Descargar 35.85 Kb.


Página1/4
Fecha de conversión01.07.2018
Tamaño35.85 Kb.

Descargar 35.85 Kb.

Anarquismo en chile


  1   2   3   4

ANARQUISMO EN CHILE:

UN CONGRESO Y BASTANTE MÁS

 

Daniel Barret           


El Congreso de Hermenéutica Libertaria celebrado en la Universidad de Santiago de Chile (Usach) los días 6 y 7 de diciembre de 2007 era sin duda una buena oportunidad para conocer de cerca el panorama del movimiento anarquista chileno; un movimiento minoritario pero pujante, con sus problemas y altibajos propios y no obstante con posibilidades ciertas de desarrollo inmediato. Un atractivo adicional lo constituía el hecho de que muy poco tiempo atrás los grupos anarquistas comenzaron a constituir motivo de interés para la prensa grande local[1], para los organismos represivos del Estado[2] e incluso para esa izquierda institucional y coqueta a la que le disgustan sobremanera aquellos “desbordes” e “indisciplinas” que están fuera de su control.[3]

           

En el Congreso no hubo “hermenéutica” en sentido estricto pero su sola realización en los sobrios espacios de la Escuela de Periodismo de la Usach es un elemento empírico más de confirmación de la acogida progresiva que la temática anarquista viene recibiendo en ámbitos académicos de distintos países latinoamericanos; una acogida instrumentada en este caso por un entusiasta grupo de estudiantes que aprobaron su primer test organizativo con encomiables calificaciones. Pero, claro, si bien la estructura del evento y la dinámica de desarrollo del mismo intentaron ser diseñadas inicialmente de acuerdo a cierto modelo implícitamente impuesto por la academia, era obvio en casi cualquier cálculo previo que todo ello habría de ser excedido con tanta premura como convicción. De tal modo, no sólo cabrá prestarle atención a la temática abordada desde su formato académico sino también y quizás sobre todo a aquella otra que es posible deducir a partir de los emergentes que jalonaron los debates subsiguientes. El Congreso de marras, por lo tanto, no podrá ser reducido a las ponencias presentadas sino que su significación última o principal radica en los espacios de reflexión que permitió reimpulsar: algo en lo que la academia acaba perdiendo su margen de protagonismo inicial y cediendo tales relevancias al movimiento anarquista propiamente dicho y a sus escenarios naturales y reiterados de lucha.
Digamos, sin entrar en detalles de engorrosa enumeración, que las ponencias en sí abarcaron, con las diversidades y originalidades del caso, buena parte de la temática que los ácratas suelen frecuentar en este tipo de eventos:[4] la situación del movimiento en Chile y en América Latina, la relectura de los clásicos, la investigación histórica[5], la formulación de ciertos problemas teóricos, las características y los fundamentos de una economía autogestionaria, el rescate de los aportes femeninos, la reflexión sobre las modalidades comunicativas, la pedagogía libertaria, los enfoques anarquistas en literatura y artes visuales, etc. Un elemento novedoso estuvo constituido por dos ponencias orientadas a dejar planteados algunos puntos de convergencia con el pensamiento anarquista desde las visiones humanista y cristiana.[6] Se trató, en suma, de una temática rica y nutrida que dejó en el tapete numerosas áreas de preocupación y elaboración ulterior. De nuestra parte, si tuviéramos que seleccionar y destacar algún aspecto en particular, no tendríamos duda en dejar asentada la grata sorpresa que produce encontrarse con un movimiento abrumadoramente joven y que, no obstante, se muestra ya en condiciones de librar en un buen nivel de profundidad las discusiones que el movimiento está imperiosamente necesitado de dar.

Esas discusiones fueron precisamente las encargadas de darle al Congreso un ánimo y una temperatura que las exposiciones por sí mismas no estaban en condiciones de brindar. Sin embargo, no es posible ofrecer una versión taquigráfica de tales discusiones ni tampoco parece demasiado interesante tan siquiera resumirlas ponencia por ponencia; algo de lo cual los organizadores del evento seguramente se habrán de ocupar. Lo que sí nos parece de mayor trascendencia es descifrar la infraestructura de las polémicas puesto que en ella subyace efectivamente la trama de controversias al interior del movimiento anarquista chileno. De tal modo, hacemos ahora formal acto de abandono del Congreso mismo para intentar una radiografía muy pero muy gruesa del panorama que caracteriza a la fecunda constelación de agrupaciones actuantes en ese medio.



 

No debería llamar la atención la constatación inmediata de que el modelo de organización a construir y sus prácticas distintivas es uno de los principales puntos de desencuentro. En cierto modo, puede decirse que dicho desencuentro remite, en los años inmediatamente anteriores, a la experiencia del Congreso de Unificación Anarco Comunista; un prematuro intento de convergencia de dicha corriente que cerró su ciclo en el año 2003 y del cual sólo sobreviven sus esquirlas. De ese mismo año 2003 data la separación entre la Organización Comunista Libertaria (OCL) y la Corriente Revolución Anarquista (CRA), agregándose en el año 2005 la escisión del Frente Anarquista Organizado (FAO); dicho esto de tal modo sólo para mencionar los fragmentos que mantuvieron una presencia colectiva.


De tales grupos, la OCL parece ser el que cuenta con un perfil más definido y una organización más compacta, pero son precisamente dichos atributos los que forman a su alrededor una separación cierta con el resto de las agrupaciones libertarias. A tal punto es así que su discurso se aproxima más al de la izquierda revolucionaria latinoamericana de los años 60 y 70 que al propio de los nucleamientos anarquistas de nuestros días. Por lo pronto, se conciben a sí mismos como un “partido” que ubica entre sus cometidos “la
  1   2   3   4

Similar:

Anarquismo en chile iconAnarquismo y utopía en el pensamiento de Luce Fabbri y Rafael Barrett
La resignación de los de abajo. El anarquismo como liberación de todo determinismo
Anarquismo en chile iconIssn 0718-1779 Cuadernos De Estudios Árabes
Marcela Zedán, U. De Chile; Ricardo Marzuca, U. De Chile; Gilberto Aranda, U. De Chile; Kamal Cumsille, U. De Chile; Mauricio Baros,...
Anarquismo en chile iconRelación anarquismo – individuo
El anarquismo nace inherentemente individualista, dado que es un compendio de ideas filosóficas, éticas y políticas que persiguen,...
Anarquismo en chile iconDefensa histórica del anarquismo revolucionario
Apoyar al bakuninismo principista es apostar al reagrupamiento del anarquismo revolucionario
Anarquismo en chile iconPrimeras Jornadas
Comité Editorial: Marcela Zedán, Universidad de Chile; Eugenio Chahuan, Universidad de Chile; Mauricio Baros, Universidad de Chile;...
Anarquismo en chile iconHistoria del Mundo Contemporáneo II parte
El anarquismo es la única fuerza política de masas. Este es el gran problema. La única fuerza política capaz de movilizar a las masas...
Anarquismo en chile iconHistoria de chile/ guía n°2: pueblos originarios de chile influencia cultural panandina en chile
Influencia cultural panandina en chile: El desarrollo cultural de los Andes Centrales pasó por las etapas evolutivas ya conocidas...
Anarquismo en chile iconNombre del programa formativo
Historia de Chile, desarrollada desde la asignatura de “Historia de Chile Nacional siglo XIX: Estado, Tradición e impulso liberal”...
Anarquismo en chile iconConstrucciones, redes y resistencias: estudio económico-político de la agricultura orgánica y ecológica de la zona centro y sur de Chile. Daniel Sandoval-Nazal
Magister en Desarrollo Humano Local y Regional, ider, Universidad de la Frontera, Chile; Centro de Desarrollo Urbano Sustentable,...
Anarquismo en chile iconAnarquismo como un programa de investigación progresivo en la economía política