• Consejería de Desarrollo Rural, Ganadería, Pesca y Biodiversidad

  • Descargar 67.26 Kb.


    Página1/10
    Fecha de conversión24.10.2018
    Tamaño67.26 Kb.

    Descargar 67.26 Kb.

    Conservación y gestión de la biodiversidad en cantabria


      1   2   3   4   5   6   7   8   9   10




    Consejería de Desarrollo Rural,

    Ganadería, Pesca y Biodiversidad

    III Jornadas Nacionales y I Internacional sobre Naturaleza y Medio Ambiente


    Ponencia; “Desarrollo rural y biodiversidad”

    D. Jesús Miguel Oria Díaz

    Consejero de Desarrollo Rural, Ganadería,

    Pesca y Biodiversidad

    Santander, 15 de Noviembre de 2007


    Para comenzar mi intervención quiero ofrecerles algunos datos y definiciones que me permitan establecer el contexto en el que se enmarcará la ponencia. Datos que, seguramente, son conocidos por todos ustedes, pero que creo oportuno recordar porque entiendo que son importantes para ubicar mi reflexión sobre “Desarrollo Rural y Biodiversidad”, siendo responsable de la Consejería del Gobierno de Cantabria que ostenta las competencias en ambos ámbitos.

    Las zonas rurales ocupan aproximadamente el 85% de la superficie de nuestra Comunidad Autónoma, siendo ésta la base territorial en la que se desarrolla la actividad del sector primario regional: las actividades agrícolas, ganaderas, forestales y pesqueras. Sector primario que, sin duda alguna, forma parte de la esencia misma de nuestra región y ha condicionado y determinado, en tiempos históricos, en el presente y en el futuro, muchos aspectos de la realidad regional: la economía, la cultura, la etnografía, el paisaje y, por supuesto, nuestra biodiversidad.

    En la actualidad, el sector agroalimentario aglutina el 10% del empleo regional y supone el 6% del producto interior bruto de la Comunidad Autónoma. Pero en las zonas rurales, ese 80% del territorio cántabro al que acabo de hacer referencia, el sector agroalimentario sigue siendo enormemente relevante: más del 40% del empleo en esas áreas está vinculado a nuestro sector primario.

    La actividad agraria en Cantabria se realiza en casi 20.000 explotaciones que gestionan unas 463.000 hectáreas, de las que aproximadamente 276.000 son de superficie agraria útil. Estas explotaciones tienen, además, un alto grado de dedicación: un 80% de la mano de obra familiar se dedica íntegramente a la actividad agraria.

    Y un dato más especialmente significativo en Cantabria: prácticamente el 80% de las zonas agrarias están clasificadas como zonas de montaña, desfavorecidas por los importantes condicionantes derivados de nuestra orografía, y de acuerdo con los criterios establecidos en la Directiva Europea 75/268.

    A escala de la Unión Europea, la importancia de los territorios rurales es igualmente relevante: constituyen el 80% del territorio de la Unión y albergan a una cuarta parte de la población. Aunque está comúnmente asumido que las políticas de desarrollo rural de la Unión tienen su origen teórico en el documento “El futuro del mundo rural”, que la Comisión Europea hizo público en el año 1988, quiero referirme a la Declaración de Cork, fruto del trabajo de representantes y expertos en desarrollo rural de los Estados de la Unión y que fué aprobada en la mencionada ciudad irlandesa en el año 1996. Todavía hoy, a pesar del tiempo transcurrido, la Declaración de Cork sigue conteniendo reflexiones útiles para la conformación de una estrategia regional de desarrollo rural.

    La Declaración partía de la caracterización de los territorios rurales europeos como dotados de una estructura cultural, económica y social rica y diferenciada, constituyendo una plusvalía de diversidad frente a las dinámicas homogeneizadoras de las culturas urbanas. Así mismo, reconocía la importancia para Europa de la gran variedad de actividades, ecosistemas y paisajes que atesora el medio rural, siendo estas zonas y sus habitantes un activo real de la Unión Europea, ya que el sector primario se configura como el punto de encuentro entre el hombre y el medio ambiente. Pero la Declaración de Cork contiene valoraciones críticas o no tan positivas: así, ya en 1996, se denunciaba que el sector primario en toda la Unión estaba perdiendo de forma muy rápida su histórico papel predominante en la economía europea, lo que obligaba a una nueva política de desarrollo rural que, además de la revitalización de las actividades clásicas del sector primario, diese cabida a otros sectores económicos emergentes desde el propio territorio rural. Finalizaba la Declaración con un llamamiento a los responsables políticos de la Unión en el que, entre otras cuestiones, les instaban a que hicieran de las zonas rurales un lugar más atractivo en donde vivir y trabajar, a emprender un nuevo camino en las políticas para zonas rurales europeas y a fomentar un desarrollo rural sostenible.

    Más adelante volveremos a estos principios del desarrollo rural, pero antes quiero finalizar esta primera parte de mi intervención volviendo al otro concepto clave que hemos enunciado: “la biodiversidad”.

    Creo que en el siglo XXI este concepto de biodiversidad es suficientemente conocido por todos, pero quizás también convenga un pequeño recordatorio sin ningún valor académico. La concepción más moderna de la biodiversidad la concibe como la suma de la diversidad biológica y la diversidad cultural. De este modo, la biodiversidad alude a las especies animales y vegetales, las comunidades biológicas y los ecosistemas, pero también a los usos humanos y los paisajes.

    Evidentemente, biodiversidad existe no sólo en los medios rurales, sino también en los urbanos o industriales, pero si hemos partido definiendo a Cantabria como un territorio fundamentalmente rural, no nos puede caber ninguna duda de que medio rural y biodiversidad están estrechamente relacionados en nuestra región.

    Bien, de todo lo antedicho pueden ustedes deducir que la gestión de la biodiversidad y del sector primario, ambos compartiendo el territorio rural de Cantabria como base común, conforman el eje vertebral de la actuación de mi Consejería, pero podemos avanzar un poco más, introduciendo otro concepto: “desarrollo sostenible” o, por centrarnos en el ámbito de esta ponencia, “desarrollo rural sostenible”. ¿Cómo podemos definir algo que por uso y abuso se ha convertido en el tópico obligado en cualquier discurso político, técnico o académico de las más variadas disciplinas?

    La definición de “desarrollo sostenible”, aceptada por la Estrategia Española, es la recogida por la Comisión Mundial sobre Medio Ambiente y Desarrollo en su informe, presentado a las Naciones Unidas en 1987: “el desarrollo que satisface las necesidades del presente sin comprometer la capacidad de las futuras generaciones para satisfacer sus propias necesidades”.

    La Declaración de Río de 1992 interpretó en un sentido no estrictamente medioambiental el concepto de sostenibilidad, de manera que el desarrollo sostenible debe entenderse bajo dos principios:

    + El desarrollo tienen una dimensión económica, social y ambiental y sólo será sostenible si se logra el equilibrio entre los distintos factores que influyen en la calidad de vida.

    + La generación actual tiene la obligación, frente a las generaciones futuras, de dejar suficientes recursos sociales, ambientales y económicos para que puedan disfrutar, al menos, del mismo grado de bienestar que ella.

    El desarrollo sostenible es, por tanto, la combinación del progreso social, el uso racional de los recursos naturales y el desarrollo económico. En consecuencia, el desarrollo rural sólo podrá ser considerado sostenible si está asegurada la “sostenibilidad ecológica”, pero ésta debe ser compatible con la “sostenibilidad económica” de las actividades e iniciativas que tengan lugar en el medio rural.

    Es evidente que uno de los elementos diferenciadores del medio rural es la existencia de valores ambientales distintivos, muchas veces determinantes de una elevada biodiversidad, que aparece ligada a los efectos de la actividad humana secular, modeladora de un paisaje característico y a una gran diversidad cultural. Estos dos componentes, paisaje y diversidad cultural, son también indicadores de calidad ambiental y, por tanto, su conservación y recuperación se convierten en objetivos de tanto peso en las nuevas políticas de conservación como los más clásicos de especies o hábitats concretos.

      1   2   3   4   5   6   7   8   9   10

    Similar:

    Conservación y gestión de la biodiversidad en cantabria iconMarco de gestióN
    Proyecto Sistemas Productivos Sostenibles y Conservación de la Biodiversidad en el cbm-panamá
    Conservación y gestión de la biodiversidad en cantabria iconPremios Fundación bbva a la Conservación de la Biodiversidad
    Bbva: “La Humanidad tiene el gran reto de frenar la destrucción del medio ambiente y, en particular, de la biodiversidad, una tarea...
    Conservación y gestión de la biodiversidad en cantabria iconForética analiza el vínculo entre gestión de la biodiversidad, cambio climático y economía circular
    En dos investigaciones realizadas en el marco del proyecto “Responsables con la Biodiversidad”, con el apoyo de la Fundación Biodiversidad...
    Conservación y gestión de la biodiversidad en cantabria iconFecha y lugar de celebración la jornada tendrá lugar el jueves 15 de marzo de 2018 de 16: 00 a 20: 30 horas en la Sala Gómez Laa de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de Cantabria. Inscripciones
    El Grupo de Investigación en Economía Pública, el Máster en Dirección y Gestión de Servicios Sanitarios y el Máster en Tributación...
    Conservación y gestión de la biodiversidad en cantabria iconIntroduccióN 4 II. Objetivo del ppi 5
    Proyecto “Sistemas Productivos Sostenibles y Conservación de la Biodiversidad en el cbm-panamá”
    Conservación y gestión de la biodiversidad en cantabria iconDocumento 4: Informe de la Secretaria
    Conservación de la biodiversidad en áreas protegidas de ecorregiones prioritarias compartidas en América Latina y el Caribe
    Conservación y gestión de la biodiversidad en cantabria iconCbd second National Report Paraguay (Spanish version)
    Proyecto “Estrategia Nacional y Plan de Acción para la Conservación de la Biodiversidad – enpab”
    Conservación y gestión de la biodiversidad en cantabria iconProgramación Tesela Economía 1º Bach. Cantabria
    ...
    Conservación y gestión de la biodiversidad en cantabria iconGestión documental código gdo-tic-ma-004 sistema integrado de conservación sic versión
    Actividades para la ejecución del plan, de acuerdo con los programas de conservación preventiva del sic
    Conservación y gestión de la biodiversidad en cantabria iconValoracion economica de servicios ambientales
    Entre estos servicios se pueden mencionar algunos como la conservación de la biodiversidad, el mantenimiento de germoplasma, la estabilidad...

    Página principal
    Contactos

        Página principal



    Conservación y gestión de la biodiversidad en cantabria

    Descargar 67.26 Kb.