Descargar 214.39 Kb.


Página3/14
Fecha de conversión24.10.2018
Tamaño214.39 Kb.

Descargar 214.39 Kb.

Bailes y fiestas populares en la asunción en el posguerra de la triple alianza: mujer y resistencia popular en el paraguay


1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   14
Toda mujer que cuida de embellecer su casa y de hacer dichosa á su familia, tiene una alma poética.

[...]


El hogar domestico sin poesía, es para el espíritu fuerte del hombre una carcel mezquina y helada, si la muger sabe embellecerlo, es el oasis donde crecen palmas y flores, donde el agua murmura dulcemente, donde el alma reposa de las luchas y de las dores de la vida.7

Cuando se le autoriza a participar en la vida pública, la mujer debe restringirse a la caridad, cuyo rol social "es de tan vital importancia que [...] no hay sociedad bien y debidamente constituida, allá donde no exista una ó mas sociedades de señoras, que tengan por objetivo el alivio del infortunio"8.

Por otra parte, no podemos olvidar que el modelo de mujer para la sociedad paraguaya de la "Regeneración"9 quizás tuviese como objetivo primero el convencer y moldear a las mujeres de la clase dominante, a partir de las cuales dicho modelo irradiaría a toda la sociedad. No es sino por esta razón que los documentos siempre exaltan a las acciones ejemplares de mujeres de la clase dominante mientras que lanzan sospechas sobre, o hasta denuncian, a las mujeres de las clases subalternas.

Con relación, particularmente, a la caridad, exaltada a raíz de la creación del Hospital Italiano en Asunción, el diario La Patria escribía:



Esta manifestacion; esta señal de vida, es en verdad brillante, puesto que, entre los nombres de las virtuosas señoras que la llevan á cabo, se encuentra, en su mayor parte, todo lo que la Asuncion tiene de selecto y distinguido, tanto en las damas Paraguayas como en damas estrangeras; encabezando la lista [de donaciones a la construcción del hospital] el nombre de la señora del primer Magistrado de la Nacion.10

El rol social de esas mujeres, quienes deberían transformar el hogar en un ambiente poético, un "oasis donde crecen palmeras y flores" y donde el agua murmuraría dulcemente, lugar de reposo para el alma (masculina) "de las luchas y de los dolores de la vida" y cuyo rol, en la vida pública, debería restringirse a la caridad, era presentado como inherente a la naturaleza femenina. Era, en otras palabras, biológico, y del cual no era posible huir. La producción de consenso respecto a esa constitución física y mental frágil y dependiente de la mujer era una tarea llevada a cabo aun mismo por una incipiente industria de bienes femeninos y su correspondiente propaganda comercial. En mayo de 1872 los periódicos asuncenos anunciaban, por ejemplo, el lanzamiento de un nuevo laxante, fabricado por la multinacional farmacéutica Bristol, que tenía la pretensión de servir a las peculiaridades de la biología y mentalidad femeninas.



No pueden usar [las mujeres] los catarticos ordinarios sin peligro. Las Pildoras Azucaradas de Bristol unen las propiedades de un laxante suave, y un [producto] estomàtico que parece estar especialmente adaptado á las necesidades del bello sexo. En casos histericos, hipocondria, y otros males mentales y corporales que nacen de irregularidades funcionales, pildoras siempre han probado bien, y han alcanzado así una alta reputacion entre las Señoras enfermas. Las ocupaciones de las Señoras las predisponen á enfermedades del estómago é intestinos, y contra estos males las Pildoras son el especifico mas aprobado.11

Resulta clara aquí la intención del autor del anuncio de sugerir que algunos de los males de que sufría la mujer, eran exclusivos del sexo femenino y se relacionaban con su rol social. Sus "irregularidades funcionales" serían las responsables por varios males físicos y mentales. Por otra parte, sus actividades profesionales  domésticas, claro está  las predispondrían, más que a los hombres, a enfermedades del estómago y de los intestinos, las que, por la fragilidad femenina, deberían tratarse con remedios también suaves...12

Es importante tener en cuenta que anuncios como este –así como, por otra parte, todo el discurso sobre a mujer decimonónica y de comienzos del siglo XX  era ampliamente respaldado por el discurso médico, cuyo poder de decisión sobre los cuerpos era conferido por los "tiempos modernos". En 1873, por ejemplo, Edward H. Clarke, conceptuado médico norteamericano, publicó el libro Sex in Education, en el que defendía la tesis de que el esfuerzo mental empleado en el estudio perjudicaba a la salud femenina en cuanto a sus funciones de reproducción. Cinco años más tarde, en 1878, el doctor Max Runge, maestro de ginecología y obstetricia de la Universidad de Gottingen, al analizar "la naturaleza femenina", afirmaba: "Consideremos, por tanto, punto pacífico que la vocación de la mujer consiste en ser esposa y madre y que todo lo demás está más allá de su alcance". Stuart Mill, quien hizo publicar The subjection of women, escribió: "La esposa es de hecho una criada de su marido [...] en el altar ella le jura obediencia por toda la vida y durante la vida las leyes la mantienen bajo el yugo de ese juramento" (GAY, 1988:142-143, 147, 170 Y BORGES in SILVA, 1995:104, especialmente).

En ese contexto, distinguir la mujer ideal de la mujer real no es una tarea de las más fáciles, principalmente porque la mujer paraguaya real prácticamente no dejó registros de su existencia. Se la puede encontrar, sin embargo, en el discurso de la prensa sobre cómo eran las mujeres que frecuentaban los bailes (de las "familias distinguidas") y las delincuentes (de la "gente baja"). En ambos casos se plantea, sin duda, la cuestión de clases; así como en razón de la clase social a la que pertenecían, salvo excepciones, el gobierno desesperado de Solano López las dividiría entre residentas y destinadas. A través de las situaciones atípicas en las que las encontramos podemos percibir qué dicen sus actitudes, qué han sido realmente, y/o qué se esperaba que fueran, en un juego de luz y de sombra muy propio del método de investigación que Ginzburg denomina "indiciario". Edward Thompson, con otras palabras, lo define así:



Un modo de descubrir normas no expresadas es, con frecuencia, examinar una situación o episodio atípico. Un motín arroja luz sobre las normas de los años tranquilos, y una quiebra repentina de una observancia nos permite entender mejor los hábitos de la misma ya rotos. Esto puede ser igualmente cierto tanto para las conductas públicas y sociales como para las más privadas y domésticas.

[...]


Incluso un ritual altamente atípico puede, de este modo, proporcionarnos un valioso mirador desde donde observar las normas. (THOMPSON, 1994:61)

En el caso de los bailes promovidos por la clase dominante, en las residencias de sus miembros más destacados y principalmente en el Teatro Nacional, sobre la moral pública de la posguerra, nos encontramos con el esfuerzo de la mujer de la clase social detentora del poder económico y político en el sentido de, atendiendo a las exigencias que les imponían sus hombres, diferenciarse de la inmensa masa de mujeres del pueblo, cuyos hábitos, costumbres y tradiciones eran, desde la mirada del pensamiento liberal, símbolos de barbarie y atraso social. Sin embargo, en el receso sacrosanto del hogar, su deber era el de la anulación. Así lo describe una mujer, ya en 1907:



Como esposa no tiene ninguna personalidad, la aparente gran importancia que se le da es pura decoración: en realidad, su valor es meramente formal, no tiene significación propia, vale lo que el marido y tal es, en general, su grado de ignorancia, que se pavonea, orgollosa de su triste condición de esclava. (DÁVALOS, 1907, p. 41)

En los episodios relativos a las mujeres delincuentes e infractoras, tomamos contacto, aunque breve, con otro extremo de la actuación femenina en la posguerra de la Triple Alianza. Aquí las vemos salir del anonimato que los voceros de la clase dominante les habían reservado para cuestionar el "orden" y el "progreso" y denunciar, con sus actitudes desesperadas, la iniquidad de un nuevo orden que las despreciaba todavía más que los regímenes "tiránicos" que dichos líderes decían haber enterrado cuando la ocupación aliada de Asunción.

Por otra parte, no podemos olvidarnos de las mujeres comunes, las que no aparecen en los registros policíacos. Es exactamente la designación de un rol social exclusivamente doméstico para la mujer  y su aceptación  que alimenta la contradicción que da brecha a la conservación de la cultura guaraní-paraguaya. Es en la intimidad y en la informalidad del hogar que se dan las más grandes victorias en la lucha contra el nuevo orden impuesto por los "regeneradores". En una sociedad globalmente dominada por el poder masculino, las mujeres al menos ejercen, según Michelle Perrot, todo el poder posible. Las mujeres decimonónicas  y sin duda las de todos los tiempos  no sólo fueron víctimas o sujetos pasivos. Utilizando los espacios y las tareas que se les dejaba o confiaba, ellas a veces elaboraron contra-poderes que podían subvertir los papeles visibles (PERROT, 1996:10). Es lo que intentaré demostrar en los siguientes apartados.


1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   14

Similar:

Bailes y fiestas populares en la asunción en el posguerra de la triple alianza: mujer y resistencia popular en el paraguay iconEspacios geográficos multiculturales: la triple frontera entre argentina, brasil y paraguay lic. Prof. Sergio Páez Departamento de Geografía Instituto Superior “Antonio Ruiz de Montoya” Posadas – Misiones, Argentina resumen
Espacios geográficos multiculturales: la triple frontera entre argentina, brasil y paraguay
Bailes y fiestas populares en la asunción en el posguerra de la triple alianza: mujer y resistencia popular en el paraguay iconTitulo : la primera guerra mundial titulo 2: la segunda guerra mundial titulo 3: el comunismo 4
Involucró a todas las grandes potencias del mundo, que se alinearon en dos bandos enfrentados: por un lado, los Aliados de la Triple...
Bailes y fiestas populares en la asunción en el posguerra de la triple alianza: mujer y resistencia popular en el paraguay iconFortalecimiento a la economía popular: el rol de las finanzas populares como canal para democratizar el crédito
La economía popular en el ecuador: su dimensión y contribución a la economía naciona 5
Bailes y fiestas populares en la asunción en el posguerra de la triple alianza: mujer y resistencia popular en el paraguay iconPrograma de estudios
La Unidad Popular: Orígenes, gestión de gobierno y desenlace de una alianza política
Bailes y fiestas populares en la asunción en el posguerra de la triple alianza: mujer y resistencia popular en el paraguay iconIi campeonato de Catán en las Fiestas de Economía y empresa
Demostración de juegos de mesa a cargo de Nostromo Murcia en las Fiestas de Economía y Empresa
Bailes y fiestas populares en la asunción en el posguerra de la triple alianza: mujer y resistencia popular en el paraguay iconEmpoderamiento económico de las mujeres artesanas paraguayas en los departamentos de Central, Guairá y Cordillera
Olmedo-Barchello, Selva, Coordinadora del Grupo de Investigación en Economía Creativa y Desarrollo, Docente Investigadora, Dirección...
Bailes y fiestas populares en la asunción en el posguerra de la triple alianza: mujer y resistencia popular en el paraguay iconLa economía de los años 20. La crisis económica de posguerra
Alemania y Austria sufrieron las peores consecuencias, y la crisis se alargó hasta 1923, debido a los problemas políticos de posguerra...
Bailes y fiestas populares en la asunción en el posguerra de la triple alianza: mujer y resistencia popular en el paraguay iconLa triple exención contributiva: Navaja de doble filo Fulano de Tal Nota Introducción
Puerto Rico: Factors Contributing to the Debt Crisis and Potential Federal Actions to Address Them”. 1 A continuación, se presenta...
Bailes y fiestas populares en la asunción en el posguerra de la triple alianza: mujer y resistencia popular en el paraguay iconLas cartas de los caciques: alianzas y disputas en las Misiones del Paraguay tras la expulsión de los jesuitas
...
Bailes y fiestas populares en la asunción en el posguerra de la triple alianza: mujer y resistencia popular en el paraguay icon“nombre de la alianza”
Alianza productiva para la cadena cacao-chocolate en los municipios de arauca, arauquita, saravena, fortúl y tame

Página principal
Contactos

    Página principal



Bailes y fiestas populares en la asunción en el posguerra de la triple alianza: mujer y resistencia popular en el paraguay

Descargar 214.39 Kb.