Descargar 115.71 Kb.


Página5/9
Fecha de conversión27.03.2018
Tamaño115.71 Kb.

Descargar 115.71 Kb.

V. CRITERIO DE ADAM SMITH CON RESPECTO A LA PRODUCCION Y CIRCULACION DE TODO EL PRODUCTO SOCIAL EN LA SOCIEDAD CAPITALISTA Y CRÍTICA DE ESTE PUNTO DE VISTA POR MARX


1   2   3   4   5   6   7   8   9
V. CRITERIO DE ADAM SMITH CON RESPECTO A LA PRODUCCION Y CIRCULACION DE TODO EL PRODUCTO SOCIAL EN LA SOCIEDAD CAPITALISTA Y CRÍTICA DE ESTE PUNTO DE VISTA POR MARX
Para comprender la doctrina de la realización debemos empezar por Adam Smith, quien sentó las bases de la errónea teoría imperante por completo al particular en la economía política premarxista. A. Smith sólo dividía el precio de la mercancía en dos partes: capital variable (salario, según su terminología) y plusvalía (la “ganancia” y la “renta” no los consideraba una sola cosa, así que, de hecho, tenía en cuenta tres partes)*. Exactamente de igual manera, dividía todo el conjunto de las mercancías, todo el producto anual de la sociedad, en las mismas partes, refiriéndolas de modo directo a “ingresos” de las dos clases de la sociedad: obreros y capi­talistas (patronos y propietarios de tierra en Smith) **.
¿A qué obedece la omisión que él hace de la tercera parte constitutiva del valor, del capital constante? Adam Smith no pudo por menos de verla, pero suponía que
--------------

* Adam Smith. An Inquiry tinto the Nature and Causes of the Wealth of Nations (Investi-gación de la natu-raleza y de las causas de la riqueza de las naciones, cuarta ed., 1801, vol. 1, pág. 75.-Ed.). Libro I: Sobre las causas del aumento de la fuerza productiva del trabajo y sobre el orden natural de distribución del producto del trabajo entre las diferentes capas del pueblo, cap. 6: Sobre las partes que componen el precio de las mercancías. Trad. rusa de Bíbikov (San Petersburgo, 1866), tomo I, pág. 171.

** L. c., I, p. 78. Trad. rusa, I, pág. 174.

33 y 34


Original en ruso

35

también se reducía al salario y la plusvalía. He aquí como razonaba a este respecto: “En el precio del trigo, por ejemplo, una parte satisface la renta del terrateniente; otra, el salario o la manutención del trabajador y del ganado de labor empleado en la producción de este trigo, y la tercera, la ganancia del farmer. Estas tres partes forman, al parecer, de modo inmediato o en fin de cuentas, todo el precio del trigo. Podría pensarse quizá que era necesaria una cuarta parte para compensar el capital del farmer o para compensar el desgaste de su ganado de labor y aperos agrícolas. Mas hay que tener presente que el precio de cual­quier apero de labranza, el caballo de labor, por ejemplo, está formado también por las mismas tres partes” (es decir: la renta, la ganancia y el salario). “Por eso, aunque el precio del trigo satisface el precio y el mantenimiento del caballo, su precio total se descompone, sin embargo, de manera inmediata o en fin de cuentas, en las tres mismas partes: renta, salario y ganancia.* Marx califica de “asombrosa” esta teoría de Smith. “Su prueba se reduce sencillamente a repetir la misma afirmación” (II, S. 366)27. Smith”nos envía de Poncio a Pilatos” (I.B., 2. Aufl., S. 612**)28. Al decir que el precio mismo de los aperos agrícolas se descompone a su vez en las mismas tres partes, Smith olvida agregar: y en el precio de los medios de producción empleados para fabricar esos instrumentos. La errónea exclusión de la parte constante del capital del precio del producto se halla en Adam Smith (al igual que en los economistas posteriores) ligada a la comprensión errónea de la acumulación en la economía capitalista, es decir, de la ampliación de la produc­ción; de la conversión de la plusvalía en capital. También aquí prescindió A. Smith del capital constante, suponiendo que la parte de plusvalía acumulada, transformada en capital, la consumen por entero los obreros productores, es decir, que se invierte por completo en salario, cuando en realidad la parte de plusvalía acumulada se invierte en capital constante



--------------

* Ibid., v. I, p. 75-76. Trad. rusa, I; pág. 171.

** - I tomo; segunda ed., pág. 612. -Ed.

36

(instrumentos de producción, materias primas y materiales auxiliares) más salario. Criticando este concepto de Smith (y también, entre otros, de Ricardo y Mill) observó Marx en el primer tomo de El Capital (sec. VII, El proceso de acumu­lación, cap. 22: Transformación de la plusvalía en capital, § 2. Idea errónea de la reproducción ampliada en los tratadistas de econo­mía política): en el II tomo “se demostrará que el dogma de A. Smith, heredado por todos sus sucesores, impidió a la economía política comprender incluso el más elemental meca­nismo del proceso de la reproducción social” (I, 612)29. Adam Smith incurrió en ese error porque confundió el valor del producto con el valor recién creado: este último, realmente, se descompone en capital variable y plusvalía, mientras que el primero incluye, además, el capital constante. Este error fue ya descubierto en el análisis que Marx hizo del valor, al establecer diferencia entre el trabajo abstracto, que crea un nuevo valor, y el trabajo concreto, útil, que reproduce el valor de antes en una nueva forma de producto útil30.


La explicación del proceso de reproducción y de circula­ción de todo el capital social es especialmente necesaria al resolver el problema de la renta nacional en la sociedad capitalista. Es muy interesante que A. Smith no pudiera ya mantener, al hablar de esta última cuestión, su errónea teoría, que excluye el capital constante de todo el producto del país. “La renta bruta (gross revenue) de todos los ha­bitantes de un país grande abarca todo el producto anual de su tierra y de su trabajo, mientras que la renta neta (neat revenue) abarca lo que queda después de descontar los gastos destinados a mantener su capital fijo, en primer lugar, y su capital circulante, en segundo, es decir, que la renta neta abarca lo que pueden colocar en reserva (stock), sin tocar su capital, para el consumo inmediato o invertir en medios de subsistencia, de comodidad o de recreo” (A. Smith, lib. II. Sobre la naturaleza, la acumulación y el empleo de la reserva, cap. II, vol. II, pág. 18. Trad. rusa, II, pág. 21). Por tanto, A. Smith excluyó el capital de todo el producto del país, afirmando que se descompondría en sala­rio, ganancia y renta, es decir, en ingresos (netos); pero

37

incluye el capital en los ingresos brutos de la sociedad, separándo­lo de los artículos de consumo ( ingresos netos). En esta contradicción le cazó Marx: cómo puede haber capital en el ingreso si no lo ha habido en el producto? (Conf. Das Kapital, II, S. 35531.) Sin advertirlo, Adam Smith reconoce aquí tres partes integrantes del valor de todo el producto: además del capital variable y de la plusvalía, el capital constante. Al seguir sus razonamientos, Adam Smith tropieza con otra importantísima diferencia, de enorme entidad en la teoría de la realización. “Es evidente -dice- que todos los gastos para mantener el capital fijo deben ser excluidos del ingreso neto de la sociedad. Ni los materiales necesarios para mante­ner en buen uso las máquinas útiles, los instrumentos industriales, las construcciones útiles, etc., ni el producto del trabajo necesario para dar a esos materiales una forma útil, pueden ser nunca parte del ingreso neto. Cierto, el precio de este trabajo puede formar parte del ingreso neto, ya que los obreros ocupados en él pueden invertir todo el valor de su salario en reserva de consumo inmediato.” Pero en otras clases de trabajo “el precio” (del trabajo) “y el producto” (del trabajo) “entran en esa reserva de consumo inmediato: el precio del trabajo pasa a la reserva de los obreros y el producto, a la reserva de otras personas” (A. Smith, ibíd.). Aquí apunta el reconocimiento de la necesidad de distinguir dos clases de trabajo: uno, que proporciona artículos de consumo capaces de entrar en el “ingreso neto”, y otro que proporciona “las máquinas útiles, los instrumentos industriales, las construcciones, etc.”, es decir, objetos que nunca pueden formar el consumo personal. De aquí hay ya un paso al reconocimiento de que para explicar la realización es, sin duda, indispensable diferenciar dos clases de consumo: personal y productivo (empleo en la producción). La enmienda de los dos indicados errores de Smith (omitir el capital constante del valor del producto y confundir el consumo personal y pro­ductivo) permitió a Marx construir su magnífica teoría de la realización del producto social en la sociedad capitalista.


Por lo que se refiere a los demás economistas, que hubo entre Adam Smith y Marx, todos ellos repitieron el error del

38

primero*, y por eso no dieron ni un paso adelante. Más abajo volveremos a la confusión reinante por ello en las doctri­nas relativas a los ingresos. En la disputa que con respecto a la posibilidad de una superproducción general de mercancías sostuvieron Ricardo, Say, Mill y otros, de un lado, y Malthus, Sismondi, Chalmers, Kirchmann, etc., de otro, ambas partes se mantenían en cl terreno de la equivocada teoría de Smith, y por eso, según advirtió con razón el Sr. S. Bulgákov, “al partir de puntos de vista erróneos y al formular de manera equivocada el problema mismo, esas disputas pudieron llevar sólo a controversias vacías y escolásti­cas” (I. c., pág. 21. Ver la exposición de esta controversia en Tugán-Baranovski: Las crisis industriales, etc. San Petersburgo, 1894, págs. 377-404).





1   2   3   4   5   6   7   8   9

Similar:

Capitulo I iconLa Gaceta N° 128 del Lunes 04 de Julio del 2011
Capítulo (Trato Nacional y Acceso de mercancías al mercado), Capítulo (Reglas de Origen) y Capítulo (Procedimientos Aduaneros) del...
Capitulo I iconIndice introducción capitulo I: Barranquilla capitulo II: Cartagena capitulo III: Ciénega Grande de Santa Marta conclusión referencias bibliográficas introduccióN
Caribe Colombiano, ha sido la precursora de muchos acontecimientos importantes en nuestro país. Tuvo el privilegio de ser la primera...
Capitulo I iconCapítulo 2: La Teoría económica clásica
En el presente capítulo desarrollaremos los principales conceptos y teorías que conforman el pensamiento económico clásico, en sus...
Capitulo I iconCapítulo 4: El análisis económico
En este último capítulo nos dedicaremos a estudiar de qué se ocupa la Economía como ciencia y para ello le proponemos comenzar reflexionando...
Capitulo I iconActividad Word Capitulo , y Erick García López em15 Capítulo Shumpeter : El optimismo
Shumpeter fue una “Rara avius” en el pensamiento económico y político de su tiempo
Capitulo I iconCapítulo 1 Introducción
En el presente capítulo se sintetizan las principales características del Programa Modalidades Flexibles de Ciclo Medio en Guatemala...
Capitulo I iconFortaleza, 10 de novembro de 1997
Países que tienen el español como lengua oficial (Las nacionalidades);- artículos determinados e indeterminados;- pronombres personales....
Capitulo I iconCapitulo Nueve
Para comenzar este último capítulo convendrá citar textualmente al propio John Maynard Keynes a fin de comprender mejor el problema...
Capitulo I iconCapítulo séptimo capitulo septimo la oferta monetaria
Construir modelos de gestión de control de crecimiento de billetes del Banco Central y de aplicación de instrumentos de política...
Capitulo I iconEscuelas pias de brasil bolivia
La Congregación Viceprovincial de Brasil-Bolivia presenta su programación cuatrienal, sintetizada de las Líneas de Acción aprobadas...

Página principal
Contactos

    Página principal



V. CRITERIO DE ADAM SMITH CON RESPECTO A LA PRODUCCION Y CIRCULACION DE TODO EL PRODUCTO SOCIAL EN LA SOCIEDAD CAPITALISTA Y CRÍTICA DE ESTE PUNTO DE VISTA POR MARX

Descargar 115.71 Kb.