Descargar 115.71 Kb.


Página7/9
Fecha de conversión27.03.2018
Tamaño115.71 Kb.

Descargar 115.71 Kb.

VII. LA TEORIA DE LA RENTA NACIONAL


1   2   3   4   5   6   7   8   9
VII. LA TEORIA DE LA RENTA NACIONAL
Una vez expuestas las tesis fundamentales de la teoría de Marx sobre la realización, debemos detenernos aún brevemente en su enorme importancia dentro de la teoría del “consumo”, “distribución” y “renta” de la nación. Todas estas cuestiones, en especial la última, han sido hasta ahora la piedra de escándalo para los economistas. Cuanto más hablaban y escribían de ello, mayor era la confusión, derivada del error fundamental de A. Smith. Señalaremos aquí algunos ejemplos de esa confusión.
Es interesante indicar que Proudhon, por ejemplo, repitió, en el fondo, el mismo error, limitándose a formular la vieja teoría de manera un tanto distinta. Dijo:
--------------

* Conf. Contribución a la caracterización del romanticismo económico. Sismondi y nuestros sismondistas patrios. (Véase O. C., t. 2, págs. 123-272.-Ed.)


49

A (entendiéndose aquí a todos los propietarios, patronos y capitalistas) inicia una empresa con 10.000 francos, paga anticipadamente con ellos a los obreros, que, en cambio, deben producir los productos; después de que, de esa manera, A ha transformado su dinero en mercancías, debe, al terminar la producción, al cabo de un año, por ejemplo, volver a con-vertir las mercancías en dinero. ¿A quién vende su mercancía? A los obreros, naturalmente, ya que en la sociedad sólo hay dos clases: los patronos, de una parte, y los obreros, de otra. Esos obreros, que por el producto de su trabajo han recibido 10.000 fr. en concepto de salario, lo cual satisface sus necesidades vitales indispensables, deben ahora, sin embargo, pagar más de 10.000 fr., precisamente el suplemento recibido por A en forma de interés y de otras ganancias con las cuales contaba al principio del año: el obrero sólo puede cubrir esos 10.000 fr. pidiendo a préstamo, y como resultado de ello contrae deudas cada vez mayores y cae en la miseria. Obligatoriamente debe ocurrir una de dos: o el obrero puede consumir 9 al tiempo que ha producido 10, o paga al patrono sólo con su salario, pero entonces el patrono mismo llega a la quiebra y a la ruina, ya que no obtiene intereses del capital, que él, pese a todo, está obligado a abonar” (Diehl. Proud­hon, II, 200; citado según la recopilación Industria. Artículos del Handwörterbuch der Staatswissenschaften*. Moscú, 1896, pág. 101).


Como el lector puede advertir, se trata de la misma difi­cultad -cómo realizar la plusvalía- a la que también dan vueltas los señores V. V. y N.–on. Proudhon se limita a expresarla en forma un tanto especial. Y esa particularidad de su fórmula acerca aún más a nuestros populistas al autor francés: también ellos, al igual que Proudhon, ven la “difi­cultad” en realizar precisamente la plusvalía (intereses o ganan­cias, según la terminología proudhoniana), sin comprender que la confusión, tomada de los viejos economistas, les impide explicar la realización, tanto de la plusvalía como del capital constante, es decir, que su “dificultad” se reduce a no
--------------

* Diccionario de Ciencias Sociales.-Ed.


50

comprender todo el proceso de realización del producto en la sociedad capitalista.


Acerca de esa “teoría” de Proudhon, observa Marx con sarcasmo:
“Proudhon manifiesta su incapacidad para comprender esto” (la realización del producto en la sociedad capitalista) “con la siguiente absurda fórmula: l'ouvrier ne peut pas racheter son progre produit (el obrero no puede rescatar su propio producto) porque en él entra el interés, unido a los costes de producción (prix-de-revient)” (Das Kapital, III, 2, 379. Trad. rusa, 698, con errores)42.
Y Marx aduce la observación que contra Proudhon dirige un economista vulgar, un tal Forcade, quien “de manera totalmente acertada generaliza la dificultad expuesta por Proudhon en forma tan estrecha”. Forcade precisamente afirmó que el precio de las mercancías contiene, además de la ganancia, el exceso sobre el salario, la parte que compensa el capital constante. Por tanto -concluía Forcade contra Proud­hon-, tampoco el capitalista puede adquirir de nuevo las mer­cancías con su ganancia (el propio Forcade, lejos de resolver el problema, no lo comprendió siquiera).
De la misma manera, tampoco Rodbertus aportó nada a la cuestión. Aunque Rodbertus acentuaba de manera particular la tesis de que la “renta de la tierra, la ganancia del capital y el salario constituyen los ingresos”*, no comprendió en absoluto el concepto de “ingreso”. Al exponer cuales serían las tareas de la economía política si ésta se atuviera a un “método justo” (1. c., S. 26) habla también de la distribución del producto nacional. Dice : “Esta” (es decir, la verdadera “ciencia de la economía nacional”-cursiva de Rodbertus) “debería mostrar de qué modo una parte de todo el producto nacional se destina siempre a compensar el capital invertido en la producción o desgastado en ella, y otra, en calidad de renta nacional, va a satisfacer las necesidades inme 
--------------

* Dr. Rodbertus-Jagetzow. Zur Beleuchlung der soziaten Frage. Berlin, 1875, S. 72 u. ff. (Contribución al examen de la cuestión social. Berlín, 1875, pág. 72 y sig. Ed.)


51

diatas de la sociedad y de sus miembros” (ibíd., S. 27). Mas, aunque la verdadera ciencia debería mostrarlo, la “ciencia” de Rodbertus no ha hecho nada de eso. El lector ve que Rodbertus se ha limitado a repetir palabra por palabra a Adam Smith, incluso sin darse cuenta siquiera, al parecer, de que la cuestión no hace más que comenzar ahí. ¿Qué obreros “compensan” el capital nacional?, ¿cómo se realiza su producto? De eso no ha dicho ni palabra. Resumiendo su teoría (diese neue Theorie, die ich der bisherigen gegenüberstelle *, S. 32) en forma de tesis concretas, Rodbertus habla al prin­cipio de la distribución del producto nacional del modo siguien­te: “La renta” (sabido es que con este término suponía Rod­bertus lo que se ha admitido en llamar plusvalía) “y el salario son, por consiguiente, las partes en que se descompo­ne el producto en cuanto constituye ingreso” (S. 33). Esa por demás importante reserva debería haberle conducido al problema más esencial: acaba de decir que por ingreso se entienden los objetos que sirven para “satisfacer las necesida­des inmediatas”. Por tanto, hay productos que no sirven para el consumo personal. ¿Cómo se realizan? Pero Rodbertus no advierte aquí ninguna falta de claridad y pronto olvida esa reserva, hablando abiertamente de la “división del producto en tres partes” (salario, ganancia y renta de la tierra) (S. 49-50 y otras). Rodbertus, pues, repite en el fondo la doctrina de Adam Smith con su error básico y no explica nada en absoluto de la cuestión de los ingresos. La promesa de una teoría nueva, completa y mejor de la distribución del producto nacional ** resultó una palabra huera. En realidad, Rodbertus no hizo avanzar ni un paso la teoría en lo que a este proble­ma se refiere; hasta qué grado eran confusas sus concepciones sobre el “ingreso” lo demuestran las largas consideraciones


--------------

* Esta nueva teoría que yo opongo a las hasta ahora existentes. -Ed.


** Ibíd., S. 32: “...bin ich genütigt, der vorstchenden Skizze einer besseren Methode auch noch eine vollstandigc, solcher besseren Methode entsprechende Theorie, wenigstens der Verteilung des Nacional-produkts, hinzuzufiigen” (Ibid., pág. 32: “...me veo obligado a añadir también al presente ensayo del método mejor una teoría completa por lo menos de la distribución del producto nacional, que corresponda a este método mejor”.-Ed.).

52

del autor en su cuarta carta social a von Kirchmann (Das Kapital, Berlin, 1884) acerca de si hay que referir el dinero a la renta nacional, de si el salario se toma del capital o de la renta, consideraciones de las que Engels manifestó que “se referían al campo de la escolástica” (Vorwort* al II tomo de El Capital, S. XXI)**43.


Entre los economistas sigue reinando hasta ahora una absoluta confusión de ideas por lo que se refiere a la renta nacional. Herkner, por ejemplo, al hablar en su artículo sobre Las crisis en Handwörterbuch der Staatswissenschaften (reco­pilación mencionada, pág. 81) de la reali-zación del producto en la sociedad capitalista (§ 5, “distribución”), encuentra “acertada” la consideración de K. H. Rau, quien, sin embar­go, no hace más que repetir el error de A. Smith, dividiendo todo el producto de la sociedad en ingresos. En un artículo sobre el “ingreso” R. Meyer (ibíd., pág. 283 y sig.) aduce las confusas definiciones de A. Wagner (que también repite el error de A. Smith) y reconoce abiertamente que “es difícil diferenciar el ingreso del capital”, y que “lo más difícil es distinguir entre entrada (Ertrag) e ingreso (Einkommen)”.
Vemos, pues, cómo los economistas, que han hablado y hablan mucho de la falta de atención de los clásicos (y de Marx) hacia la “distribución” y el “consumo” no han podido poner en claro ni en un punto las cuestiones más fundamentales de una y otro. Eso se comprende, ya que no es posible siquiera razonar sobre el “consumo” sin haber comprendido el proceso de reproducción de todo el capital social y de la reposición de cada una de las partes integrantes del producto social. Este ejemplo ha confirmado una vez más lo absurdo de diferenciar la “distribución” y el “consumo” como secciones autónomas de la ciencia, correspondientes a unos procesos y fenómenos de la vida económica autónomos. La economía política no se ocupa en modo alguno de la
--------------

* Prólogo. -Ed.

** Por eso no tiene razón en absoluto K. Diehl cuando dice que Rodbertus dio una “nueva teoría de la distribución de la renta nacional”. (Handwörterbuch der Staatswissenschaften. Art. Rodbertus. B. V, S. 948.-Ed.)

53

“producción”, sino de las relaciones sociales de los hombres en la producción, del régimen social de la producción. Una vez aclaradas y analizadas hasta el fin estas relaciones sociales, queda determinado con ello mismo también el lugar de cada clase en la producción y, por consiguiente, la parte del consumo nacional que recibe. Y la solución de ese problema -ante el cual se detuvo la economía política clásica y que no han hecho avanzar ni un ápice toda clase de especialistas en “distribución” y “consumo”- está dada por la teoría que confina de manera inmediata precisamente con los clásicos y que lleva hasta el fin el análisis de la producción del capital, individual y social.


La cuestión de la “renta nacional” y del “consumo na­cional”, que es absolutamente insoluble cuando se la plantea por separado y que no ha engendrado más que consideraciones, definiciones y clasificaciones escolásticas, queda por completo resuelta cuando se analiza el proceso de producción de todo el capital social. Más aún: esta cuestión deja de tener existencia propia cuando se ha puesto en claro la rela­ción entre el consumo nacional, el producto nacional y la realización de cada parte de este producto por separado. Resta sólo dar nombre a esas partes.
“Para no embrollar la cuestión, provocando dificultades inútiles, es preciso distinguir la entrada bruta (Rohertrag) y la neta del ingreso bruto y del ingreso neto.
“La entrada bruta o producto bruto es todo el producto reproducido...
“El ingreso bruto es la parte del valor (y la parte del producto en bruto, Bruttoprodukts oder Rohprodukts, por él medida), que queda después de descontar la parte del valor en toda la producción (y la parte de producto por 61 medida) que repone el capital constante invertido en la producción y consumido en ella. El ingreso bruto, por consiguiente, es igual al salario (o a la parte del producto destinada a transformarse de nuevo en ingreso del obrero) + ganancia + + renta de la tierra. El ingreso neto, por el contrario, es la plusvalía; es, por consiguiente, el plusproducto que queda después de descontar el salario, y que constituye la plusvalía

54

realizada por el capital (y el plusproducto por ella medido), a repartir con el terrateniente.


“...De examinar el ingreso de toda la sociedad, la renta nacional está formada por el salario, más la ganancia, más la renta de la tierra, es decir, por el ingreso bruto. Por lo demás, esto es también una abstracción, puesto que bajo la producción capitalista toda la sociedad se coloca en el punto de vista capitalista y sólo considera renta neta la que se descompone en ganancia y renta de la tierra” (III, 2, 375-376. Trad. rusa, págs. 695-696)44.
Así pues, la explicación del proceso de realización ha aclarado también el problema de la renta, resolviendo la dificultad principal que impedía hacer luz en él: ¿de qué manera el “ingreso para uno se transforma en capital para otro”?45, ¿de qué manera el producto, formado por objetos de consumo personal, y que se descompone por completo en salario, ganancia y renta de la tierra, puede encerrar aún la parte constante del capital, que nunca puede ser ingreso? El análisis de la realización hecho en la III sección del segundo tomo de El Capital resolvió por completo esas cuestiones, y Marx tuvo sólo que dar nombre en la última sección del tercer tomo -consagrada al problema del “ingreso”- a cada una de las partes del producto social y referirse al análisis hecho en el segundo tomo*.


1   2   3   4   5   6   7   8   9

Similar:

Capitulo I iconLa Gaceta N° 128 del Lunes 04 de Julio del 2011
Capítulo (Trato Nacional y Acceso de mercancías al mercado), Capítulo (Reglas de Origen) y Capítulo (Procedimientos Aduaneros) del...
Capitulo I iconIndice introducción capitulo I: Barranquilla capitulo II: Cartagena capitulo III: Ciénega Grande de Santa Marta conclusión referencias bibliográficas introduccióN
Caribe Colombiano, ha sido la precursora de muchos acontecimientos importantes en nuestro país. Tuvo el privilegio de ser la primera...
Capitulo I iconCapítulo 2: La Teoría económica clásica
En el presente capítulo desarrollaremos los principales conceptos y teorías que conforman el pensamiento económico clásico, en sus...
Capitulo I iconCapítulo 4: El análisis económico
En este último capítulo nos dedicaremos a estudiar de qué se ocupa la Economía como ciencia y para ello le proponemos comenzar reflexionando...
Capitulo I iconActividad Word Capitulo , y Erick García López em15 Capítulo Shumpeter : El optimismo
Shumpeter fue una “Rara avius” en el pensamiento económico y político de su tiempo
Capitulo I iconCapítulo 1 Introducción
En el presente capítulo se sintetizan las principales características del Programa Modalidades Flexibles de Ciclo Medio en Guatemala...
Capitulo I iconFortaleza, 10 de novembro de 1997
Países que tienen el español como lengua oficial (Las nacionalidades);- artículos determinados e indeterminados;- pronombres personales....
Capitulo I iconCapitulo Nueve
Para comenzar este último capítulo convendrá citar textualmente al propio John Maynard Keynes a fin de comprender mejor el problema...
Capitulo I iconCapítulo séptimo capitulo septimo la oferta monetaria
Construir modelos de gestión de control de crecimiento de billetes del Banco Central y de aplicación de instrumentos de política...
Capitulo I iconEscuelas pias de brasil bolivia
La Congregación Viceprovincial de Brasil-Bolivia presenta su programación cuatrienal, sintetizada de las Líneas de Acción aprobadas...

Página principal
Contactos

    Página principal



VII. LA TEORIA DE LA RENTA NACIONAL

Descargar 115.71 Kb.