Descargar 62.93 Kb.


Página1/3
Fecha de conversión08.06.2018
Tamaño62.93 Kb.

Descargar 62.93 Kb.

Curso de verano: ¿QUÉ y cómo enseñar economia


  1   2   3

CURSO DE VERANO: ¿QUÉ Y CÓMO ENSEÑAR ECONOMIA?. TENDENCIAS Y ENFOQUES ALTERNATIVOS.
AVILA, 10 AL 14 DE JULIO DE 2000.
AULAS VIRTUALES PARA LA ENSEÑANZA DE LA ECONOMIA.
1.- Introducción:

1.1.- Objetivos.

2.- ¿Qué es una Aula Virtual?

3.- Modelos de enseñanza y aprendizaje.

4.- Definición de las funcionalidades del Aula.

5.- Recursos en Internet para la construcción de Aulas Virtuales.


msantama99@yahoo.com

http://members.es.tripod.de/msantama/

1.- Introducción:


El título de este curso es una pregunta, o mejor dicho son dos preguntas. A lo largo de estos días vamos a ir contrastando nuestras respuestas con las suyas. En esta sesión voy a tratar de responder al menos en parte a la segunda de las preguntas. ¿Cómo enseñar economía?. A una pregunta tan amplia solo puedo responder de forma parcial. A lo largo de mi intervención voy a intentar transmitirles mi experiencia en los últimos años en relación con la construcción e implementación de Aulas Virtuales. En estos años desde mi puesto de profesor titular de Historia Económica en la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de la UNED y como Coordinador de Servicios Telemáticos de mi Universidad, he tratado de impulsar el desarrollo de Aulas Virtuales en la UNED. Lo que les voy a transmitir aquí no es más que el conjunto de reflexiones y experiencias que he ido acumulando al respecto en los dos últimos años. Les voy a contar más bien mis errores y la forma en que creo que pueden remediarse.
Para que puedan saber si esta sesión del curso les interesa, les quiero anticipar sin más dilación lo que yo prentendo con esta intervención. Al final de esta sesión yo confío en que Vds. tomen la decisión de crear su propia Aula Virtual de Economía. Para que Vds. construyan su propia Aula , yo diría que solo necesitamos dos cosas un ordenador conectado a Internet con un modem telefónico y lo más importante a Vd. y sus conocimientos económicos y pedagógicos. Todo lo demás, información, software para realizar páginas Web, servidores web donde vd podrá publicar los contenidos de su aula, cuentas de correo electrónico para sus alumnos, herramientas para el trabajo en grupo, que incorporan foros de discusión, salones de chat, servicio de intercambio de mensajes, repositorio de documentos, sistemas de encuests etc.), software de autoevaluación y más. Todo esto lo van a encontrar gratis en Internet.
Internet es una gran caja de información y herramientas donde todo esta revuelto. Son Vd. con sus conocimientos los que pueden utilizar y organizar esas piezas de información y herramientas para construir sus propias Aulas Virtuales. Yo les voy a decir a lo largo de mi presentación lo que yo he encontrado, por donde empezaría. Lo que yo les voy a contar aquí forma parte de lo que me ha aportado mi experiencia en la Red. Muchas de las ideas y soluciones que les voy a ofrecer las he recibido de otros. La Red también esta llena de personas que deseamos aprender e intercambiar conocimientos. Quiero animarles a que Vd. aporten contenidos a la Red, que pasen de ser navegantes/receptores a ser navegantes/emisores. Cuando he encabezado esta presentación con mi dirección de correo en yahoo y mi página personal en Tripod les estoy invitando a mantener abierta esta sesión el tiempo que Vd. quieran; por favor, si se deciden a crear su propia aula virtual no duden en contar conmigo para lo que deseen. Espero naturalmente que me cuenten también lo que han encontrado. Fíjense en que no he utilizado la cuenta de correo de mi Universidad, ni mi página Web de la Universidad, porque de lo que quiero convencerle es de que si Vd. carece de las facilidades que a mi me presta mi Universidad, vds. pueden conseguir servicios parecidos de forma gratuita en la Red.

Claro, para que yo logre y mi objetivo y les convenza para poner la primera piedra de su Aula Virtual, la primera pregunta a la he de responder es ¿por qué hacer un Aula Virtual?. La mayor parte de Vd. son profesores de la enseñanza “presencial”, como decimos en la UNED. Tiene a sus alumnos delante 3 o 4 horas por semana. La respuesta seria la misma

Además su Aula Virtual le va a dar la oportunidad de hacer las cosas de otra forma. Para explicarme permitanme dar un salto en tiempo hacia atrás en el tiempo.

Año 1924. Sur de Francia. En un pueblecito de los Alpes Marítimos llamando Bar-Sur-Loup, un joven maestro de escuela, Celestín Freinet, se enfrenta a un problema que para él presenta tres aristas de las que no se sabría decir cuál es la más filosa.

Ante todo, está profundamente convencido de que es preciso cambiar de raíz el sistema educativo al que sus alumnos – y él mismo- se hallan sometidos. Esta enseñanza memorística, mecánica, represiva, divorciada de la vida, que “deja a los niños en una actitud pasiva y amorfa”, solo engendra fracasos.
Su situación se hace más ardua porque en esa relegada escuela de pueblo pobre hay sólo dos salones y dos únicos maestros para todos los cursos escolares: asi, él tiene que enseñar simultáneamente a los alumnos – más de cuarenta- de varios niveles. ¿Cómo multiplicarse y atender a todos a la vez?.
Y aún viene a sumarse una tercera adversidad: su quebrantada salud. Soldado en la Primera Guerra Mundial, ha sufrido una herida de pulmón. Sus dificultades respiratorias y de voz no le permiten dar la lección como los maestros tradicionales. Al cabo de una media hora de esforzarse dictando clase, tiene que salir corriendo del aula porque se ahoga, le falta el aire, los accesos de tos se hacen indominables. Y, como él mismo se pregunta aungustiado, ¿qué se puede hacer en una clase cuando no es posible explicar lecciones?. No se puede hacer ejercicios de lectura todo el tiempo o poner a todos a copiar oraciones o a escribir números en el cuaderno”: eso sólo sirve para aburrirlos mortalmente y hacerles odiar la escuela, nunca para educarlos.
Descubre a los ideólogos de la “escuela activa” y su hallazgo le infunde esperanza. Lee con entusiasmo a los pedagogos de esta nueva corriente y vibra con sus planteamientos renovadores: allí debe estar el embrión de la respuesta que tanto le urge. Se entera de que habrá un encuentro de ellos en Ginebra... Regresa decepcionado: les ha visto desplegar un conjunto de recursos muy brillantes pero sofisticados y prohibitivamente caros.

../..


Sigue buscando incansablemente, da vuelta a sus ideas. Hasta que finalmente, al hojear un catálogo de ventas por correo, la oferta de una novedosa imprenta manual -sencilla, elemental, relativamente barata, manejable por niños- le lleva a vislumbrar y ensayar una salida: introducir en la clase un medio de comunicación. Con sus magros ahorros compra la mini-imprenta, la instala en medio del aula y la pone a disposición de los alumnos. Implanta en el aula el periódico escolar; pero no entendido –como suele ser puesto en marcha en nuestros dias- como mera “actividad complemenaria”, “extracurricular”, sino como el eje central, como motor del proceso educativo. El aula se tranformó de manera permanente en sala de redacción del periódico a la vez que en taller de composición e impresión.
El cuaderno escolar individual quedó abolido. Todo cuanto los niños aprendían todo cuanto investigaban, reflexionaban, sentían y vivían lo volcaban en las páginas de su periódico, enteramente redactado, ilustrado, enmaquetado e impreso por ellos.
Obviamente, ahora si, todos los niños estaban activos y ocupados: unos redactando, otros componiendo o imprimiendo. Pero fue algo más que una solución al problema del quehacer. Aquel medio de comunicación cambió toda la dinámica de la enseñanza-aprendizaje. Los pequeños periodistas aprendían realmente a redactar para expresar sus ideas; a estudiar e investigar de verdad porque ahora tenían una motivación y un estímulo para hacerlo: ese conocimiento que producían ya no era para cumplir una obligación –la clásica tarea o deber escolar- ni para registrarlo en un cuaderno individual -donde yacería perdido y muerto y sólo seria leido para el maestro para corregirlo y calificarlo- sino para pubicarlo, comunicarlo, compartirlo: con los compañeros, con los padres, con los vecinos del pueblo.

Así incentivados, los chicos se sumergieron en la realidad: para procurar datos a fin de ampliar sus artículos periodísticos y asegurar su exactitud, salían, por propia iniciativa, a hacer entrevistas, encuestas, observaciones, mediciones, cálculos.. Había una exigencia – y no era, por cierto de la autoridad del maestro ni de la sanción de la nota de donde ésta emanaba-: las informaciones tenían que ser correctas y verificadas puesto que iban a circular por todo el pueblo. Ahí estaba, pues, el colectivo de redacción, formado por todos los compañeros, para discutir los artículos y demandarles claridad, precisión y rigor. Al mismo tiempo se interesaron por leer la prensa grande y analizar las noticias. La colección del periódico escolar se fue haciendo memoria colectiva del grupo, registro de su proceso de descubrimiento y de sus avances en la producción de conocimiento. De adquisición individual, el saber pasó a transformarse en construcción colectiva, en PRODUCTO SOCIAL, según lo designó Freinet.


La fermentadora experiencia pedagógica halla su culminación cuando otros maestros de Francia, enterados de la innovación, piden al colega del sur que les envíe ejemplares de su periódico y hacen la prueba de darlo a sus alumnos. “Jamás mis chicos habían estado tan interesados en una lectura... Bebían las palabras, devoraban el periódico con avidez” escribe un maestro de Bretaña. Estos docentes, entonces, se resuelven a seguir la senda abierta por Freinet: le piden asesoramiento técnico, adquieren ellos también sus mini-imprentas...

Acontece algo de mayor impacto aún: entran en cadena. Se establece el intercambio de periódicos escolares, la red de corresponsales, el diálogo a distancia. En respuesta a su envió, los chicos provenzales de St. Paul reciben a la vez las crónicas de los bretones de Trégunc. Este día el entusiasmo es desbordante: “Tenemos que editar un número de nuestro periódico para ellos: informarles bien, explicarles cómo vivimos, qué comemos, cómo trabajamos el campo, qué cosechamos, qué fabricamos, qué árboles hay, qué tipos de animales, cómo nos divertimos, qué fiestas y costumbres tenemos”. Casi sin que el maestro Freinet deba intervenir, se organizan, se reparten tareas y se lanzan a la calle a ampliar datos, a entrevistar a los granjeros y a los artesanos; a exhumar documentos en el archivo municipal; a trazar planos del pueblo y mapas de los campos y los montes circundantes; a conversar con los abuelos para rescatar y reconstruir la historia y las tradiciones del lugar...


Resulta iluminador releer las notas de Freinet en aquellos dias..”La presa enla escuela –discurre- tiene un fundamento psicológico y pedagógico: la expresión y la vida de los alumnos. Se argüirá que lo mismo podría lograrse con la expresión manuscrita individual. Pero no es así. Escribir un periódico constituye una operación muy diferente a ennegrecer un cuaderno escolar. Porque NO EXISTE EXPRESIÓN SIN INTERLOCUTORES. Y como en la escuela tradicional la redacción sólo está destinada a la censura o corrección por parte del maestro, por el hecho de ser un “deber” no puede ser un medio de expresión (...)
“El alumno tiene que escribir para ser leido –por el profesor, por sus compañeros, por sus padres, por sus vecinos- y para que el texto pueda ser difundido por medio de la imprenta y puesto asi al alcance de los comunicantes que lo lean, desde los más cercanos a los más alejados (...)
“El alumno que comprueba la utilidad de su labor, que puede entregarse a una actividad no sólo escolar sino también social y humana, siente liberarse en su interior una imperiosa necesidad de actuar, buscar y crear (...) A medida que escriben y ven sus escritos publicados y leídos, se va despertando su curiosidad, su apetencia de saber más, de investigar más de conocer más (...) Buscan ellos mismos, experimentan , discurren, reflexionan (...) Los alumnos, asi tonificados y renovados, tienen un rendimiento muy superior, cuantitativa y cualitativamente, al exigido por el viejo sistema (...) El periódico ha cambiado totalmente el sentido y el alcance de la pedagogía de mi clase porque da al alumno CONCIENCIA DE SU PROPIO VALER y lo transforma en actor, lo liga a su medio social, ensancha su vida”
La clave estaba en el periódico, en ese medio de comunicación. Aquellos educandos tenían una caja de resonancia; “escribían para ser leídos”. Y era ese entramado de interlocutores, próximos o distantes, el que los incentivaba a crear, a redactar, a investigar, a estudiar, a ahondar en sus conocimientos, sin sentirlo como esfuerzo ni obligación sino viviéndolo con alegría, con placer, con entusiasmo. Aprendían por medio de la comunicación.”
Kaplún, M.(1998): Una pedagogía de la comunicación, Ed, de la Torre, Madrid, pp. 203-206
Esta sesión del curso está dedicada a la creación de aulas virtuales para el estudio de la economía. En primer lugar, intentaremos dar un definición de lo que es un Aula Virtual. Definiremos las funcionalidades del Aula y por último mostraremos recursos de libre utilización, en su mayor parte, que permiten a cualquier profesor construir un Aula Virtual.
1.1.- Objetivos.
2.- ¿Qué es una Aula Virtual?
Las funcionalidades y características del Aula Virtual estarán en función del modelo pedagógico que deseemos implementar.
3.- Modelos de enseñanza y aprendizaje.
Simplificando, y siguiendo como hemos dicho a Kaplún, podríamos decir que existen tres modelos de comunicación utilizados en entornos de formación. Cada uno de estos modelos implica una forma determinada de concebir y utilizar el aula virtual y naturalmente condiciona la preparación de los contenidos. Mi intención en las páginas siguientes no es enjuiciar la validez de uno u otro modelo, sino únicamente reflexionar sobre las implicaciones que cada uno de ellos tiene en el uso de el aula virtual.
En primer lugar, Kaplún, siguiendo a Diaz Bordanabe, establece una primera clasificación entre los modelos educativos denominados exógenos, que se orientan principalmente a la transmisión de contenidos. Y los endógneos que buscan principalmente actuar sobre el sujeto de la formación o educación.
El modelo exógeno podríamos identificarlo como el vigente en la escuela tradicional y esta presente aún en muchas aulas desde la primaria hasta la Universidad. El eje de este modelo es el profesor y texto. En torno a este binomio gira todo el proceso. En este modelo los programas se carcaterizan por su amplitud y exhaustividad. Se prima la importancia de los datos frente a los conceptos. Se prima ante todo la transmisión de información. En la evaluación se prima ante todo y casi exclusivamente la retención por parte del alumno de los contenidos transmitidos por el profesor. Esa retención se identifica falsamente con el aprendizaje. En realidad lo que ocurre normalmente es que el alumno memoriza - repite y olvida. Al no haber elaboración propia por parte del alumno este no asimila.
Los papeles asumidos por el profesor y el alumno en este modelo se resumen en el siguiente cuadro:


EL EDUCADOR


  1   2   3

Similar:

Curso de verano: ¿QUÉ y cómo enseñar economia icon¿QUÉ aprenden de economía nuestros niños en el colegio? María de la Luz Domper R.* Octubre 2005
Libertad y Desarrollo elaboró, durante el año 2004, un primer informe respecto de cómo se enseña economía en los colegios. El objetivo...
Curso de verano: ¿QUÉ y cómo enseñar economia iconPruebas de acceso universidad
Qué es el ozono, cómo se originó en la atmósfera terrestre y qué función ejerce como componente atmosférico?
Curso de verano: ¿QUÉ y cómo enseñar economia iconSerie informe económico nº 181 ¿qué enseñan los colegios en chile sobre globalizacióN?
Libertad y Desarrollo elaboró, durante los años 2004 y 2005, dos informes respecto de cómo se enseña economía en los colegios del...
Curso de verano: ¿QUÉ y cómo enseñar economia iconBreve resumen proyectos aps verano radio ecca canarias
Resumen: Son 3 semanas donde se pretende apoyar en el diseño, planificación, ejecución y evaluación del campamento de verano de Radio...
Curso de verano: ¿QUÉ y cómo enseñar economia iconProgramación Historia 2º Bachillerato
El punto de origen de este documento parte de la necesidad de crear un elemento que de manera sintética reúna qué contenidos se tratan...
Curso de verano: ¿QUÉ y cómo enseñar economia iconDiplomatura en ciencias sociales programa de estudio
Qué es la economía? Micro y Macroeconomía. La economía positiva y la economía normativa. La economía como ciencia. El problema económico....
Curso de verano: ¿QUÉ y cómo enseñar economia iconLa contribucion de bolivar a la economia politica latinoamericana
Luis Vitale, suscita interrogantes en las dos vías: ¿qué tiene que ver Bolívar con la Economía Política?; ¿qué tiene que ver la Economía...
Curso de verano: ¿QUÉ y cómo enseñar economia iconUna aproximación a la economía economía. Introducción ¿Qué es la economía?
Es una ciencia que analiza cómo administrar los recursos escasos disponibles a fin de producir bienes y servicios y distribuirlos...
Curso de verano: ¿QUÉ y cómo enseñar economia iconUniversidad Nacional Autónoma de México Facultad de Economía
El curso de Macroeconomía II que se impartirá en el quinto semestre retomará las temáticas del curso de Macroeconomía I para darles...
Curso de verano: ¿QUÉ y cómo enseñar economia iconCurso de practicas de economíA
El objetivo de este curso es proporcionar a los profesores de Economía y Economía de la Empresa de Enseñanza Secundaria y Bachillerato...

Página principal
Contactos

    Página principal



Curso de verano: ¿QUÉ y cómo enseñar economia

Descargar 62.93 Kb.