• IV.- ORIENTACIONES PRACTICAS

  • Descargar 112.04 Kb.


    Página4/8
    Fecha de conversión10.03.2019
    Tamaño112.04 Kb.

    Descargar 112.04 Kb.

    III.2.- En Sollicitudo rei socialis


    1   2   3   4   5   6   7   8
    III.2.- En Sollicitudo rei socialis.
    En el capítulo III el Papa analiza la realidad mundial sirviéndose de las ciencias sociales y, como dice Camacho, se trata de un análisis discutible que ha sido criticado a veces. Pero lo más importante de la encíclica es ofrecer una reflexión ética y cristiana.28
    Según las descripción que hace el Papa del mundo de 1987,29 la esperanza del desarrollo

    es menos viva que en 1967; ha disminuido el optimismo y la situación se ha agravado.



    Estos son algunos de los elementos negativos que el Papa menciona: abismo entre el Norte desarrollado y el Sur subdesarrollado, analfabetismo, imposibilidad de acceder a la instrucción superior, incapacidad de participar en la construcción de la propia nación diversas formas de explotación y discriminaciones de todo tipo. La responsabilidad de esta situación está en la omisión de las propias naciones subdesarrolladas, y también en la no suficiente ayuda de las desarrolladas; asimismo se denuncia la existencia de mecanismos económicos que funcionan de tal modo que terminan favoreciendo a las naciones más ricas. Los problemas de la falta de vivienda, del desempleo y subempleo, y la cuestión de la deuda internacional, son indicadores que Juan Pablo II destaca de manera especial.
    Entre las causas de este retroceso el Papa menciona el problema de la producción y el comercio de armas, el problema demográfico –que es diferente en el Norte y en el Sur, donde ciertas campañas contra la natalidad constituyen una falta de respeto por la libertad de las personas y son contrarias al verdadero desarrollo-, y la existencia de dos bloques contrapuestos en lo político e ideológico, lo cual genera contraposición militar; cada uno de estos bloques tiende al imperialismo o neocolonialismo, que impide la cooperación de todos al bien común del género humano.30
    Quisiera detenerme en el análisis del n° 15 de SRS, donde el Papa destaca unas dimensiones del subdesarrollo que juzga aún más preocupantes que lo que revelan los indicadores económicos y sociales que había mencionado antes. Son carencias de tipo cultural y formas de opresión y discriminación que son más frecuentes en los países menos avanzados:
    “Estos son: el analfabetismo, la dificultad o imposibilidad de acceder a los niveles superiores de instrucción, la incapacidad de participar en la construcción de la propia nación, las diversas formas de explotación y de opresión económica, social, política y también religiosas de la persona humana y de sus derechos, las discriminaciones de todo tipo, de modo especial la más odiosa basada en la diferencia racial.” 31
    El Papa se detiene a reflexionar sobre la represión de los derechos humanos en el campo económico, político y religioso. Resulta particularmente aguda su defensa del derecho a la iniciativa en materia económica:
    “Es menester indicar que en el mundo actual, entre otros derechos, es reprimido a menudo el derecho de iniciativa económica. No obstante eso, se trata de un derecho importante no sólo para el individuo en particular, sino además para el bien común. La experiencia nos demuestra que la negación de tal derecho o su limitación en nombre de una pretendida 'igualdad' de todos en la sociedad, reduce o, sin más, destruye de hecho el espíritu de iniciativa, es decir, la subjetividad creativa del ciudadano. En consecuencia, surge, de este modo, no sólo una verdadera igualdad, sino una 'nivelación descendente'. En lugar de la iniciativa creadora nace la pasividad, la dependencia y la sumisión al aparato burocrático que, como único órgano que 'dispone' y 'decide' -aunque no sea 'poseedor'- de la totalidad de los bienes y medios de producción, pone a todos en una posición de dependencia casi absoluta, similar a la tradicional dependencia del obrero-proletario en el sistema capitalista. Esto provoca un sentido de frustración o desesperación y predispone a la despreocupación de la vida nacional, empujando a muchos a la emigración y favoreciendo, a la vez, una forma de emigración 'psicológica'.”32
    Denuncia también la injusticia de la violación de los derechos políticos:
    “Es necesario recalcar, además, que ningún grupo social, por ejemplo un partido, tiene derecho a usurpar el papel de único guía porque ello supone la destrucción de la verdadera subjetividad de la sociedad y de las personas-ciudadanos, como ocurre en todo totalitarismo. En esta situación, el hombre, el pueblo se convierten en 'objeto', no obstante todas las declaraciones contrarias y las promesas verbales.”33
    En síntesis, según Juan Pablo II la negación de la libertad religiosa, política y económica empobrecen a las personas más que la privación de bienes materiales y un desarrollo que no afirme plenamente esos derechos no puede considerarse auténticamente humano.34
    Deben reconocerse igualmente los derechos a las naciones:
    “Una situación semejante tiene sus consecuencias también desde el punto de vista de los 'derechos de cada nación'. En efecto, acontece a menudo que una nación es privada de su subjetividad, o sea, de la 'soberanía' que le compete, en el significado económico así como en el político-social y en cierto modo en el cultural, ya que en una comunidad nacional todas estas dimensiones de la vida están unidas entre sí.”35
    Otro aporte interesante de Juan Pablo II es la lectura teológica de los problemas.36 Allí habla el Papa de las estructuras de pecado. Según Camacho: "[e]l término se emplea, más bien, para designar ciertas actitudes o hábitos muy arraigados en nuestra sociedad. Todos actuamos de acuerdo a ellos como lo más natural del mundo. Tan familiarizados estamos con los valores implícitos en estas actitudes, que no tenemos que detenernos para examinar si es correcto ese comportamiento."37 Al llegar a este nivel el diagnóstico del Papa adquiere profundidad y orienta el modo para enfrentar el problema de raíz:
    "He creído oportuno señalar este tipo de análisis, ante todo para mostrar cuál es la naturaleza real del mal al que nos enfrentamos en la cuestión del desarrollo de los pueblos; es un mal moral, fruto de muchos pecados que llevan a "estructuras de pecado". Diagnosticar el mal de esta manera es también identificar adecuadamente, a nivel de conducta humana, el camino a seguir para superarlo."38
    Me parece sumamente útil y profunda esta lectura del problema del desarrollo, porque va a la raíz del problema. Y nos advierte con sólidos fundamentos lo ilusorio que sería buscar una solución sólo técnica al problema. La consecuencia de este análisis del Papa es que el camino para superar los obstáculos que se oponen al desarrollo pasan principalmente por la conversión y la solidaridad. Solidaridad que lleva a ver al otro -persona, pueblo o nación- no como un instrumento sino como un semejante nuestro. Es una virtud cristiana que se asemeja a la caridad. Es el único camino para vencer las estructuras de pecado; es decir, es el único camino hacia el auténtico desarrollo humano.
    Según Camacho estas estructuras de pecado se plasman en un hiperdesarrollo para unos pocos que se realiza e expensas del subdesarrollo de otros: "Esa voracidad económica y política (afán de ganancia y ser de poder) explica que los más débiles siempre queden discriminados y terminen reducidos a la miseria y sin resortes para salir de ella. Esta es la tragedia del subdesarrollo, y también su más profunda realidad: tan real como que es la condición de posibilidad para que el hiperdesarrollo exista y los pueblos poderosos vivan en la opulencia."39
    Convendría preguntarse si el afán de ganancia y la sed de poder caracterizan sólo a los países poderosos o también a sectores, principalmente de la dirigencia, de muchos países pobres.40 Y si esto es así, ya no puede afirmarse tan simplemente que la opulencia de unos países es posible gracias a la miseria de otros países. Quizá el afán de ganancia y la sed de poder de las clases dirigentes expliquen por qué en muchos países subdesarrollados no se logran acuerdos para establecer marcos institucionales favorables a la libertad y al desarrollo de todas las personas.
    A juicio de Novak, cuando Juan Pablo II dice que la situación se ha agravado,41 desestima los logros en materia de salud, educación y longevidad y en especial el desarrollo de países, como por ejemplo los asiáticos, que 20 años atrás eran pobres.42
    Con respecto a los indicadores que utiliza el Papa para describir el problema social –vivienda, empleo y deuda-, Novak sostiene que corresponde matizar. Por ejemplo, entre 1970 y 1987 Europa perdió 2 millones de empleos netos, y en el mismo período se crearon en Estados Unidos 35 millones más. Sería oportuno preguntarse por las causas de semejante diferencia. Sobre el problema de la deuda, tenemos el caso de Corea del Sur que recibió U$S 50.000 millones en préstamos que aprovechó y luego pudo pagar, y el caso de otros países que no aprovecharon bien los préstamos recibidos y desembocaron en la crisis de la deuda.43

    IV.- ORIENTACIONES PRACTICAS

    1   2   3   4   5   6   7   8

    Similar:

    El desarrollo humano en la dsi iconDefinición de Desarrollo humano ¿Qué es el desarrollo humano? Elementos que lo expresan
    Se designa con el concepto de desarrollo humano a la adquisición, por parte de los individuos, organizaciones y comunidades, de la...
    El desarrollo humano en la dsi iconPrograma de las naciones unidas para el desarrollo oficina de desarrollo humano
    Elaboración de monografías provinciales describiendo aspectos fundamentales de las diferentes dimensiones vinculadas al Desarrollo...
    El desarrollo humano en la dsi iconPlan nacional de desarrollo humano actualizado 2009-2011 -resumen técnico
    Política del grun en cuanto a los desastres de origen natural y generado por el quehacer humano
    El desarrollo humano en la dsi iconHacia un modo de desarrollo humano con libertad y felicidad
    Para ello se proponen algunas ideas básicas y propósitos estratégicos que ayudarían a la construcción de esa sociedad «centrada»...
    El desarrollo humano en la dsi iconRevista de la cepal, n° 71, Santiago de Chile, diciembre 2001, Homenaje a Raúl Prebisch
    Pese a las nuevas aportaciones a la teoría del desarrollo, tales como desarrollo humano, desarrollo local, desarrollo sostenible...
    El desarrollo humano en la dsi iconModo de desarrollo humano
    «humanización de la sociedad» en una «humanidad globalizada». Para finalizar se propone la idea del consumo necesario de los pobres...
    El desarrollo humano en la dsi iconDsi asep proposal
    Estudio y propuesta del marco regulatorio para la promoción de energías renovables en El Salvador
    El desarrollo humano en la dsi iconClase 4 indicadores de desarrollo, desarrollo humano (pnud) y conclusion de la 1ra parte
    Dentro de este modelo de desarrollo, que como ya se dijo, es coherente con el paradigma mdlf, y por lo tanto, la medición, lo cuantitativo,...
    El desarrollo humano en la dsi iconFor stpu (Oct. 12, 00 afternoon)
    I. Situación de desarrollo desde la perspectiva del desarrollo humano sostenible
    El desarrollo humano en la dsi iconCapital Humano Nivel de educación de la fuerza de trabajo en Chile docx
    El siguiente documento describe en su primera parte el desarrollo que ha experimentado la teoría del capital humano. Se entrega evidencia...

    Página principal
    Contactos

        Página principal



    III.2.- En Sollicitudo rei socialis

    Descargar 112.04 Kb.