Descargar 29.92 Kb.


Página1/2
Fecha de conversión23.04.2018
Tamaño29.92 Kb.

Descargar 29.92 Kb.

Conclusiones


  1   2




CONCLUSIONES

1. Históricamente hablando el opio ha formado parte de una gran diversidad de culturas, en las que fue utilizado generalmente como un valor de uso medicinal, lo cual ha quedado constatado en nuestra investigación. Aunque no este probado que el opio sea la droga más antigua de la humanidad, así se le ha considerado, y lo que se puede afirmar es que durante siglos ha sido la más conocida. Sus usos y costumbres tienen una antigüedad aproximada de 6000 años antes de Cristo, y su consumo no creó en las comunidades precapitalistas un problema de toxicomanías equiparables a las que se desarrollan en el modo de producción capitalista.

Las formas del consumo de opio han variado en el proceso histórico de su propio desarrollo, de tal manera que su consumo ha sido de diversas maneras: en píldoras, por masticación, en polvo, en bebidas, inyectado y fumado. En Oriente el opio lo comen y lo fuman; en Occidente es preferentemente inyectado en forma de heroína y morfina.

Entre los siglos XII y XVII se distribuyó en China, y era importado por los portugueses que controlaban el mercado hindú; en 1836 los ingleses impusieron el consumo de opio en China provocando la Guerra del Opio. El negocio del opio era sumamente rentable para el capital inglés, antes de la guerra, el opio era el negocio más lucrativo que cualquier otro negocio que se estableciera con la economía china. No se pagaba ningún impuesto, los comerciantes de opio chino siempre pagaban por adelantado sus compras, y las ganancias brutas llegaban a veces a 1000 dólares por caja. El gobierno de la India Británica se beneficiaba con el impuesto que se cobraba al opio y era fundamental para sus ingresos, llegando a ser su tasa de más del 300 % de su valor. “Tal impuesto recolectado en 1829-30, sobrepasó el millón de libras esterlinas, cerca de 1/10 de su ingreso total anual”

En Europa durante todo el siglo XIX y la primera mitad del siglo XX, los opiáceos jugaron un papel primordial en algunos sectores de la sociedad, se empleaba con fines lúdicos y placenteros, también formaba parte de la despensa obrera porque era fácil de conseguir y ayudaba a mitigar una serie trastornos ocasionados por la propia lógica del capital.

En los ambientes “intelectuales” de la burguesía del siglo XIX, la morfina, la cocaína y los derivados del cáñamo, se convirtieron en una moda y no constituían un verdadero problema social, hasta que el empleo de la morfina en la guerra franco-alemana de 1870-1871, provocó fuertes adicciones de los soldados conocida como mal militar y dependencia artificial; sin embargo, no constituía un problema equiparable al del alcoholismo. “El peligro de que los opiáceos produjeran toxicomanía era conocido en el siglo pasado, pero en Europa no se dramatizaba demasiado; hasta hace muy pocos años la tintura de opio, es decir el láudano, era corrientemente usado en medicina y sometido a muy pocas restricciones como remedio para distintos trastornos, junto a toda una serie de preparados morfínicos...” (Jervis, 1979: 11, 12).

2. Hoy en día, existe un problema de dimensiones planetarias nunca antes vista en las comunidades precapitalistas. La industria y el comercio de la heroína son considerados como producto del crimen organizado, pero difícilmente se entienden como parte de un proceso capitalista, las drogas, principalmente el opio y sus derivados (morfina y heroína), forman parte de la acumulación de capital en la economía mundial, y su producción, comercialización y consumo, constituyen una problemática inédita en la historia del capitalismo mundial, porque es un negocio que proporciona tasas de ganancia extraordinarias, y su ilegalidad ha ocasionado que diferentes sectores se corrompan para entrar en la dinámica de dicho negocio altamente rentable para el capital, han cumplido una función económica de primer orden, y en tiempos de crisis económica el capital las utiliza para desestabilizar cualquier brote de protesta en contra del capitalismo, logrando de esta manera someter al sujeto social rebelde, y dejar intacto el sistema de explotación capitalista.

La producción de adormidera se ha triplicado con creces desde 1985. La superficie mundial dedicada al cultivo ilícito de la adormidera creció hasta 280.000 hectáreas en 1996.

Casi el 90% de la producción mundial ilícita de opiáceos procede de dos principales zonas productoras: la Media Luna de Oro (Afganistán, Irán, Pakistán) y el Triángulo de Oro (Birmania, Laos, y Tailandia). Se estima que la producción ilícita (mundial) de goma de opio llegó a 5.000 toneladas en 1996. Se cree que alrededor de la tercera parte del total se consume como opio. Se calcula que en los años noventa se han producido anualmente más de 300 toneladas de heroína, principalmente para la exportación. México es uno de los principales proveedores de opiáceos al mercado más grande del mundo que es Estados Unidos. En cuanto al precio de la heroína, se cree que puede ser hasta dos mil veces superior al precio de producción de las materias primas, lo que nos da cuenta del valor agregado que se va generando en sus diversas etapas de transportación, antes de llegar al consumidor final en las grandes ciudades norteamericanas.

El precio de un kilogramo de opio en el Triángulo de oro en 1994 era de 365 dólares; en la Media Luna de Oro se cotizaba entre los 230-600 dólares el kilogramo, y en México era de 15 000-80.000 dólares. La morfina base en el Triángulo de Oro estaba cotizaba en un promedio de 1 000-1300 dólares el kilogramo; en la Media Luna de Oro se calculaba entre los 2000 y los 3500 dólares el kilogramo. La heroína en Tailandia tenía un valor aproximado de 2400-3200 dólares por kilogramo, mientras que en Pakistán se cotiza entre los 4000-10 000 dólares el kilogramo. (Pierre Kopp; 1997: 50)

A través de varias rutas que cruzan Europa, Asia y los Océanos Atlántico y Pacífico, grupos criminales que operan en el Suroeste de Asia abastecen la mayor parte del mercado europeo de heroína, mientras que los que operan desde Asia sudoriental abastecen el mercado norteamericano. Se estima que los decomisos mundiales de opio son tan sólo del 10 al 15% del total destinado a la producción de heroína.

En los últimos años, el consumo ilícito de drogas ha aumentado en todo el mundo. Varios indicadores -visitas domiciliarias de emergencia, fallecimientos relacionados con el uso indebido de sustancias, detenciones de toxicómanos, número de países que dan cuenta de una elevación del nivel de consumo- hacen evidente que el consumo ha llegado a ser un fenómeno verdaderamente mundial. El consumo de heroína y otros opiáceos parece relativamente reducido. Según las estadísticas, tomarían esta sustancia (anualmente) unos 8 millones de personas, o sea el 0, 14% de la población mundial.

Cuando la epidemia del VIH/SIDA penetró en Asia en los años ochenta, (los consumidores de droga por vía intravenosa) fueron una fuente frecuente de infección, y el hábito de inyectarse drogas es ahora la segunda causa más frecuente de exposición al virus de inmunodeficiencia humana. Actualmente, el 80% de las infecciones con VIH en Malasia y China parecen relacionadas con el consumo de drogas inyectables. A nivel mundial, alrededor del 22% de la población afectada por el VIH/SIDA se inyecta drogas.

Se han hecho muchas estimaciones de los beneficios totales derivados de la industria de la droga ilícita, situándose la mayoría entre 300.000 y 500.000 millones de dólares en EE.UU. No obstante, el creciente número de datos reunidos hace pensar que la cifra real se sitúa en torno a 400.000 millones de dólares. Un volumen de negocios de 400.000 millones de dólares equivaldría aproximadamente al 8 por ciento de todo el comercio internacional. En 1994, esta cifra habría sido mayor que el comercio internacional de hierro, acero y vehículos de motor, y más o menos igual al volumen total del comercio internacional de textiles. Las estimaciones de los beneficios marginales brutos a nivel de minorista de metanfetamina, crack, cocaína y heroína son respectivamente del 240%, el 300% y el 100% de los precios al por mayor.




  1   2

Similar:

Conclusiones iconConclusiones y recomendaciones
Una vez finalizado el estudio, las conclusiones a las que se ha llegado, con las condiciones de la muestra en el período de estudio...
Conclusiones iconInforme de la comision 1
Síntesis de conclusiones del foro para un plan nacional de alimentacion y nutricion
Conclusiones iconOriginal: español
Observaciones sobre las conclusiones y/o recomendaciones, compromisos voluntarios y respuestas del Estado examinado
Conclusiones iconV conclusiones
...
Conclusiones iconPrincipios…
El autor hace un recorrido por las distintas aportaciones teóricas y empíricas al problema, tratando de extraer conclusiones de política...
Conclusiones iconParticipantes: Representación: LXI legislatura, Cámara de Diputados
Conclusiones de Foros de Análisis sobre el Marco Jurídico de la Cultura en México, Etapa Estatal Ciudad de Zacatecas
Conclusiones iconPrograma sectorial social y humano visióN 2018
Conclusiones del Diagnóstico de la Realidad Social y Cultural de la Violencia y la Delincuencia 98
Conclusiones iconLa Comisión acoge con satisfacción las conclusiones del Grupo de Alto Nivel sobre el futuro de las relaciones laborales