• Los conceptos de Estructura, Coyuntura, Tendencias y Prospectiva
  • Una realidad que el tiempo desgasta y arrastra durante un largo período...
  • Estructuras y Coyunturas de América Latina y el Caribe. Tendencias y Prospectiva
  • Gabriela, Cravo e Canela
  • Casas Muertas

  • Descargar 99.1 Kb.


    Página1/2
    Fecha de conversión23.10.2018
    Tamaño99.1 Kb.

    Descargar 99.1 Kb.

    El devenir de america latina


      1   2

    El Devenir de América Latina



    EL DEVENIR DE AMERICA LATINA 1

    Alberto Granda Marín2

    Hernán Mejía Velásquez3

    Carlos E. Londoño Rendón4



    Introducción
    El presente documento sobre la estructura, coyuntura, tendencias y posibilidades prospectivas de América Latina y el Caribe desde lo económico, lo político y lo socio urbanístico, sólo tiene la intención de provocar una discusión sobre la compleja, variada y cambiante situación interna y externa de la Región. Se propone, en primer lugar, una ubicación de los conceptos de estructura, coyuntura, tendencia y prospectiva, realizando, luego, con base en estos conceptos, un recorrido de los procesos económico, político y socio urbanístico de América Latina.
    1. Los conceptos de Estructura, Coyuntura, Tendencias y Prospectiva
    Con el nacimiento de la modernidad, la ciencia asume el concepto de estructura: estructuras matemáticas, físicas, orgánicas, químicas y, posteriormente, las sociales, políticas, económicas e históricas. Este concepto debe entenderse como base fundamental y condición de posibilidad de las ciencias mismas.
    Por estructura pueden asumirse diferentes significados dependiendo de la apropiación que de la misma se haga. En general, como lo expresa Fernand Braudel, por estructura, los observadores del hecho social entienden una organización, una coherencia, unas relaciones bastante fijas entre realidades y masas sociales..... Una realidad que el tiempo desgasta y arrastra durante un largo período..." (Citado por Vilar, 1981. p. 64), caracterizada por supervivencia en el tiempo y por su afectación a varias generaciones. A más de que afectan la historia, o porque la estorban o porque dirigen su evolución. Sin embargo, todas estas características se convierten en apoyos y en obstáculos. "Pensad en la dificultad de romper algunos marcos geográficos, algunas realidades biológicas, algunos límites de la productividad o, también, estos o aquellos mandamientos espirituales: los marcos mentales son también prisiones de larga duración" (Ibid).
    En el mismo sentido en el que se plantea el concepto de estructura, la coyuntura comporta diferentes visiones dependiendo de la óptica desde la cual se asuma; así que en cada una de las disciplinas el contenido de la coyuntura es disímil. Sin embargo, en el sentido más amplio, asumimos la coyuntura como el conjunto de elementos y condiciones que, articulados de manera interrelacionada, caracterizan y constituyen la situación presente en el plano y espacio que se le considere, es decir, en el plano político, económico y cultural, por ejemplo, y en los diferentes espacios históricos y/o geográficos.
    De la dinámica que produce el proceso de entrecruzamiento de las estructuras con las coyunturas, se puede observar el conjunto de elementos y variados aspectos que permiten visualizar el movimiento o la dirección hacia el futuro; ésto es lo que consideramos como el concepto de tendencia, tercer ingrediente conceptual metodológico para abordar la discusión sobre América Latina.
    La simulación de la tendencia en función de un futuro deseable nos coloca en el plano de analizar las posibilidades de América Latina en términos de prospectiva. La prospectiva científica privilegia la planificación a mediano y largo plazo, a partir de unas visiones deseables (futurables) y posibles (futuribles), las cuales se constituyen desde proyectos que se inician en el presente.
    2. La modernización y la modernidad en Europa y América
    En la Cultura Occidental, el triunfo de la Revolución Francesa y de la Revolución Industrial significaron el advenimiento del pensamiento ideológico del liberalismo burgués, el cientificismo y la nueva racionalidad económica del capitalismo, que redujeron el proyecto civilizador del progreso, más que al triunfo sobre la ignorancia, al dominio y enseñoreamiento sobre la naturaleza; más que a la utopía de felicidad y bienestar de la sociedad, al predominio del poder económico sobre el poder de la política y de la cultura. Un nuevo homo faber, un homo economicus, productor y generador de riqueza, concentra los esfuerzos socializadores de la familia y de la educación; de la "cultura" en general. El nuevo prisma para ver el mundo reduce a los criterios de productividad, efectividad y ganancia, las acciones e interacciones humanas. El fin de los asociados debía ser idéntico al fin de los particulares, identificados en las figuras del empresario industrial, del financista, del científico y del tecnócrata, para ese momento, paradigmas encarnados del progreso de la sociedad.
    La tradición inglesa y francesa y, posteriormente, la norteamericana, asumieron como rasero único el modelo de cientificidad, el cual fundaba la existencia de una ciencia en la definición de un objeto claramente delimitado; de una teoría o cuerpo axiomático, de principios y postulados, leyes, conceptos y categorías; y, por supuesto, de un método o conjunto de herramientas lógico instrumentales que posibilitaran la falsación y la demostración de hipótesis, vía el control experimental. Y, lo más importante, las posibilidades de su aplicación donde se demostraba su utilidad, bien por el problema que resolvía, bien por sus nuevas posibilidades para el mejoramiento técnico o tecnológico, no sólo instrumental, sino operativo y funcional. De esta forma, se pudo decir incluso que si era útil (para el orden y el progreso de la sociedad) que el pueblo creyera en Dios, pues que así fuera.
    Las ciencias naturales fueron el modelo y, con relación a él, la psicología, la sociología, la economía, la política, el derecho, la historia, etc. debían demostrar de qué forma sus objetos y métodos, su demostrabilidad, satisfacían o no los criterios de certeza y exactitud, de utilidad y eficacia, so pena de ser calificadas de mera especulación o ideología. La cultura de occidente cambió porque cambió el conocimiento de la realidad y la forma de obtenerlo; cambió la forma de conocer y explicar la naturaleza y la historia; cambiaron las condiciones económicas, políticas y sociales con la transición de la sociedad feudal a la sociedad burguesa y con ellas las costumbres, las tradiciones y las instituciones. Desde este punto, todo fue abarcado por la razón, incluso la religión y la fe.
    Ya desde el siglo XVI, con la reforma protestante, la ética y la moral religiosas se diversificaron y nuevas formas religiosas se postularon como alternativas para adecuar la conducta terrena a los signos y pre requisitos salvíficos y escatológicos; siendo la moral calvinista, ascética y puritana, una de las más favorables, al fundar el individualismo en el trabajo como vocación y en el éxito económico como símbolo de salvación (de predestinación), determinó el libre examen, la conciencia individual (donde cada uno juzga su conducta y convierte su propia participación en el progreso de la sociedad), en un acto de purificación espiritual.
    Con la Reforma se consolidó la diástasis Iglesia Estado, Fe Razón, Cruz Espada y, por lo mismo, el destino espiritual y la existencia mundana, o hacían simbiosis o corrían en una dualidad, es decir, o el creyente y el laico eran uno mismo, o una era la conducta del creyente y otra la del laico, divididos en el mismo ser con todas las paradojas y contradicciones nugatorias que tal conducta reporta y que afecta desde la vida sexual y el control de las pasiones, hasta las formas de existencia familiar, la educación, el comportamiento social y económico, la política y la cultura con sus nuevos imaginarios divorciados.
    El contexto anterior es el mundo de la cultura al cual ingresó América, a finales del siglo XV, como fruto de la aventura expedicionaria de Colón, tras de quien estaba la necesidad de hallar nuevos caminos comerciales de Europa con el Oriente lejano. Las expediciones de Marco Polo, de Magallanes, de Sebastián el Cano, rodeando el continente africano y las especulaciones de Enrique el navegante, fueron antecedentes de la inquietud del Almirante de que viajando hacia el Oeste se tocarían las costas de Catai y de Cipango.
    Detrás también estaba el momento expansivo del Imperio Español, caracterizado bastión de la defensa de la religión católica contra el paganismo y contra el auge de las sectas protestantes. La expectativa de extender la misión evangelizadora al lejano oriente ya tenía también sus antecedentes y, como tal, el aval de la Iglesia era apenas una ratificación de lo que Fernando e Isabel, llamados los Reyes Católicos, habían reunido con su enlace (los reinos de Castilla y Aragón) y habían puesto al servicio de la cristiandad. Para el español, entonces, ser civilizado era obtener el bautismo y poseer el evangelio, además del idioma y los valores del pueblo español.
    La conquista y colonización de España en América, operó como una verdadera expansión del Imperio. Los pobladores nativos e indígenas fueron diezmados por genocidios o por enfermedades y los sobrevivientes obligados a trabajar bajo las condiciones de instituciones como el resguardo, la encomienda y la mita. Los criollos y mestizos fueron súbditos del Rey y feligresía de la Iglesia, en ambos casos obligados a acatar los edictos y cédulas reales, o la doctrina, los dogmas y la guía espiritual y moral de la iglesia y de sus mandamientos. Como resultado de lo anterior, la educación, en su mayoría en manos de las comunidades religiosas, mantuvo vigente los currículos que privilegiaron, de un lado, los estudios de teología, filosofía, cánones, derecho y medicina y, de otro, la didáctica y metodología docente y los autores y las obras que la Iglesia recomendaba.
    Tras el obligado interregno de las luchas de la independencia, la necesidad de formar los nuevos dirigentes y administradores, de ampliar la educación a todo pueblo o aldea de indios, los esfuerzos por crear la universidad pública y la escuela de primeras letras y enseñanza elemental, se redoblaron pero no fue posible que las ideas modernas y con ellas las nuevas ciencias se divulgaran, por lo que una y otra vez fracasaron los intentos ante el temor de que tales saberes pervirtieran la moral y propiciaran y alimentaran espíritus que pudieran volverse críticos, inconformes y rebeldes, contra el orden institucional en construcción.
    Muy entrado ya el siglo XX, después de terminada la Segunda Guerra Mundial y haciendo eco del "Primer Congreso Internacional de los estudiantes de América", realizado en 1908 en Uruguay, se dio en la ciudad argentina de Córdoba, diez años después, en 1918, el movimiento universitario cuyo fruto fue el "Manifiesto de Córdoba", y su proclama rezaba en las palabras iniciales "...acabamos de romper la última cadena que, en pleno siglo XX, nos ataba a la antigua dominación monárquica y monástica" (Mayz. 1984). A Colombia los ecos del Manifiesto llegaron en 1922.
    En Colombia, las ciencias y las profesiones modernas debieron esperar hasta la reforma de 1935. Llegó pues la modernización por conducto de la divulgación y la calificación en las técnicas y las tecnologías que poco a poco se fueron integrando al desarrollo industrial y urbano.
    Las ideas modernas, en cambio, tardaron mucho más en llegar y en transformar la mentalidad de algunos de nuestros intelectuales, caracterizados como liberales y/o de izquierda. Sería el Concilio Vaticano II, el que, junto con la lucha de algunos eclesiásticos y laicos progresistas, permitiría que la conciencia de América Latina comenzara a ser tocada por la modernidad que, en escasos cuarenta años, apenas comienza a dar sus frutos, formando quizás parte importantísima de la crisis general de América Latina y el Caribe.
    De otro lado, la presencia de lo moderno en América Latina, se presenta de manera escindida y confrontada entre los procesos de modernización y modernidad, entendiendo por lo primero el trayecto de mutación del orden social inducido por las transformaciones derivadas del desarrollo de la ciencia y de la técnica y, por lo segundo, el proceso social de construcción de actores sociales provistos de una visión secular del mundo y con capacidad política de actuar por sí mismos (Corredor, 1992. p. 51). Porque "mientras la modernidad en Europa termina formando parte de una radical mutación de la sociedad, alimentándose de los cambios que aparejaba la emergencia del capitalismo, en América Latina, desde finales del siglo XVIII en adelante, la modernidad es envuelta en un contexto social adverso, porque el estancamiento económico y la desintegración del poder que el mercantilismo articulaba, permitieron que los sectores sociales más adversos a la modernidad ocuparan el primer plano del poder (Quijano, Citado por Corredor, 1992. p. 55).
    Por último, debe decirse que mientras el proceso de modernización y modernidad en Europa se vivió enriquecido como un proceso de aventura y desde abajo, en América Latina se vivió una modernización como rutina y desde arriba, en la medida en que éstos fueron avasallados por el mercado mundial, de un lado y, de otro, el proyecto jurídico de nación no se ajustó a la real dimensión y capacidad de estos países para asimilarlo y vivenciarlo.
    3. Estructuras y Coyunturas de América Latina y el Caribe. Tendencias y Prospectiva
    3.1. En lo económico

    El desarrollo económico de América Latina y el Caribe ha estado determinado más por el parámetro de la extracción que por el de la productividad.


    La conquista y colonización de América por una España con criterios esencialmente feudales de productividad, y dentro de un marco mundial de mercantilismo, crearon en el subcontinente una serie de condiciones estructurales, desde lo material hasta lo cultural, que obstaculizaron el desarrollo productivo, creando un modelo de economía meramente extractivo: América fue determinada a producir para la corona básicamente metales preciosos y a comprarle únicamente a España las manufacturas, producidas principalmente en Inglaterra y Francia. América produjo, bajo formas precapitalistas, para un mercado mundial capitalista.
    Con la Independencia vino, desde mediados del siglo XIX, el predominio determinante de la Revolución Industrial Inglesa, que requería mercados amplios y libres para la venta de su masiva producción y el aseguramiento de las suficientes materias primas. El Liberalismo Económico eliminó la incipiente producción artesanal y manufacturera en América Latina e impuso a nuestra región, como si se tratase de un destino natural, la División Internacional del Trabajo. Por ella, los latinoamericanos creímos encontrar el principio del desarrollo mediante la exportación de productos agrícolas y materias primas, con casi ningún valor agregado, y la compra de mercancías, que con alto valor agregado, trajeron las consecuencias propias de un intercambio desigual, el cual se tradujo en una nueva forma de extracción, no sólo de las materias primas, sino de nuestro excedente económico.
    En contra de la idea del "destino natural", predicada por el liberalismo inglés, según la cual la presencia en el mercado mundial estaría limitada al aporte de materias primas y de productos agrícolas, desde finales del siglo XIX y principios del XX, se da inicio a un proceso diferenciado de ritmos diacrónicos de desarrollo industrial. Según el ingreso a éste y la amplitud con que se presenta, se pueden distinguir en América Latina y el Caribe varios grupos:
      Antes de 1930, Brasil, Argentina y México presentan un significativo proceso de desarrollo industrial.

      La coyuntura económica de 1930 le permite a países como Colombia, Chile, Ecuador, Perú, Uruguay y Paraguay, el despegue económico necesario para insertarse en este tipo de desarrollo. La Segunda Guerra Mundial le permitirá a Venezuela hacer parte de este grupo.



      Países con ninguno o muy poco desarrollo industrial, iniciado después de 1945, dentro de los cuales se encuentran la mayoría de los restantes países latinoamericanos y del Caribe, de los cuales son hoy un caso crítico Guatemala y Haití.
    La acumulación de capitales en manos de los comerciantes, gracias a la exportación de productos agrícolas y mineros (azúcar, cacao, tabaco, café, guano, carne, oro, plata, platino, cobre, etc.), permitió la importación de maquinaria con lo cual se hizo posible el desarrollo de las primeras experiencias de producción de mercancías. El proceso industrial en sus primeras etapas fue de todos modos inducido y jalonado por coyunturas determinadas en gran medida por las crisis mundiales, dubitante y arrítmico en su proceso de crecimiento, el cual llega hasta mediados del siglo. Este proceso se caracterizó por la dependencia de tipo tecnológico en bienes intermedios y bienes de capital, así como por el intercambio, cada vez más desigual, entre materias primas y tecnología; situación de la cual partiría la CEPAL para su diagnóstico y propuesta del modelo de desarrollo hacia adentro y de sustitución de importaciones. Este modelo de desarrollo tendría su réplica en la Teoría de la Dependencia, la cual lo tildó de "Desarrollismo". Coyunturas posteriores como las ocasionadas por la crisis del petróleo y la de la deuda externa, dieron al traste con este modelo y con el proteccionismo de Estado.
    La deuda externa provocó una de las realidades más explosivas desde el punto de vista económico y social, evidenciada en todos los países de la Región cuando la situación se hizo insostenible en la década de los años 80. La declaratoria de moratoria mexicana y las siguientes posiciones de los países más endeudados como Brasil y Argentina, relanzó la discusión en todos los foros y eventos académicos, económicos y políticos. La deuda externa, que en 1980 totalizaba 242.636 millones de dólares, alcanzó, en el año de 1988, una cifra cercana a los 445 mil millones de dólares, con el agravante de que en 10 años la región transfirió al exterior, sólo por intereses cerca de 200 mil millones de dólares. Esta situación provocó tal desestabilidad económica que ha hecho llamar la década de los 80 como "la década perdida", sobre todo si se tiene en cuenta el alto crecimiento de la llamada pobreza absoluta. Según el documento "Panorama social de América Latina" (edición de 1993), de la CEPAL, divulgado en Santiago de Chile en Octubre de 1993, entre 1980 y 1990 un total de 60 millones de nuevos pobres se incorporaron a las estadísticas de los países latinoamericanos, llegando a conformar un total de 195.9 millones de personas pobres en América Latina y el Caribe. Lo anterior, unido a otra serie de variables como la emergencia de los NICs, la rehabilitación de los países deshechos en la Segunda Guerra Mundial, el comienzo del deterioro de la calidad de vida en Norteamérica y la consiguiente recesión económica mundial, a más de las tensiones en la relación tripartita (EU UE Japón), crean las condiciones para el proyecto del Monetarismo en América Latina y el Caribe, expresado fundamentalmente en el conjunto de medidas anti inflacionarias, en la redefinición del papel interventor   proteccionista del Estado y en una nueva regulación del comercio internacional.
    Este es el contexto en el cual, a partir de la década del 80, se comienza a estructurar para todos los países de la región el Modelo Neoliberal con la apertura económica y la internacionalización de la economía, como sus expresiones más reconocidas. El Neoliberalismo se plantea como la alternativa para la revitalización de la economía mundial de mercado, cuya aplicación hace abstracción de las realidades políticas, culturales y sociales propias de América Latina, lo que ha llevado a la CEPAL a proponer un modelo alternativo de desarrollo en el cual la apertura se plantea como una posibilidad de desarrollo desde dentro, es decir, desde el reconocimiento de las condiciones específicas de cada país como consecuencias de carácter histórico. En este sentido, no es el subdesarrollo algo causado meramente por las malas políticas de los gobiernos sino algo estructural, resultado de la dialéctica de las condiciones internas y externas. Como tal, tampoco se plantea una reducción de la presencia del Estado en el desarrollo económico. Por el contrario, se requiere de un Estado cada vez más eficiente y fuerte, capaz de dirigir concertadamente los rumbos del desarrollo socio-económico. En condiciones de tanta desigualdad como las que caracterizan a los países latinoamericanos, el mercado no podrá por sí mismo garantizar el desarrollo y la redistribución equitativa de los beneficios de éste.
    Hoy en día, las tendencias en materia económica apuntan a la conformación de bloques regionales y subregionales en los cuales se privilegia el intercambio comercial. A pesar de los desalentadores resultados de pactos de integración como el Pacto Andino y la ALALC, el nuevo contexto definido por la terminación de la Guerra Fría y el ordenamiento mundial, cruzado por nuevas realidades de orden socio económico, cultural, étnico, religioso y político, a más de la propuesta integracionista norteamericana, promulgada en el Plan Bush para las Américas y comenzada a materializar en el tratado NAFTA, ha impulsado y argumentado en favor de los procesos de integración en los países latinoamericanos y del Caribe. De lo anterior dan cuenta procesos como el del G 3, el nuevo Pacto Andino, la integración Colombo Venezolana, el Mercosur, el MCCA (Mercado Común Centroamericano), El Grupo de Río, etc.
    Para señalar las tendencias y prospectiva de América Latina y el Caribe, encontramos en el texto de Rubén Sánchez David "Colombia y América Latina. La Reconformación mundial de bloques" (p. 3 5), claramente expresadas las líneas que queremos señalar: El proceso de mundialización que cobra impulso como expresión de una voluntad de homogeneización proveniente de fuerzas económicas y burocráticas, no es unívoco. Por un lado, se desarrolla un proceso que refleja el aumento de la interdependencia entre los distintos sectores de la economía y los mercados. Ello se refiere fundamentalmente a la relativa uniformización de las condiciones de existencia de las sociedades humanas y a los problemas comunes que deben enfrentar los pueblos en el manejo de los recursos del planeta. También traduce un sentimiento de participación en un mismo destino y una misma historia. Animado por movimientos ecologistas, este sentimiento se expresa en cumbres como la de Estocolmo en 1972 y la de Río de Janeiro que acaba de celebrarse.
    Un segundo proceso de mundialización se refiere a los cambios estructurales de los modos de producción, distribución y consumo de bienes y servicios bajo la égida del capital financiero internacional. Este proceso conduce a la desaparición gradual de las reglas de acumulación y de valorización de los recursos productivos fundamentadas en la unidad y coherencia de los sistemas nacionales. De esta manera, el criterio "nacional" es todavía uno de los elementos pertinentes del juego económico pero ya no es el principal eslabón estratégico para la innovación tecnológica y el crecimiento económico. En este contexto de reestructuración global de la economía, el momento pertenece a la "competencia planetaria" por lo que el imperativo de la competitividad de las empresas en los mercados mundiales se ha convertido en la mayor preocupación de industriales, financistas y gobernantes.
    En el marco de la mundialización por la competitividad surge un nuevo actor: la empresa transnacional, producto de una red de empresas multinacionales, nacionales y locales.
    Los anteriores procesos de mundialización de la economía comparten aspectos comunes y participan en los mismos fenómenos de transformación de las sociedades contemporáneas. De hecho, un mismo actor puede desempeñarse a la vez, en uno u otro proceso de mundialización, cooperar en el seno de las cada vez más numerosas redes de cooperación internacional y competir en la conquista de mercados para el beneficio de su país. En uno y otro caso, el gasto público desempeña un papel importante por cuanto en ambos casos se presentan contradicciones y resulta inevitable la coordinación y el control del presupuesto del Estado, por un lado, y de las empresas, por otro. El fomento fiscal a la internacionalización de la empresa y la coordinación de las actividades exportadoras por parte de la administración son elementos fundamentales del tema que afectan al mercado de trabajo y a la política tecnológica entre otros.
    Sin embargo, la mundialización por la competitividad no guarda relación con una concepción mundialista de la economía: en realidad, corresponde a la mentalidad de las economías "fuertes", fundamentalmente a la tríada Estados Unidos, Japón, Europa. Para estos países, la mundialización de la economía se reduce a la de sus mercados y sus economías que representan entre 80 y 90% del poderío industrial y financiero del planeta.
    Por último, queda claro que la única oportunidad realista para América Latina es insertarse a la economía mundial por la vía de los procesos de integración que hoy se encuentran en tránsito de consolidación y el reconocimiento de las bondades y riesgos de los megabloques ya existentes. De ahí que el reto es aumentar su productividad y su eficiencia para poder exportar; modernizar su aparato productivo para competir satisfactoriamente en los mercados internacionales y diversificar su portafolio exportador (Cfr. Restrepo. 1991: 11).
    3.2. En lo Político
    El espacio político latinoamericano y caribeño siempre ha estado ocupado por la propuesta de construcción de un orden de corte republicano. Desde el período de la independencia y a través del decurso histórico de la región, este proceso, sin embargo, ha sufrido variadas experiencias de flujo y reflujo, de corte y desarrollo, de rupturas y avances, en otras palabras, ha sido un proceso oscilando entre Repúblicas autoritarias (en muchas ocasiones expresadas y ordenadas desde lo militar), y Repúblicas liberales con algunos proyectos de corte democrático.
    Sin embargo, lo que ha estado presente en todos los espacios y en todos los momentos es la crítica expresión de las relaciones estatales con los actores sociales, en tanto éstos han permanecido excluidos del espacio político, o han asumido una posición de búsqueda participatoria. En últimas, es la confrontación expresada por la vía de la relación Estado Nación o la permanente búsqueda de conformación de la nacionalidad.
    Este aspecto siempre se ha revestido de situaciones problemáticas especialmente desde lo teórico por cuanto su mirada siempre ha tenido una connotación eurocéntrica. Si el concepto moderno de nación es el de una comunidad política, cuya unidad se encuentra en la existencia dinámica de un mercado interior, no hallamos rasgos que den cuenta de la conformación de la Nación o Naciones latinoamericanas; mucho menos si se admitiese que lo nuevo de la nación burguesa es la vinculación, a través del comercio y de la industria, de regiones antes dispersas o vinculadas irregularmente. Por esta vía entonces no encontramos elementos cohesionadores de grupos nacionales en América Latina.
    Mucho menos si desde la mirada eurocéntrica tuviésemos que admitir que sobre la construcción de la nación se deben tener en cuenta los siguientes tres aspectos básicos:
      La prevalencia de una clase social sobre cualquier otra categoría analítica; en este sentido, la búsqueda de la especificidad de la nación moderna está sustentada sobre la base de la existencia de una clase dirigente.

      De otro lado, no es posible abordar la existencia de la nación de manera autónoma y sin referencia inmediata al problema del Estado. En un primer momento, la nación acata y sustenta el poder del Estado, no como un problema de jurisdicción administrativa, sino como una forma de existencia colectiva que implica una identidad.

      Y por último, desde la perspectiva histórica de la nación, siempre se ha planteado un problema de integración social, que en última instancia aparecerá como la posibilidad plena de participación política, es decir, de implicación en los asuntos públicos.
    Desde esta lectura, entonces, no podríamos hablar más que de proyectos, a lo sumo, nacionalitarios o de construcciones de pequeñas identidades regionales.
    Entre otras cosas, es necesario resaltar que en la experiencia social y política el camino recorrido por las sociedades latinoamericanas en la búsqueda de la construcción de los Estados nacionales ha sido inverso a la experiencia europea; porque sobre la base de los dispersos grupos nacionalitarios se sobrepuso el proyecto de Estado con la pretensión de extraer de allí la Nación. Tal es el caso del proyecto bolivariano, que tuvo la gran visión de pensar la Nación Americana, junto con Sucre y, posteriormente, Martí, pero que no fue asumido sino en su sentido mecánico por las élites que le acompañaron y por los sucesivos dirigentes políticos.
    Finalmente, para abordar el estudio y el análisis de la conformación del Estado Nación en el proceso histórico latinoamericano y caribeño, se deben tener en cuenta, entre otras, las siguientes consideraciones:
      El proceso de constitución del Estado nacional en América Latina formó parte de la expansión y dominación capitalista, sistema cuya pretensión de universalidad adquirió una particular dinámica en esta región.

      La diversidad y heterogeneidad, sucesivamente reconocida y negada para América Latina, presentan problemas tales como que la región no puede ser leída en su conjunto ni aún en términos de retórica política: ¿no existe, acaso, una Afroamérica, una Indoamérica, una Euroamérica y una Lusoamérica latinas?

      El espacio territorial, sin el cual el Estado no existe, no fue el resultado de una adquisición forzosa sino la consecuencia de la herencia colonial, de una herencia colonial vasta, superior en tamaño a las expectativas y posibilidades reales de poder. En este sentido, el territorio se recibe, se hereda y, luego, se define como nacional. Es notorio, sin embargo, a través de toda la experiencia histórica, la ausencia de una integración real.

      De otro lado, el problema de la unidad nacional ha sido resuelto por la vía del triunfo de los caudillos, de las montoneras, o de los grupos o partidos enfrentados en las guerras civiles, lo que le ha dado caracteres de dictaduras absolutistas a este problema. La nación tiene entonces, además, una dimensión político militar.


    Con todo, lo que ha sido una preocupación constante de los proyectos políticos latinoamericanos es la propuesta de la construcción de un orden de corte republicano. Con la influencia de los postulados políticos de las experiencias francesa y americana principalmente, de finales del siglo XVIII, se advierten los primeros rasgos de los principios del liberalismo político aunque, como se mencionó, se encontraron desprotegidos por la ausencia de una base social con capacidad de decisión política. La proclamación del régimen de libertades y derechos y la organización administrativa del Estado, se postularon más como una devoción que como un verdadero proyecto para la acción. Sobre todo el grupo de los derechos políticos, que comprende básicamente la participación del ciudadano en la formación de la ley y en el manejo del Estado, siempre tuvo y ha tenido unas muy restringidas posibilidades de materialización. Entre otras cosas, por el conjunto de restricciones impuestas al sufragio. Recordemos que para elegir y ser elegido era necesario ser contribuyente, varón y mayor de edad con algún índice de alfabetismo. Esta situación alejó por completo a la mayoría de la población de la libertad política, es decir, de la libertad participación.
    Las anteriores razones develan el carácter real de la propuesta de Estado para América Latina, es decir, la propuesta de Estado liberal, muy lejana, por supuesto, del ideal democrático. Por esta vía se crean las condiciones para la construcción de las llamadas Repúblicas Aristocráticas en la mayoría de los países de la región, situación que se convierte en el común denominador durante todo el siglo XIX y, en algunos casos, hasta bien entrado el siglo XX, cuando se inician procesos de modernización política.
    El entrecruzamiento de diversos factores de tipo económico, ideológico, religioso, social, político y cultural, así como la consolidación, en unos casos, y el inicio lento pero significativo, en otros, de los procesos de urbanización, crean las condiciones para la aparición del fenómeno del Populismo en América Latina con rango de esquema generador central de la escena política. El Populismo está asociado a una etapa precisa de las transformaciones capitalistas, especialmente a la fase de sustitución de importaciones y puede explicarse por la extensión de los procesos de dislocación a áreas cada vez más bastas de las relaciones sociales y a una cierta aceleración del ritmo de estos procesos, unido al fracaso del predominio del liberalismo como etapa anterior. Además, en el Populismo se presenta una cierta uniformidad en el plano discursivo que sirve para la inscripción de equivalencias sociales. En este sentido, el discurso militar y el contenido autoritario del mismo, ocupa un lugar importante en la conformación de un imaginario anti status quo. Sirve también para constituir espacios políticos centralizados y para suprimir algunas relaciones antagónicas.
    Pero lo más importante se refiere a la politización de lo social que el Populismo supone y propone; porque es de su mano como asumen el espacio de lo político grandes masas urbanas que ven en el caudillo el referente de adscripción y de salvación. De allí la importancia teórica que tendrá el estudio y análisis de los símbolos populistas así como "la ideología" que comporta. Recordemos finalmente que el Populismo se genera en América Latina a partir de 1945 y se prolonga hasta 1960, y que sus expresiones principales las constituyen el Peronismo, el Gaitanismo, el Getulismo, el Aprismo y el Cardenismo.
    Ahora bien, las particulares condiciones político culturales delineadas a través de la historia latinoamericana y del Caribe y las nuevas realidades geopolíticas aparecidas tras la terminación de la Segunda Guerra Mundial y expresadas por la tensión bipolar entre el Este y el Oeste, crean el espacio para la irrupción del proyecto militarista que recorre a la mayoría de los países de la región a partir de la década del 60.
    Las dictaduras militares, producto de las intervenciones de las élites económicas y de los intereses de los Estados Unidos en la Región, dibujan un nuevo tipo de Estado por la vía de los llamados "estados de excepción", legitimados desde la Doctrina de la Seguridad Nacional. Hay que entender que este nuevo orden obedece a la "nueva estructuración del capital monopólico transnacional y trans industrial, y a nuevas formas del reparto del excedente, concentración y reproducción del capital, articulación de mercados de bienes, servicios y dinero... todo combinado con una guerra interna contra el Populismo y las liberaciones, que habría de culminar con el endeudamiento y la reconversión de los Estados a sus formas mínimas" (González Casanova. 1989: 96).
    La ilusión de crear un Estado despótico fracasa, entre otras cosas, por la erosión económica generada por la crisis de la deuda externa y por la aparición, en el espacio de lo público, de una importante manifestación de diversos movimientos sociales y políticos.
    La década de los ochenta marca un agotamiento y el consecuente derrumbe o desplazamiento de los autoritarismos militares y el inicio de la instalación de regímenes civiles y, lo que es más importante, el inicio de unas transiciones que expresaron el agotamiento de las formas de hacer política que habían predominado en la región. "Al menos en América del Sur, entonces, la década de 1980 estuvo marcada por el doble tránsito (expresado)... por un lado, con el fin de los regímenes militares; por el otro, por la extinción de la fórmula híbrida en la que democracia (liberal, agregamos nosotros) y autoritarismo se habían realimentado en un equilibrio inestable" (Cavarozzi. 1993: 33).
    En la actual coyuntura latinoamericana se puede advertir una suerte de hiperpolitización medida en relación con las experiencias anteriores. De un lado, los comportamientos, actitudes y demandas de una emergente sociedad civil se han orientado preferentemente hacia el Estado, lo que ha obligado a éste a asumir posiciones políticas en las cuales se combinan autoritarismo, participación y negociación generando un panorama difuso y confuso desde lo político.
    Sin embargo, las condiciones internas y el nuevo ordenamiento mundial, derivado del desmonte de la guerra fría y la consolidación de los procesos económicos y políticos en Europa Occidental, han permitido el desarrollo de algunos procesos de democratización en los cuales se vislumbra una recomposición del rol, en el espacio político, de los agentes sociales y del Estado mismo, es decir, se están presentando las posibilidades reales de reconceptualizar, en la tendencia y la prospectiva, el concepto de sociedad civil y el concepto de democracia.
    Para un análisis del régimen político y su recomposición, así como para la formulación de un nuevo proyecto político, se hace indispensable la consideración del papel desempeñado por la sociedad civil. Hoy en día en América Latina y el Caribe se adelantan importantes esfuerzos teóricos y académicos para dar cuenta del concepto de sociedad civil, máxime si el concepto está asociado al de sociedad moderna y capitalista. De ahí la importancia que tienen aspectos relacionados con el de cultura política, pluralismo, autonomía regional, participación ciudadana y política en la perspectiva de reconceptualizar epistemológica y ontológicamente la democracia, en particular el concepto de democracia en construcción, entendida como "la superación de la democracia formal, profundización de la democracia representativa y realización de la democracia participativa, real y social, que busca esencialmente una redistribución del poder, de tal modo que eleve la población a una nueva condición histórica de civilización, de libertad, de pluralismo y de justicia social" (Gantivá.  sf : 122).
    En este contexto los esfuerzos están hoy ubicados en el terreno según el cual Latinoamérica está comprometida con una dialéctica de democratización sobre la que se funde un diseño político de implicaciones radicales. Esto se refiere a que se está tratando de construir una sociedad democrática con la ejecución de ambiciosas reformas estructurales en los órdenes económico, político administrativo e institucional, tendientes a superar los regímenes autoritarios que durante años caracterizaron a América Latina. Se trata de pasar de una democracia restringida a una democracia participativa, próspera y amplia. En este aspecto el punto central es la concepción de un nuevo tipo de Estado. Un Estado de concertación social para la democracia, para el desarrollo integral, y para la defensa de la vida y de los derechos humanos. Un Estado ágil y operativo, pluripartidista, descentralizado. Un Estado de intervencionismo moderado que garantice el equilibrio social sin coartar la iniciativa privada...
    La democracia latinoamericana es una realidad que no puede ser considerada simplemente con parámetros europeos o norteamericanos. Ella quiere, debe y necesita ser una democracia diferente, porque es otra la tradición que la sostiene y son otros sus requerimientos. (Mejía Quintana. 1992: 280).
    Por lo dicho, y de la mano de una reconceptualización de ciudadanía y actores sociales, se precisa cualificar, dignificar y posicionar el histórico papel de los partidos políticos y diseñar un nuevo tipo de relación entre el régimen presidencialista y el régimen parlamentario como condiciones indispensables para la realización del ideal democrático.
    3.3. En lo Socio Urbanístico
    La mentalidad urbana se constituyó en una verdadera ideología en Latinoamérica y en su seno se ordenaron tanto las tendencias sociales, económicas y políticas como las más diversas opiniones sobre el proyecto de vida de cada grupo social o conjunto nacional. Por eso la historia de las ciudades ofrece una clave insustituible para entender el sentido de la historia general de Latinoamérica (Romero. Contraportada. 1984).
    Los procesos de cada ciudad en el tiempo, modelaron su imagen. Leer ese paisaje es leer la historia urbana. Así, a través de la particular articulación de las formas y los espacios, nos aproximamos al significado de cada ciudad (Pergolis. 1988).
    Comparando la génesis de las ciudades americanas y europeas, se observa que en América las estructuras políticas preceden a las económicas en la formación de los asentamientos; a diferencia de las ciudades mercantiles europeas, los asentamientos americanos fueron principalmente colonizadores. Si la ciudad europea puede considerarse como centrípeta por atraer hacia sí las fuentes económicas de la región, la ciudad americana funciona como centrífuga, por ser centro colonizador del territorio circundante. (Aguilera Rojas, Citado por Saldarriaga Roa. 1985).
    La fragmentación de nuestras ciudades no sólo obedece a la profundidad que ha adquirido la exclusión social y económica, sino también al contraste y extraña convivencia entre una notoria modernización de los sectores altos y algunos medios y un estancamiento o retroceso hacia lo premoderno de los segmentos desplazados. Esto determina que hábitos y actividades convivan cada vez de manera más ajena y excluyente, y que se repita usualmente la experiencia de estar inmerso en tres o más ciudades sin comunicación cuando se trata de la misma. Las relaciones articuladas entre estas diferentes metrópolis en una sóla son cada vez más infrecuentes; y cuando se producen, son violentas.
    La colonización española llevó a cabo en los territorios americanos, entre sus proyectos, la formación de ciudades cuya función básica fuera "asegurar el dominio de la zona, ser baluarte de la pureza racial y cultural del grupo colonizador y promover el desarrollo de la región en que estaban insertas" (Romero. 1984: 16).
    Los asentamientos fueron diseñados conforme a un plan ordenado desde la corona, el cual comenzaba con una plaza, una iglesia y los edificios del cabildo, la real audiencia, los edificios del comercio y las casas de habitación de los notables, en torno al marco de la plaza. Esquema que se sigue repitiendo en cuanto la ciudad crece. El status social estaba determinado por la posibilidad de vivir en el marco de la plaza principal y, desde allí, con base en la mayor o menor cercanía a la misma. Así, pues, las costumbres propias o adquiridas, los oficios, la forma de habitar, de sobrevivir, de usar los espacios y de convivir activa o marginalmente y el cómo se fuera perfilando el tejido social, originaron las estructuras citadinas (las sociedades urbanas).
    Tal modelo de fundaciones urbanas sólo era perturbado por condiciones como el clima (calles más anchas o más estrechas) y/o actividades especializadas (mercantiles, administrativas, militares, portuarias, etc.) que acomodaba el diseño a la funcionalidad requerida para cada caso particular.

    Lograda la independencia las ciudades conservan, en la mayoría de los casos, la función heredada, si bien, su destino podrá ser más o menos modificado de acuerdo a las nuevas formas de inserción determinadas por el comercio y la división internacional del trabajo, perdiendo o ganando importancia por su interioridad o cercanía a zonas ribereñas o costeras, favorables a la entrada o salida de los productos demandados por ese comercio. Las más favorecidas por supuesto fueron aquellas donde las ventajas de su ubicación, de acceso y comunicación privilegiaron la actividad mercantil y, posteriormente, la actividad financiera e industrial. En ellas se radicaron sectores sociales de mayor poder económico y con una mentalidad derivada de éste, mientras los asentamientos urbanos más alejados pudieron conservar, a través del tiempo, de manera más pura, las tradiciones aristocráticas. Ambas realidades se extendieron a las zonas aledañas, en unos casos incorporándolas, en otros, haciéndolas dependientes y, en otros más, marginándolas o sometiéndolas al olvido. Se dio así el dualismo campo ciudad y/o la dependencia del campo a las ciudades. Si bien, el poder socio económico y político que durante el siglo XIX y comienzos del XX, se da desde la hacienda, pareciera contradecir este planteamiento, ello puede ser explicado desde el carácter "anfibio" del Señor de la hacienda: urbano o citadino en cuanto a sus intereses políticos pero rural de corazón por cuanto allí estaba todo su poder socio económico.


    Sobre el trazado español, que se conserva en muchos casos hasta muy entrado el siglo XX, vienen a yuxtaponerse formas arquitectónicas que las clases altas y pudientes, que viajaban al exterior, importaban, haciendo "collage" de estilos de construcción y mampostería inglesa, francesa, de clasicismo antiguo, republicano, etc. con lo cual van rompiendo poco a poco la simetría de la construcción contigua española.
    A comienzos del siglo XX se dieron los brotes de nacionalismo que inspirarían el nazismo y el fascismo, cuya característica en lo urbano se expresó por una mayor monumentalidad en las construcciones y magnificencia de las mismas, señal de su aspiración a concentrar el poder, y esta misma influencia se repetiría en América para la construcción de los edificios públicos.
    Después de la Segunda Guerra Mundial, el liderazgo norteamericano alcanza su mejor momento en el mundo a raíz de lo cual su estilo de vida y, por supuesto, sus formas arquitectónicas comienzan a convertirse en una nueva propuesta y un nuevo modelo, consistente en unas formas sobrias, frías y geométricas que generaron la tipología del barrio disperso: sectores aislados con bloques o tiras de viviendas en medio de un plano verde, incapaces de conformar el tejido urbano tradicional de las ciudades. La urbanística moderna aportó el "zoning" o zonificación por actividades, segregando aún más los espacios y la composición de la población. Cada actividad y cada evento ocurre en un sector especializado y cerrado que se conecta con los otros por medio de vías de alta velocidad.
    Estos factores que pueden ser considerados como factores exógenos, se combinan con factores endógenos, fruto de los procesos que ocurren al interior de los distintos países latinoamericanos, que podemos enumerar en función de explicar las características que determinan las dinámicas de urbanización a lo largo y ancho de América Latina y el Caribe y a la sazón de su crisis y explosión urbana.
    En México, la Revolución de 1910 desató un proceso de desarraigo rural que se canalizó, a partir de 1920, en una decidida marcha hacia las ciudades.... En el Perú, en la década de 1920, comenzaron los serranos a bajar hacia Lima por el camino que se había abierto desde Puquio.... La crisis de las salitreras llevaron millares de desocupados a las ciudades chilenas; la de la agricultura pampeana a las ciudades argentinas; la del café y la sequía de los sertones a las ciudades brasileñas. En casi todas partes aparecieron los mismos hechos. Explosión demográfica y éxodo rural se combinaron para configurar un fenómeno complejo e incisivo, en el que se mezclaba diabólicamente lo cuantitativo y lo cualitativo, cuyo escenario serán las ciudades elegidas para la concentración de esos inmigrantes desesperados y esperanzados a un tiempo (Romero. 1984: 323).
    Además de los factores enumerados anteriormente, deben mencionarse también la demanda de mano de obra generada por los procesos de industrialización y su promesa de un más alto nivel de vida, la descomposición del campo en las zonas en que penetró el capital en busca de una industrialización y comercialización agrícola y las diferentes formas de violencia política, provocadoras todas de flujos migratorios entre las zonas de expulsión y las zonas de atracción.
    Poco a poco entonces algunos centros urbanos se fueron masificando desde procesos lentos en algunos casos, llegando a verdaderas explosiones y revoluciones demográficas en otros, hasta el punto, como sucedió en Colombia, Argentina, Brasil, de invertirse en estos países la proporción de población entre lo rural y lo urbano.
    Como consecuencia de ello, el crecimiento de las ciudades se hizo incontrolable dando lugar al poblamiento no planeado, lo que generó las zonas de invasión como marginales suburbanos y de exclusión social que demorarán mucho en integrarse tanto física como culturalmente a la ciudad. Los inmigrantes internos traían vivo el recuerdo de su lugar de origen: las zonas rurales deprimidas o las aldeas y pequeñas ciudades empobrecidas. El brasileño Jorge Amado dio en Gabriela, Cravo e Canela una imagen brillante de esos inmigrantes fugitivos de la sequía del sertón. Campesinos, muchos querían seguir siendo campesinos y tentar fortuna con cultivos en alza. Pero otros, campesinos también, adivinaban las posibilidades de la ciudad y los que conocían algún oficio o tomaron la decisión de aprenderlo, se quedaron en las ciudades.
    Pero no todos los migrantes venían del campo. Muchos arrancaban de pequeñas o medianas ciudades que acentuaban su decadencia: de Ayacucho Cajamarca en el Perú, de los pueblos de la Sabana en Colombia, de San Carlos de Salta o Moisesville en Argentina. Así se creó la imagen de la ciudad abandonada como aquella de los Llanos venezolanos llamada Ortiz, por Miguel Otero Silva en su novela Casas Muertas, o la de Comala, donde sitúa Juan Rulfo a Pedro Páramo o, en fin, la ilusoria Macondo que evoca Gabriel García Márquez en Cien años de soledad.
    Hubo, pues, pueblos y ciudades de diversa magnitud a los que la explosión urbana no contagió su dinamismo ni benefició con la movilización socio-demográfica que produjo. Por el contrario, fueron sus víctimas (Romero. 1984: 323 324).
    Una ciudad además de ser toneladas más o menos organizadas de cemento, alambres y luces, lugar de vivienda y trabajo de muchas clases también significa. El encuentro que se produce en las ciudades por la convergencia en ellas de pobladores advenedizos, migrantes del interior y del exterior, es a la vez un desencuentro de los sueños y expectativas de los unos, de los intereses de los otros y de los sentimientos de invasión que albergan sus habitantes naturales y de tradición. La lucha por el espacio, por la supervivencia y la necesidad de integrarse, se transforma en la dialéctica de las formas de identificación y desidentificación que no logran construir una cultura urbana, un espacio ciudadano, un conjunto de símbolos compartidos que como referentes desarrollen las actitudes y valores propios del ethos ciudadano. "... nunca ha contado la ciudad con un referente cultural propio que logre identificarla y guiarla hacia etapas de definición políticas más elevadas" (Viviescas. 1988: 40).
    Líneas imaginarias de segregación fragmentan las ciudades separando los espacios y diferenciándolos con sus diseños y formas arquitectónicas, el trazado de sus calles, su equipamiento, sus plazas y parques o la inexistencia de ellas. Espacios que se privatizan para unos, mientras que para otros se convierten en alternativa de vida ante la falta de la intimidad propia de la privacidad necesaria para el desarrollo integral individual, familiar y comunitario. "Las decisiones urbanas y arquitectónicas que se toman a diario en el país son reflejo de su situación cultural. Las élites viven en mundos separados, llenos de aspiraciones de semejanza con sus modelos influyentes. Para ellas se construyen las casas, los conjuntos cerrados, los edificios con las mejores opciones para obtener arquitectura de buena calidad. Para las masas urbanas se construyen edificios y casas masificados, centros comerciales y recreativos que reúnen sus aspiraciones de vida y sintetizan su presente y su futuro. Para el pueblo ordinario se trazan urbanizaciones en las que se construyen recintos apenas habitables. Los grupos populares sobreviven y en su constante necesidad de espacio hacen la otra ciudad, los pueblos y las viviendas rurales en las que se encuentran los vestigios o las evidencias de la cultura colectiva. (Saldarriaga Roa, citado por Viviescas. 1988: 40 41).
    Desde la cultura, desde su semántica, las líneas de fragmentación separan también la mirada de unos grupos frente a los otros, vía la estigmatización y la exclusión o, del otro lado, los sentimientos irracionales de odio por los que tienen. Fragmentación y exclusión que se manifiestan en las diferenciaciones actitudinales y valorativas de las muy diferentes "ciudades" que están al interior de la misma ciudad.
    La coyuntura actual de las ciudades latinoamericanas está cruzada por la crisis: crisis manifestada en las formas de agresividad y violencia que provocan la explosión demográfica urbana, la contaminación, la lucha por el espacio vital, la privatización del espacio público, la exclusión y el marginamiento, el desarraigo y la falta de identidad por la imposibilidad de construir la cultura urbana y, sobre todo, ciudadana. La incapacidad del Estado y las clases dirigentes para entender la ciudad como un espacio para la convivencia y no únicamente como el lugar económico en el que se privilegia la renta del suelo, las acciones del lucro, la realización de lo beneficios y las ganancias para la inversión capitalista en el espacio y sus actividades especializadas.
    Desde el contexto exterior a Latinoamérica y el Caribe, la coyuntura con respecto a lo socio urbano necesariamente también está cruzada por la recomposición de las relaciones internacionales determinadas por los procesos de la globalización económica y la consiguiente integración de países y regiones a nivel de pequeños, medianos o grandes bloques que redefinirán los rumbos del desarrollo para muchas regiones y ciudades, caso concreto, la Cuenca del Pacífico. La interdependencia mundial, cada vez más acentuada, está creando necesariamente nuevas expectativas culturales, nuevas mentalidades que habrán de cruzar a los pobladores urbanos de este continente. Baste sólo pensar las implicaciones de los procesos de modernización en todos los sectores productivos, comerciales, financieros, públicos con respecto a la educación.
    Si entendemos la crisis como peligro y oportunidad, las tendencias de América Latina y el Caribe se encuentran hoy en una "Y" donde uno es el camino de la incertidumbre y el "apocalipsis" y otro, el de la creatividad y las oportunidades. En este segundo sentido, se plantea como una necesidad la tendencia de pensar y repensar la ciudad latinoamericana; desde los pobladores hasta ahora marginales, hasta las formas de planificación más tecnocráticas de los sectores dirigentes, la ciudad está siendo reflexionada como un ámbito en construcción para el hombre latinoamericano y caribeño. "Lo que todas las sociedades requieren y, dentro de cada una de ellas, demandan sus diversos estamentos son lugares para vivir, esto es, para comer, dormir, amar, angustiarse, gozar, pensar, crear, etc. Estas acciones, como se sabe, son siempre manifestaciones culturales (no todo el mundo come igual; ni la forma de amar es la misma en todas partes; es más, sus concepciones tampoco son generalizables; todo cuerpo social tiene una forma distinta de crear y plantea una relación distinta con la creación, digamos por caso, vivencial). En la capacidad de comprender las necesidades ambientales, es decir, de espacio para enriquecer la práctica de todas estas actividades, reside la potencialidad de la arquitectura para responder a las necesidades del entorno social e histórico" (Viviescas. 1988: 42. Nota de pie de página).
    Repensar la ciudad es repensarla como unidad en la diversidad, donde tiene cabida lo plural, lo diferente, lo diverso de los imaginarios culturales, ideológicos y políticos dentro de los cuales será posible construir la democracia desde la perspectiva de una ética ciudadana sobre los valores de la solidaridad orgánica y política.

    La prospectiva será entonces el esfuerzo de simulación que permita diseñar las estrategias que hagan posible lo que hoy parece una utopía pero que puede ser un proyecto ciudadano y, por consiguiente, político, si somos capaces de revertir las tendencias actuales para orientarlas en la nueva dirección, cuyas condiciones de posibilidad están creadas por las tendencias mundiales que arriba se habían planteado.


      1   2

    Similar:

    El devenir de america latina iconV congreso internacional sobre américa latina y el caribe
    Viejos y Nuevos escenarios a nivel global. El rol de América Latina en los inicios en el Siglo XXI: ¿Integración o Desarrollo?
    El devenir de america latina iconColoquio tejiendo nuestra historia. Investigación de la comunicación en América Latina
    Actividad pre-congreso alaic 2016 “Sociedad del conocimiento y comunicación: reflexiones críticas desde América Latina”
    El devenir de america latina iconClase No6: América Latina, retos en el ámbito económico Punto de partida: ¿Cuáles son hoy los principales desafíos de América Latina en el ámbito social y económico?
    Con los siguientes documentos, identificar los principales desafíos y las fortalezas de América Latina en términos de desarrollo....
    El devenir de america latina iconAmérica Latina podría crecer un 1,1% en 2017
    La perspectiva de América Latina para el año 017 es hoy mejor que la proyectada el año pasado. En la visión reciente de analistas...
    El devenir de america latina iconAcciones de los países de América Latina y el Caribe que contribuyen a la implementación de las Decisiones del XX reunión del Foro de Ministros de Medio Ambiente de América Latina y el Caribe

    El devenir de america latina iconMéxico 2018 La Responsabilidad del Porvenir México: América Latina, la Frontera Sur y Centroamérica
    El presente artículo, aborda tres temas principales: el primero, basado en una descripción sucinta de la economía de América Latina...
    El devenir de america latina iconNeure kabuz por jon azua aprendiendo en/desde América Latina: Viejos Problemas, Nuevas Soluciones
    La llamada “década prodigiosa” de América Latina parece encontrar los mecanismos -por fin- de sostenibilidad pese a los aún enormes...
    El devenir de america latina iconCircular fepc nº 170/16 Cochabamba, 29 de julio de 2016 para
    Mediante la presente, se informa que, el pasado 26 de julio, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (cepal) publicó...
    El devenir de america latina iconLa dimension economica del tercer sector en america latina
    América Latina. Para ello son imprescindibles algunas precisiones conceptuales previas sobre lo que puede entenderse en general como...
    El devenir de america latina iconDerecho de Propiedad
    Reforma agraria en Rusia y China. La reforma agraria en América Latina: Méjico (1915), Cuba (1950). Procesos que se dieron en América...

    Página principal
    Contactos

        Página principal



    El devenir de america latina

    Descargar 99.1 Kb.