Descargar 51.86 Kb.


Página3/9
Fecha de conversión30.03.2018
Tamaño51.86 Kb.

Descargar 51.86 Kb.

Crónica de nuestra visita a la comunidad de Ocobamba


1   2   3   4   5   6   7   8   9
Empezando con el trabajo

A las siete y media, tenemos nuestra primera reunión en la casa comunal, construida con un premio de los concursos intercomunales del proyecto MARENASS. Están presentes las autoridades comunales, encabezadas por el presidente Jorge Hurtado Baca, y un buen número de comuneros, entre varones y mujeres. Después de las presentaciones formales explicamos el motivo de nuestra visita: el FIDA fue invitado por el gobierno del Perú a armar un nuevo proyecto para los tres departamentos de Apurímac, Ayacucho y Huancavelica. Este nuevo proyecto debe partir de la situación y de los sueños de la misma población, de sus propias potencialidades; entonces necesitamos su ayuda para que nos hagan entender su realidad y cómo ven el futuro después de MARENASS; en fin, hemos venido para escucharles a ellos y no para dar lecciones ni ofrecer ayuda inmediata.

Nos alojamos en la casa comunal y llegamos a un acuerdo con la asociación de las mujeres para que nos preparen la comida. Ellas están bien organizadas y lo hacen rotativamente.

La casa comunal, construida con el premio del concurso de MARENASS

Al día siguiente nos acompaña el teniente gobernador, el señor Mario Serrano Gonzáles, a visitar algunas de las parcelas en la parte baja de la comunidad. La primera es propiedad de la señora Lucia Dávalos Alarcón que nos recibe junto con su hija Policarpa. La señora Lucía es viuda, su esposo fue uno de los gestores de la comunidad y murió hace más de quince años de las secuelas de un accidente. Dejó a su esposa con once hijos, uno de ellos falleció y los demás han migrado casi todos a Abancay o Lima; sólo Policarpa se quedó en Ocobamba.








La chacra de la señora Lucía Dávalos

La chacra de la señora Lucía mide entre dos a tres hectáreas; tiene árboles frutales como papaya, durazno, pacay, limón y naranja, más una regular cantidad de paltos. Además, cultiva productos de panllevar como camote, yuca y caygua. Recientemente ha sembrado alrededor de media hectárea de zapallo “al partir” – o a medias – con su sobrino: ella pone el terreno y él las plantas, los demás gastos y las ganancias se reparten entre los dos. Aplican el riego por goteo que el sobrino ha conocido cuando trabajaba en una comunidad vecina.

La señora Lucía complementa su producción frutícola y agraria con la crianza de algunos animales: cuyes, gallinas, chanchos y una vaca. No ha participado en MARENASS, según manifiesta porque no fue incluida por la comunidad en la primera lista de los potenciales beneficiaros.

La segunda parcela que visitamos es propiedad de uno de los yachaq, Genaro Ochoa, y de su esposa René Bravo, quien nos recibe. Cultivan papayas y naranjas, aparte de frejoles, camote y yuca, así como alfalfa como forraje para sus cuyes. Las naranjas plantaron hace como veinte años, y ahora son su fuente de ingreso principal; llevan las frutas en pequeña cantidad al mercado de Abancay, además la señora René prepara jugos que vende, a dos soles el vaso con su yapa, en la plaza de Ocobamba. Últimamente las naranjas son afectadas por plagas nuevas que no saben cómo curar.

De acuerdo con la capacitación recibida por parte del proyecto MARENASS, la señora René ha reorganizado su casa; sus cuyes ya no merodean por la cocina, sino que los cría en jaulas. También han construido un fogón mejorado con chimenea en su cocina.

Chacra de Genaro Ochoa y su esposa René Bravo (en el centro)

En las alturas de la comunidad, la familia tiene algunas vacas que dejan al cuidado de la gente que vive en esta parte y les recompensa sus servicios con frutas. Genaro, el yachaq, presta además servicios de injertos en comunidades vecinas, y de vez en cuando trabaja como peón en la construcción de casas o en la chacra de otro agricultor. La diversidad de actividades les permite cubrir los costos para la educación de sus hijos; los mayores ya han ingresado a la universidad. Sus sueños consisten en ser capacitados para curar los frutales, en ampliar el uso del terreno y en establecer un sistema de riego más tecnificado.

Regresamos al centro poblado y encontramos a don Eusebio Huamaní Román, quien nos invita a visitar una de sus parcelas; no hay mucha diferencia con las otras chacras, sólo que Eusebio ha empezado a experimentar con manzanas. Eusebio divide su vida entre Ocobamba y Lima, donde ha trabajado largos años como personal civil para la Fuerza Aérea; posee una chacra en Pachacamac donde viven su esposa y sus hijos. Es allí donde empezó a cultivar manzanas y está decidido, a pesar del fracaso inicial que ha sufrido, a introducir esta fruta en su pueblo natal.

Más tarde hacemos un recorrido por el centro poblado pero no encontramos a mucha gente, pues casi todos están en sus parcelas. Nos dividimos en dos grupos; el primero visita la casa de uno de los comuneros más empeñosos, y probablemente más acomodados, de la comunidad, don Julián Allcca. El aprovecha literalmente cada metro cuadrado de su terreno y combina una enorme diversidad de actividades económicas: es carpintero y albañil; cría cuyes mejorados con un modo muy tecnificado y porcinos mejorados en porquerizos; ha construido tres pozas rústicas de piscigranja, una primera para los alevines, la segunda para los peces regulares y la tercera para los peces para consumo; tiene un horno para amasar pan, produce paltos mejorados con injertos para la venta a otros agricultores, cultiva frejoles y papaya con riego por compostura. Además, su esposa tiene una tienda de abarrotes y un restaurante. Con todo eso, todavía no se siente satisfecho y dice que la plata no le alcanza. Sus hijos han migrado para estudiar en Lima y Abancay; algunos ya trabajan y le envían remesas en efectivo que invierte en su economía doméstica.








Visitando a don Julián Allcca en su chacra

Don Julián, orgulloso de su piscicultura

Mientras tanto, el otro grupo estaba con la señora Teresa Ancalla, cuya chacra muestra características similares, con una impresionante cantidad de frutales, de paltos y de productos de panllevar, como la yuca o el camote, y de alfalfa.

El orgullo de la señora Teresa es su reciente adquisición, una vaca de la raza cebú. Sus dos hijos mayores estudian – ingeniería minera y administración de empresas, respectivamente – en la Universidad Tecnológica de los Andes en Abancay, que es una universidad privada.








Visitando a la señora Teresa Ancalla

Doña Teresa con su cebú


1   2   3   4   5   6   7   8   9

Similar:

Crónica de nuestra visita a la comunidad de Ocobamba iconCompañeros del diario Crónica
A 42 años de la muerte de líder del justicialismo, el suplemento Compañeros del diario Crónica recuerda las banderas de ese partido...
Crónica de nuestra visita a la comunidad de Ocobamba iconClase Nº 5: Atlas, enciclopedias y explicaciones
También haremos nuestra primera visita a una biblioteca escolar con el objetivo de observar la existencia de Atlas y Enciclopedias...
Crónica de nuestra visita a la comunidad de Ocobamba iconCarta Orgánica
Convención Municipal con el fin de dar cumplimiento al mandato otorgado por nuestra comunidad, inspirados en su identidad histórica,...
Crónica de nuestra visita a la comunidad de Ocobamba iconAcuerdo institucional de convivencia
Nuestra comunidad es una construcción cotidiana y colectiva. Esto que construimos demanda esfuerzo, constancia en el trabajo y una...
Crónica de nuestra visita a la comunidad de Ocobamba iconCrónica fin de semana
Junta Electoral Central
Crónica de nuestra visita a la comunidad de Ocobamba iconPor un nuevo pacto de convivencia. Reconocer nuevos derechos y libertades. Blindar el estado social
Los socialistas nos sentimos orgullosos de nuestra Constitución, de nuestra participación en su elaboración y defensa y de nuestra...
Crónica de nuestra visita a la comunidad de Ocobamba iconEl ayllu o la comunidad
Un caso es el curaca, que es el jefe de la comunidad y cuya función es organizar los trabajos comunes de la tribu y garantizar la...
Crónica de nuestra visita a la comunidad de Ocobamba iconDossier de Prensa Documenta Madrid 07
Nacía así Documenta Madrid que, tras sus tres primeros años de vida, se ha consolidado como el evento cinematográfico con mayor número...
Crónica de nuestra visita a la comunidad de Ocobamba iconImperio del tahuantinsuyo
El Proyecto Curricular Institucional del nivel primaria asume el espíritu de las nuevas orientaciones de las teorías del aprendizaje,...
Crónica de nuestra visita a la comunidad de Ocobamba iconMaestría en Seguridad Alimentaria
La Declaración de Roma nos pide que reduzcamos a la mitad el número de personas que padecen desnutrición crónica en la tierra para...

Página principal
Contactos

    Página principal



Crónica de nuestra visita a la comunidad de Ocobamba

Descargar 51.86 Kb.