde el tiempo comenzó”
Teotihuacán, primera y más grande ciudad preindustrial de Mesoamérica, se encuentra ubicada dentro del altiplano central mexicano,...

Página principal
Contactos

    Página principal



El Estado benefactor mexicano: nacimiento, auge y declive (1822-2000)

Descargar 219.25 Kb.