Descargar 1.14 Mb.


Página3/14
Fecha de conversión25.10.2018
Tamaño1.14 Mb.

Descargar 1.14 Mb.

Análisis (sin supereficiencia)


1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   14
1. INTRODUCCIÓN
Históricamente, el sector de la construcción (tanto de viviendas como de obra civil) ha constituido uno de los principales motores de crecimiento de la economía de un país al generar importantes recursos de capital, medios financieros y humanos. Basta examinar los informes sobre coyuntura económica que periódicamente publica el Boletín Económico del Banco de España para comprobar que este sector es uno de los más dinámicos en la economía española, ya se mida a través de su valor añadido bruto (VAB) o de su contribución al crecimiento del PIB. Según la información coyuntural más reciente la inversión en construcción sigue mostrando un tono de relativa fortaleza, dentro de la trayectoria de suave desaceleración en la que se encuentra inscrita desde mediados de 1999 (BANCO DE ESPAÑA, 2003).

Más concretamente, si nos situamos en el año 2002 la actividad constructora ha registrado crecimientos diferenciales positivos en sus grandes cifras con relación al conjunto de la economía. En particular, la inversión en construcción ha experimentado un crecimiento medio del 4,5% frente al 1,4% con que se cifra el de la formación bruta de capital fijo para el conjunto de la economía, variable esta última cuya evolución trimestral ha seguido una tendencia creciente y continua. En el mismo sentido, en dicho periodo el valor añadido se ha incrementado en un 4,9%, cerca de tres puntos adicionales al crecimiento global (SEOPAN, 2003).

Pero no sólo en términos de demanda o de oferta el sector de la construcción ha liderado el proceso de crecimiento económico, su capacidad para generar empleo y el efecto arrastre que tiene sobre el resto de la actividad económica es otra de las características estructurales de este sector que se viene repitiendo desde hace años. En concreto, el mercado laboral del sector de la construcción representa, aproximadamente, el 11,8% del total del empleo generado en la economía española a lo largo del año 2002, pese a que su ritmo de crecimiento se ha minorado, al igual que sucedía con la ocupación total, a medida que transcurría el ejercicio económico. En consecuencia, esta actividad ha generado importantes ganancias de productividad que se cuantifican en un 1,4% como media anual, frente al crecimiento nulo registrado en el conjunto de la economía (SEOPAN, 2003).

Para el año 2003, según el informe elaborado por el Centro de Predicción Económica (CEPREDE) las perspectivas de crecimiento de la economía se mantienen en un 2%, siendo de nuevo el sector de la construcción el que mantendrá las dinámicas más intensas, que se estima sean del orden del 3,8%.

Son varios los factores que explican básicamente el alargamiento del ciclo expansivo de la construcción, entre los que destacan la profunda transformación estructural que está teniendo lugar en el mercado inmobiliario y la importancia de los programas de creación de infraestructura. A pesar del actual contexto de desaceleración económica, la inversión en vivienda mantiene un elevado nivel de actividad. La permanencia de los tipos de interés en niveles históricamente bajos y la caída de las cotizaciones bursátiles explican, en buena medida, el atractivo que mantiene la edificación residencial para los ahorradores. Asimismo, junto al crecimiento más moderado de la vivienda, el sector se verá apoyado por el importante volumen de obra civil en curso lo que permite formular un pronóstico positivo respecto a la evolución del sector en los próximos años.

No obstante, y a pesar de las buenas expectativas destacadas, este sector, integrado tradicionalmente por un tejido empresarial atomizado, se enfrenta, al igual que otros muchos sectores de la economía española, al reto de tener que adaptarse a los requerimientos de un mercado global cada vez más exigente, sobre todo con relación a la calidad del producto final, lo que lleva a la necesidad de introducir mejoras en la gestión empresarial que permitan responder de forma adecuada a esas mayores exigencias, si se quiere mantener la misma línea de crecimiento que en periodos anteriores.

A este respecto, no cabe duda que la implantación de un adecuado sistema de control, permitirá efectuar un seguimiento permanente de la actividad desarrollada, conociendo las desviaciones que se vayan produciendo sobre las estimaciones realizadas y adoptando en cada momento las decisiones más adecuadas.

Sin embargo, como se indica en el Documento nº 2 de AECA, referente a la Contabilidad de Gestión como instrumento de control, “para la realización del control es necesario, no sólo la formulación de objetivos y la elaboración de presupuestos, sino también, y especialmente, la evaluación de la actuación y del resultado de cada centro” (AECA, 1990, p. 52)

Sobre la base de las consideraciones anteriores y dada la importancia destacada del sector de la construcción en el conjunto de la economía española, el objetivo de este trabajo se centra en la evaluación y control de la eficiencia de las entidades del sector de la construcción como instrumento de gestión útil para el análisis de la competencia intraindustrial.

Para ello, se utiliza como metodología básica el modelo DEA (Data Envelopment Analysis), que se viene aplicando con bastante éxito, tanto en el ámbito público como privado, para clasificar y ordenar determinadas entidades en función de su grado de eficiencia. A su vez, la clasificación de las entidades del colectivo analizado, dentro o fuera de las fronteras que marcan aquellas que se han considerado eficientes, permite efectuar, en la etapa siguiente, el control de aquellos factores que ocasionan las ineficiencias y cómo pueden corregirse al compararlos con los de las entidades de referencia, esto es, las mejores de su sector.

Para contrastar la validez del modelo se efectúa, posteriormente, una aplicación empírica a las mayores empresas del sector de la construcción que pertenecen a la Comunidad Autónoma de Castilla y León.



1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   14

Similar:

Análisis (sin supereficiencia) iconEjes de análisis y preguntas orientadoras para los artículos individuales de la lectura d
Cada estudiante de los grupos 1 al 4, sin repetir en el mismo grupo, escoge uno de los siguientes ejes de análisis para hacer su...
Análisis (sin supereficiencia) iconCultura y género en la población afrodescendiente de la Costa Chica de Guerrero Haydée Quiroz Malca
Así como nosotros —no logramos vivir sin comer o sin dormir— tampoco logramos entender quiénes somos sin la mirada y la respuesta...
Análisis (sin supereficiencia) iconLa Economía del Tiempo: el consumo intertemporal
La diferencia entre un análisis estático y dinámico se puede explicar si comparamos fotos con una película. Todos sabemos muy bien...
Análisis (sin supereficiencia) iconÍndice pág. 1, La portada
Prohibida la reproducción total o parcial sin la autorización expresa del ayuntamiento de aínsa-sobrarbe o sin citar la fuente
Análisis (sin supereficiencia) iconTrabajo de economíA. 1º De bachillerato
Elegir uno de estos temas y desarrollar su guión, sin dejar ningún punto sin elaborar, aunque pueden añadirse otros
Análisis (sin supereficiencia) iconAnálisis de la Página de la Dirección de Inversión Pública
Para enviar la consulta utiliza una cuenta de correo configurada en la pc local. Habría que modificarlo para que se envíe un correo...
Análisis (sin supereficiencia) iconEstado Nacional, gasto público y deuda externa
Pbi. Aún sin considerar los análisis más profundos y complejos hechos sobre el tema3 esta diferencia abismal entre el crecimiento...
Análisis (sin supereficiencia) iconDiarios regionales
Inminente cierre de mina Trongol: Otro desastre acecha a Curanilahue./ Región de Los Ríos pierde fuerza sin Osorno./ Senador Frei:...
Análisis (sin supereficiencia) icon¿Agricultura sin agricultores, ni soberanía alimentaria?
El dedo en la llaga: ¿agricultura sin agricultores? Hernán Pérez Zapata, Sacramento, Ca. Agosto 13 de 2013
Análisis (sin supereficiencia) iconEl concepto de trascendencia en la historia de la humanidad
Pero también quedan edificios singulares, aparentemente sin sentido, como lugares de encuentro social y sin taquilla en la entrada,...

Página principal
Contactos

    Página principal



Análisis (sin supereficiencia)

Descargar 1.14 Mb.