Descargar 214.39 Kb.


Página1/14
Fecha de conversión24.10.2018
Tamaño214.39 Kb.

Descargar 214.39 Kb.

Bailes y fiestas populares en la asunción en el posguerra de la triple alianza: mujer y resistencia popular en el paraguay


  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   14

Diálogos Latinoamericanos




Bailes y fiestas populares en la Asunción en la posguerra de la triple alianza: mujer y resistencia popular en el Paraguay


Alberto Moby Ribeiro da Silva*

1. Sobre los escombros de la guerra

¿Qué hacer ante un tal poder de las mujeres? Oigamos al Persifal de Wagner: "La salvación consiste en exorcizar la amenaza que representa la mujer a que triunfe un orden de los hombres".

Son dos las soluciones: imponerles silencio a las mujeres, o entonces hacerlas cómplices de los hombres exaltando a La mujer. "La mujer es una esclava que es necesario ubicar en un trono" (Balzac). (PERROT, 1996:6)

Con la conclusión de la guerra entre el Paraguay y la Triple Alianza establecida entre Brasil, Argentina y Uruguay en favor de los últimos, nuevos líderes político-ideológicos traen al Paraguay la idea de un nuevo modelo de mujer, por lo general muy distante de la mayor parte de las mujeres paraguayas. Dicho modelo, que seguramente afectaba la vida de las mujeres de las clases pobres, aunque no a punto de transformarla substancialmente, parece haber encontrado eco más fuertemente en las mujeres de la clase dominante. Era, en efecto, según ese modelo a seguir que ellas iban a poder diferenciarse de las kygua vera1.

Es interesante notar, sin embargo, que el modelo de mujer que pregonan los vencedores, grosso modo identificados con el liberalismo - y que creo servir como parámetro particularmente a las mujeres de la clase dominante en su intento de buscar rasgos que las diferencien de las mujeres del pueblo - en poco se distinguía del modelo defendido por los gobiernos "tiránicos", especialmente el del presidente-general Solano López, conductor de la guerra. Durante uno de los momentos más difíciles de la guerra, el Cabichui, diario del frente de batalla, al exaltar el heroísmo y la determinación de las paraguayas, comentaba:

Dotada de mas rico caudal de sentimiento que el que ha sido otorgado al hombre, toda muger halla naturalmente mayor encanto en el cumplimiento del deber por amor; pero la muger paraguaya se ha distinguido de una manera tal de la generalidad de su sexo [...].

[...]


Llamados los ciudadanos al campo del honor han dejado el arado, y la azada para tomar el fusil y la lanza.

Entónces, la muger paraguaya, sin dejar el huso y la aguja, entró á sustituir á los hombres en el cultivo de la tierra.

Ella ha eschado en su corazon la sagrada voz del deber, que le llamaba á ese trabajo por amor y por gratitud.

Y, cosa prodigiosa!, la muger paraguaya ha sostenido con el sudor de su rostro, como el soldado con la sangre de su vena, la santa causa de la libertad de la Patria.

La república, durante los tres años de tan gigantezca guerra, en completa incomunicacion con las demas naciones, léjos de escasear en sus frutos agrícolas, ha tenido que aumentarlos, y casi doblarlos sobre los q'antes recogia cuando solo los hombres labraban su fértil suelo.

La tierra sin duda se presta mas á la dulce influencia de la muger paraguaya: sus manos de ángel acarician mas la sávia de la fecundidad y sus pies de paloma no marchitan jamas las plantas que brotan.

[...]


Camaradas! Así nos sostienen nuestras madres, esposas, hijas y hermanas!

[...]


Honor y gloria á la muger paraguaya!2

En la era López, sin embargo, parecen haber existido ensayos en el sentido de sacar la mujer de la prisión de género a que históricamente se la había condenado  especialmente durante la guerra  por razones obvias. Ya sea por oportunismo, ya sea por reconocer, a través de los episodios de la guerra, el error histórico de atribuir a la mujer características de fragilidad y sentimiento en oposición a supuestos atributos de racionalidad y fuerza masculinos, los redactores de El Centinela, el periódico oficial de la guerra en la capital, Asunción, comentaban, algunos meses antes del artículo del Cabichui:



El hombre, en su inesplicable orgullo, olvidando los favores de su ángel tutelar, de su dulce y fiel compañera, le ha trazado una línea funesta para que no pueda pasar alla de las relaciones de la familia, encadenando su precoz inteligencia y cegándole todas las fuentes afectivas, para mantenerla como objeto de sus fruiciones. Pero ella que presiente su futura grandeza, pugna incesantemente por romper los eslabones de esa cadena que la mantiene en su estrecho círculo de la familia, y busca con anciedad un asiento en la barra donde se ventilan los negocios públicos. Injusto el hombre, le señala la poltrona domestica y le pone en sus manos el libro de la familia. Esta es la muger en las relaciones civiles, que aun sufre las consecuencias de ese fruto amargo que le ofreció á Adan en el Paraizo.3

Por supuesto que también ahí es el hombre el que detiene el don de decidir si debe o no la mujer ocupar la calle, interferir en la cosa pública. Esta es la línea de argumentación del diario, que, además, para argumentar en favor de una tímida emancipación femenina, teje una serie de elogios que más una vez exaltan en las mujeres exactamente sus "virtudes" de mujer: "amor, ternura, fidelidad y constancia"4, entre otros.

Por otra parte, no podemos perder de vista que dicho modelo era todavía objeto de controversias entre los publicistas de la posguerra. La emancipación, aunque tímida y parcial, de las mujeres, al fin y al cabo, representaba para muchos una seria amenaza al poder que milenariamente se había otorgado al hombre. Contribuir a la emancipación del género femenino significaba para el hombre no apenas perder ventajas en cuanto a la moral y la vida públicas sino también convivir con la amenaza y la concurrencia que representaban. La más grande de esas amenazas era la de que las mujeres pudieran demostrar que su capacidad no era inferior, lo que amenazaría el equilibrio social tanto al nivel de la cosa pública cuanto de la vida privada.

Dentro de ese espíritu, cuestiones hoy vistas como desprovistas de sentido rindieron polémicas acaloradas en el Paraguay de la posguerra: al fin y al cabo, ¿deberían o no estudiar las mujeres? Si se les garantizara ese derecho, ¿qué deberían estudiar? ¿Cuáles serían los límites para su participación en la vida pública, en los asuntos "de los hombres"?

Hay evidencias de que tanto estudiar como dar clases eran tareas todavía destinadas a los hombres en los primeros años de la posguerra, situación que apenas se modificó por la absoluta superioridad demográfica femenina. Aun así, no sin resistencia de los jefes de las familias distinguidas. La historiadora Beatriz Oddone nos da cuenta, por ejemplo, de que su bisabuela, al regresar de la residenta5, envió a su abuela, Clementina Carísimo, a la casa de unos deudos, en la región del Paraná para ser instruida, pues aun no había escuelas en Asunción. Al concluir el curso primario, Clementina Carísimo regresa a la capital paraguaya, donde conoce a la educadora Rosa Peña, quien había sido alumna de Juan Faustino Sarmiento en Buenos Aires y que se transformaría en una de las primeras educadoras paraguayas.


  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   14

Similar:

Bailes y fiestas populares en la asunción en el posguerra de la triple alianza: mujer y resistencia popular en el paraguay iconEspacios geográficos multiculturales: la triple frontera entre argentina, brasil y paraguay lic. Prof. Sergio Páez Departamento de Geografía Instituto Superior “Antonio Ruiz de Montoya” Posadas – Misiones, Argentina resumen
Espacios geográficos multiculturales: la triple frontera entre argentina, brasil y paraguay
Bailes y fiestas populares en la asunción en el posguerra de la triple alianza: mujer y resistencia popular en el paraguay iconTitulo : la primera guerra mundial titulo 2: la segunda guerra mundial titulo 3: el comunismo 4
Involucró a todas las grandes potencias del mundo, que se alinearon en dos bandos enfrentados: por un lado, los Aliados de la Triple...
Bailes y fiestas populares en la asunción en el posguerra de la triple alianza: mujer y resistencia popular en el paraguay iconFortalecimiento a la economía popular: el rol de las finanzas populares como canal para democratizar el crédito
La economía popular en el ecuador: su dimensión y contribución a la economía naciona 5
Bailes y fiestas populares en la asunción en el posguerra de la triple alianza: mujer y resistencia popular en el paraguay iconPrograma de estudios
La Unidad Popular: Orígenes, gestión de gobierno y desenlace de una alianza política
Bailes y fiestas populares en la asunción en el posguerra de la triple alianza: mujer y resistencia popular en el paraguay iconIi campeonato de Catán en las Fiestas de Economía y empresa
Demostración de juegos de mesa a cargo de Nostromo Murcia en las Fiestas de Economía y Empresa
Bailes y fiestas populares en la asunción en el posguerra de la triple alianza: mujer y resistencia popular en el paraguay iconEmpoderamiento económico de las mujeres artesanas paraguayas en los departamentos de Central, Guairá y Cordillera
Olmedo-Barchello, Selva, Coordinadora del Grupo de Investigación en Economía Creativa y Desarrollo, Docente Investigadora, Dirección...
Bailes y fiestas populares en la asunción en el posguerra de la triple alianza: mujer y resistencia popular en el paraguay iconLa economía de los años 20. La crisis económica de posguerra
Alemania y Austria sufrieron las peores consecuencias, y la crisis se alargó hasta 1923, debido a los problemas políticos de posguerra...
Bailes y fiestas populares en la asunción en el posguerra de la triple alianza: mujer y resistencia popular en el paraguay iconLa triple exención contributiva: Navaja de doble filo Fulano de Tal Nota Introducción
Puerto Rico: Factors Contributing to the Debt Crisis and Potential Federal Actions to Address Them”. 1 A continuación, se presenta...
Bailes y fiestas populares en la asunción en el posguerra de la triple alianza: mujer y resistencia popular en el paraguay iconLas cartas de los caciques: alianzas y disputas en las Misiones del Paraguay tras la expulsión de los jesuitas
...
Bailes y fiestas populares en la asunción en el posguerra de la triple alianza: mujer y resistencia popular en el paraguay icon“nombre de la alianza”
Alianza productiva para la cadena cacao-chocolate en los municipios de arauca, arauquita, saravena, fortúl y tame

Página principal
Contactos

    Página principal



Bailes y fiestas populares en la asunción en el posguerra de la triple alianza: mujer y resistencia popular en el paraguay

Descargar 214.39 Kb.