• "A morir o vivir sin el Rey prevengamos, valeroso vecindario. Libertad queremos, y no tantos pechos y opresiones"
  • “¡Viva la libertad, abajo los chapetones, abajo la terquedad!”
  • Rafael Correa Delgado PRESIDENTE CONSTITUCIONAL DE LA REPÚBLICA DEL ECUADOR

  • Descargar 56.25 Kb.


    Fecha de conversión02.03.2019
    Tamaño56.25 Kb.

    Descargar 56.25 Kb.

    Discurso por la independencia de cuenca





    DISCURSO POR LA INDEPENDENCIA DE CUENCA

    Cuenca, 3 de noviembre de 2009

    Queridas amigas, queridos amigos:

    Es un privilegio celebrar con ustedes la memoria de insurrección, la gesta rebelde, la revolución cuencana, que abrió caminos de libertad, de emancipación, de independencia. Celebramos el Centésimo Octogésimo Noveno aniversario del 3 de noviembre de 1820, día de gloria para Cuenca y para Ecuador.

    Sangre de bravos Cañaris nutre la vida de este pueblo; esta es una ciudad construida sobre lo que fuera Guapondelig, centro de la antigua cultura cañari, que fuera después la segunda capital de los Incas, llamada Tumipamba, donde nació Huayna Cápac. Cuenca, con justicia declarada Patrimonio Cultural de la Humanidad, es una de las ciudades ecuatorianas que conserva más vivo el patrimonio de su pasado antiguo (ejemplo de ello, son las ruinas restauradas de Pumapungo o la Puerta del Puma).

    En 1557, con las manos sobre el libro de misas, el conquistador español que fundara esta ciudad, hizo jurar lealtad para el soberano a unos cuantos caciques y tomó posesión de nuestras tierras y vidas.

    Transcurridos 238 años, con el ejemplo vivo del Duende precursor de nuestra libertad, Eugenio de Santa Cruz y Espejo, se rompió esa promesa forzada: el 25 de marzo de 1795 circularon por todas partes unos manuscritos, armas de papel, de futuro, en donde brillaban ideas de libertad; eran cartas de amor en las que se jugaban la vida unos patriotas, en las que reafirmaban su conciencia cívica: "A morir o vivir sin el Rey prevengamos, valeroso vecindario. Libertad queremos, y no tantos pechos y opresiones"; se trataba de semillas, de nacimientos, de insurgencia y rebeldía.

    Las paredes gritaban a los cuatro vientos, desde unos carteles escritos a pulso de madrugada: "Nobles ciudadanos, prevengan las armas para la libertad nuestra y la de nuestros hijos... no queremos tirano rey".

    Conocían muy bien los cuencanos que eran Paulino Ordóñez, Fernando Salazar y Piedra, Joaquín Tobar, los autores de estos “carteles subversivos”, pero guardaban el secreto, estaban en la conspiración, formaban parte de la asonada libertaria.

    El tres de noviembre de 1820, la Plaza Central –hoy parque Abdón Calderón, en homenaje al héroe de la Batalla del Pichincha-, fue testigo del asalto valeroso de un puñado de rebeldes a la escolta que leía Reales Órdenes Españolas, bandos solemnes que había mandado a pregonar Vásquez de Noboa, nueve patriotas sorprenden a la escolta y la desarman, se apertrechan en San Sebastián, para preparar el ataque al cuartel guarnecido por l09 soldados realistas.

    Tomás Ordóñez, Joaquín Salazar y Lozano, León de la Piedra, José Cisneros, son algunos nombres de quienes habían decidido forjar su propio destino y el camino de libertad para su pueblo; fueron parte de los conspiradores del 3 de noviembre, quienes estaban ajustando las cuentas con la historia, cobijados con el mismo ideal que había inspirado a los mártires de Quito del 2 de agosto de 1810.

    Celebramos nuestra memoria insurgente, esta herencia de rebeldía y de coraje que, a los gritos de: “¡Viva la libertad, abajo los chapetones, abajo la terquedad!”, escribía una de las páginas más gloriosas de la historia.

    Los patriotas, armados más de coraje que de fusiles se refugian en el barrio El Vecino para aprovisionarse de pertrechos y de apoyo, allí reciben la fuerza, el empuje de un grupo numeroso de indígenas y criollos alzados en armas, comandados por el cura de Chuquipata Javier de Loyola; se apoderan de la plaza, toman el cuartel realista al caer de la noche y amanece Cuenca triunfal, heroica, proclamando su primera independencia.

    Así, con entusiasmo, los patriotas proclamaron el 3 de noviembre la independencia de Cuenca. Por desgracia, el 20 de diciembre de 1820, los patriotas fueron derrotados en Verdeloma, cerca de Biblián, por los ejércitos realistas que arremetieron con fiereza y brutalidad, dejando más de 200 cadáveres en el campo de batalla, para luego entrar en Cuenca y acabar con el germen de la República.

    Cerca de dos años duró la represión, las cárceles, el hostigamiento; los patriotas fueron perseguidos; pero, resisten, se organizan, dan pelea, hasta que llega la libertad, al mando de ese inmenso mariscal, Antonio José de Sucre; quien, al frente del ejército victorioso, entra en Cuenca, el 21 de febrero de 1822; llega con arcos de triunfo para sellar la libertad definitiva, que pregona la Batalla del Pichincha del 24 de mayo de 1822.

    Aquellas pancartas subversivas, del 25 de marzo de 1795 que dieron luz a los patriotas cuencanos, se escribieron con esperanza en contra de la esclavitud, de la ignominia, de la negación de nuestra soberanía; aquellas pancartas de dignidad fueron hechas con luz de coraje, de insurrección; los miserables carteles que ahora, algunos voceros de la vieja oligarquía guayaquileña, con el nombre de “nueva junta cívica” han tratado de colgar en las paredes de mi ciudad natal, declarando al presidente como “persona no grata” están manchados de vergüenza, de escarnio, salieron del bochorno, a la sombra de quienes tratan de cobijarse en una supuesta autonomía, para no contaminarse de Patria.

    Con estupor, a mi regreso al país, esta madrugada, me he enterado que estos señores que no se representan ni así mismos han sido detenidos; qué error, pero si ni siquiera merecen tanto, yo no puedo interferir en la justicia, pero mi única respuesta a los recaderos de la oligarquía guayaquileña son los versos del poeta cuencano, Luis Cordero Crespo que dicen:


    “Si un can me muerde con furia,

    lo siento mas no me inmuto,

    pues él, como todo bruto,

    lastima, pero no injuria.

    Y fuera tremendo yerro que,

    dando a mi enojo rienda,

    trabara dura contienda,

    con el infeliz del perro”.


    Son de los mismos corruptos que, con los dineros de todos los ecuatorianos disfrazan como política popular, una acción publicitaria que busca clientela para unos pocos centros comerciales.

    Se emite una tarjeta de descuento para orientar el gasto de los beneficiarios del Bono de Desarrollo Humano, ese bono que nosotros hemos dignificado.

    Una campaña publicitaria para beneficio de determinadas empresas, utilizando recursos públicos, para captar clientes comerciales con fines de lucro. Una plataforma que le da un Municipio a la empresa privada para hacer publicidad, para multiplicar sus ventas y aprovecha para vincular la tarjeta a “sus” comités de organización política. Aparecer como “filántropos” con el dinero de todos: ¡Eso es corrupción! ¡Esa campaña debería ser declarada no grata para la gente honesta!

    Porque la corrupción no es solamente la apropiación indebida de fondos públicos, la corrupción es todo tipo de prácticas sociales o individuales que vulneren los principios básicos de una ética social.

    El estudiante que copia en un examen, es corrupto; el conductor que pasa al policía un billete para evitar una sanción, es corrupto; el periodista que da por cierto un hecho no suficientemente comprobado, es corrupto; los medios de comunicación que tergiversan las noticias son corruptos, o, como es el caso de hoy mismo, cuando el editorial de El Universo tergiversa perversamente el tema de la caída de un helicóptero (ahora la caída de un helicóptero es culpa del gobierno) para insinuar que fue una emergencia la que posibilitó su compra, eso es falso, absolutamente falso, eso es corrupción; cuando se interpreta en forma antojadiza y perversa las declaraciones de un miembro de la Comisión de la Verdad, es corrupción; el empleado que malgasta el tiempo del trabajo, es corrupto; el comerciante que engaña sobre la calidad de su mercancía, es corrupto.

    Pero, la solución no es el incremento de los controles, ni de los controles de los controles, ni de las leyes, ni de las fuerzas represivas.

    Por eso, hemos propuesto una revolución. No se trata solo de lograr una distribución más equitativa y justa de la riqueza social. Se trata también de engendrar y cultivar un nuevo sistema de valores, el desarrollo equitativo, que ponga al ser humano ante todo y ante cualquier interés de capital, el ser humano en el centro de la producción, del sistema económico, con disfrute equilibrado de los bienes, la sustitución del egoísmo por la solidaridad.

    Nuestro capital político más preciado se funda en haber hecho y hacer lo que prometimos en campaña, en honrar la palabra, en la honradez, en mantener un solo estándar, una sola moral, en ser auténticos. No es extraño que los enemigos de esta revolución apunten a dañar justamente eso, a poner en tela de juicio lo más preciado, lo más valioso que tenemos: nuestra honradez, nuestras manos limpias.

    Nadie puede decretar para mañana el reino de la honradez; pero, sí podemos predicar con el ejemplo: ser honrados. El pueblo sabe eso y lo valora. El pueblo sabe que no podemos prometer que no habrá jamás un acto de corrupción, pero SÍ podemos asegurar que no habrá más impunidad; por eso, el único caso documentado, seriamente denunciado de corrupción en nuestro gobierno fue descubierto, alertado y sancionado por el propio gobierno.

    Nuestra consecuencia ideológica y política hace que actuemos con absoluta transparencia, no transigimos ni claudicamos, pero no estamos dispuestos a politizar la justicia; tampoco vamos a caer en la trampa de “judicializar la política”. Sabemos que tenemos, eso sí, grandes enemigos, poderosos, peligrosos enemigos, pero no nos vamos a prestar para sainetes, para buscar chivos expiatorios en base a los infundios de cualquier descalificado, para atentar contra los derechos humanos más fundamentales donde, en lugar de suponer que toda persona es inocente hasta que se demuestre lo contrario, cierta prensa corrupta que se autodenomina “juez y verdugo” pretende que todos seamos culpables hasta que demostremos nuestra inocencia.

    Queda mucho por hacer en la construcción de la Nueva Patria, del nuevo Ecuador, solidario, equitativo, para todas y todos; sin embargo, lo hecho hasta el momento por la Revolución Ciudadana ha sido muchísimo; tanto, que algunas cosas valdrían por sí solas el esfuerzo que realiza todo un pueblo para construir un futuro de justicia y equidad, para conquistar mejores días para nuestras hijas, hijos:

    Uno de esos logros ha sido, por ejemplo, el retiro de más del 90% de la deuda externa comercial, a cerca del 30% de su valor nominal, con un ahorro para el país de ¡un millón de dólares diarios durante los próximos 20 años!, millón de dólares que iba directo al bolsillo del acreedor y que hoy nos da salud, educación, vivienda, carreteras para el pueblo ecuatoriano. Por primera vez se ha negociado teniendo en cuenta el interés nacional y no el interés de los acreedores, como se lo hizo sistemáticamente durante el dominio neoliberal. Antes, se pagaba hasta en exceso, se firmaban vergonzosas cartas de intención que prometían mejorar los términos de pago; se arrodillaban ante los amos; ejercían decisión política, burócratas apátridas, pero no a favor del pueblo, de sus hermanos, sino de los acreedores del país. ¿Esto, no fue corrupto?

    ¿No fue corrupción desfilar con crespones negros, en apoyo a los banqueros que quebraron al país? ¿No fue corrupción haber propuesto, aprobado y firmado la creación de la AGD, semilla y sustento del mayor robo del siglo XX por más de seis mil millones de dólares a las ecuatorianas y ecuatorianos?

    ¿Quiénes son los corruptos? ¿Quiénes han generado una violencia basada en el hambre y la inequidad? No vamos a confundirnos, están sembrando el odio, el separatismo y la codicia. Pero no se preocupen ¡no pasarán!

    Si unimos nuestra visión amplia a nuestros objetivos de desarrollo, es necesario definir sectores estratégicos, como los relacionados a la explotación de patrimonios naturales no renovables, que deben estar bajo el control del Estado y esto porque el petróleo y los minerales no se crean, no se producen, se extraen; resulta absurda la oposición a la minería, cuando es una actividad necesaria que cuenta con una ley con controles ambientales estrictos, ejercidos por el Ministerio de Ambiente como autoridad nacional ambiental, evitando que el ministerio, antes llamado de minas y petróleos, sea juez y parte.

    No nos engañemos, quienes se oponen a la ley en realidad no quieren minería; esto es un absurdo e incluso una gran irresponsabilidad; no podemos vivir como mendigos sentados sobre un saco de oro; es necesario impulsar una producción minera responsable y con fuertes controles ambientales.

    El agua no corre peligro, esa es otra falacia, pues la ley ratifica el mandato constitucional en el que el uso del agua para consumo humano y para producción alimentaria tiene prioridad sobre los usos del agua para otros fines; esto dice la propia Constitución de la República.

    Estas cosas no resisten el menor análisis, cabe recalcar que en este gobierno se creó la Secretaría Nacional del Agua y por primera vez en la historia del país se tiene una política nacional del agua, demostrando el interés superlativo del Gobierno Nacional por el tema; la ley protege el ambiente, el agua, al Estado y a los ecuatorianos, pues crea la Empresa Nacional de Minería que participará en la explotación minera contribuyendo directamente al Fisco.

    Es falso que no se haya socializado la ley, sencillamente los grupos fundamentalistas no lograron imponer sus caprichos y ojalá que entiendan que aquí vivimos una democracia, donde velaremos por el bien común y velaremos por los derechos de todos, incluyendo obviamente a la minoría, pero sobre todo por el derecho de las mayorías y no permitiremos fundamentalismos infantiles de unos cuantos.

    No daremos marcha atrás en la ley de minería, porque el desarrollo responsable de la minería es fundamental para el país, y no solo aquello; esa ley ya fue aprobada en el 2008 y, lo dije al segundo año de gobierno, en enero 19 de este año: “si es que no estamos de acuerdo con las decisiones tomadas por este gobierno, en las elecciones de abril se puede ratificar ese rechazo” y ustedes saben que lo que pasó en las elecciones de abril fue el recibir un inédito apoyo del pueblo ecuatoriano que nos hizo ganar en una sola vuelta. Se ratificó el apoyo a la política del gobierno. No nos podemos someter al capricho de unas pocas minorías.

    La minería responsable será desarrollada en este país; seré el primero en oponerme a un proyecto minero que dañe la selva amazónica, una cosa es oponerse a proyectos concretos específicos y otra oponerse a una actividad económica, lo cual no sucede en ninguna parte del mundo.

    Mañana, en la ciudad de Zaruma, frente a miles de mineros, firmaremos los reglamentos de la ley minera para impulsar –les insisto- definitivamente en el país la minería responsable.

    Por otro lado, ningún gobierno ha dado tanto y hecho tanto por la educación, desde subir el sueldo a los maestros hasta crear 12.000 nuevas partidas docentes a nivel nacional. Nuestras tesis por la revolución educativa, por una educación con calidad y calidez, por la evaluación de los docentes, para mejorar, para elevar el nivel general, para salir adelante, se han logrado imponer sobre la sinrazón, sobre las resistencias al cambio, sobre las interpretaciones antojadizas. Vamos hacia el nuevo Ecuador, con una educación pública de primera, de la mejor.

    La historia no olvidará a los irresponsables que intentaron –gracias a Dios, sin ningún éxito- durante tres semanas un paro de la educación, por el delito de haberlos obligado a evaluarse.



    Hay que ratificar, al respecto, la naturaleza de las contradicciones surgidas por el tema educativo. El caso de la educación superior es el mayor ejemplo. Durante varias décadas, pese a los lamentos y los rumores, pese a la violencia aupada por una supuesta autonomía, ningún gobierno, ninguna autoridad se atrevió a proponer ya no una reforma, sino una verdadera revolución universitaria, una transformación que nos lleve académicamente a un sitial de prestigio y no a esta realidad actual, en la que, de acuerdo a la clasificación universal, nuestra primera universidad en aparecer en el escalafón mundial, la ESPOL, ocupa casi el puesto número dos mil. Curiosamente la banca, la UNE, las universidades, han sido, cada una a su tiempo: intocables, tabúes. ¡Esto no puede seguir ocurriendo! No podemos seguir tolerando universidades de garaje, crecidas precisamente bajo el amparo del CONESUP, la degradación de la educación pública de tercer nivel, sin investigación, sin parámetros universales, por ello hemos propuesto esta transformación integral de las universidades en pos del ideal de la excelencia; que quede muy claro, no estamos creando los problemas, por primera vez en la historia se los enfrenta y se los trata de solucionar; aquí necesitamos el apoyo de todo un pueblo, necesitamos ese cambio en la educación superior y aquí tampoco daremos marcha atrás, no podemos ser inconsecuentes con el mandato popular, no podemos ser irresponsables frente a la historia, nadie puede negar que se requiere un cambio profundo de la universidad ecuatoriana; lamentablemente, en este país todos hablamos de cambio, pero cuando le toca cambiar a uno se resisten a ese cambio (“que cambien los demás, a mi que no me toquen”). Y todo el problema –y esto es muy triste- en las reuniones que hemos tenido, en socializaciones, en debates, discusiones con miembros de la universidad ecuatoriana, qué triste que muy poco se haya hablado de cuestiones académicas, de excelencia; básicamente el problema lo constituye la conformación del Consejo Nacional de Educación Superior; se nos acusó de querer romper la autonomía universitaria porque propusimos en la ley un Consejo conformado por cinco representantes del ejecutivo y por cinco académicos no vinculados a ninguna universidad en particular sino seleccionados por concurso nacional de mérito; la propuesta del CONESUP es que siga siendo conformado ese Consejo por representantes de las universidades públicas, privadas, politécnicas, trabajadores, profesores… el corporativismo que tanto daño ha hecho al país, que se ha demostrado que no ha funcionado, porque así está conformado el CONESUP actual que, además de atentar contra la Constitución que sabiamente prohíbe que los mecanismos de regulación estén conformados por el regulado, se ha demostrado que no ha funcionado, porque si no tendíamos las mejores universidades pero eso, además de ser inconstitucional, no ha funcionado, el organismo regulador no reguló absolutamente nada porque estaba conformado por los regulados; ni siquiera se entiende qué es la autonomía universitaria: la autonomía es de la universidad, el sistema de educación superior es una cuestión que nos tiene que preocupar a todos; es como el sistema de justicia, un juez, un abogado tienen total autonomía, pero el sistema de justicia nos involucra a todos; en todo caso, les he dado la propuesta para tratar de llegar a consenso, de que si quieren reduzcan la cantidad de representantes del gobierno, si quieren elimínenlo, pero que el resto de representantes sean académicos no vinculados a ninguna universidad en particular, elegidos por concurso nacional de merecimiento; también se ha negado a esa propuesta, con lo cual se devela el verdadero problema: una lucha política por cierto grupo de rectores, para seguir controlando el sistema de educación superior y eso, por responsabilidad histórica, no lo vamos a permitir.

    Por último, pensando las consecuencias de una crisis engendrada por sus propios modelos -no por los nuestros-, algunos analistas económicos quieren volver al pasado; dicen con una total deshonestidad intelectual que la crisis es consecuencia de nuestras políticas, cuando son consecuencia de las políticas de ellos; nos quieren regresar a lo mismo de siempre, a lo mismo de lo peor. Si los problemas económicos por los que atraviesa el país fuera culpa de las políticas adoptadas por este gobierno, los países que siguen con las políticas de antaño, las políticas neoliberales, deberían estar mucho mejor, pero resulta que en Colombia el desempleo es del 12% y a Colombia no se le desplomó el precio del petróleo porque no es exportador petrolero, y a Colombia no se les desplomaron las remesas de migrantes porque no tiene la cantidad de migrantes que tiene Ecuador y México, que es el campeón de las políticas neoliberales y con un Tratado de Libre Comercio a cuestas, debería estar creciendo y, en verdad, va a decrecer un 8%. Como verán, sus falacias no resisten el menor análisis. Por el contrario, los pocos países que van a crecer este año en América Latina son los que han optado por una vida de justicia, de dignidad, del socialismo del siglo XXI, como son Ecuador, que crecerá del 1 al 2% y Bolivia, que crecerá más del 4%. Pero ese es otro punto de ataque tratando de confundirnos; enfrentamos la mayor crisis del capitalismo global de los últimos 80 años, pero es culpa de nosotros la crisis por las políticas aplicadas, cuando los países que aplican las políticas por ellos recomendadas son los que peor desempeño económico van a tener en el año 2009, así se miente en el país.

    Queridas amigas, queridos amigos.

    Ya hablando sobre Cuenca, esta Cuenca querida, hemos adecuado ocho Centros de Desarrollo Infantil, dos Centros de Protección de Discapacitados y un Centro de Acogida para Discapacidades Severas que se encuentran en pleno funcionamiento. Todo esto, representa en el presente año, una inversión superior a los 15 millones de dólares, si hablamos únicamente de Cuenca, donde se concentra más del 60% de la población provincial; en todo el Azuay, la inversión del MIES bordea en el presente año los 30 millones de dólares.

    La agricultura, la ganadería, la acuacultura, la pesca, igual que las demás actividades productivas estuvieron por décadas libradas a la suerte del mercado; sobre ellas pesaba la amenaza de un TLC que habría significado la liquidación de la producción nacional (vayan a ver lo que le está pasando a México; manual de todas estas políticas ortodoxas que nos quieren seguir imponiendo, que impulsan ciertos medios de comunicación con los mismos analistas de siempre; vayan, vean cuál es el país más afectado por la crisis, por haber apostado todo al mercado norteamericano. Prohibido olvidar, aquí nos quisieron también imponer el TLC), que hubiera generado el fin de muchos productos tradicionales como el maíz, que habríamos empezado a importar desde países que subsidian su producción agrícola, con la consecuente pérdida de variedades, de semillas, de formas de producción, de formas sociales de reproducción y consumo.

    Estamos fortaleciendo, a través de la acción del MAGAP, la capacidad productiva agrícola, ganadera, piscícola del país; nuestra capacidad de ser, primero, autosuficientes, de llenar los requerimientos del mercado interno, la adecuada alimentación de las y los ecuatorianos; y, segundo, la capacidad agrícola, agroindustrial, pesquera destinada a la exportación. Primero lo primero; primero, el bienestar de nuestra gente, el estómago de nuestras hermanas y hermanos.

    En el Azuay existe una gran capacidad productiva agrícola, una tradición alimentaria con vigorosa personalidad. El maíz es en esta querida provincia un símbolo de identidad, una divisa de soberanía, un verdadero motivo de orgullo. Somos pueblos de maíz y barro, y en Azuay somos campiña de canto, tierra bendecida, arco iris de pueblos. Cuesta creer que de esta tierra privilegiada por la naturaleza se hayan visto obligados a emigrar cientos de miles de compatriotas. Esa fue la herencia de la “economía de mercado”, del famoso modelo neoliberal que hizo crisis en todas partes antes de estallar a nivel planetario y sumir al mundo entero en la peor crisis de los últimos ochenta años.

    En Azuay está en marcha un Plan de Reactivación Agropecuaria que tiene en cuenta cuatro ejes principales:



    1. Los productos de la canasta básica, como: maíz, fréjol, papa, arveja y hortalizas.

    2. Productos estratégicos como: cacao, café, caña de azúcar, maíz duro, ganadería lechera y pastos.

    3. Animales menores: aves y cuyes.

    4. Organizaciones agrícolas productivas: promoción de alianzas, capacitación, acreditación, resolución de conflictos, etc.

    A los 30 años el país vuelve a tener políticas agrícolas y, para los más pequeños, no para los más poderosos.

    La acción del MAGAP se complementa con la del Banco Nacional de Fomento y sus programas de crédito, como el 5-5-5, y de entrega de insumos, combos agroecológicos, semillas, fertilizantes, urea, etc.

    El INAR (Instituto Nacional de Riego) cuenta con un presupuesto de 3,3 millones de dólares para 18 proyectos: reservorios, canales y sistemas de riego (estamos hablando solo Azuay) para ejercicio 2008-2009, que se encuentra actualmente en ejecución.

    En la provincia del Azuay coexisten los regímenes escolares de costa y sierra. Es muy grato poder decirles que TODOS los estudiantes de las zonas rurales han recibido uniformes gratuitos; que TODOS los estudiantes de los planteles fiscales de primero a décimo de Educación Básica han recibido sus textos escolares gratuitos. Han sido asignadas, por concurso, ya no por palancas de dirigentes de la UNE, por concurso incluso a través de internet 341 partidas para profesores de educación básica y preescolar. Existen actualmente 37 partidas para bachillerato y 68 para el área urbana, lanzadas para inscripciones a concurso.

    Se encuentra avanzada en un 75% la construcción de la Unidad Educativa del Milenio “Ciudad de Cuenca”, ubicada en la Avenida de las Américas, sector Coral Centro-El Arenal (va a ser de las mejores escuelas y colegios del país). La inversión supera el millón de dólares y beneficiará a más de 700 alumnos. La última fase constructiva se inició ya y la Unidad estará lista en marzo del 2010.

    En Azuay y en Cuenca, el Ministerio de Salud, viene realizando una ingente labor, invirtiendo importantes recursos para dotar a la capital provincial y a cada uno de los cantones y parroquias de centros y subcentros de salud adecuados, de hospitales, de equipos de diagnóstico con tecnología de punta que antes solo podían tenerlos las clínicas privadas. Está avanzada en un 95% la construcción del Centro Materno Infantil de Miraflores.

    Llevamos adelante la más grande Revolución Vial, a lo largo y ancho del país: Cuenca y Loja estarán por fin unidas por una vía de pavimento rígido destinada a durar cuatro o cinco décadas. La carretera Panamericana norte se encuentra en franca recuperación con tramos de pavimento rígido, se ha reparado en forma integral y se han terminado los tramos eternamente “pendientes”, del norte del Azuay y el sur de Chimborazo. Las vías hacia la costa, por Girón y por El Tambo, se hallan en los planes de ejecución vial. La vía al Oriente, la Paute – Guarumales – Méndez, de igual forma.

    No vamos a parar en reconstrucción vial, no hay desarrollo sin grandes obras de infraestructura que mejoren la competitividad sistémica; los primeros en apoyar esta inversión pública deberían ser los propios empresarios, porque esta inversión pública no es que desplaza la inversión privada, la trae, porque el momento que haya buenos carreteros, aeropuertos, puertos, servicios públicos, electricidad, energía en general, telecomunicaciones, etc. podrá instalarse mucha más inversión privada; en todo caso, sobre todo a nivel vial, no se preocupen, Cuenca, Azuay, Loja, Zamora, Cañar; seguiremos adoptando cuentas con la historia y rehabilitando, reparando, el injustificado abandono en que estuvo el austro ecuatoriano durante tanto tiempo; seguiremos sembrando de carreteras de primer orden la región.

    Hemos aplicado una política permanente de apoyo a los migrantes. Un inmenso abrazo a los migrantes de esta tierra que ha visto migrar tantos de sus hijos y de forma inexplicable porque tiene todo para ser una tierra completamente próspera pero lastimosamente fuimos víctimas del más salvaje capitalismo, de las más salvajes contradicciones, porque los campeones de los derechos de propiedad, los que nos acusan a nosotros de ser estatistas, son los que realizaron la mayor incautación de bienes privados de la historia de nuestro país, es decir, el congelamiento de nuestro dinero, de nuestras cuentas bancarias para salvar a unos cuantos banqueros corruptos; y eso produjo que 2 millones de ecuatorianos salgan del país en 1998, y una de las regiones más afectadas es Azuay; a esos migrantes un inmenso abrazo y para ello estamos trabajando, con una Secretaria Nacional de Migrantes, que dicho sea de paso, es de esta ciudad: con el plan retorno a casa con exenciones y estímulos, crédito preferencial y fondos concursables; asesoría y apoyo a través de las Casas del Migrante que ya funcionan en España, Italia, Estados Unidos y Venezuela, y a partir del próximo año en el Reino Unido.

    Ahí también está la Campaña Manuela Espejo, dirigida por nuestro querido Vicepresidente, que, con el apoyo de médicos cubanos, genetistas, entregados a la causa de la Humanidad, se lleva adelante con el estudio científico integral de las discapacidades, con una gran movilización para buscar y proveer soluciones definitivas; por primera vez en la historia se está censando a nuestros discapacitados en cada región del país para poderles llevar la atención que requieren y merecen.

    Hemos invertido ingentes recursos en el equipamiento y en el plan integral de modernización de la Policía Nacional. La institución comienza a realizar acciones contundentes e imaginativas de lucha contra el crimen organizado y la delincuencia común.

    Ya estamos viendo, por fin, el fruto de tanta siembra; así es la hipocresía, nos acusaban de la explosión de inseguridad; los índices se mantienen estables; tampoco ha habido, como siempre hemos reconocido, un quiebre en el nivel de inseguridad que siempre ha sido intolerable, pero es falso que con nosotros ha habido una explosión de inseguridad. En todo caso, lo que no decían es que ni siquiera tenían pistolas, la policía; de 40.000 policías me parece que solo 7.000 comandantes tenían pistola, y qué pistolas; hoy todos los policías del país tienen su arma, tienen adecuados equipos para proteger sus vidas, porque lo más valioso que tienen no es su arma, es su vida; en todo caso, ya estamos viendo resultados, ya se están mostrando mejoras, la estadística muestra mejoras de los niveles de seguridad, pronto publicaremos esas estadísticas y esperamos poder seguir mejorando; y les insisto, nosotros –prohibido olvidar- no creamos estos niveles de inseguridad, pero es cierto que nos hemos demorado demasiado en resolverlos, como hemos resuelto todos los problemas en forma más drástica, contundente y rápida, pero creo que ya estamos en la vía correcta gracias al gran equipo que está dirigiendo en estos momentos a la Policía Nacional y, obviamente, al apoyo del Gobierno Nacional.

    A corto y mediano plazo estas acciones deberán traducirse en una baja sensible de los niveles de delincuencia, de inseguridad.

    Ahora, en la radicalización de la revolución, avanzamos con pasos gigantes a la conquista del bienestar integral de nuestro pueblo, y la clase media, preterida y hasta ofendida, tiene hoy especial atención, como es el caso de la vivienda. Nunca en la historia del país un gobierno ha invertido tanto, porque no solo se trata de soluciones de vivienda, sino de multiplicación del empleo y el trabajo digno.

    El gobierno de la Revolución Ciudadana, en acto de dignidad y soberanía económica, se apresta a inyectar, a través del Banco del Pacífico, el MIDUVI y el BEV, 600 millones de dólares que antes sirvieron a la banca extranjera, que servían para financiar la prosperidad del llamado Primer Mundo.

    200 millones irán al Banco del pacífico para créditos hipotecarios con un interés del 5% A 12 AÑOS PLAZO.

    Una cifra similar irá al Banco Ecuatoriano de la Vivienda (BEV), para financiar proyectos de constructoras y, 200 millones de dólares adicionales para bonos de vivienda.

    Quiero decirles que esto no le cuesta ni un solo centavo de deuda al país, toda esta es plata nuestra que, les insisto, estaba inmovilizada en el anteriormente autónomo Banco Central, que tenía más de 1.000 millones de dólares en caja; hemos tenido que hacer una verdadera investigación detectivesca para poder detectar estos fondos; o peor, estaban invertidos en el extranjero; ahí están los frutos tangibles del nuevo modelo económico, de utilizar nuestros propios recursos, de marchar con nuestras propias piernas, no estar con nuestro ahorro financiando al extranjero. Sin que nos cueste un centavo de deuda, 600 millones para una revolución habitacional en el Ecuador, que incluye la clase media del país.

    Una vez más cumplimos con nuestra palabra y nuestra promesa bolivariana: el mejor gobierno es aquel que es capaz de producir mayor felicidad en su gente, y por eso, sin actitudes mercantiles ni falacias como ese añejo pan, techo y empleo que en realidad fue bala, persecución y tortura, -prohibido olvidar- hoy la Revolución Ciudadana plasma su ideario del Buen Vivir, el sumay kawsay soñado.

    Tenemos muy claro que tener el gobierno no es tener el poder, que el verdadero poder está en el pueblo organizado, en su capacidad de cohesión y movilización, en el desarrollo de su conciencia; ese, es el único poder verdadero que puede contrapesar, que puede neutralizar a los poderes fácticos que todavía dominan, que están allí disfrazados a veces de periodistas, a veces de dirigentes de algunas cámaras, de algunos sindicatos, de algunos gremios, e incluso de algunas universidades…

    Nos eligieron para gobernar, para liderar un proceso de cambio radical, profundo, rápido y en paz, pero la paz verdadera que solo puede estar basada en la justicia, una paz sin justicia es simple pacificación; en Ecuador no había paz con los niveles de justicia que existían, había a lo sumo, les insisto, pacificación, nos eligieron para realizar una verdadera revolución ciudadana. Nuestra propuesta, con la que ganamos EN UNA SOLA VUELTA, fue la de RADICALIZAR la revolución ciudadana, profundizar el cambio, consolidar la nueva relación de fuerzas, en donde las necesidades postergadas de los pobres pesen más que la banca, más que los poderes fácticos, más que la prensa corrupta, más que las cúpulas gremiales divorciadas de sus bases y del interés de la mayoría.

    Nuestra profesión de vida, es la vida. Somos un pueblo de paz. Esta Patria nuestra es una esperanza, es una promesa de futuro que comienza a cumplirse a partir de la decisión de las ciudadanas y ciudadanos que respaldaron nuestra propuesta de cambios profundos, rápidos y en paz. Somos consecuentes con la esperanza, no vamos a desmayar, no vamos a transigir ¡En esta revolución, nadie se rinde!

    ¡Felicitaciones! Queridas compañeras, compañeros, condecorados por su aporte a Cuenca, por su aporte al Ecuador, por su aporte a la humanidad.

    Felicitaciones al flamante, joven alcalde de la Ciudad de Cuenca, como siempre, querido Paúl, todo el apoyo del Gobierno Nacional.

    Felicitaciones, cuencanos y cuencanas por este nuevo aniversario que nos recuerda el espíritu libérrimo de los habitantes de esta ciudad tan querida.

    Y que viva Cuenca, y que para siempre y por siempre esa Cuenca pujante, esa Cuenca progresista merezca, reciba del gobierno central lo que siempre mereció y lo que le quitó injustamente el centralismo.



    ¡Hasta la victoria siempre compatriotas!

    Rafael Correa Delgado

    PRESIDENTE CONSTITUCIONAL DE LA REPÚBLICA DEL ECUADOR



    Similar:

    Discurso por la independencia de cuenca iconSesión Solemne por el centésimo nonagésimo quinto aniversario de la Independencia de Cuenca
    Un fraternal y cariñoso saludo a nuestra querida Santa Ana de los Cuatro Ríos de Cuenca, ciudad de múltiples bellezas, reconocida...
    Discurso por la independencia de cuenca iconDiscurso del Excelentísimo Señor Presidente de la República
    Lic. Danilo Medina ante a la Asamblea Nacional en el 169 aniversario de la Independencia Nacional
    Discurso por la independencia de cuenca iconOrganismo de cuenca frontera sur direccion de administracion concurso por invitaci
    De la ley de adquisiciones, arrendamientos y servicios del sector público, y artículo 53 de su reglamento, a través del organismo...
    Discurso por la independencia de cuenca iconGuion discurso
    Discurso pronunciado por el Lic. Héctor Valdez Albizu, Gobernador del Banco Central de la República Dominicana, ante la Asociación...
    Discurso por la independencia de cuenca iconApoyar la independencia es algo natural y de sentido común. Es un acto de confianza en nosotros mismos
    Apoyar la independencia es algo natural y de sentido común. Es un acto de confianza en nosotros mismos”. Así explica su posición...
    Discurso por la independencia de cuenca iconLas bicenternarias luchas por la verdadera independencia de ame
    Las bicenternarias luchas por la verdadera independencia de nuestra america: algunas lecciones de la historia
    Discurso por la independencia de cuenca iconCooperacion y conflicto en la cuenca del pacifico introduccion
    La trayectoria de Estados Unidos en la regionalización de la cuenca del Pacífico 2
    Discurso por la independencia de cuenca iconBoletín de prensa casa Abierta en Biblioteca de la Universidad de Cuenca
    El Centro de Documentación Regional Juan Bautista Vázquez de la Universidad de Cuenca conmemora 135 de creación este 24 de mayo,...
    Discurso por la independencia de cuenca iconIndependencia de Haití
    A diferencia de lo ocurrido en las Trece Colonias y de lo que ocurriría en la América española, la independencia de Haití sería mucho...
    Discurso por la independencia de cuenca iconPolíticas de desarrollo en la Cuenca del Bermejo
    ...

    Página principal
    Contactos

        Página principal



    Discurso por la independencia de cuenca

    Descargar 56.25 Kb.