Descargar 53.39 Kb.


Página1/9
Fecha de conversión05.04.2018
Tamaño53.39 Kb.

Descargar 53.39 Kb.

Economía del respeto


  1   2   3   4   5   6   7   8   9


Fe y Pueblo (La Paz), diciembre de 2005, pp. 56-69
La economía de la honra
Buscando “textos económicos” en la Biblia

Rodolfo Haan*



Honra tu padre y tu madre
(Éxodo 20:12)


1. ¿Biblia y economía?
Empecemos con un hecho obvio. La gente lee la Biblia. No sólo es ´objeto´ para especializados. No necesitamos a los teólogos. Todo tipo de gente lee la Biblia en muchos contextos diferentes, el latinoamericano, el africano, el europeo. A veces, encontramos en los textos cosas muy distintas, según las preguntas que tengamos y las respuestas que oigamos o no. No depende solo del contexto, depende también del lector. Podemos comunicarnos Interculturalmente sobre la misma Biblia, de modo que vayamos descubriendo más tesoros en ella, y más particularidades en esos contextos que son las situaciones nuestra de vida y de la de los demás. ´Leemos´ la realidad que se nos presenta, vamos entendiendo mejor la realidad del otro. Releemos el texto bíblico, seguimos releyendo la realidad, así en un círculo hermenéutico abierto. Juntos formamos parte de una realidad globalizada compartida.
Saber cómo el otro hace su lectura contextual de la Biblia no sólo arroja luz sobre distintas situaciones diarias en diversos continentes y países, al mismo tiempo permite eschuchar una misma Palabra que revela su mensaje sobre el único mundo al que se dirige. La globalización hace que este mundo se nos presente cada vez más como el nuestro, como el que tenemos en común. La globalización no sólo produce mecanismos de exclusión al nivel global; se esrá formando, también, paso por paso, una ciudadanía global. Surgen nuevas redes de comunicación por email e Internet – sin las cuales [la actual lectura intercultural de la Biblia] no habría podido realizarse.
No es casual que en América Latina se haya desarrollado mucha teología sobre la economía. La teología reflexiona sobre la realidad económica y sobre el significado para ella ‘del testimonio y anuncio de la liberación total de Cristo. No como algo realizable plenamente en la historia sino como lo que desde ahora - y en medio de muchas dificultades y resistencias - rompe las ataduras del egoísmo y abre el don de la fraternidad y a la comunión’ (Gutiérrez 1996: 159).
_________________

* Rodolfo Haan es economista. Es ex profesor del Instituto Superior Evangélico de Estudios Teológicos en Buenos Aires (1975-1981). En la actualidad es presidente de la fundación intereclesiástica Solidaridad en Holanda, que mantiene relaciones de cooperación de desarrollo con América Latina para la promoción del comercio justo y de los derechos humanos.

Esta reflexión sobre la economía solamente es posible si nos damos cuenta de cómo funciona la economía. Aquí hay dos disciplinas para tomar en cuenta, la teológica y la económica. Si no respetamos esta exigencia, fácilmente se produce un cortocircuito entre ambas. Así, por

más que las enunciaciones teológicas puedan ser tomadas en serio entre teólogos, seguramente no lo serán entre economistas. Para ilustrar el peligro de saltar ‘así no más’ del mundo teológico al mundo económico sirva - con debida cautela – un ejemplo. Comparar el pensamiento de Pablo sobre la ‘ley’ con el del (neo)liberal Friedrich Hayek (1899-1992), como sí se tratara de la misma época, de la misma problemática, del mismo tipo de leyes, parece ser un cortocircuito (Tamez 1997: 41-53). ¿Cómo se puede comparar el problema de la circuncisión y la discusión sobre la misma dentro de las primeras comunidades cristianas con el orden económico mundial actual? La palabra ‘libertad’ (libertad paulina y libertad neoliberal) necesita no sólo su contextualización, sino también una definición histórica en cada caso.


El economista, sin embargo, no es teólogo. No le interesa esa reputación; de hecho, en su disciplina es costumbre tildar despectivamente de ‘teólogo’ a quien quiera superponer un fácil razonamiento normativo, ajeno a su disciplina, al análisis de los problemas económicos. El economista dirá: Zapatero, a tus zapatos, cada quien a su especialidad. Lo que se revela aquí, es una actitud teológica que remonta a los días de la cristiandad, en que la teología era la reina de las ciencias, y la iglesia la más alta autoridad espiritual.
De este modo, fácilmente se iguala el pensar teológico con el pensamiento cristiano. Parece que aquí está en juego también el concepto mismo de la teología. Así, dos cosas no están tomadas en cuenta. La primera, que toda teología tiene sus suposiciones – sea la fe bíblica, sea otra fe, que puede ser implicada en algún modelo de pensamiento rector – ; la segunda, que la economía igualmente tiene sus bases religiosas, sean reconocidas o no. Y como la teología, también la economía puede elegir orientarse a la fe cristiana ella misma, aunque los autores que lo hacen son pocos. En la profundidad de las presupuesto del pensamiento teórico el teólogo y el economista pueden comunicarse. Si lo hacen, no están haciendo ‘teología’; dialogan sobre las implicancias de la fe en Cristo Jesús para sus propias disciplinas, si es que realmente intentan hacerlo.
Para los dos, la fuente escrito es la Sagrada Escritura. Y no solo para ellos como científicos; también para los millones que, in su mayoría, no son profesionales en algún campo, pero quieren ‘beber en su propio pozo’ para reflexionar sobre, o entender su existencia y su realidad contextual. ‘El discurso sobre la fe es una segunda etapa en relación con la vida de la fe ella misma’ (Gustavo Gutiérrez). Así, un alto oficial del gobierno holandés, a quien le preguntaron como veía, siendo cristiano, el sentido y el significado de la economía - que era su campo profesional – y cómo estaba dentro de ella, refirió a la palabra de Pablo: ‘Ya comáis, ya bebáis, o hagáis cualquier otra cosa, hacedlo todo para gloria de Dios’ (1 Cor. 10:31). Ilustraba esto llamando la atención a 2 Sam. 23:13-17: el pedido de David que le trajeran agua del pozo de Belén. ‘Cuando la trajeron, se negó de beberla, dado que había sido adquirida con peligro de vida’. El costo económico que tenemos que ‘calcular’ es el costo del otro, el riesgo del otro, del que produce. David se da cuenta de que había dejado ir a los tres militares para buscar el agua que venía de atrás de las líneas del enemigo; esto podría haberles costado la vida. David se da cuenta, de repente recibe el agua - ¡misión cumplida! – pero la tira al suelo, diciendo: ‘¡Líbreme Yahveh de hacer tal cosa! ¡Es la sangre de los hombres que han ido exponiendo su vida!’.




  1. Catálogo: ~rodomari
  1   2   3   4   5   6   7   8   9

Similar:

Economía del respeto iconPaís de Petróleo, Pueblo de Oro
El adversario es tratado con respeto pero se le deja a la intemperie, libre de inútiles argucias
Economía del respeto iconSuperintendencia
República unitaria, descentralizada, con autonomía de sus entidades territoriales, democrática, participativa y pluralista, fundada...
Economía del respeto iconColegio San Ignacio de Loyola
...
Economía del respeto iconSolicita apoyo economico por fallecimiento
Yo, con dni trabajador de ante usted con todo respeto me presento y digo
Economía del respeto iconInforme transacciones primer semestre de 2010
Sistema Financiero Colombiano, y así preservar la confianza pública, la transparencia del mercado de valores y el respeto a los derechos...
Economía del respeto iconResolucion nacional del pacto de unidad para impulsar la declaracion de la decada productiva con respeto a la madre tierra y soberania alimentaria
...
Economía del respeto iconManifiesto cyborg
La ironía trata del humor y de la seriedad. Es también una estrategia retórica y un método político para el que yo pido más respeto...
Economía del respeto iconUnidad iztapalapa
Los valores profundamente arraigados en la cultura mexicana son: la familia, la religión, las relaciones interpersonales, el concepto...
Economía del respeto iconUniversidad nacional de piura
Procura asimismo contribuir a una mayor responsabilidad social como persona y a tener una visión ética del mundo que lo comprometa...
Economía del respeto iconPropuesta de anteproyecto ley de ordenamiento territorial y uso del suelo considerandos
República Dominicana es un Estado social y democrático de Derecho, organizado en forma de República unitaria, fundado en el respeto...

Página principal
Contactos

    Página principal



Economía del respeto

Descargar 53.39 Kb.