• La evolución del sector en la década de los noventa……. Pág. 4 Balanza Comercial de Vehículos…………………………….. Pág. 6
  • Anexo: régimen legal del sector automotriz....................... Pág. 18 La balanza comercial del sector automotriz Introducción
  • La evolución del sector en la década de los noventa
  • Balanza Comercial de Vehículos
  • Balanza Comercial de Autopartes 4
  • La Balanza Comercial del total del Complejo Automotriz
  • Conclusiones

  • Descargar 73.84 Kb.


    Página1/2
    Fecha de conversión01.07.2018
    Tamaño73.84 Kb.

    Descargar 73.84 Kb.

    Durante el año 1997, la producción de las terminales automotrices alcanzó las 426


      1   2



    BALANZA COMERCIAL del

    SECTOR AUTOMOTRIZ 1998-1999

    Dirección de Bienes y Servicios Reales

    Dirección Nacional de Cuentas Internacionales

    Diciembre de 2000


    Índice

    Índice……………………………………………………………… Pág. 2

    Introducción……………………………………………………… Pág. 3

    La evolución del sector en la década de los noventa……. Pág. 4

    Balanza Comercial de Vehículos…………………………….. Pág. 6

    Balanza Comercial de Autopartes…………………………… Pág. 9

    Balanza Comercial del Complejo Automotriz……………… Pág. 13

    Conclusiones……………………………………………………. Pág. 17

    Anexo: régimen legal del sector automotriz....................... Pág. 18

    La balanza comercial del sector automotriz

    Introducción

    La dinámica de crecimiento de la demanda interna durante la década de los noventa, conjuntamente con la apertura del mercado interno, la implementación de acuerdos de complementación en el marco del Mercosur con el objetivo de lograr una mayor eficiencia en la producción de vehículos, y la mayor participación de componentes importados en la producción local condujeron a un rol creciente del sector automotriz en su participación en el balance comercial de bienes del país.


    La obsolescencia del parque automotor a fines de los ochenta, la estabilización económica y las altas tasas de crecimiento de la economía, derivaron en un fuerte crecimiento de la demanda interna de vehículos. Este incremento fue satisfecho tanto con el aumento de la producción local como por el crecimiento de las importaciones a partir de la apertura del mercado interno.
    El aumento de la demanda interna de los primeros años fue atendido con la utilización de la capacidad ociosa de las terminales existentes y luego, en el contexto de los acuerdos de integración con el Mercosur, se amplió la capacidad de estas terminales y se instalaron nuevas empresas1, algunas de las cuales habían abandonado el país a fin de la década del setenta y principios del ochenta, concentrándose cada terminal en la producción de menos modelos a mayor escala.
    Durante este período hubo un importante flujo de Inversión Extranjera Directa (IED) que se dirigió hacia el sector automotriz como consecuencia del contexto favorable que se presentaba. Es conveniente destacar que desde los orígenes de la producción automotriz en la Argentina, grandes terminales extranjeras dominaron la producción local, por lo tanto ya en diciembre de 1992 la posición de IED era de 1165 millones de dólares. Como consecuencia de los constantes flujos positivos de IED hacia el sector (sólo durante 1999 se revierte este ingreso de capitales), la posición de IED a fin de 1999 era 150% mayor a la de 1992, lo cual significó un aumento del 14% anual desde 1992 a 1999. Entre los años 1992 y 1999, el flujo de fondos de IED orientado al sector automotriz alcanzó 2542 millones de dólares, lo que representó el 50% del déficit del comercio de vehículos terminados durante ese período.
    Pese al fuerte aumento de la IED en muchos sectores de la economía (como las telecomunicaciones, los bancos y el sector petrolero) la participación de la industria automotriz se mantuvo estable representando en promedio el 6% de la posición de la IED para el total del período y el 17% de la IED de la industria manufacturera.
    Gracias al proceso de integración a partir de la puesta en práctica del régimen automotriz común con Brasil en el año 1992, se verificó un fuerte crecimiento de las exportaciones e importaciones de vehículos y partes y piezas ampliándose el grado de apertura externa del sector.


    La evolución del sector en la década de los noventa.
    Los primeros años de la década del 90 se caracterizaron por un explosivo aumento de la demanda del mercado interno, la producción, las exportaciones y las importaciones. En todos los casos se parte de niveles muy bajos debido a la crisis que se produjo a fin de la década del 80. Debido a la mejora en la situación económica, la demanda se triplicó en tres años y la producción acompañó dicho incremento (las tasas anuales de crecimiento fueron del 45% y 43% respectivamente). Mientras tanto el comercio exterior de vehículos presentó incrementos aún mayores. Las exportaciones durante 1994 resultaron siete veces y media mayores a las de 1991 y las importaciones se multiplicaron por seis (las tasas de incremento anual fueron del 95% y 83% respectivamente). Sin embargo como las importaciones parten de un nivel mucho mayor al de las exportaciones, el déficit del sector se incrementó.
    Durante el año 1995, como consecuencia de la crisis económica desatada luego del efecto Tequila, la demanda interna sufrió una brusca contracción, disminuyendo la cantidad de unidades vendidas en el mercado interno en 35%. La producción local cayó un 30%, ya que las exportaciones a Brasil amortiguaron en parte la caída del mercado interno.
    Desde el año 1996 hasta 1998, el sector automotor acompañó el crecimiento de la demanda interna. Aumentaron la producción, las importaciones y las exportaciones. La cantidad de vehículos exportados se duplicó tanto en 1996 como en 1997. Como resultado de este incremento la cantidad de vehículos exportados superó a los importados durante los años 1997 y 19982. En 1998 se alcanzaron niveles récord en producción, exportaciones e importaciones de vehículos. La demanda del mercado interno durante este año fue sólo superada por la de 1994.
    A comienzos de 1999 con la devaluación de la moneda brasileña se produjo un profundo impacto en la demanda de la industria automotriz. En ese año, la cantidad de autos exportados disminuyó 60% y las ventas internas 17%, a pesar del Plan Canje3 implementado para compensar en parte los efectos de la caída en la demanda del sector.


    El nivel de apertura externa llegó a su pico máximo en 1998, año en que más de la mitad de las unidades producidas se destinaron a la exportación y más del 50% de las ventas en el mercado interno fueron de vehículos importados. Este proceso en parte se revirtió en 1999, ya que se verificaron simultáneamente la caída de la demanda en el mercado brasileño y la caída de las importaciones como consecuencia de la recesión del mercado interno.





    Balanza Comercial de Vehículos
    Durante la década del noventa tanto las exportaciones como las importaciones de vehículos tuvieron un crecimiento explosivo, las primeras crecieron a una tasa promedio del 46% y las importaciones a una tasa del 60% anual entre 1990 y 1999. Este crecimiento entre puntas no fue parejo a lo largo del período analizado. Las exportaciones mostraron un comportamiento muy dinámico en todo el período que va desde 1990 a 1997 (la tasa de crecimiento promedio fue del 80%). Durante el año 1998 la tasa de aumento cae al 15%, mucho más moderada que las precedentes, y en el año 1999 las exportaciones experimentaron una disminución de 59% al pasar de Dls. 2545 millones en 1998 a Dls. 1095 millones durante 1999.


    Las importaciones, por el contrario, al estar directamente relacionadas con la demanda interna, se ajustaron a la evolución de la economía. Tanto durante la recesión de 1995 como en la de 1999 se produjo una caída de 45% en el valor de las importaciones de vehículos.




    En el gráfico precedente se puede observar que desde el año 1994 el mercado interno de vehículos siguió una tendencia similar a la evolución del PIB, aunque durante todo el período analizado se presentaron tasas de variación mucho mayores.
    En cuanto al destino del comercio exterior las exportaciones de las empresas terminales del sector automotor se concentraron casi con exclusividad en los países del Mercosur, básicamente en el mercado brasileño. La participación del Mercosur fue creciente hasta 1993, año a partir del cual la participación se estabilizó en un nivel superior al 90%, con un máximo de 98% en 1997.


    Si se analiza el saldo comercial discriminando por zonas económicas para los dos últimos años, 1998 y 1999, se puede observar que hubo importantes desequilibrios regionales. Sólo en el Mercosur se registró superávit en el saldo comercial de unidades terminadas, mientras que se presentaron importantes déficits con respecto a las demás zonas económicas. El superávit con respecto a los países del Mercosur alcanzó los Dls.1042 millones en 1998, mientras que con respecto a las demás zonas se presentaron déficits de Dls. 819 millones con la Unión Europea, Dls. 180 millones con respecto al NAFTA y Dls. 277 millones frente al resto del mundo (principalmente países asiáticos). El déficit total de la cuenta fue de Dls. 233 millones en 1988.

    Durante el año 1999, debido a la devaluación de la moneda brasileña y la crisis económica resultante, las exportaciones de vehículos al Mercosur se redujeron en Dls. 1406 millones, explicando casi la totalidad de la caída que alcanzó a Dls. 1450 millones. Un aspecto positivo es que las exportaciones a la Unión Europea aumentaron un 50% debido al esfuerzo que realizaron las terminales argentinas para buscar nuevos mercados ante las dificultades para colocar su producción dentro del Mercosur. El aumento de las colocaciones en la Unión Europea se tradujo en un aumento de 4 puntos porcentuales en la participación de dicho mercado en las exportaciones totales (de 1,5% a 5,1%). Las importaciones, por el contrario, cayeron fuertemente desde todas las zonas de origen.







    Balanza Comercial de Autopartes4
    Las exportaciones de autopartes crecieron a tasas menores a las exportaciones de vehículos terminados. Además presentaron un comportamiento menos fluctuante ya que los mercados de destino están más diversificados, por lo tanto es a menor dependencia de los acuerdos intergubernamentales del Mercosur. Si bien en los primeros años de la década las exportaciones de autopartes fueron superiores a las exportaciones de vehículos terminados, esta situación se revierte a partir del año 1996. Durante los últimos tres años las exportaciones de autopartes se han estancado alrededor de los 1.000 millones de dólares.
    Las importaciones de autopartes siguen, a partir de 1995, la evolución de la producción local. Cuando la economía se recupera (1996) del efecto tequila, las importaciones de autopartes crecen a una tasa del 29%, al año siguiente se incrementan nuevamente (+49%). Durante 1998 se produce un relativo estancamiento (+4%) de las importaciones de autopartes, mientras que la recesión de 1999 afectó fuertemente en la producción automotriz (-33%) y en las importaciones de autopartes (–35%).


    Se puede observar que durante los años 1998 y 1999 se mantuvo un saldo desfavorable con respecto a todas las zonas económicas. Durante 1998, 2/3 de las exportaciones de autopartes se dirigieron a países del Mercosur aunque sólo un tercio de las importaciones provino de dichos países. Pese a ello, el intercambio regional fue deficitario para la Argentina en 662 MM de U$S. El déficit más abultado se presentó en el intercambio con la Unión Europea y el menor con los países del NAFTA.



    Para el año 1999, la fuerte caída (-33%) de la producción de autos permitió explicar la baja de las importaciones de autopartes (-35%). La caída afectó más intensamente a las compras provenientes del NAFTA (-47%), Mercosur (-39%) y de la Unión Europea (-34%) y en menor medida a las del resto del mundo (-19%), con lo cual aumentó la importancia del resto del mundo como proveedor del mercado argentino, alcanzando una participación de 20% en el total de las compras del sector. El Mercosur, sin embargo, continuó siendo el principal proveedor de autopartes para Argentina con el 37% del total, seguido de cerca por la Unión Europea, que provee el 32% de los insumos importados utilizados en la industria automotriz.



    Las exportaciones de autopartes se incrementaron 4% durante 1999, pero analizando el destino de las mismas, se puede observar que mientras disminuyeron 7% las exportaciones a los países del Mercosur, las exportaciones a los países del NAFTA se incrementaron en más del 30% y las ventas a la Unión Europea en más del 80%, aumentando en 7 puntos porcentuales su participación para alcanzar a representar el 17% del total de las exportaciones del sector. También se registró un aumento de 4 puntos porcentuales en la participación del Nafta, mientras que bajó la importancia relativa del resto del mundo como destino de las ventas del sector. De esta manera las exportaciones a países que no pertenecen al Mercosur alcanzaron el 39% del total exportado.


    Si se realiza una mayor desagregación de los rubros que se incluyen en el comercio exterior de autopartes se puede observar que aproximadamente el 80% de las exportaciones o las importaciones se concentraron en dos capítulos (“87 Partes de vehículos” y “84 Motores y otros aparatos mecánicos”). Si se suman dos capítulos más (“85 Máquinas y aparatos eléctricos” y “40 Caucho y sus manufacturas”) se obtiene más del 96% del comercio exterior de autopartes.

    Se puede observar que tanto durante 1998 como durante 1999 el intercambio de autopartes fue deficitario en todos los capítulos, aunque la mayor parte del déficit lo explican los capítulos que mayor peso tienen en el comercio exterior y que se detallaron anteriormente.






    La Balanza Comercial del total del Complejo Automotriz
    Si se analiza la balanza comercial total del complejo automotriz de los últimos cinco años, se puede observar que la misma ha sido siempre desfavorable para Argentina debido principalmente al saldo negativo de las autopartes, que ha representado durante todo el período 70% o más del total del déficit del sector. Asimismo, se observa que desde la recesión de 1995 el déficit creció año a año llegando a un máximo de 2600 millones en 1998 para descender 40% durante el año siguiente.

    Al realizar una apertura por zonas económicas, se puede observar que durante el año 1998 el saldo fue positivo para la Argentina con respecto a los países del Mercosur, aunque por el contrario con respecto al resto del mundo se registró un déficit cercano a los 3.000 millones de dólares (principalmente con la Unión Europea).



    Como consecuencia de las dificultades de la región a partir de la devaluación del Real, las exportaciones al Mercosur cayeron a la mitad de los montos alcanzados en 1998. Una de las consecuencias de esta caída fue el aumento de la participación de las exportaciones del complejo automotriz a la Unión Europea (que aumentó de 3,7% a 10,6%) y al NAFTA que duplica su importancia relativa para alcanzar el 9% del total de las exportaciones.



    La disminución de las importaciones fue bastante pareja para todas las regiones, por lo que los cambios de participaciones no fueron importantes. Hubo una leve suba de la importancia relativa de la Unión Europea y el resto del mundo a costa de la baja del Mercosur y el NAFTA.


    Por último se debe destacar la importancia del complejo automotriz en el comercio exterior argentino. Las exportaciones del complejo automotriz, con el 13% de participación en 1998, fueron las segundas en importancia luego de las exportaciones del complejo oleaginoso (21%). La participación cae al 9% en el año 1999 y el sector automotriz pasa a ocupar el cuarto lugar en importancia luego del complejo oleaginoso (22%), el complejo petrolero (14%) y el cerealero (10%). Para cuantificar la magnitud de las importaciones del complejo automotriz sobre las importaciones totales se puede destacar que durante 1998 superaron ampliamente a las importaciones de bienes de consumo y fueron más de 7 veces mayores a las importaciones de combustibles. No obstante la caída de las importaciones del sector automotriz, en el año 1999 éstas llegan a representar casi el 90% de las importaciones de bienes de consumo y son más de seis veces superiores a las importaciones de combustibles.

    La relevancia del complejo automotriz se pone de manifiesto cuando se analiza la evolución del comercio exterior durante 1999, ya que la mitad (46%) de la caída de las exportaciones correspondió al sector automotriz (las exportaciones totales se redujeron 3.108 MM de dólares mientras que las del complejo automotor disminuyeron 1.416 MM de dólares). Las importaciones totales, como consecuencia de la recesión del año 1999 cayeron 18%, lo cual representó un descenso de 5.455 MM de dólares. De ese total más del 40% se puede explicar por la evolución del complejo automotor, ya que las compras desde el exterior disminuyeron en 2.414 MM de U$S.

    La importancia del complejo automotriz en el comercio exterior se incrementa si se considera únicamente el comercio con el Mercosur. Se puede observar en el gráfico la profunda caída de las exportaciones argentinas a países del Mercosur que se produce en 1999, como consecuencia de la crisis desatada luego de la devaluación del Real. La relevancia del sector automotriz en el comercio intrabloque es tal que más del 60% de la caída de las exportaciones se explican por la evolución del complejo automotriz.


    El total de las importaciones originadas en países del Mercosur fueron durante 1999 21% menores a las del año anterior. En este caso el 70% de esta caída se explica por menores importaciones del complejo automotriz.




    Conclusiones
    A pesar de que desde el comienzo de la vigencia del Régimen Automotriz Común en 1992, en todos los años el sector automotor registró déficits comerciales, los mayores desequilibrios se produjeron durante los primeros tres años de vigencia del acuerdo. En la actualidad la mayor parte del saldo negativo corresponde al comercio de autopartes.
    El déficit acumulado del sector automotriz para el período 1995-1999 fue de 9.900 millones mientras que el déficit comercial para el mismo período fue de 1.900 millones, por lo tanto el déficit del sector automotriz durante este período fue cinco veces mayor al del total de la economía. Sin embargo existen importantes diferencias regionales, ya que se registraron superávits en el comercio del sector automotriz con respecto a los países del Mercosur, mientras que hubo importantes déficits con respecto a la Unión Europea, el resto de los países del mundo y el NAFTA (en orden decreciente).
    Pese a que ha habido déficits comerciales (no obstante la vigencia de un régimen de intercambio comercial compensado), se han realizado importantes progresos en el sector. La producción de 1999 fue 16% mayor a la de 1992, pese a la caída del 33% que hubo en 1999 con respecto a 1998. Las exportaciones durante 1999 fueron seis veces mayores a las de 1992 y en la actualidad se están incrementando las exportaciones de vehículos terminados a los países de la Unión Europea, fuera de todo tipo de comercio administrado.
    Se pudo observar también la importancia alcanzada por el complejo automotriz en el comercio exterior, tanto por el lado de las exportaciones como por el de las importaciones. Es de destacar también, que durante 1999 ha disminuido mucho esa participación como consecuencia de la crisis económica que afectó a los países del Mercosur a partir de la devaluación del Real.
    Como comentario final, se puede agregar que entre los gobiernos de Argentina y Brasil se siguen realizando negociaciones para la especificación de las normativas que regirán durante la prórroga de la vigencia del Acuerdo Automotriz. Por lo tanto se extiende el horizonte del marco legal para el comercio administrado hasta el año 2005. Mientras que además, tanto representantes de empresas automotrices de Brasil como de Argentina5 están realizando negociaciones para el establecimiento de un régimen de intercambio preferencial con empresas automotrices mejicanas. Por medio de este nuevo acuerdo y gracias a las crecientes exportaciones a países de la Unión Europea la industria automotriz local está logrando diversificar el destino de las exportaciones e incrementar su inserción en el mercado mundial.
    Se anexa un resumen de las principales normas legales que impactaron en la evolución del sector automotriz en la década de 1990.


      1   2

    Similar:

    Durante el año 1997, la producción de las terminales automotrices alcanzó las 426 iconLas importaciones realizadas por la República Argentina durante el año 1997 constituyeron un total de u$s 28551
    Las importaciones realizadas por la Argentina durante el año 997 constituyeron un total de u$s 28553. millones (valor fob)1; lo que...
    Durante el año 1997, la producción de las terminales automotrices alcanzó las 426 iconProducción de gasolina, en su nivel más bajo desde 1992
    El recorte presupuestal a Refinación ha tirado la producción de combustibles automotrices por ciento
    Durante el año 1997, la producción de las terminales automotrices alcanzó las 426 iconResumen del seminario sobre reforma del sistema de control pesquero
    La producción pesquera según fao alcanzó las 160 millones de toneladas en 2013, superando las cifras de 2012. La acuicultura también...
    Durante el año 1997, la producción de las terminales automotrices alcanzó las 426 iconV jornada aci 2017 consolida el crecimiento del sector inmobiliario
    La inversión durante el primer semestre del año alcanzó los 100 millones de euros, un 38% más que la cifra registrada en el mismo...
    Durante el año 1997, la producción de las terminales automotrices alcanzó las 426 iconLa economia
    Durante julio de 017, las ventas de Walmart de México a unidades iguales, que consideran las registradas en las unidades que tienen...
    Durante el año 1997, la producción de las terminales automotrices alcanzó las 426 iconHistoria de las artes visuales I – bloque II – AÑO 2005
    Pasztory, Esther, Teotihuacán, un experimento de vida, División de Publicaciones de la Universidad de Oklahoma, 1997
    Durante el año 1997, la producción de las terminales automotrices alcanzó las 426 iconBanco central de reserva de el salvador
    Las remesas familiares acumularon un monto de us$3,315. 7 millones durante el año 2006, registrando un crecimiento de 17. 2% con...
    Durante el año 1997, la producción de las terminales automotrices alcanzó las 426 iconConfiguraciones sociotécnicas y relaciones laborales en la tercera generación de la industria automotriz en méxico
    Capítulo I: Estrategias Globales y para México de las grandes Corporaciones Automotrices
    Durante el año 1997, la producción de las terminales automotrices alcanzó las 426 iconEconomía de la suficiencia
    Implementar las actividades de la producción agrícola como: Producción de semillas, Producción animal, etc
    Durante el año 1997, la producción de las terminales automotrices alcanzó las 426 iconCorreccion de la evaluacion comuna de terminales bachibac
    ...

    Página principal
    Contactos

        Página principal



    Durante el año 1997, la producción de las terminales automotrices alcanzó las 426

    Descargar 73.84 Kb.