Descargar 25.55 Kb.


Fecha de conversión07.04.2018
Tamaño25.55 Kb.

Descargar 25.55 Kb.

Dentro de los elementos teóricos y operacionales más importantes de los rmi se encuentran los siguientes



Dentro de los elementos teóricos y operacionales más importantes de los RMI se encuentran los siguientes:

  1. Dos elementos esenciales para que exista un régimen de metas de inflación son: primero, que exista una meta explícita para la tasa de inflación. Segundo, que el banco central se compromete a que la tasa de inflación converja a la meta en uno o más periodos; en forma pública (o a través de un mandato legal) el banco central reconoce que la principal meta de largo plazo de la política monetaria es alcanzar una tasa de inflación baja y estable (Arestis y Sawyer (2003), Bernanke et al. (1999), WEO IMF (2005), Svensson (2009, 2008, 1998), Arestis et al. (2008))1, 2.

  2. En los RMI no existen objetivos intermedios, al contrario de lo que sucede con los regímenes monetarios basados en metas de crecimiento de agregados monetarios o una estrategia monetaria de tipo de cambio (ver Hüfner (2004) y Svensson (1998), entre otros). Esta es una de las principales innovaciones del RMI en relación a otras estrategias monetarias.

En Svensson (2000) se propone como un objetivo intermedio a la inflación esperada o más específicamente a la inflación esperada estimada por el banco central3. Sin embargo, se podría decir lo mismo en las demás estrategias en tanto el objetivo intermedio sería la tasa de crecimiento esperado de la oferta monetaria y del tipo de cambio y por lo tanto los RMI sería el único régimen de política monetaria con un solo objetivo intermedio, mientras que los demás tendrían dos.

  1. En los RMI la política monetaria es la política macroeconómica predominante, colocando a la política fiscal en un plano secundario. La política fiscal activa es vista como lenta e ineficiente para atacar los shocks que afectan a la economía debido a que está sujeta a los tiempos parlamentarios. En cambio la política monetaria puede responder de manera inmediata ante los shocks no esperados (Woodford (2003), Svensson (2008) y Taylor (2001)). La política fiscal debe converger a la posición que tome la política monetaria y presentar un déficit nulo en el ciclo económico.

  2. En un RMI el único instrumento de política monetaria es la tasa nominal de interés de corto plazo4; la cual el banco central puede manipular para cumplir con su compromiso de mantener la inflación en su nivel objetivo. El resto de las tasas de de interés se ajustan a través del arbitraje para adaptarse a los cambios en la política monetaria del banco central (Woodford, 2003). Para afectar el nivel de actividad el banco central debe afectar la tasa de interés real no la nominal, por lo tanto el supuesto que se utiliza es que en el corto plazo existen precios y salario fijos, de esta manera cuando el banco central cambia la tasa de interés nominal también afecta la tasa de interés real (Taylor, 1999).

La tasa de interés nominal se determina a través de una regla de política monetaria, la regla más conocida es la propuesta por Taylor (1993), los bancos centrales aplican alguna variación de la misma para llevar adelante su política monetaria. En la literatura existe un debate entre qué tipo de regla es mejor si una regla ad hoc como la de Taylor (1993) o las reglas óptimas que surgen de los modelos teóricos que defienden Ball (1998, 2000, 20002) y Svensson (2002a y 2002b), aunque estos dos autores destacan que la regla de Taylor se aproxima “sorprendentemente” bien a las reglas óptimas.

Si bien la literatura pone un gran énfasis sobre las reglas de política monetaria en los RMI, no es correcto interpretar los RMI como una estrategia monetaria con reglas estáticas, es decir, más cercanas a la recomendación friedmaniana de reglas fijas, sino que las reglas son una guía o plan de contingencias que señalan el nivel que la tasa de interés debería tomar dada la situación de la economía (Taylor, 2001); además se debe incluir el juicio de los bancos centrales sobre la coyuntura económica.



  1. En un RMI la política monetaria debe ser lleva adelante por un banco central que tenga independencia instrumental. Debelle y Fischer (1994) establecieron la importante diferencia que existe entre la independencia instrumental y de objetivos para un banco central. La primera se refiere a la autonomía para decidir el nivel del instrumento de la política monetaria sin que exista injerencia del poder político; mientras que la independencia de objetivos se relaciona con el valor que toma la meta de inflación.

Tanto Bernanke et al. (1999) como Svensson (2002a y 2002b), coinciden en destacar que la independencia instrumental es fundamental para que un RMI sea exitoso, mientras que la independencia de objetivos no es ni necesaria ni suficiente. Más aún, Bernanke, Gertler y Gilchrist (1999) destacan que los bancos centrales no deben tener autonomía para establecer la meta sino que ésta debe ser establecida por los gobiernes electos, de esta manera las preferencias sociales y las del banco central convergerían en el largo plazo. Los defensores de los RMI estiman que la política monetaria será mejor si ésta está a cargo de técnicos y no de políticos, además los primeros deben ser conservadores, es decir tener una preferencia por una inflación baja y estable que por mantener un alto crecimiento de la demanda y del empleo (Arestis et al., 2008).

Ya sea a través de una norma o por iniciativa del gobierno y del banco central, debe ponerse en funcionamiento mecanismos para incrementar y mejorar la transparencia y responsabilidad con la cual se lleva adelante la política monetaria. Estos principios también son fundamentales en las demás estrategias monetarias, pero tienen una importancia mayor en los RMI, debido a que no existen objetivos intermedios (como el tipo de cambio o un agregado monetario) cuya evolución pueda ser fácilmente analizada por el público.

Los bancos centrales que tienen una meta de inflación deben publicar “reportes sobre la inflación”, informando no sólo la evolución reciente de la inflación, sino también su pronóstico sobre la inflación futura y sobre la economía (Svensson (1998), Arestis et al. (2008)).

En relación a la responsabilidad de los banco centrales, existen casos extremos como el de Nueva Zelanda donde la ley del banco central establece que si no se cumple la meta de inflación el parlamento puede pedir la renuncia del gobernador del banco central. Sin embargo, este mecanismo nunca se ha puesto en práctica (Clarida et al., 2000). En los países que aplican metas de inflación lo regular es que el banco central tenga que explicar las razones que lo han llevado a tomar determinadas decisiones y cuando fuese el caso, las causas de no haber podido cumplir con la meta de inflación.



  1. Los bancos centrales en general pueden tener diversos objetivos (por ejemplo: incrementar el crecimiento de la producción, aumentar el empleo, que la balanza de pagos presente un equilibrio o un pequeño déficit y mantener estable el sistema financiero (Bernanke et al., 1999; Blinder, 1998). Los bancos centrales que tienen metas de inflación, también pueden tener múltiples objetivos, pero la consecución de los mismos debe estar supeditada al objetivo principal de largo plazo, que es mantener la tasa de inflación baja y estable. Un banco central que respete este principio, convierte a la meta de inflación (y a las políticas monetarias para cumplir con este compromiso) en el ancla nominal de la economía. Bernanke et al. (1999) denominan a este principio “discreción restringida”.

Según los principales defensores de los RMI (Bernanke et al. (1999), WEO IMF 2004 (2005), Svensson (2009, 2008, 1998), Taylor (1993, 2001), entre otros) un banco central que cumpla con los preceptos hasta aquí vertidos podrá hacer frente al problema de la inconsistencia temporal de la política monetaria (Kydland y Prescott (1977), Calvo (1979), Barro y Gordon (1983)). De esta forma el banco central puede lograr un alto nivel de credibilidad y controlar las expectativas de los agentes.

  1. Los defensores de los RMI afirman que un banco central que subordine todo su accionar a lograr una inflación baja y estable, está reconociendo que ello es lo único que realmente puede hacer la política monetaria en el largo plazo. Reflejando dos puntos característicos de los RMI; primero, la inflación es un fenómeno que siempre tiene su origen en un exceso de demanda precedido por una política monetaria expansiva, indicando que en última instancia la inflación es un fenómeno monetario como sostenía la escuela monetarista clásica y que era captado en la arcaica ecuación cuantitativa del dinero (Fontana, 2006); segundo, la política monetaria es neutral, en el largo plazo no puede afectar a ninguna variable real (ni al producto, ni al empleo, ni al tipo de cambio real, etc.) sino que sólo puede modificar el nivel de inflación (Arestis y Sawyer (2003), Bernanke et al. (1999), Svensson (2009, 2008, 1998), Arestis et al. (2008), Taylor (2001)).

  2. Tanto teórica como operacionalmente los defensores de los RMI no otorgan al tipo de cambio un papel relevante en el contexto de la aplicación de un RMI. A pesar del reconocimiento de que existe un efecto de traspaso del tipo de cambio a la inflación (Sevensson, 1998; Taylor, 2001) y que los países que aplican metas de inflación en términos formales son economías en las que el tipo de cambio es una de las variables macroeconómicas más relevantes, en tanto son economías pequeñas y abiertas (en el cuadro 1.1, para las economías desarrolladas que aplican RMI el tipo de cambio es una variable muy relevante). Es interesante la revisión que hace Edwards (2006, p.23-26) en la cual destaca las pocas o nulas referencias que se hace sobre esta importante variable en las principales obras que analizan los RMI.

La posición de Taylor (2001) sobre el tipo de cambio es reveladora: “Si un país elige no fijar en forma permanente su tipo de cambio […], la única política monetaria alternativa que puede funcionar en el largo plazo es aquella basada en la siguiente trinidad: (i) un tipo de cambio flexible, (ii) una meta de inflación, (iii) una regla de política monetaria. 5(íbid, p. 263, [traducción propia del original]). Por lo tanto, según Taylor, si un país aplica un RMI debe permitir que el tipo de cambio lo determine el mercado. Finalmente es dable mencionar que existe un debate en la literatura ortodoxa de los RMI acerca de la incorporación o no del tipo de cambio a la regla de política monetaria del banco central.

En el presente trabajo al RMI que cumpla con estas características se lo denominará RMI tradicional, en contraste con los no tradicionales que no cumplen con uno o más de las características mencionadas (Angeriz y Arestis, 2007). De este conjunto de características las más relevantes en términos de la hipótesis del trabajo son dos; la primera es que el único instrumento que tienen los bancos centrales para controlar la inflación es la tasa de interés de corto plazo y la segunda es que el régimen de tipo de cambio debe ser una flotación libre. Ambas, implican que el banco central no debe realizar intervenciones en el mercado de divisas. Sobre este aspecto Svensson (2001) es categórico al sostener que no es una cuestión de deber sino que “No hay razones para que un banco central que aplique metas de inflación de forma responsable y transparente deba realizar intervenciones en el mercado de tipo de cambio”(íbid.,p. 48, [traducción propia del original]).



Sin embargo, los bancos centrales que aplican un RMI realizan intervenciones en los mercados de divisas en forma continua, es decir éstas son un instrumento para controlar el tipo de cambio.

1 En otras estrategias monetarias como la seguida por el FED, el Banco Europeo o el Bundesbank en los 70s; existe una meta de inflación implícita, por eso se puede afirmar que esos bancos centrales aplican subrepticiamente metas de inflación, sin embargo en el presente trabajo estamos interesados en analizar los RMI que tienen metas de inflación explícitas.

2 En términos operacionales existen tres formas de establecer la metas de inflación: la opción más simple es establecer una meta puntual como el Reino Unido (ver cuadro 1); la segunda, es a través de un rango numérico como Nueva Zelanda; y la tercera es una combinación de las dos anteriores ya que establece una meta puntual, pero tiene un margen de tolerancia, forma que adoptó el BDM. La ventaja de la primera forma incuba también su mayor desventaja, ya que al ser de cumplimiento poco probable puede resultar poco creíble el compromiso del banco central con la meta, pero por otro lado otorga mayor flexibilidad respecto a los otros modos; indicando que existe un trade-off entre flexibilidad y credibilidad, este dicotomía se observa a lo largo de todas las características de los RMI (Bernanke et al. (1999). La segunda opción es más creíble pero reviste un riesgo importante si el banco central no logra alcanzar la meta, puede acelerar las expectativas de inflación o deflación según sea el caso. La tercera opción combina tanto las ventajas como desventajas de las otras dos.

3 En Svensson (2000) se explica que para estimar la inflación esperado por el banco central, lo que se hace es una votación entre los directores de un banco central en relación a cual escenario futuro les parece más probable y recurriendo al teorema del elector medio la conclusión es que se elegirá la media de la inflación esperada. Lo interesante de esta propuesta es que no se confía solamente en un modelo, sino más bien es un algoritmo de la forma eficiente de hacer política monetaria. Según Svensson (ibid) debería existir una estrecha vinculación entre los modelos teóricos, las mediciones econométricas y la evaluación que hagan las autoridades de los bancos centrales.

4 En Taylor (2001, p.1) se destaca que en un RMI las reglas de política monetaria pueden establecer la tasa de interés o un agregado monetario. También en Bernanke et. al (1999) y Mishkin (2000) se establece que los principios de los RMI se cumplían en Alemania y Suiza en los 70s y 80s, a pesar de que ambos países practicaban una política monetaria de metas sobre el crecimiento de los agregados monetarios.

5 Luego el autor agrega que “Si bien estos tres elementos no se los indica como una unidad, tal política monetaria es la correcta para una economía abierta, según mi punto de vista, ya que se basa en tres fundamentos teóricas recientes: (i) las investigaciones sobre los regímenes de tipo de cambio fijos, incluyendo el influyente artículo de 1995 “The Mirage of Fixed Exhange Rates" de Obstfeld y Rogoff, los diferentes análisis realizados sobre las caídas de los regímenes de tipo de cambio fijo a finales de la década de 1990; (ii) las investigación de Bernanke et al. (1999) sobre el éxito de las metas de inflación en la práctica; y (iii) las investigaciones realizadas sobre los beneficios de las reglas de política monetaria simples (ver por ejemplo, Taylor, 1999)”. (idem)


Similar:

Dentro de los elementos teóricos y operacionales más importantes de los rmi se encuentran los siguientes iconXii. Evolución de los precios
En sentido contrario, los conceptos que registraron los incrementos más importantes fueron los siguientes genéricos: limón 25. 37%,...
Dentro de los elementos teóricos y operacionales más importantes de los rmi se encuentran los siguientes iconAbp 2 en quipo
Los factores influyentes en el problema de laeconomía son innumerables, de ellos losque considero más importantes son los siguientes:...
Dentro de los elementos teóricos y operacionales más importantes de los rmi se encuentran los siguientes iconJustificativo
La exportación de flores es ahora significativa para la economía ecuatoriana. Todo esto ha conllevado a que el Ecuador sea considerado...
Dentro de los elementos teóricos y operacionales más importantes de los rmi se encuentran los siguientes iconEn el cuarto semestre se impartirá el curso de Macroeconomía I, en donde se revisarán los aspectos más importantes de la economía agregada a un nivel básico
I, en donde se revisarán los aspectos más importantes de la economía agregada a un nivel básico. El curso pretende que el alumno...
Dentro de los elementos teóricos y operacionales más importantes de los rmi se encuentran los siguientes iconEcología Política y Pensamiento Crítico Agroindustria
Dentro de la sección de Ecología Política y Pensamiento Crítico se han establecido los siguientes contenedores y los temas específicos...
Dentro de los elementos teóricos y operacionales más importantes de los rmi se encuentran los siguientes iconAsignatura: economia contemporanea
El dictado de la materia se orienta a complementar la formación del estudiante en el área económica, brindando de esta manera a los...
Dentro de los elementos teóricos y operacionales más importantes de los rmi se encuentran los siguientes iconOferta y demanda agregada
La economía es tan compleja que se necesita simplificar o abstraer las millones de relaciones para aislar los elementos importantes...
Dentro de los elementos teóricos y operacionales más importantes de los rmi se encuentran los siguientes iconFacultad de educacióN
Dentro de los servicios que ofrece el centro se encuentran el consejo individual que atiende problemas escolares, dificultad para...
Dentro de los elementos teóricos y operacionales más importantes de los rmi se encuentran los siguientes iconInforme Anual 2015- capítulo IV. B cuba
Es así como la Comisión, a la par de haber notado avances importantes en la materia, también advirtió la continuidad de ciertos escenarios...

Página principal
Contactos

    Página principal



Dentro de los elementos teóricos y operacionales más importantes de los rmi se encuentran los siguientes

Descargar 25.55 Kb.