Descargar 115.71 Kb.


Página8/9
Fecha de conversión27.03.2018
Tamaño115.71 Kb.

Descargar 115.71 Kb.

VIII. ¿POR QUÉ NECESITA MERCADO EXTERIOR UNA NACIÓN CAPITALISTA?


1   2   3   4   5   6   7   8   9
VIII. ¿POR QUÉ NECESITA MERCADO EXTERIOR UNA NACIÓN CAPITALISTA?
Con respecto a la teoría de la realización del producto en la sociedad capitalista antes expuesta puede surgir una pregun­ta: ¿no se contradice esta teoría con la tesis de que una nación capitalista no puede prescindir de mercados exterio­res?
--------------

* Véase Das Kapital, III, 2, VII. Abschnitt: Die Revenuen, Kap. 49: Zur Analyse des Pro-duktionsprozesses (El Capital, t. III, parte 2, sección VII: Los ingresos, cap. 49: Análisis del proceso de producción.-Ed.). (Trad. rusa, págs. 688-706.) Marx indica aquí también las circunstancias que impedían comprender este proceso a los anteriores economistas (págs. 379-382. Trad. rusa, págs. 698-700)46.


55

Es preciso recordar que el análisis aducido de la reali­zación del producto en la sociedad capitalista partía del supuesto de la ausencia del comercio exterior: más arriba fue ya señalado ese supuesto y demostrada su necesidad en ese análisis. Evidentemente, la importación y exportación de productos no hubiera hecho más que confundir la cosa, sin ayudar lo más mínimo a explicar el asunto. El error de los señores V. V. y N. –on estriba precisamente en que aducen el mercado exterior para explicar la realización de la plusvalía: sin aclarar nada en absoluto, esa referencia al mercado exterior no hace más que encubrir sus errores teóricos; eso por una parte. Por otra, les permite librarse, con auxilio de esas equivocadas “teorías”, de la necesidad de explicar el hecho del desarrollo del mercado interior para el capita­lismo ruso*. El “mercado exterior” es simplemente para ellos una excusa mediante la cual encubren el desarrollo del capi­talismo (y, por tanto, del mercado también) dentro del país, una excusa tanto más cómoda porque les libra también de la necesidad de examinar los hechos acreditativos de la con­quista de mercados exteriores por el capitalismo ruso**.


La necesidad del mercado exterior para un país capitalis­ta se determina no en modo alguno por las leyes de la realiza­ción del producto social (y de la plusvalía en particular), sino, en primer lugar, por la circunstancia de que el capita­lismo aparece sólo como resultado de una circulación de mercancías ampliamente desarrollada, que rebasa los límites del Estado. Por eso no es posible imaginarse una nación capitalista sin comercio exterior, además de que no existe tal nación.
Como el lector ve, esta causa es de índole histórica.

--------------

* El Sr. Bulgákov observa muy acertadamente en el libro antes citado: “Hasta ahora, el crecimiento de la producción de tejido de algodón destinado al mercado campesino se efectúa sin interrupciones; por tanto, esa reducción absoluta del consumo popular...” (de que habla el Sr. N. on) “...es concebible sólo teóricamente” (págs. 214-215).

** Volguin. Fundamentación del populismo en las obras del Sr. Vorontsov, San Petersburgo, 1896, págs. 71-76.


56

Y los populistas no podrían deshacerse de ella con un par de vetustas frases acerca de la “imposibilidad en que los capi­talistas se encuentran de consumir la plusvalía”. Habría que examinar aquí -si de veras quisieran plantear la cuestión del mercado exterior- la historia del desarrollo del comercio exterior, la historia del desarrollo de la circulación de mercancías. De examinarla, no hubiera sido posible, naturalmente, presentar el capitalismo como una casual desviación del camino.


En segundo lugar, la correspondencia entre las diferentes partes de la producción social (por lo que se refiere al valor y a la forma natural) -que la teoría de la reproduc­ción del capital social presuponía necesariamente y que de hecho se establece sólo como magnitud media de una serie de oscilaciones constantes- es alterada sin cesar en la sociedad capitalista como resultado del aislamiento de los distintos productores, que trabajan para un mercado desco-nocido. Las diferentes ramas de la industria que hacen de “mercado” unas para otras no se desarrollan de manera uniforme, sino que se sobrepasan unas a otras, y la industria más adelan­tada busca el mercado exterior. Eso no significa en modo alguno la “imposibilidad para una nación capitalista de reali­zar la plusvalía”, como el populista está dispuesto a concluir con aire grave. Eso no indica más que la falta de propor­cionalidad en el desarrollo de las diversas ramas industriales. Con otra distribución del capital nacional esa misma cantidad de productos podría ser realizada dentro del país. Mas para que el capital abandone una rama industrial y pase a otra es precisa la crisis en esa rama; y ¿qué causas pueden retener a los capitalistas, amenazados por dicha crisis, de buscar el mercado exterior, de buscar subvenciones y primas para facilitar la exportación, etc.?
En tercer lugar. Es ley de los modos precapitalistas de producción el repetir el proceso de producción en la escala anterior, sobre la base técnica anterior: así es la economía de los terratenientes basada en la prestación personal, la economía natural de los campesinos, la producción artesana de los industriales. Por el contrario, ley de la producción

57

capitalista es la constante transformación de los modos de producción y el ilimitado creci-miento del volumen de la producción. Las unidades económicas podían existir durante siglos con los viejos modos de producción, sin cambiar de carácter ni de magnitud, sin salirse de los límites del dominio patrimonial del terrateniente, de la aldea campesina o del pequeño mercado comarcano para los artesanos y pequeños industriales rurales (los llamados kustares). Por el contrario, la empresa capitalista rebasa inevitablemente los límites de la comunidad, del mercado local, de la región y, después, del Estado. Y como el aislamiento y el carácter cerrado de los Estados se hallan ya destruidos por la circulación de mercancías, la tendencia natural de cada rama de la industria capitalista la lleva a la necesidad de “buscar mercado exte­rior”.


Así pues, la necesidad de buscar mercado exterior no demuestra en modo alguno la incon-sistencia del capitalismo, según gustan presentar la cuestión los economistas populistas. Todo lo contrario. Esa necesidad muestra palpablemente la labor histórica progresiva del capita-lismo, que destruye el viejo aislamiento y el carácter cerrado de los sistemas económicos (y, por consiguiente, la estrechez de la vida espiritual y polí­tica), que liga todos los países del mundo en un todo econó­mico único.
Vemos de ahí que las dos últimas causas de la necesidad del mercado exterior son también de carácter histórico. Para analizarlas es preciso examinar cada una de las ramas industriales por separado, su desarrollo dentro del país, su transformación en capitalista: en una palabra, hay que tomar los hechos relativos al desarrollo del capitalismo en el país; y no tiene nada de extraño que los populistas aprovechen la ocasión para esquivar esos hechos escudándose con fra­ses que no valen nada (y que nada dicen) acerca de la “imposibilidad”, tanto del mercado interior como del exte­rior.

58


1   2   3   4   5   6   7   8   9

Similar:

Capitulo I iconLa Gaceta N° 128 del Lunes 04 de Julio del 2011
Capítulo (Trato Nacional y Acceso de mercancías al mercado), Capítulo (Reglas de Origen) y Capítulo (Procedimientos Aduaneros) del...
Capitulo I iconIndice introducción capitulo I: Barranquilla capitulo II: Cartagena capitulo III: Ciénega Grande de Santa Marta conclusión referencias bibliográficas introduccióN
Caribe Colombiano, ha sido la precursora de muchos acontecimientos importantes en nuestro país. Tuvo el privilegio de ser la primera...
Capitulo I iconCapítulo 2: La Teoría económica clásica
En el presente capítulo desarrollaremos los principales conceptos y teorías que conforman el pensamiento económico clásico, en sus...
Capitulo I iconCapítulo 4: El análisis económico
En este último capítulo nos dedicaremos a estudiar de qué se ocupa la Economía como ciencia y para ello le proponemos comenzar reflexionando...
Capitulo I iconActividad Word Capitulo , y Erick García López em15 Capítulo Shumpeter : El optimismo
Shumpeter fue una “Rara avius” en el pensamiento económico y político de su tiempo
Capitulo I iconCapítulo 1 Introducción
En el presente capítulo se sintetizan las principales características del Programa Modalidades Flexibles de Ciclo Medio en Guatemala...
Capitulo I iconFortaleza, 10 de novembro de 1997
Países que tienen el español como lengua oficial (Las nacionalidades);- artículos determinados e indeterminados;- pronombres personales....
Capitulo I iconCapitulo Nueve
Para comenzar este último capítulo convendrá citar textualmente al propio John Maynard Keynes a fin de comprender mejor el problema...
Capitulo I iconCapítulo séptimo capitulo septimo la oferta monetaria
Construir modelos de gestión de control de crecimiento de billetes del Banco Central y de aplicación de instrumentos de política...
Capitulo I iconEscuelas pias de brasil bolivia
La Congregación Viceprovincial de Brasil-Bolivia presenta su programación cuatrienal, sintetizada de las Líneas de Acción aprobadas...

Página principal
Contactos

    Página principal



VIII. ¿POR QUÉ NECESITA MERCADO EXTERIOR UNA NACIÓN CAPITALISTA?

Descargar 115.71 Kb.