Descargar 367.32 Kb.


Página1/13
Fecha de conversión16.06.2018
Tamaño367.32 Kb.

Descargar 367.32 Kb.

De acuerdo con lo requerido, este estudio presenta una visión general del impacto de las manifestaciones culturales en la economía nacional y regional en el marco hemisférico


  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   13

Carlos Juan Moneta

Las industrias culturales en la economía de América Latina. Situación actual y perspectivas en el marco

de la globalizacion

Nota preliminar: los alcances de este estudio
De acuerdo con lo requerido, este estudio presenta una visión general del impacto de las manifestaciones culturales en la economía nacional y regional en el marco hemisférico. Al respecto, deben señalarse desde el inicio las líneas de borde de este trabajo. Teniendo en cuenta la vastedad, riqueza y complejidad del tema y el interés claramente expresado por las autoridades de la Oficina de Asuntos Culturales de la OEA de centrar el esfuerzo en el ámbito de las industrias culturales, éstas constituyen el núcleo a partir del cual se organiza la presentación.
El conocimiento del importante papel que corresponde al patrimonio histórico cultural, tanto en el plano de la formación de identidades como en la dimensión económica –tal, el caso del turismo cultural- merece un tratamiento específico, que no resultaría factible realizar de manera adecuada en este escrito. Cuando instituciones financieras tan relevantes como el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) en las Américas y el Banco Mundial a escala planetaria, comienzan durante los últimos años a explorar de manera sistemática los vínculos entre cultura y desarrollo sostenible y las formas viables de liberar el potencial social, educativo y económico de la cultura, abordan, en primer término, el patrimonio histórico1. Este ha sido, en la mayor parte de los casos, el actor protagónico privilegiado2. No obstante, una aproximación integral al tema requiere tener en cuenta y precisar los vínculos existentes entre ambos términos de la ecuación cultural. Por ello, en este trabajo se procurará avanzar en esa dirección, ya que los datos existentes sobre producción, comercialización y consumo cultural indican claramente que la principal dinámica económica se concentra en las industrias culturales y no en los espacios de la cultura tradicional.
Por último, al referirnos a las Américas como espacio de indagación, abarcamos situaciones, capacidades, estructuras y políticas nacionales muy distintas entre sí, al vincular a la principal potencia mundial en el ámbito de las industrias culturales (particularmente, en cuanto se refiere a las denominadas “nuevas industrias” del sector audiovisual) con un grupo de países en desarrollo que si bien cuentan con el beneficio de un espacio multicultural de raíces compartidas, presentan, entre muchas otras, grandes diferencias en sus posibilidades de actuar como productores, exportadores e importadores de bienes culturales.
Si se considera, a modo de ejemplo, el caso de la producción cinematográfica –que, junto con la industria editorial, desempeñó en el siglo pasado un papel muy relevante en el conocimiento mutuo de los pueblos de América Latina y en la aproximación de sus identidades culturales- se observará un exitoso desarrollo inicial (décadas de los años 30’, 40’ y 50’) y su posterior declinación, ante su falta de adaptación a los nuevos patrones de organización empresaria y comercial. Contando con cierta capacidad para competir con la producción estadounidense en el mercado regional en el período citado, a diferencia de lo que sucedía en los EE.UU., ni el sector gubernamental, ni el privado, fueron capaces de vincular virtuosamente al cine con la nueva tecnología, la televisión, ni organizar sistemas de comercialización que permitieran sostener las inversiones realizadas3. El surgimiento del vídeo, la TV por cable, la recepción satelital, etc., dió el golpe de gracia a esa situación.
En los EE.UU., por el contrario, la televisión y luego los nuevos medios a ella vinculados contribuyeron a insertar el cine de Hollywood a escala planetaria, mediante un pujante proceso de concentración vertical y horizontal en un reducido grupo de empresas transnacionales que otorgó clara preeminencia a la comercialización4 y a consideraciones económicas en mucho mayor grado que su preocupación por el desarrollo cultural. Con una presencia hegemónica en los mercados mundiales de los cuales proviene cerca del 50% de sus ingresos globales (Ver Cuadros Nº 9 y 10) y una muy fuerte y coherente penetración en el sector de “merchandising” (juguetes, ropa alusiva, modelos para armar, publicaciones, etc.), la industria cinematográfica de los EE.UU. crece hoy en un período de apogeo.
El complejo entramado –en parte, ya establecido y en parte, en gestación, ante los constantes avances tecnológicos- que vincula los medios audiovisuales con las telecomunicaciones abre ciertamente interrogantes sobre la capacidad del cine estadounidense para adaptarse a los desafíos de la incorporación del audiovisual a las autopistas de la información, a la TV digital, etc. Sin embargo, hasta ahora lo ha sabido hacer con tal éxito en los sectores de la multimedia que ha puesto en serio jaque a la industria europea del ramo5, su principal competidor. En ese contexto, América Latina ha quedado, en lo esencial, reducida al papel de gran consumidor de los productos culturales estadounidenses.
Nuestra región, que posee el 9% de la población mundial no cubre más que el 0.8% del conjunto total de exportaciones mundiales de productos culturales6. Por ejemplo, en 1993, en el campo televisivo, sobre un total de 5688 horas de producción correspondientes a distintos temas (ej. entretenimiento, actividades, educación y cultura, etc. ) solo el 22% era de origen nacional frente al 42.6% de origen extranjero. Producciones de los EE.UU., cubrían el 62% del total de las emisiones; las europeas un 6%; Asia un 1.7% y las generadas en nuestra región, el 29.7%7. En el ámbito cinematográfico las películas estadounidense, ocupan el 85.8% de la recaudación de los siete principales mercados latinoamericanos, mientras que el cine de los países de la región cubren el 5.2% del total, obteniendo solo el 1% de la recaudación. (Ver Cuadros Nº 7 y 10)
El segundo gran factor que diferencia los EE.UU. de los países latinoamericanos radica en el modelo utilizado para la gestión de las industrias culturales. Mientras en EE.UU. no existe siquiera un órgano público para la gestión cultural –(solo una Secretaría de Estado a cargo de derechos de propiedad intelectual ya que se postula la libertad de creación en las bellas artes sin interferencias por parte del Estado, y el financiamiento y promoción a cargo del sector privado -en nuestra región primó la visión europea. Esta considera necesaria una fuerte presencia y participación del Estado ya que las industrias culturales forman parte de los “bienes públicos”, constituyendo un servicio a prestar a la sociedad.
Si bien mucha agua ha pasado bajo los puentes con los procesos de apertura y desregulación de las economías, que han impulsado privatizaciones en este sector y regímenes de alguna manera mixtos, tanto en América Latina como en la Unión Europea, que incluyen un papel relevante para el sector privado (ej. financiamiento vía publicidad, (mecenazgo), las diferencias de enfoque en el papel del Estado, las conductas, el grado y forma de participación del sector privado, las instituciones y mecanismos de monitoreo aún existen y continúan siendo muy importantes con respecto a los EE.UU.



  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   13

Similar:

De acuerdo con lo requerido, este estudio presenta una visión general del impacto de las manifestaciones culturales en la economía nacional y regional en el marco hemisférico iconGrupo Asesor de Desarrollo de las Telecomunicaciones (gadt) 22ª reunión, Ginebra, 9-12 de mayo de 2017
En este documento se presenta una visión general de los resultados obtenidos por la bdt respecto de las asociaciones y la movilización...
De acuerdo con lo requerido, este estudio presenta una visión general del impacto de las manifestaciones culturales en la economía nacional y regional en el marco hemisférico iconGuión economía I
La Universidad Industrial de Santander- uis y el Instituto de Proyección Regional y Educación a Distancia le presenta un caluroso...
De acuerdo con lo requerido, este estudio presenta una visión general del impacto de las manifestaciones culturales en la economía nacional y regional en el marco hemisférico iconProceso de
Si a eso se agrega una visión de cadena agroalimentaria en las múltiples interrelaciones con los servicios conexos, se puede valorar...
De acuerdo con lo requerido, este estudio presenta una visión general del impacto de las manifestaciones culturales en la economía nacional y regional en el marco hemisférico icon1. marco de referencia
El propósito general de este apartado es presentar una visión integral del Enfoque de Capabilidades
De acuerdo con lo requerido, este estudio presenta una visión general del impacto de las manifestaciones culturales en la economía nacional y regional en el marco hemisférico iconLuis eduardo torres galvis
La Universidad Industrial de Santander uis y el Instituto de Proyección Regional y Educación a Distancia le presenta un caluroso...
De acuerdo con lo requerido, este estudio presenta una visión general del impacto de las manifestaciones culturales en la economía nacional y regional en el marco hemisférico iconLas afp, pilar del modelo económico Por: Marco Antonio Velásquez
Las recientes manifestaciones contra las afp son una prueba irrefutable de la frustración y sensación de engaño existente, respecto...
De acuerdo con lo requerido, este estudio presenta una visión general del impacto de las manifestaciones culturales en la economía nacional y regional en el marco hemisférico iconMaestria en economia
Una s egund parte en que se introduce los elementos básicos de un análisis de evaluación de impacto. Finalmente se presenta una introducción...

Página principal
Contactos

    Página principal



De acuerdo con lo requerido, este estudio presenta una visión general del impacto de las manifestaciones culturales en la economía nacional y regional en el marco hemisférico

Descargar 367.32 Kb.