Descargar 2.48 Mb.


Página9/327
Fecha de conversión14.06.2018
Tamaño2.48 Mb.

Descargar 2.48 Mb.

La sociología del turismo


1   ...   5   6   7   8   9   10   11   12   ...   327
La sociología del turismo

Se puede definir la sociología del turismo como la rama de la sociología general que estudia el comportamiento del ser humano durante sus viajes y sus relaciones con las comunidades receptoras (BALDIÓN, 1976). En un sentido específico, Hans Knebel, la delimita como la ciencia que estudia el comportamiento social del hombre que transforma durante las vacaciones su rol profesional, en rol de turista (KNEBEL, 1974).

La sociología del turismo aborda los aspectos socioeconómicos y socioculturales de la manifestación turística pues comprende aspectos como las relaciones interpersonales, la inmigración, la división del trabajo, la distribución del poder, las costumbres, el arte y todas las repercusiones en la estructura social y su organización (MARTÍNEZ, 2006: 65).

El enfoque sociológico de la actividad turística, ya sea utilizando el análisis funcional u otras teorías, permite una visión participativa integral, manifestando, que esta actividad es algo más que una suma de hoteles, restaurantes, otras instalaciones y los propios turistas.

En concreto, desde el punto de vista de las clases sociales, la sociología apunta que el turismo aumenta el desfase entre las mismas de manera diferenciada en función de las categorías socio-profesionales y, subsiguientemente, del tiempo y del ingreso disponible. De esta forma, se puede apreciar que, efectivamente, los grupos sociales no le confieren el mismo uso social a las vacaciones. Las clases acomodadas le otorgan una función de aprendizaje de códigos sociales cosmopolitas y como medio de incrementar la confianza en sí mismos. Mientras que las clases sociales menos favorecidas se caracterizarían por una ruptura de la cotidianidad y la distracción, aunque sin descartar la posibilidad de convertir la privación en opción vacacional (RÉAU y COUSIN, 2009).

Desde otro enfoque, es conveniente determinar si la actividad turística realmente contribuye a la sostenibilidad social, ya que, por un lado, esta industria produce empleo pero, al mismo tiempo, acontece que, en ocasiones, este empleo se caracteriza por su precariedad, al ser temporal y con baja capacitación. Desde este punto de vista, la sostenibilidad es una responsabilidad política. En palabras de Peter Van Aert “la sostenibilidad es una responsabilidad comunitaria canalizada a través de la gestión política”. La sostenibilidad no se puede concretar nunca sino a través de la acción colectiva.

Así, el turismo es una actividad ambivalente, dado que puede aportar grandes utilidades en el ámbito socioeconómico y cultural mientras que, paralelamente, contribuye a la degradación medioambiental y a la pérdida de la identidad local, por lo que debe ser abordado desde una perspectiva global.

El turismo engendra problemas socioecológicos cuyos costes se trasladan al medioambiente a través del cambio climático, el calentamiento global, el agotamiento de los recursos naturales en potencia, la pérdida de biodiversidad, estructura y conflicto sociales, cuya presión se traslada a generaciones futuras y que han de integrarse dentro de la comparación coste-beneficio para demostrar la deseabilidad social de un proyecto turístico para así determinar la finalidad de obtener un indicador financiero de la trascendencia que el medioambiente tiene para el turismo.

La complejidad de los costes socioecológicos del turismo se subraya en el número de componentes: las institucionales relacionados con él, el ajuste del turismo a la ley de la oferta y la demanda, el crecimiento del flujo y, consecuentemente con ello, la disminución de los recursos asociados a la forma en que las agencias sociales llevan acabo su relación con el medio ambiente (AGUILAR, ASANZA y MATUTE, 2008).

En 1993, la Organización Mundial del Turismo (OMT) en el documento “Tourism the Year 2000 and Beyond Qualitative Aspects”, conceptualizó el turismo sostenible como “aquél que atiende a las necesidades de los turistas y de las regiones receptoras presentes y que, a la vez, protege y fomenta las oportunidades para el futuro. Se concibe como una vía hacia la gestión de todos los recursos de forma que puedan satisfacerse las necesidades económicas, sociales y estéticas, respetando al mismo tiempo la integridad cultural, los procesos ecológicos esenciales, la diversidad biológica y los sistemas que sostienen la vida.”

Posteriormente, en el año 2004, en vista de los resultados de la Cumbre de Johannesburgo sobre desarrollo sostenible, la OMT revisó ese concepto. La nueva disquisición conceptual establece que las directrices para el desarrollo sostenible del turismo y las prácticas de gestión sostenible son aplicables a todas las formas de turismo en todos los tipos de destinos, incluidos el turismo de masas y los diversos segmentos turísticos (FARRÉ, SALAS y TORRES, 2013: 54).

Para su puesta en práctica es determinante conocer exhaustivamente las condiciones naturales, sociales y económicas ligadas a la actividad en la región donde se piensa aplicar. Para lograrlo con éxito, se requiere de un diagnóstico preciso, de objetivos estratégicamente definidos y de planes de acción que permitan concretar los principios del desarrollo sostenible.

Los principios básicos del turismo sostenible se asientan en tres pilares básicos (CHÁVEZ, 2005: 13 y OMT):


  • sostenibilidad social y cultural: implica desarrollar la actividad respetando los valores, normas y tradiciones de los pueblos, conservando sus activos culturales vivos, no afectando a las relaciones sociales así como contribuyendo al entendimiento y tolerancia intercultural. Para ello se debe fomentar la educación y la formación (programas formativos específicos y grado de especialización) y la participación en eventos culturales, ferias y patrimonio cultural.

  • sostenibilidad ambiental: se trata de proteger el medioambiente a través de una actitud que disminuya los impactos negativos, que fomente un comportamiento responsable de los visitantes y de los anfitriones, y que conserve los recursos naturales y la diversidad biológica.

  • sostenibilidad económica: se debe asegurar unas actividades económicas viables a largo plazo, que reporten a todos los agentes unos beneficios socioeconómicos suficientes bien distribuidos. Se orientará hacia la generación de ingresos y la creación de empleos, el desarrollo rural (empleo y creación de actividades complementarias a las agrarias) y el desarrollo económico (creación de empresas turísticas y Producto Interior Bruto generado por el sector).

Estas tres dimensiones han de establecerse en equilibrio adecuado para garantizar el paradigma de la sostenibilidad como referencia de las políticas públicas e incrementar el grado de sensibilización social.


Catálogo: wp-content -> uploads -> 2016
2016 -> Xlv reunión Anual 2010 en fce uba
2016 -> 3 Mayo de 2017 Patia anuncia la descarga libre de la app diabetesprevent para la prevención de la obesidad y la diabetes tipo 2
2016 -> Ii premios a las 50 Mejores Ideas Digitales
2016 -> 10 preguntas sobre la Dictadura Cívico-Militar
2016 -> Factores macroeconómicos que influyen en el financiamiento a las pequeñas y medianas empresas mexicanas: 1998-2013
2016 -> Alternativas de desarrollo en una economía abierta. El modelo de hollis b. Chenery y michael bruno
2016 -> Silabo macroeconomía I. Datos informativos
2016 -> Proyecto de decreto, por el que se regula la alimentación de determinadas especies de fauna silvestre con subproductos animales no destinados a consumo humano procedentes de explotaciones ganaderas en zonas de protección de la comunidad autónoma de la
1   ...   5   6   7   8   9   10   11   12   ...   327

Similar:

Congreso de Sociología de Almagro icon“Cuerpos sin o contra el tiempo: extrañamiento y entrañabilidad en los cuidados de las madres trabajadoras en la sociedad española”, Isabel Aler Gay. XI congreso Español Sociología, julio 2013
Xi congreso Español de Sociología. Crisis y Cambio. Propuestas desde la Sociología. Gt sociología del Tiempo (coord.: Ramón Ramos)....
Congreso de Sociología de Almagro iconXi congreso español de sociologíA. Crisis y cambio. Propuestas desde la sociologíA

Congreso de Sociología de Almagro iconV congreso Latinoamericano de Sociología del Trabajo
Iii congreso Nacional y I encuentro Latinoamericano de Estudios Comparados en Educación
Congreso de Sociología de Almagro iconCongreso Latinoamericano de Sociología
Bruschini, 2006 o mejor, constituyendo dos aspectos de un único proceso
Congreso de Sociología de Almagro iconFacultad de humanidades
Xxx congreso latinoamericano de sociologíA. “Pueblos en movimiento: un nuevo diálogo en las ciencias sociales”
Congreso de Sociología de Almagro iconEhured17 TÍtulo de la comunicación en mayúsculas
Vi congreso internacional “Derecho, Filosofía Economía, Sociología, Psicología y Educación en un Mundo Global”
Congreso de Sociología de Almagro iconVi jornadas de Sociología de la unlp
Sociología del trabajo – Estudios culturales – Narrativas sociológicas y literarias
Congreso de Sociología de Almagro iconMaterial de sociología 2
Reflexión con la lectura La sociología en la generación de Wikipedia, Google y YouTube. Página 21 del texto
Congreso de Sociología de Almagro iconLa nueva sociologia economica
Curso de doctorado. La construcción social de los mercados: Una sociología económica para el capitalismo del siglo XXI
Congreso de Sociología de Almagro iconLa sociología según auguste comte
Nació en Francia el 19 de enero de 1798 París. Es considerado el creador del positivismo y de la disciplina de la sociología, aunque...

Página principal
Contactos

    Página principal



La sociología del turismo

Descargar 2.48 Mb.