Descargar 1.37 Mb.


Página2/147
Fecha de conversión25.10.2018
Tamaño1.37 Mb.

Descargar 1.37 Mb.

ArgumentoS formulados por terceros


1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   147

Aspectos fácticos


            1. El Brasil se suma a lo expuesto por el Canadá, prácticamente en todos sus aspectos y concuerda con lo siguiente: i) con que la prohibición francesa fue adoptada en respuesta al clamor público por las muertes resultantes de la intensa exposición a los anfíboles en anteriores años del siglo; ii) con las circunstancias y peligros de tal exposición que indica el Canadá. Está de acuerdo, en especial, con la manifestación de que la exposición, incluso en las instalaciones de producción de amianto, ha disminuido considerablemente y queda limitada, o podría quedar limitada, al crisotilo exclusivamente, dejando aparte los anfíboles ya revestidos con fibras actualmente; en contraste con ello, la exposición que hubo en el pasado y la que en la actualidad resulta de utilizaciones anteriores (como, por ejemplo, el revestimiento con fibras) comprendían la exposición a los anfíboles; iii) con que los niveles actuales de exposición al crisotilo en sus utilizaciones modernas carecen de importancia y no llevan consigo peligros sustanciales para la salud; iv) con que las normas y políticas de utilización controlada que gozan de aceptación universal son suficientes para proteger la salud de quienes trabajan con el crisotilo y de las demás personas expuestas a ese producto, y para garantizar su seguridad a ese respecto; y v) con el argumento del Canadá en el sentido de que el informe del INSERM tiene muchos defectos y no fue la razón a que obedeció la prohibición por parte de Francia de las utilizaciones modernas y controladas del crisotilo y los productos del crisotilo.

            2. Brasil cree que una "batalla entre expertos", en la que luchen, en uno de los bandos los que apoyan la prohibición del crisotilo, y en el otro los que se oponen a ella, sería, en este caso, innecesaria y poco informativa, ya que ni el informe del INSERM ni la síntesis9 sirven, en realidad, para sostener la prohibición.10 Ese informe y esa síntesis tienen varios defectos que los hacen totalmente incapaces de servir de base a la prohibición.11 El INSERM no ha llevado a cabo nuevas investigaciones, sino que se basó simplemente en los estudios ya existentes y, además, no examinó todos ellos, sino que excluyó de propósito los que habían establecido una distinción entre el crisotilo y los anfíboles. Entre las deficiencias del informe del INSERM figuran, más en concreto, las que se indican a continuación. En primer lugar, el informe no se ocupa en absoluto de las utilizaciones modernas del crisotilo y los productos del crisotilo y hace caso omiso, por lo tanto, de la situación actual del sector. Se centra, en cambio, en los efectos médicos de la exposición a los anfíboles que tuvo lugar en pasadas décadas. El INSERM reconoce que no cuenta con "datos directos, ciertos y científicos" acerca de los peligros que pueden suponer para la salud los niveles actuales de exposición a las diferentes formas de amianto que se utilizan modernamente, y mucho menos al crisotilo.12 Dicho en pocas palabras, el INSERM no examina las utilizaciones actuales ni los niveles de exposición actuales, y no distingue entre los diferentes niveles de riesgo que llevan consigo los diferentes tipos de fibras de amianto (se acepta, incluso por el propio INSERM, que el crisotilo, que es el único tipo que produce y exporta el Brasil, y que se utiliza en este país, es la más inocua de las fibras de amianto).13

            3. En segundo lugar, el informe del INSERM no examina la eficacia de los métodos de reducción de la exposición de los trabajadores al amianto mediante el empleo de filtros del aire en las minas e instalaciones14, y el uso de máscaras, servicios de lavandería, etc. En tercer lugar, ni siquiera hace una comparación entre los peligros del pasado y los que llevan consigo la fibras artificiales15 y los productos sustitutivos (tales como las tuberías de fundición dúctil o cloruro de polivinilo (PVC)).16 Cuando el INSERM empezó a examinar los productos sustitutivos la prohibición había estado en vigor ya durante un año y medio, y, en todo caso, el INSERM dio a conocer una síntesis y no un informe completo sobre dichos productos sustitutivos. El INSERM admite en su informe que careció de los datos necesarios para recomendar que fuese prohibido el crisotilo y que sólo se permitiesen sus sustitutos.17 El INSERM subraya que, dado que es la estructura (el tamaño y la forma) de las fibras lo que hace que sea tóxico inhalarlas, debe juzgarse que todas las fibras sustitutivas son peligrosas para la salud humana.18 El INSERM admite, por último, que, aun cuando los datos médicos que utilizó para el crisotilo corresponden a la exposición masiva y prolongada a los anfíboles que tuvo lugar en el pasado, los datos que se están recopilando con respecto a los productos sustitutivos se basan en niveles de exposición mucho más bajos, que corresponden a las condiciones modernas. Lo más significativo es que el INSERM manifiesta que los niveles de toxicidad del "amianto" en conjunto (y no del crisotilo por sí solo) hubieran dado resultados semejantes a los obtenidos con respecto a los productos sustitutivos, si se hubiesen utilizado condiciones de experimentación similares.19

            4. Argumenta además el Brasil que el INSERM utiliza un modelo de riesgo lineal para llegar, en forma ilógica y sin prueba alguna, a la suposición de que no existe un umbral de exposición sin riesgo.20 Francia y el INSERM se ven forzados a cometer ese error metodológico (la citada suposición) por tener datos sobre la prolongada exposición a los anfíboles en el pasado, pero no sobre la exposición actual, mucho más baja, al crisotilo.21 Para justificar su prohibición de las utilizaciones modernas del crisotilo, Francia y el INSERM tuvieron que dar por supuesto, por motivos de egoísmo político, que existe un riesgo apreciable a todos los niveles de exposición, aunque sean ínfimos. El INSERM adoptó el modelo de riesgo lineal, a pesar de que los estudios que citan las propias Comunidades Europeas (denominadas en lo sucesivo "las CE") indican que no corren peligro los "bricoleurs". El estudio llevado a cabo por Iwatsubo y sus colaboradores22 indica que la exposición de bajo nivel, esporádica, intermitente y acumulada inferior a 0,5 f/ml-años no aumenta el peligro de mesoteliomas. Los autores hacen notar, al comentar los resultados de un estudio anterior, que "no se observó riesgo apreciable en los casos de exposición intermitente".

            5. Alega el Brasil que de un examen cuidadoso del informe del INSERM se desprende lo siguiente: i) que la exposición prolongada a los anfíboles (en sus usos antiguos) lleva consigo graves problemas médicos (afirmación con la que está de acuerdo casi todo el mundo); ii) que las fibras sustitutivas tienen estructuras similares y que, por lo tanto, cabe prever, si se sujetan a un examen científico, que tendrán efectos similares a niveles de exposición similares también; iii) que no existen datos suficientes acerca de los efectos médicos de los niveles actuales de exposición al crisotilo y a las fibras sustitutivas, pero los datos de que se dispone sugieren que sus efectos médicos serían los mismos; y iv) que el informe no pretende ser tan concluyente como Francia desea que creamos, sino que el INSERM, para superar la situación expresada en el apartado iii) supra, hizo una extrapolación de los datos utilizados en el apartado i), la cual, como el propio INSERM admite, "no produce conocimientos científicamente ciertos, sino solamente una ayuda para entender las repercusiones en términos de gestión del riesgo".23 El Brasil sostiene que la prohibición se basó en los datos, carentes de pertinencia, que se describen supra. Francia utiliza el modelo de riesgo lineal como instrumento para hacer que las utilizaciones pasadas sean pertinentes a efectos de imponer la prohibición. Sin embargo, los propios investigadores del INSERM reconocen las limitaciones de ese modelo y manifiestan con claridad que éste no puede producir "conocimientos científicamente ciertos" , sino tan sólo servir de "ayuda para entender", basada en "estimaciones plausibles, aunque inciertas".24 Esas "conclusiones" no fundamentan restricciones apreciables del comercio, y mucho menos una prohibición. Constituyen más bien una invitación a ulteriores investigaciones.

            6. El Brasil alega que las investigaciones recientes que se centran en el crisotilo sin contaminar explican por qué éste no supone ningún peligro para la salud. Según la explicación médica del Dr. David Bernstein25, la estructura serpentina (trenzada) del crisotilo lo lleva a destrenzarse en los pulmones (mientras que la estructura tubular de los anfíboles y las fibras sustitutivas es inalterable y no lleva a ese destrenzado); y una vez destrenzadas, las partículas más pequeñas y más finas quedan envueltas más rápida y fácilmente por los macrófagos y son expulsadas de los pulmones también con mayor rapidez y facilidad. Las investigaciones del Dr. Bernstein prueban que el crisotilo sin contaminar del Brasil de menos de 20 micras (la longitud se ha relacionado con la toxicidad en todas las fibras) se elimina con mucha rapidez. El tiempo promedio de eliminación es de 1,3 días (y de 2,4 días para las fibras de 5 a 20 micras de longitud). Esas investigaciones llegan a la conclusión de que, una vez en los pulmones, las fibras de crisotilo se desfibrilan (o destrenzan), descomponiéndose en fibras más cortas. Según el Dr. Bernstein, ese resultado "contrasta fuertemente con el amianto anfibólico, en el que se mantiene indefinidamente una parte de las fibras de longitud superior a 20 [micras] , y con las fibras minerales sintéticas, que, incluso las que son muy solubles, se eliminan por disolución en los pulmones en tiempos medios mayores que éste".26 Concluye de esto que la ausencia de biopersistencia del crisotilo no contaminado parece indicar que éste tiene "poco o ningún efecto tóxico".27 Es un hecho, sin embargo, que el crisotilo no contaminado puede ser peligroso si se utiliza sin las debidas precauciones, pero eso ocurre con prácticamente todos los productos existentes, y no únicamente con el crisotilo.

            7. El Brasil señala que extrae, manufactura y exporta solamente crisotilo y productos de crisotilo sin contaminar, y que somete a estricta reglamentación esas actividades de extracción, manufactura y exportación. En 1990 firmó el Convenio y la Recomendación de la OIT sobre la utilización del asbesto en condiciones de seguridad (Convenio 162 y Recomendación 172). Con objeto de garantizar la seguridad en la extracción, manufactura y utilización del crisotilo y los productos de crisotilo y cumplir sus obligaciones en el marco de la OIT, el Brasil promulgó una ley básica28 y dictó un decreto29 relativos al amianto. La producción y la utilización de crisotilo y de productos del crisotilo están sujetas, además, a "acuerdos tripartitos (entre el gobierno, las empresas y los trabajadores) nacionales". En esos acuerdos se establecen límites de exposición, procesos de producción y procedimientos de seguridad que es preciso observar para garantizar la seguridad de los trabajadores. Por último, la Asociación Brasileña del Amianto, entidad de vigilancia integrada por productores y vendedores de amianto, regula también los aspectos de seguridad y el comercio del crisotilo y los productos de crisotilo.

            8. El Brasil indica que el Convenio y la Recomendación constituyen normas internacionales que establecen procedimientos de seguridad para el manejo del crisotilo y los productos de crisotilo. Siguen las prácticas de seguridad de la OIT para la utilización del amianto.30 Esas prácticas tienen por finalidad prevenir los riesgos de la exposición al amianto y sus efectos perjudiciales, y formular procedimientos de control prácticos para su utilización. El Convenio 162 y la Recomendación 172 recomiendan la utilización controlada y segura del amianto. Las expresiones empleadas en su redacción indican con claridad que la sustitución de las fibras de amianto debe llevarse a cabo únicamente cuando se haya comprobado que es necesaria para proteger la salud de los trabajadores y cuando sea técnicamente factible. La sustitución de las fibras de amianto crisotilo contenidas en productos o materiales modernos (es decir, encerradas herméticamente en una matriz y que no puedan salir al medio ambiente) no es necesaria, ya que esos productos no crean peligros apreciables para la salud. Las normas internacionales, tales como el Convenio 162 y la Recomendación 172, recomiendan que la reglamentación acerca del amianto se base en el tipo de fibras de amianto que se utilice, los productos a los que se incorporen determinadas fibras y el uso a que se destinen. Así, por ejemplo, el Convenio 162 y la Recomendación 172 estipulan la prohibición de la crocidolita y los materiales que contienen amianto friable para pulverización31, pero permite muchas utilizaciones del crisotilo, entre ellas las que se encuentran en el meollo de la presente diferencia (el fibrocemento y los productos de fricción). Permite que los países prohiban otras utilizaciones concretas, si las autoridades nacionales lo estiman necesario para la protección de los trabajadores, pero únicamente si los productos sustitutivos han sido sometidos a un riguroso examen científico de sus efectos sobre la salud.32

            9. En 1995, el Brasil adoptó la Ley Nº 9055, que reglamenta la extracción, la industrialización, el uso, la comercialización y el transporte de amianto y de productos que contengan amianto, así como también de las fibras naturales y sintéticas de cualquier procedencia que se utilicen para igual finalidad. Esa Ley i) prohíbe la elaboración y la utilización del amianto de todo tipo, con excepción del crisotilo y los productos que contengan crisotilo; ii) prohíbe la trituración y pulverización (revestimiento con fibras) de los amiantos de todo tipo, con inclusión del crisotilo, y de todas las fibras sustitutivas; iii) prescribe el marco de los acuerdos tripartitos, en cuanto que fija plazos para la confiscación por el gobierno de las licencias de funcionamiento de las empresas que no pongan en práctica dichos acuerdos tripartitos, establece prescripciones sobre reconocimiento médico de los trabajadores y fija límites de exposición para quienes trabajen con crisotilo y fibras sustitutivas, a reserva de reducciones anuales. (En observancia del párrafo 4 del artículo 2 del Acuerdo sobre Obstáculos Técnicos al Comercio, los límites de exposición se determinan, en parte, siguiendo las recomendaciones de "entidades internacionales científicamente acreditadas"); iv) prohíbe que las empresas mineras y los vendedores al por mayor suministren crisotilo o fibras sustitutivas a empresas que no cumplan todas las disposiciones de la Ley; v) impone restricciones especiales a la utilización de crisotilo y fibras sustitutivas en productos que actualmente se juzgan más peligrosos, tales como los textiles; vi) insta a que se investiguen los efectos del crisotilo y las fibras sustitutivas en la salud, y prevé la financiación de esas actividades; y vii) prescribe la pronta actuación del Ministerio de Justicia contra las infracciones en esta materia.

            10. El Decreto Nº 2350 del Brasil reglamenta la aplicación de la Ley y i) prescribe que todos los productos que contengan crisotilo, ya sea importado o de producción nacional, vayan provistos, antes de su comercialización, de un "sello de observancia del sistema de certificación brasileño", y prescribe el desarrollo del sistema de certificación; ii) exige estudios y comprobaciones de los efectos del crisotilo y sus sustitutos en la salud; iii) establece prescripciones adicionales con respecto a los acuerdos tripartitos, que se aplican a todas la minas y empresas que producen crisotilo y productos de crisotilo; iv) establece prescripciones acerca de la vigilancia y el control del uso del crisotilo y sus sustitutos, y hace que se lleve un registro de las mediciones de la exposición que efectúan las empresas y que se garantice el acceso a esas mediciones; y v) establece una Comisión Nacional del Amianto (CNA), con carácter permanente, encargada de mantener la seguridad de los trabajadores del sector del crisotilo y de las fibras sustitutivas de éste. El Decreto establece también determinadas entidades, como la CNA, integradas por representantes del Gobierno y del sector, para hacer efectiva la seguridad de los trabajadores.

            11. Los acuerdos tripartitos (conocidos también como Acuerdos nacionales para el fomento del uso del amianto en condiciones de seguridad) vienen exigidos tanto por la Ley como por el Decreto. Los aplican el Gobierno Federal del Brasil, las empresas interesadas (como, por ejemplo, las de minería o las de fabricación de fibrocemento) y los trabajadores de esas empresas (a través de sus sindicatos). Se estipulan en ellos reconocimientos médicos y medidas de seguridad, así como también límites de exposición. Otorgan determinados derechos, individuales y colectivos, a los trabajadores, en el marco de sus respectivas empresas. El objetivo de los acuerdos es una continua actuación en pro de la mejora de la seguridad de los trabajadores, la fijación de límites de exposición más bajos y la reducción de la exposición misma. En primer lugar, los acuerdos tripartitos fijan los límites máximos de exposición permisibles en 0,30 f/cm3, siendo inferiores a 0,10 f/cm3 el 50 por ciento de las mediciones (y sin que haya exposición constante alguna de más de 0,3 f/cm3, aun cuando los trabajadores expuestos lleven equipo respiratorio especial). En segundo lugar, exigen el empleo de procedimientos específicos de "protección colectiva" de los trabajadores. Esos procedimientos han de abarcar la instalación de sistemas de filtrado y de escape, la utilización de tratamiento por vía húmeda en el manejo del crisotilo (con lo que se hace disminuir el polvo y, por lo tanto, la exposición), el sellado hermético de los lugares de trabajo y de los procesos, la demarcación de zonas a efectos de advertencia de exposición, la prohibición del lijado en seco, la implantación de un programa de lavado, humectación o limpieza por aspiración de los locales de producción, y disposiciones sobre el cambio de ropa de trabajo (la cual no se puede sacar del lugar de las tareas), servicios de lavandería y duchas para los empleados. En tercer lugar, se exige en los acuerdos que los empleadores faciliten a los trabajadores equipo de protección personal que se ajuste a las normas pertinentes. Exigen también, en cuarto lugar, que los empleadores efectúen evaluaciones periódicas y en detalle de las condiciones ambientales de trabajo y que sometan a reconocimiento médico a los empleados. Todos los resultados deben registrarse en la Comisión de Control de la utilización del amianto en condiciones de seguridad y también en la Asociación Brasileña del Amianto, denominada ABRA. La Comisión de Control está integrada por trabajadores de las instalaciones, elegidos por sus compañeros. En quinto lugar, se exige en los acuerdos que se pongan en práctica programas de instrucción de los trabajadores en cuanto a los riesgos para la salud derivados de la exposición al crisotilo, las medidas que pueden adoptarse para hacer disminuir esa exposición y el "efecto multiplicador" del tabaco sobre aquélla. En sexto lugar, imponen a la ABRA la tarea de prestar asistencia técnica a las empresas por lo que respecta a medidas de prevención y control.

            12. La ABRA, que fue fundada en 1984, es un grupo de vigilancia del sector, del que forman parte las empresas brasileñas del amianto. Su principal objetivo consiste en supervisar la actividad de las empresas para cerciorarse de que las que integran la Asociación cumplen las disposiciones de la Ley, del Decreto y de los acuerdos tripartitos, así como también instruir a los trabajadores, vendedores al por mayor, y usuarios finales del amianto y los productos de amianto acerca de su uso en condiciones de seguridad. Para alcanzar esos objetivos, la ABRA tiene un programa de seguimiento extenso e independiente. Lleva a cabo, cada dos años, mediciones sin previo aviso en las instalaciones de sus miembros. Cuenta con un laboratorio certificado con arreglo a la norma ISO 9000 y envía cada año muestras a laboratorios independientes en Edimburgo (AFRICA) y París (LHFC), para comprobar la exactitud de sus mediciones. Si la empresa sometida a prueba no se ajusta a los límites de exposición aplicables, la ABRA se lo comunica por escrito e informa a sus abastecedores. Concede luego a la empresa un plazo dentro del cual tiene que ponerse en conformidad, y da instrucciones a los abastecedores para que interrumpan sus envíos de crisotilo y productos de crisotilo procedentes de esa empresa, hasta que se notifique la conformidad con lo dispuesto. En el acuerdo se reiteran las prescripciones de la Ley y del Decreto, y se explicitan algunos procedimientos de seguridad. A cambio de la observancia (y del cobro de derechos), la ABRA presta sus servicios como depositaria, a bajo costo, de las tecnologías más avanzadas, que abarcan esferas tales como el trazado de instalaciones, filtros de aire y procesos. Se esfuerza por fomentar o facilitar las utilizaciones inocuas, y su objetivo último es el de reglamentar el sector de manera tal que no sea necesaria más reglamentación por parte del Gobierno. El régimen reglamentario (integrado por la Ley, los acuerdos tripartitos y la propia ABRA) pone en consonancia los intereses de las empresas con los de sus trabajadores. Las empresas y los trabajadores, por separado y a través de las Comisiones de Seguridad y los Sindicatos, cooperan con miras a la reducción de los peligros para la salud. Esa cooperación ha dado como resultado unos lugares de trabajo sumamente seguros, con muy bajos niveles de exposición. El sistema alienta, en general, a las diversas fábricas a que excedan lo exigido por las prescripciones aplicables para asegurar la protección de los trabajadores y de los usuarios. En la fábrica de fibrocemento de Capivari, que es la mayor fábrica de cemento de crisotilo de Sudamérica, el médico residente no tuvo noticia de ninguna enfermedad relacionada con el amianto entre los empleados que sólo estuvieron expuestos a esa sustancia en sus instalaciones.

            13. Por lo que respecta a la reglamentación del amianto en los Estados Unidos, manifiesta el Brasil que, respondiendo al clamor popular originado por noticias sensacionalistas en los medios de información, la Agencia de Protección del Medio Ambiente (EPA) prohibió el amianto en 1989.33 Prohibió "en fases sucesivas, que se fabricase, importase, elaborase y distribuyese en el comercio en el futuro el amianto en casi todos los productos […]". En respuesta a esa medida, una empresa estadounidense de fabricación de tuberías de amianto, Corrosion Proof Fittings, entabló un procedimiento judicial contra la EPA, alegando que la prohibición no se basaba en datos científicos ni médicos. El Tribunal de Apelación del Quinto Circuito de los Estados Unidos decidió, en 1991, que fuese revocada la prohibición y ordenó a la EPA que dictase nuevas medidas, con fundamento científico.34 El Tribunal llegó a la conclusión de que las pruebas presentadas por la EPA "no eran suficientes para justificar su prohibición del amianto".35 Constató en concreto que la EPA i) no había tenido en cuenta todas las pruebas necesarias y pertinentes, y ii) no "había dado la debida importancia a las expresiones empleadas en la legislación, que exigen que la reglamentación que se dicte sea la menos onerosa y la más razonable" de las que sirvan para proteger la salud de las personas.36 De modo análogo, Francia i) no examinó las pruebas existentes en cuanto a las utilizaciones modernas y controladas del crisotilo, ii) no evaluó los peligros que entrañan los productos sustitutivos, y iii) impuso una reglamentación más restrictiva de lo que sería necesario. En 1993, la EPA revocó la prohibición y dictó nuevas disposiciones reguladoras de la producción y utilización del amianto y los productos de amianto.37 Partiendo de la base de un concienzudo examen científico y médico, la EPA autorizó más productos de amianto (18) que los que prohibió (6). Ninguna de las utilizaciones que prohibió son objeto del presente procedimiento. Dos de las utilizaciones autorizadas son de capital importancia para las exportaciones del Brasil a Francia y habían sido autorizadas anteriormente (abarcan los productos de cemento de crisotilo y los materiales de fricción de crisotilo).38 Con arreglo a la reglamentación vigente, los Estados Unidos produjeron 6.890 toneladas métricas de crisotilo e importaron 20.900 toneladas métricas en 1997.39 En ese mismo año consumieron cerca de 21.000 toneladas métricas de crisotilo, exportaron fibras sin manufacturar por un valor total de 5.690.000 dólares EE.UU. y productos manufacturados por un total de 197.000.000 dólares EE.UU.40 No ha sufrido daños la salud pública y no surgió de nuevo el clamor popular. La reglamentación estadounidense prohíbe las utilizaciones peligrosas del amianto y regula las que no son peligrosas.

      1. Catálogo: spanish -> tratop s -> dispu s
        dispu s -> Anexo b comunicaciones del Canadá
        dispu s -> Índice Página
        dispu s -> Comunidades Europeas y determinados estados miembros medidas que afectan al comercio de grandes aeronaves civiles
        dispu s -> Anexo a índice
        dispu s -> México medidas antidumping definitivas sobre la carne de bovino y el arroz
        dispu s -> Lista de cuadros y pruebas documentales
        dispu s -> México medidas antidumping definitivas sobre la carne de bovino y el arroz
        dispu s -> Los Grupos Especiales emiten los presentes informes en forma de un documento único que constituye dos informes distintos de los Grupos Especiales wt/DS412/R y wt/DS426/R
        dispu s -> Japón alega que el Programa de Automóviles Nacionales de febrero de 996 (véase la sección III. A) viola el párrafo del artículo I del gatt de 1994. Se exponen a continuación los argumentos del Japón
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   147

Similar:

ArgumentoS formulados por terceros iconLocacion de servicios de terceros de un contador publicos colegiado para la oficina de economia
Adjudicación de Menor Cuantía Nº 026-2007- “Locación de Servicios de Terceros: 01 Contador para la Of de Economía”
ArgumentoS formulados por terceros iconExamen Tipo
Evalúe empíricamente los hechos estilizados del crecimiento económico formulados por Kaldor, en términos de los planteamientos de...
ArgumentoS formulados por terceros iconEl sistema financiero cooperativo y su normatividad
Solamente las cooperativas financieras podrán prestar sus servicios a terceros no asociados
ArgumentoS formulados por terceros iconIva y la adaptacion de soportes plantares
Iva y la posible exención sobre las prestaciones de servicios de podología, realizadas por un podólogo en el ejercicio de su profesión,...
ArgumentoS formulados por terceros iconActivitat alumne/a data
La explicación más convincente sobre los efectos de la motivación en los individuos fueron formulados por el psicológo Abraham Maslow...
ArgumentoS formulados por terceros iconDepartamental
...
ArgumentoS formulados por terceros iconProcedimiento de coordinación de la docencia
Cb2: Que los estudiantes sepan aplicar sus conocimientos a su trabajo o vocación de una forma profesional y posean las competencias...
ArgumentoS formulados por terceros iconPresidente de la Comisión de Juicio Político de la Cámara de Diputados de la Nación
Ministro de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, doctor Eduardo Moliné O´Connor, constituyendo domicilio especial a los fines...
ArgumentoS formulados por terceros iconPlan docente de la asignatura macroeconomía II
Cb2: Que los estudiantes sepan aplicar sus conocimientos a su trabajo o vocación de una forma profesional y posean las competencias...
ArgumentoS formulados por terceros iconCorto y largo plazo
Para ello se analizan los argumentos de la posición liberal en su forma más pura, tal como han sido expuestos por los representantes...

Página principal
Contactos

    Página principal



ArgumentoS formulados por terceros

Descargar 1.37 Mb.